X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El rincón de los lectores

¿Hacia dónde vas con tanta prisa?

  • El gran retroceso recoge una meditación colectiva e internacional sobre el reto urgente de reconducir el rumbo de la democracia
  • A Slavoj Žižek le acepto un consejo muy oportuno: la urgencia de la situación presente no debería de ninguna manera servir de excusa

Publicada 27/10/2017 a las 06:00 Actualizada 26/10/2017 a las 17:44    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

El gran retroceso (Seix Barral) recoge una meditación colectiva e internacional sobre el reto urgente de reconducir el rumbo de la democracia. Cuando los problemas internos agitan la política de un país, a veces es muy iluminador colocar las polémicas, las reacciones, los gritos y los deseos en un contexto más amplio. España no es un país diferente a los demás. Y conviene recordarlo antes de tomar postura sobre los acontecimientos.

En este libro se reúnen muy interesantes artículos de pensadores como Santiago Alba Rico, Zygmunt Bauman, Nancy Fraser, Donatella della Porta, Marina Garcés, César Rendueles, Bruno Latour o Slavoj Žižek.
  A Zygmunt Bauman le pido prestadas  dos preguntas que se dirigen a la gente en carrera: ¿de dónde te estás escapando? y ¿hacia dónde vas con tanta prisa? A Slavoj Žižek le acepto un consejo muy oportuno: la urgencia de la situación presente no debería de ninguna manera servir de excusa. La urgencia es el momento de pensar.


Pensar, por ejemplo, que Cataluña y España son nuestras catástrofes, pero que no se diferencian mucho de esa otra catástrofe que llamamos el mundo. Repito: no somos tan diferentes.


En la meditación colectiva convocada por Heinrich Geiselberg, abundan las cuestiones que necesitan preguntas y respuestas. Cada vez son más los lugares del mundo en los que se rompe o ya no existe el Estado. La globalización económica no ha permitido la correspondiente legalidad institucional de un control democrático. El mercado libre y el neoliberalismo galopante han generado desigualdades y miedos graves, justificados, cercanos, que las democracias tradicionales no están en condiciones de solucionar. Se ha extendido el cultivo de las identidades locales, la xenofobia, el racismo y la fe ciega o transitoria en los demagogos.

Ahora tiene fortuna la lógica del nosotros somos diferentes, lo que lleva a un enfrentamiento vertiginoso entre el ellos y el nosotros. Los movimientos migratorios no han ido acompañados de una cultura política consolidada que sostenga —frente a la inseguridad y el miedo— el respeto a los derechos humanos y la convivencia democrática. Por un lado, surge la llamada a la Ley y al Orden contra el terror; por otro lado, se desprecian las constituciones y los derechos. Son dos síntomas del capitalismo autoritario y del populismo furioso. Estamos, como denunció Giorgio Agamben, en un perpetuo estado de excepción.

La indignación popular está llena de peligros antidemocráticos, pero es inútil todo análisis que quiera ocultar las muchas razones que tienen los ciudadanos para estar indignados.

Quizá debemos pensar bien todas estas cuestiones en nombre de la democracia y los derechos humanos. Antes de reaccionar frente a las imágenes repetidas por los televisores, las declaraciones de los líderes y el ondear de las banderas, quizá sea conveniente recordar que la urgencia es el tiempo del pensamiento. También debemos preguntarnos cada uno: ¿de dónde te escapas? y ¿hacia dónde vas corriendo?

*Luis García Montero es escritor y profesor universitario. Su último libro, Balada en la muerte de la poesía (Visor, 2016).

Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



2 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 29/10/17 08:18

    Qué bien descritos en tan pocas líneas los principales problemas que atañen a la sociedad que estamos viviendo, que estamos creando. Quizás el mundo se está complicando porque a la identidad de clase obrera se la está sustituyendo por sentirse patriota o de pertenencia a una multinacional de patrias, por convertirse en clase media, o incluso y ya es el colmo, por la obligación de identificarse con un club de fútbol.

    Luis, quienes ya somos mayores no creo que estemos en tiempo de preguntarnos: «¿de dónde te escapas? y ¿hacia dónde vas corriendo?», sino quizás, podemos sentirnos más reconocidos en tus versos:

    «Ser dos ojos
    de persona mayor
    doctorada en antiguas esperanzas
    que una vez más observa
    la fatuidad, la corrupción, la falta
    de pudor en los jefes de la tribu.»

    Y todavía, como dijo Blas de Otero: «Me (nos) queda la palabra.» Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • alv107 alv107 28/10/17 09:26

    La globalización va por delante de la legislación de los estados y los está sumergiendo en la obsolescencia . Frente a los grandes movimientos económicos son necesarios grandes movimientos sociales. El concepto continente debe prevalecer sobre el concepto estado.


    Gracias Luis por poner una vez mas el dedo en la llaga.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre