X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Héroes

César Pinto, el incansable abogado de oficio que frenó la venta de 3.000 viviendas a un fondo buitre

  • Junto a su representado Rachid Bouikou, consiguió la histórica sentencia del Tribunal Supremo contra Goldman Sachs
  • Cada día se deja la piel para ayudar a las personas vulnerables y marginadas: “No es que no tengan voz, es que no la escuchamos”

Publicada el 17/03/2021 a las 06:00 Actualizada el 17/03/2021 a las 10:02

César Pinto, el incansable abogado de oficio que frenó la venta de 3.000 viviendas a un fondo buitre

Junto a su representado Rachid Bouikou, consiguió la histórica sentencia del Tribunal Supremo contra Goldman Sachs. 

Lleva más de veinte años defendiendo a los que menos tienen. A inmigrantes sin papeles, familias a punto de ser desahuciadas, drogadictos, expresidiarios absueltos y personas olvidadas por el sistema. Y para algunos como Rachid Bouikou —que un día acudió a él para evitar que la Comunidad de Madrid vendiese su casa—, César Pinto (Madrid, 1966) ha sido traductor, psicólogo, consejero y el mejor hombro en el que apoyarse. “Si la gente normal no entiende el lenguaje jurídico, las personas marginadas o con un nivel educativo bajo, todavía menos”, explica desde su pequeño y modesto despacho en un piso interior de la Gran Vía. “Se sienten aplastadas por la sociedad y, muchas veces, solo necesitan a alguien que les acompañe en ese momento malo de su vida”.

Para él, el derecho no es una cuestión de perdedores ni ganadores. Tampoco se ha sentido nunca David contra Goliat porque “en un juicio, la fuerza te la dan los argumentos y estamos todos al mismo nivel”. Aún así, junto a Rachid, padre de dos hijos de origen marroquí, empezó, hace varios años, una lucha que parecía imposible y perdida de antemano. Todo para evitar que su piso de protección oficial en Navalcarnero y el de casi 3.000 afectados más fuese vendido a Goldman Sachs —uno de los fondos de inversión más grandes del mundo—. Sin el apoyo ni la ayuda de ningún partido político o asociación. “Algunos de sus vecinos se reían porque pensaban que no iba a conseguir nada, pero él tenía fe en la Justicia”, explica.

La semana pasada estuvieron juntos tomando un café. Algo que suelen hacer a menudo: “Nos llevamos muy bien y nos parecemos bastante, físicamente y también de carácter”. Sobre todo, en la personalidad sosegada y en la increíble capacidad para perseverar que comparten. En un primer momento, el juez les dijo que no era posible que un inquilino recurriera la venta, pero Rachid y César aguantaron y siguieron insistiendo hasta que el Tribunal Supremo acabó dándoles la razón. “Ese día fue muy emocionante... Se celebró una vista y me acuerdo de que los magistrados estaban muy serios. Al principio, no me lo creía”, recuerda frente a una estantería con libros de Camus, Cela, García Márquez y dibujos de sus cuatro hijos.

El ‘abogado de cabecera’ de las personas

Es un hombre afable y risueño, también tímido, al que le apasiona la Literatura. Tanto que empezó a estudiar Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid: “Aunque está muy relacionada con el Derecho y te permite entender lo que es el hombre, muy pronto me di cuenta de que, en lugar de acercarme a la gente, lo que hacía era ensimismarme. Yo quería que mi trabajo fuera útil a las personas”. Como el de su padre, médico de familia en el barrio de San Blas, que atendía a gitanos, personas vulnerables y en riesgo de exclusión. “Yo, trasladado al ámbito jurídico, quería ser el ‘abogado de cabecera’ de las personas”, añade con una sonrisa.

En estos veintitrés años que lleva ejerciendo, ha trabajado sábados y domingos, se ha tirado noches en vela estudiando en el despacho y se ha dejado la piel en cada caso. Por eso, aborrece el término Justicia Gratuita. “¿Gratuita para quién?”, se pregunta sin subir el tono y sin perder la sonrisa en ningún momento. “La gente piensa que un abogado de oficio no va a hacer nada porque no le cuesta. Parece que cuando nos dan algo gratis no tiene valor. Y además, la sociedad no da la importancia suficiente a las personas que defendemos. No es que no tengan voz, es que no las escuchamos”.

Son las siete y media de la tarde de un viernes. César enciende el flexo verde botella de su escritorio —lleno de subrayadores de colores y papeles— y se sienta frente al ordenador: “Todavía tengo que revisar unos documentos”.

Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • wamba wamba 24/03/21 10:52

    Gracias por hacer mas visible este caso y a esta persona , suelen ser los grandes desconocidos y lamentablemente existen muchos más y repito tu frase - No es que no tengan voz , es que no las divulgan y por lo tanto no las escuchamos- .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • wamba wamba 24/03/21 10:52

    Gracias por hacer mas visible este caso y a esta persona , suelen ser los grandes desconocidos y lamentablemente existen muchos más y repito tu frase - No es que no tengan voz , es que no las divulgan y por lo tanto no las escuchamos- .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • wamba wamba 24/03/21 10:52

    Gracias por hacer mas visible este caso y a esta persona , suelen ser los grandes desconocidos y lamentablemente existen muchos más y repito tu frase - No es que no tengan voz , es que no las divulgan y por lo tanto no las escuchamos- .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cexar cexar 22/03/21 11:45

    Enhorabuena tocayo. Historias como la tuya no solo son inspiradoras sino que dignifican la profesión de abogado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 21/03/21 12:34

    ¡Qué necesitada está esta sociedad de gente como tú!, y sobre todo en el mundo de las togas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Chicken Chicken 21/03/21 09:59

    Toda una inspiración. Felicidades!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Craso Craso 19/03/21 23:26

    Dos caras del Derecho y la abogacía, César Pinto en el LADO BUENO de la historia o Juan Van Halen Jr. abogado e hijo de falangista y artífice de la venta de pisos públicos como Dtor. Gral. de vivienda en la CAM. Detrás de la venta de esos pisos a los fondos buitre aparte de un pelotazo de narices y comisiones, se esconde un odio profundo hacia la clase baja, que nos ven como garrapatas de la sociedad solo por no haber nacido en una familia bien.
    Bien por el trabajo de César y felicidades a Raichid por su lucha.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Setito de Tweeter Setito de Tweeter 18/03/21 08:52

    O MEJOR DICHO ....CESAR PINTO EL UNICO EN FRENAR, PARAR LAS MAFIAS DE LA JODIDA BOTELLA DE AZNAR CON ESOS FONDOS.

    y para que veais como la ley es una mierda, porque el PP TIENE COLOCADOS ESOS JUECES Y FISCALES DEL CGPJ Y DEL TSJ .....la Ana Botella ha sido absuelta.....OLE Y OLE ....

    ¿¿ entendeis porque me rio y me cago en Aznar , CUANDO APARECE EN LA TELE PARA DAR LECCIONES DE MORALIDAD...Y TRANSPARENCIA !!!
    ¡¡ otra rata de la derecha que tal !!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • SantyPucela SantyPucela 18/03/21 08:18

    ¡¡¡ Ojala hubiera muchas personas como tu, LETRADO con mayusculas, ADELANTE SIGUE ASI y gracias por ser asi con los mas desfavorecidos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Moveros Moveros 17/03/21 20:55

    Curioso que solo haya 7 comentarios hasta el momento. GRACIAS ABOGADO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3



 
Opinión