X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El cuento de todos

La noticia

  • El periodista Jesús Maraña vio el sobre mientras se quitaba la chaqueta. Leyó cuatro veces la carta, pasó de la incredulidad a la inquietud y de la curiosidad a la excitación
  • Luis García Montero comienza el nuevo relato colectivo, que continuará Benjamín Prado en el próximo número

Publicada 25/11/2016 a las 06:00 Actualizada 24/11/2016 a las 20:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 29

El poeta Luis García Montero.

El poeta Luis García Montero.

(Inicia Luis García Montero)

El periodista Jesús Maraña dejó el coche en el garaje de San Bernardo. El sol había decidido dar una sorpresa a finales de noviembre y caía sobre Madrid con una amabilidad extraña. No está mal, pensó Jesús, una canción de primavera en medio del otoño largo. Se agradecen las ayudas que devuelven una vitalidad íntima cuando el cansancio se empeña en deshojar hasta las últimas ilusiones. Las ventanas, los semáforos, los coches, los escaparates, las cafeterías y los zapatos de los caminantes se atreven a brillar de otra manera.

Han sido meses duros en los que el trabajo se apoderó del reloj hasta los últimos rincones. De todos los relojes, es mejor afirmar: el reloj de pulsera, el reloj de la redacción, el reloj de los libros, de la casa, del dormitorio. Del periódico a la televisión, de la llamada de teléfono a la comida con el personaje de turno –a ver si dice algo y es capaz de iluminar las zonas oscuras del vértigo—, la situación política no había dejado un momento de respiro.

Las crisis del PSOE, los juicios por corrupción, la investidura de Rajoy, la puesta en marcha del nuevo Gobierno, partidos que se hacen y se deshacen, cada día llegaba el capítulo folletinesco de una realidad que iba con la lengua fuera y a la que resultaba difícil seguir. Opinar con seriedad cuesta demasiado trabajo. Yo no sé si España tiene arreglo, pero a ti te va a costar la vida, le había lanzado en tono de broma su mujer, mientras comentaban un encontronazo televisivo con Eduardo Inda.

La verdad es que hay trabajos en los que no se puede utilizar la rutina como estrategia de defensa. Por mucho que uno conozca las reglas del juego, aunque llueva sobre mojado y las cartas estén sobre la mesa, es difícil mantener la serenidad cuando se vive lo que se vive, se sabe lo que se sabe y se oye lo que se oye. Alguna vez el periodista Jesús Maraña ha caído en la tentación de plantearse sus participaciones en el circo semanal de los despropósitos tertulianos. Pero pasado el fuego, después de una butaca, una copa de pacharán y la relectura nocturna de un libro de Albert Camus, comprende que no se puede abandonar ninguna trinchera y que la dignidad de un país depende del estado de su prensa. Ni la renuncia, ni las torres de marfil son una salida.

Tampoco el encabronamiento. Por eso conviene descansar, recuperar la serenidad o por lo menos conseguir esa calma agitada del voluntario de la objetividad que permite no entrar en banderías, no buscar el aplauso fácil, no vengarse, no mentir. Aunque la gente busque señores que estén en posesión de la verdad o fieras a las que insultar por sus argumentos disparatados, la ética de este oficio descansa en la modesta pretensión de no mentir. Y para eso hay que parar de vez en cuando. Sí, hacía falta levantar el pie del acelerador. Y ya, sin excusas, sin trampas. Tal vez unas pequeñas vacaciones, la posibilidad de aprovechar el puente, unos días de viaje con la familia y alejado del ordenador. Las niñas lo iban a agradecer.

—Y yo el primero, porque si no voy a empezar a creer en fantasmas— pensó Jesús, alterado todavía por la dichosa llamada de teléfono.

El sol imprevisto de la mañana pareció darle la razón. Salió del garaje a la vida. Camino del periódico, el breve paseo por la calle Fuencarral se convirtió en un adelanto de la felicidad. El rumor de los coches tenía incluso un aletear de pájaro entre las ruedas y las novelas brillaban en el escaparate de la Casa del Libro con la alegría del aire luminoso. A ver qué novelas me compro para el puente, se preguntó Jesús Maraña. Lo importante, desde luego, es no caer en la tentación de llevarse un título de actualidad, ni escándalos, dioses, jueces, reyes o tribunos. Tal vez Valle-Inclán, Baroja, Trigo… Subió las escaleras y entró en la redacción. También la luz de la calle caía sobre los ordenadores del infoLibre. Los teclados celebraban la alegría igual que los árboles y los cuerpos. Saludó, hola, qué buen día hace, luego resolvemos, ¿qué tal ayer el estreno de la película?, ¿hablaste por fin con Pedro Sánchez?, ¿y con Errejón?, levantó la mano para felicitar a Clara, muy bien Los diablos azules de hoy, y se dirigió al despacho. Vio el sobre mientras se quitaba la chaqueta.

