x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Liebre por gato

Viejo mundo

  • En la nueva entrega de la sección dedicada al microrrelato recogemos tres textos de la escritora chilena Lilian Elphick

Lilian Elphick
Publicada el 27/04/2018 a las 06:00
La escritora chilena Lilian Elphick. 

La escritora chilena Lilian Elphick. 

La sección de microrrelatos inéditos Liebre por gato está coordinada por Fernando Valls y Gemma Pellicer. En esta nueva entrega recoge tres textos de la escritora chilena Lilian Elphick.
___________________________________

Viejo mundo
El 31 de mayo de 1962, Otto Adolf Eichmann, alias Ricardo Klement, teniente coronel de las SS, es condenado a la horca. El verdugo le hace la pregunta de rigor: ¿Con capucha o sin capucha? Eichmann prefiere el rostro descubierto y va a la horca silbando la Marcha Radetzky, creada por Strauss padre en honor al militar austriaco bautizado Joseph. Un flautista, nacido en Hamelín, Baja Sajonia, acompaña al criminal en los acordes de la famosa composición, mientras la tarde cae en magníficos arreboles, con la lengua afuera, entre rosada y morada, sin extradición alguna.

Seis años más tarde Arrivederci Hans, de la italiana Rita Pavone, sería la canción más escuchada de Europa y la inglesa Lesley Lawson, Twiggi, luciría su esquelética figura en la revista Vogue.
 
Las aristas del tiempo

La radio a pilas carraspea Bravo, de Olga Guillot; en la nevera hay restos de algo apenas reconocible.

La estremece esa voz, el ahogadero del corazón, los odios condensados en el yelmo, la ironía cortada con espada. Abre el refrigerador, con los dedos desgarra esa carne verdosa, se hinca y muerde, mastica, agradece el sabor lejano. En espiral los recuerdos se agrupan en los intersticios de sus dientes. Llora, arrepentida.

En otra vida fue un soldado de Capadocia. Luchó. Fue mártir y santo. Mató al dragón.

La historia es la misma; los motivos, diferentes.
 
Póngase sereno y apunte bien*
 
Cuando el sol cae como una piedra, recorremos la ribera del Ñancahuasú. Tenemos hambre y las tropas nos persiguen los zapatos, mordiéndonos en chasquidos, ramas que se quiebran, gritos y amenazas. Nos separamos. Huyo por las quebradas y el fusil pesa. El asma no me da tregua. Las ráfagas se escuchan cada vez más cerca.
El primer disparo se aloja en mi pierna. Me cortarán las manos y las mujeres arrancarán mechones de mi pelo. Lavarán mi cuerpo para sacarle fotos. Mucho después, los turistas visitarán la escuelita de La Higuera llevando mi imagen en sus camisetas.

*"¡Póngase sereno y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!" (Ernesto Che Guevara a su asesino, el sargento Mario Terán).
 
  • Lilian Elphick (Santiago de Chile 1959) es licenciada en Literatura por la Universidad de Chile, directora de talleres literarios y editora general de la revista virtual Brevilla, dedicada a la minificción. Ha publicado en Chile dos libros de relatos: La última canción de Maggie Alcázar (1990) y El otro afuera (2002), y cinco de microrrelatos: Ojo Travieso (2007); Bellas de sangre contraria (2009); Diálogo de tigres (2011); Confesiones de una chica de rojo (2013) y K (2014), así como la antología de microrrelatos El crujido de la seda (2016), publicada en España por Menoscuarto, al cuidado de Gemma Pellicer.

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión