x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La mejor España posible, al alcance de la mano

Miguel Ros
Publicada el 13/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 12/09/2019 a las 18:17
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

A juzgar por lo que leemos y escuchamos estos días, la repetición electoral parece inevitable; y, mientras este miércoles seguía la sesión de control al Gobierno, las palabras y argumentos de los protagonistas parecían corroborarlo.

Los más atentos vieron los plumeros retóricos del relato —el «les hemos hecho innumerables ofertas entre nuestro Gobierno monocolor y su Gobierno de coalición», el «no nos ofrecen ministerios de Estado ni proporcionales a nuestros votos»—. A los telediarios llegaron las cuatro frases de rigor, contextualizadas a gusto del consumidor. La inmensa mayoría compró lo que ya tenía y un día más se añadió la enésima capa de hastío hacia la política.

Ahora que los reproches justificados y los argumentos ni siquiera son novedosos, a la frustración y la incredulidad se suma una profunda tristeza. Porque apena, y duele, ver que hay al alcance de la mano una España de la que sentirse aún más orgulloso y que corre el riesgo de frustrarse por un puñado de escaños o competencias.

Y aunque ya asoma la tentación de resignarse a repetir el voto en noviembre, y aunque a veces ya me imagino la cara de algunos diputados en el hemiciclo, al borde de las lágrimas de impotencia una vez consumado el desastre en la sesión de investidura, me niego a tirar la toalla. Y no es un «no tiraremos la toalla hasta el último minuto» dicho por lo que pueda pasar, como los que quizá, ojalá no mucho, oigamos estos diez días: lo digo con la convicción —y candidez, ya lo sé— de que aún hay margen para el entendimiento sincero.

Al agorero «no hay voluntad real de acuerdo», que evoca intrigas políticas y avaricia de poder, y que solo contribuye a esta profecía que viene autocumpliéndose y a la imagen negativa de los políticos, prefiero el optimista «no existe confianza entre las partes», porque la confianza se puede construir.

Y uno, más allá de las frases de argumentario y los tópicos cotidianos, ve a veces destellos de «humanidad» en el orador, inflexiones en la voz, complicidades, gestos o palabras que lo bajan de la tribuna y lo colocan en la conversación cercana, sincera. «También saben hablar como las personas», se dice uno, y alberga esperanzas, porque eso implica que quizá puedan entenderse como las personas.

¿Que unos y otros se pasan el día rodeados de sus respectivos asesores y núcleos duros, oyendo el mantra de «aguanta, al final cederán»? Pues que quien más ganas tenga de pactar proponga al otro ver el España-Australia —no como machos alfa, sino como líderes electos de sus partidos—, y luego reunirse con sus equipos para poner la primera piedra, otra vez, ¡qué más da!, de una lealtad y una colaboración que, con un poco de tino, podría ser duradera y próspera.

¿Que el PSOE teme por la inestabilidad del Gobierno, y con razón? Pues que Unidas Podemos garantice por escrito, y ya están tardando, un respeto hacia el Gobierno en su conjunto, independientemente de las tendencias electorales futuras, y sobre todo en los temas más espinosos, siendo conscientes de que es una obligación, que no cesión: estarán representando a un país entero, con una sensibilidad muy distinta a la de su votante medio. (Ya se encargarán luego de tirar de pedagogía y explicar las diferencias entre teoría y práctica a guardianes de las esencias varios.)

Sin duda, se me podrá decir que no voy más allá de la capa ingenua de las cosas, que ignoro las jugadas maestras que rigen la política (¡y la vida!) y se comen con patatas el buenismo del «vamos a entendernos», pero lo hecho hasta ahora tampoco ha servido de nada.

A pesar de la decepción que quiere imponernos la realidad, creo que la mejor España posible, con todos sus defectos y con las complicaciones del camino, sigue al alcance de la mano: una España que, frente a los pirómanos, encauce con cordura la cuestión catalana y vuelva a seducir, orgullosa y promotora de su riqueza lingüística y cultural. Que, dentro del inevitable pero ajustable corsé europeo, y aprovechando en buena lid los vientos de la nueva Comisión, abandere las políticas progresistas y humanitarias. Que, por mera inercia y a fuerza de sensatez, talante y pedagogía, arrincone a los que destilan puro odio con sus venezuelas, filoetarras e independentistas.

Una España que el PSOE, con su experiencia y sus números, podría dirigir durante muchos años, y en la que Unidas Podemos —o como den en acabar llamándose todos los que tendrán que estar—, con la lealtad y la prudencia que imponen las instituciones, giraría el timón siempre un poco más la izquierda.

Quiero creer que, sentados esos cimientos de confianza, con unas garantías explícitas; sustituyendo los reproches por el silencio, o poniendo a los recibidos buena cara en lo que queda de negociaciones; y recortando Twitter, el desenlace inevitable puede conjurarse.

Y que las lágrimas en la sesión de investidura sean de tensión liberada y felicidad.



Miguel Ros es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • TCastelló TCastelló 13/09/19 16:43

    Gracias por el artículo, creo que somos miles l@s que compartimos tu opinión y deseo. Talibanes seguramente hay en las dos formaciones pero gente de paz , con la voluntad y deseo de caminar juntos y avanzar en derechos, oportunidades , y justicia social de una forma sincera creo que somos mayoría aplastante. Claro, yo también puedo ser una ingenua.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • senenoa senenoa 13/09/19 13:52

    ...La poesía es muy bonita, pero la vida es prosa.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • unlector unlector 13/09/19 10:38

    me sumo a esa 'candidez' y optimismo. El día que nos creamos de verdad que esto puede ser mejor, igual empieza a serlo. Mucho han hecho, hacen y harán los rancios por que creamos lo contrario. Todo lo que tocan lo pringan, lo empapan! de negatividad. Nos prefieren hastiados, mediocres, abatidos... Así, se revuelcan luego en ese fango como auténticos marranos.

    Si algo despertó el 15M fue ilusión. Que no se marchite.
    Este país puede dar muchísimo más de sí. Si nos unimos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Domingo Sanz Domingo Sanz 13/09/19 09:37

    Siempre existe "lo mejor posible" de algo, pero resulta muy difícil de conseguirlo cuando ese algo es imposible. "España" es imposible y tras un 23F de 1981 que sirvió para mantener la monarquía y del que nunca conoceremos los nombres de todos los implicados y cómplices en los distintos niveles, el PSOE de Felipe González decidió coger el timón sin inhabilitar a todos los franquistas de las fuerzas de seguridad, del Ejército y de la Justicia y, además, mantener un sistema electoral que no le obligara a aprender a negociar, pues proporciona mayorías parlamentarias absolutas que nunca han tenido el refrendo de las urnas. Por tanto, "España" es imposible, aunque las casta, las viejas y las nuevas, mantengan el "Estado" porque les interesa, siempre con el argumento del miedo, la amenaza y, cuando convenga, hasta con el apaleamiento de votantes molestos en pleno siglo XXI. Seguiremos votando a lo menos malo, porque en el fondo, todos somos culpables. Por ejemplo, de no haber planificado con éxito la eliminación, por cualquier medio, al mayor asesino de nuestra historia, Franco. ¿O no recuerdas que se acaba de celebrar en Alemania un homenaje, con Ángela Merkel, en recuerdo de los "terroristas" que intentaron asesinar a Hitler? Hagamos aquí algo parecido, no con los etarras que acertaron con Carrero, que saldrían los militares de los cuarteles a disparar contra todo lo que se moviera. Recordemos con orgullo, simplemente, a los guerrilleros que se lanzaron al monte para intentar el triunfo de la República, tras el final de la Guerra Civil. Ha tenido que ser en Barcelona donde se hayan atrevido a colocar un detalle urbano delante de la comisaría de Vía Layetana, en recuerdo de que allí se torturaba a los antifranquistas, y no han faltado policías que hoy, más de 40 años después, hayan puesto el grito en el cielo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • TCastelló TCastelló 13/09/19 17:01

      La pasada semana se aprobó en el senado una moción en ese sentido, presentada el 5/9/2019,
      Punto 4.d) "Institucionalizar con caràcter anual fechas de homenaje y Reconocimiento de Estado a las víctimas de la dictadura franquista y del exilio"

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 13/09/19 09:20

    Bravo. Y ojalá.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.