Leyó cuatro veces la carta, una, dos, tres, cuatro, pasó de la incredulidad a la inquietud y de la curiosidad a la excitación. Antes de leer la carta por quinta vez, llamó por teléfono a Manolo Rico:

—Oye, Manolo, voy a tu despacho. No te lo vas a creer.

(Continuará Benjamín Prado)

*Luis García Montero es poeta y profesor de Literatura. Su último libro es Un lector llamado Federico García Lorca (Taurus, 2016).

Volver a Los diablos azules
 


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • vel vel 30/11/16 21:02

    Muchísimas gracias por poder disfrutar de este fantástico relato. Últimamente sólo leo este diario, pero cada día me doy más cuenta de todo lo bueno que me regaláis. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rocave rocave 29/11/16 20:39

    Pues yo quiero reprocharle lo difícil que nos ha dejado el seguir su relato en el III Certamen Historias del Café.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jositochema jositochema 29/11/16 08:54

    Hola, a tod@as. He seleccionado esta mañana de entre las sección de lo más visto (creo) una entrada que dice: La noticia, y no sé por que, de hecho, he pensado fugazmente, por qué, siendo algo tan escueto. Ahora lo sé, hay libros, revistas, artículos en prensa escrita antigua, y entradas en Infolibre, que te están esperando y te reclaman de una forma extraña, como si leyendo el titulo, tuviéramos un sentido más que te permite extraer en parte el contenido y entonces te anima irremediablemente a leerlo. Pero más curioso es el hecho de que este fin de semana, el domingo cuando me levante, sin saber de nuevo por qué, me vino al pensamiento que no leo mucho últimamente, y que debo hacerlo más. Me acorde de una persona que ya hace tiempo me decía, que no aprovechas bien tus capacidades intelectuales, hasta que no lees a Valle, Baroja y algunos más que no recuerdo, y además los entiendes, algo curioso por que en el relato que es magnífico y divertido, también aparecen estos personajes, que según está el patio literario en este país, parecen de ciencia ficción. En resumen, otro descubrimiento dentro de este gran medio de comunicación, gracias de veras, muchas gracias. Seguir mejorando, mientras aprendemos a digerir y asimilar lo que ocurre a nuestro alrededor, para intentar mejorarlo, con inteligencia y fuerza, ya que paciencia comprobamos que no nos falta; si no de qué. Hasta pronto

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bellum Bellum 27/11/16 18:45

    Siguiendo a los foreros, como Montalbano, homenaje de Camiglieri a Manolo Våzquez Montalbán, o Gurb, una de las novelas mås divertidas que he leído de otro grande, Mendoza, y fue así, por entregas. Todo un lujo y un placer. A esperar la siguiente entrega de La Noticia. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mendizabal Mendizabal 27/11/16 02:46

    Mi respetado señor Maraña: Le recomiendo la lectura de El hombre mediocre, de José Hingenieros

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Víctor R Víctor R 26/11/16 20:55

    Quiero más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 26/11/16 20:31

    Decía PESSOA, que el poeta es un fingidor, finge tan completamente que hasta finge que es dolor, el dolor que de veras siente… Con vuestros comentarios y artículos de opinión, los lectores de este periódico tenemos una gran satisfacción. Con la verdad por delante y la prosa por bandera, esto engancha a su lectura… y de qué manera. Con la humildad por respeto, la sapiencia como norma y la decencia por testigo, me engancho a este tren por tan doctos motivos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bic Bic 26/11/16 17:03

    A ver si Benjamín nos lo desagobia un poco. Es cierto que opinar con seriedad cuesta demasiado trabajo. Me ha gustado mucho y espero la continuación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aldebarán Aldebarán 26/11/16 00:36

    Ha sido como empezar una novela que te engancha desde la primera página. Gracias Luis. Gracial Jesús. Muchas veces me he preguntado cómo aguanta en ese " circo mediático ". Después de leer esto, agradezco que esté. Puede ser como el sol de Madrid que cae con una " amabilidad extraña". Nadie se rinde a la amabilidad. Que trabajo tan reconfortante estáis haciendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfar Alfar 25/11/16 23:58

    Deseando leer el siguiente capitulo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    No me hable usted de Cataluña

    Es posible que la operación judicial-policial-política desplegada este miércoles haga imposible nada que se parezca a un referéndum, pero la cuestión de fondo sobre Cataluña no tendrá arreglo mientras se siga pensando más en las siguientes elecciones que en las siguientes generaciones. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre