X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Publicidad

El nuevo 'camuflaje' de las marcas publicitarias en los medios de comunicación

  • Los contenidos patrocinados, artículos promocionales que financian las marcas y que se integran a la perfección entre el maremágnum de noticias, están desplazando poco a poco a la publicidad tradicional
  • Según un estudio de la empresa de marketing Contently, el 54% de los encuestados se sintió engañado por este tipo de publicidad y el 44% no fue capaz de identificar al patrocinador
  • infoLibre, Ctxt, La Marea y El Salto son los únicos medios que no aceptan ese tipo de publicidad camuflada

Publicada 19/02/2018 a las 06:00 Actualizada 18/02/2018 a las 20:13    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

Contenido patrocinado en la web de Público.

Contenido patrocinado en la web de Público.

Cuarenta y ocho horas. Ese fue el tiempo que la industria cárnica española tardó en intentar llevar a cabo un lavado de cara después de las duras imágenes captadas por el programa Salvados en una granja murciana que trabajaba para El Pozo. Tras las primeras veinticuatro horas de declaraciones cruzadas entre el sector y el presentador Jordi Évole, la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (Interporc) –que declinó participar en el programa de laSexta para ofrecer su versión– sacó la artillería y la colocó, billetera en mano, a toda página en hasta seis diarios españoles en forma de publirreportaje. Bajo el titular “Sector porcino español: liderazgo, sostenibilidad, compromiso social”, el texto, firmado justo al final por Interporc, se centraba en el “proceso de transformación basado en la innovación, la sostenibilidad y el compromiso social” que ha experimentado el sector porcino y que le ha llevado a convertirse “en un motor de la economía y el empleo estable”.

El marketing –estrategias empleadas por una marca para comercializar un producto– es una ciencia en constante evolución. Sin embargo, desde hace varios años lo que está pegando fuerte en el sector publicitario, sobre todo en el que gira alrededor de los medios de comunicación, son los llamados "contenidos patrocinados" –artículos promocionales que financian las marcas y que se integran desde el punto de vista del diseño a la perfección junto al resto de noticias para dificultar que se les reconozca como publicidad–. Los datos son contundentes. Según una encuesta del Content Marketing Institute, el 73% de los especialistas en marketing señalaron que la creación de este tipo de contenidos, que resultan más atractivos que la publicidad clásica, es una de sus principales prioridades. De hecho, sólo en 2016 los publicistas estadounidenses gastaron, según un estudio del Forrester Research, 10.000 millones en contenidos patrocinados, una cifra que podría llegar a los 25.000 millones en 2019, según The Boston Consulting Group.

Aunque el camino lo abrieron en 2010 los nuevos periódicos digitales estadounidenses –el Huffington Post fue pionero en la materia–, esta vía publicitaria se ha ido convirtiendo con el paso de los años en algo habitual en casi toda la industria mediática. También en España. Según el I Estudio Content & Native Advertising, elaborado por IAB Spain, el 43% de los encuestados que trabajaban con este tipo de contenidos lo hacían en agencias de medios. Y el 27,3% de los integrantes de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) creen que será en un futuro la principal fuente de financiación de los medios online, según se recoge en el Informe Anual de la Profesión Periodística 2016. Por ello, tanto los grandes periódicos –El País, El Mundo, Abc o La Vanguardia– como la mayoría de medios en formato digital –El Confidencial, El Español, Público o eldiario.es– han decidido abrir la puerta a las marcas a través de los branded contents.

Del rechazo ético al nuevo periodismo

Sin embargo, otros como Ctxt, La Marea, El Salto o infoLibre rechazan de plano este formato publicitario. “Nos parece incompatible con la independencia del medio. Si tú aceptas las condiciones que ponen los anunciantes, estás poniendo al medio en una situación de dependencia clara”, señala en conversación con este diario Miguel Mora, director de Ctxt. En la misma línea se pronuncia María Ruiz, coordinadora del área de publicidad de El Salto: “Nos gusta diferenciar totalmente lo que es pura información de lo que es publicidad, con formatos completamente diferenciados”. Para ambos, el principal problema es que la frontera entre puro contenido informativo y publicidad es cada vez más difusa: “Algunos medios avisan de que son contenidos patrocinados, pero hay muchas noticias en las que no se hace y que están pagadas claramente por empresas”, señala Mora.

En este sentido, tanto el director de Ctxt como la coordinadora de publicidad de El Salto coinciden en que, por lo general, no es fácil para los lectores identificar los branded content entre el maremágnum de piezas que se publican diariamente en los periódicos. “Lo que caracteriza precisamente a los contenidos patrocinados es que adoptan la forma de una publicación informativa, por eso interesan tanto a los anunciantes”, apunta Ruiz. De hecho, según el último informe Fixing Native Advertsing, correspondiente a 2016 y que elaboró la empresa de marketing Contently, el 54% de los encuestados se sintió engañado por este tipo de publicidad y el 44% no fue capaz de identificar al patrocinador. “En casi todas las publicaciones que probamos, los consumidores tienden a identificar la publicidad nativa como un artículo, no como un anuncio”, sentenció Contently en la edición de 2015.
 


Aunque los medios españoles que apuestan por estos contenidos los presentan con el mismo tipo de letra y tamaño que las noticias, aseguran que es sencillo para los lectores identificar este tipo de publicidad. “Siempre tiene que estar claro. Se destaca para separarlo de lo que es contenido puro y duro de la redacción”, explican a infoLibre desde el departamento comercial del diario El País. En algunos casos, la principal cabecera del Grupo Prisa crea secciones específicas, de aspecto similar al resto, pero encabezadas por el logotipo de la marca. En otros, lo presentan en portada como una noticia incluida dentro de otra sección con un pequeño aviso en la parte superior: “Suele poner contenido patrocinado”, sostienen desde el departamento comercial. En ese caso, añaden, lo trata “la propia redacción” como si fuera “un contenido de interés general desde el punto de vista periodístico”. “Si el anunciante quiere tocar más, entonces se le ofrecería un ‘Especial publicidad”, indican.

Julián Povedano, responsable de Branded Content en El Español, también afirma que una de las “máximas” del periódico que dirige Pedro J. Ramírez es que quede bien diferenciado lo que es y lo que no contenido patrocinado. “Igual que un contenido editorial se distingue de uno de opinión, nuestro medio indica qué contenidos son branded content. Normalmente se identifica con un ‘Con la colaboración de’ o ‘Patrocinado por’ acompañado del logo de la empresa, tanto en portada como en el interior de las piezas”, explica a través del correo electrónico. Con estos detalles sobre la mesa, Povedano asegura que todo lo que se publica desde el departamento “está sujeto a criterio editorial” y se rige por criterios periodísticos: “Nunca vamos a decir algo que no se ajuste a la realidad simplemente porque a un anunciante le interese. Damos información veraz, de interés y con rigor, igual que cualquier otra sección”, asevera.
 


También el diario Público afirman que someten todas las propuestas de contenido patrocinado al filtro editorial. Desde el periódico que dirige Ana Pardo de Vera destacan que “el lector tiene muy claro” en todo momento que se encuentra frente a esta vía publicitaria. “Si se saca algo, se hace indicando clarísimamente tanto fuera como dentro del texto que eso es publicidad”, dice Pablo de Zárraga, jefe de Operaciones de Público. Se hace poniendo una franja negra en la parte inferior de la imagen con la expresión ‘Contenido patrocinado’ subrayado en blanco y encabezando la pieza con el logotipo de la marca. En el caso de Público, De Zárraga explica que no son los redactores los que elaboran las piezas –“Lo hace gente externa”– y asegura que intentan evitar “que haya más de un contenido patrocinado al mismo tiempo” en la web: “No me parece buena idea tener más porque si no sería una portada de anuncios en lugar de una de noticias”.

Secciones específicas

En el caso de El Confidencial, los contenidos patrocinados que se integran entre el resto de noticias van encabezados, tanto en el interior de la pieza como en el exterior, por un “Powered by” acompañado del logotipo de la marca. Además, tiene en portada una tira de noticias específica, “El balcón de las marcas”, donde agrupan todas estas piezas. "[Los branded content] Tienen que llevar un cintillo que los diferencie del contenido redaccional", explican desde el periódico. 

infoLibre intentó conocer también, sin éxito, la opinión de los responsables en esta materia de Abc, La Vanguardia, El Mundo y eldiario.es. En los tres primeros casos, por lo general, se apuesta por pequeñas llamadas en la parte superior de la web. “Ofrecido por Puleva”, podía leerse con letra pequeña el pasado lunes sobre la imagen que acompañaba en portada de El Mundo a la pieza titulada “9 claves para tener un corazón sano”. En el interior, esa llamada se colocaba al finalizar el texto.

En eldiario.es, los contenidos patrocinados se incluyen en la sección Consumo Claro siempre que encuentren con la marca “un enfoque que haga realmente interesante el contenido” y tras “comprobar todos los hechos que se argumenten”, garantizando así a los lectores "información veraz", según dicen en la propia web. Cuando la noticia se incorpora a la portada, se hace colocándola en la columna de la derecha, encuadrándola con un gris claro y poniendo sobre la imagen la siguiente llamada: “Contenido EDCreativo”. Según señala el periódico en su web, “se avisa con claridad de que es patrocinado” tanto “en la llamada redaccional en portada como dentro del propio artículo”. El aviso en el interior de la información se coloca, por lo general, justo al finalizar el texto con la fórmula “Contenido ofrecido por” y el logo de la marca. En otros casos, como en la pieza “Cinco ideas para organizar tu cambio de armario”, la llamada se sitúa tanto al comienzo como al final: “Con la colaboración de El Corte Inglés”.

En definitiva, el periódico que dirige Ignacio Escolar explica así este formato publicitario: "Contenido Patrocinado es una fórmula de eldiario.es para que los anunciantes puedan comunicarse con nuestros lectores de una manera transparente fundamentada en su capacidad para captar la atención del lector con contenido que vaya más allá de la publicidad tradicional e invasiva".
 


“Tenemos un problema gravísimo de credibilidad en los medios y esto sólo contribuye a empeorarlo”, opina el director de Ctxt, Miguel Mora, que se muestra preocupado no sólo por el branded content, sino también por “la publicidad oculta”. “Hay casos en los que nos piden que no se avise de que es contenido patrocinado, algo que rechazamos”, confirma el jefe de Operaciones de Público, aunque asegura que no es “habitual”. En conversación con este diario, De Zárraga explica que estas peticiones se suelen hacer, sobre todo, a través de las agencias: “Nunca me he encontrado con una marca que me lo pida directamente. Es más, muchas te piden que señales que es un contenido patrocinado”.

Las grandes empresas saben que los consumidores no soportan este tipo de prácticas. De hecho, según la investigación realizada por Contently en 2015, un 48% de los lectores se sentían engañados cuando se daban cuenta de que estaban leyendo, sin haber sido avisados, un artículo patrocinado por una marca.

“El branded es el presente y el futuro”

“El branded es el presente y el futuro de la comunicación empresarial en los medios”, apostilla el responsable de este tipo de contenidos en El Español. Y las marcas son conscientes de ello. Así se refleja, por ejemplo, en la tercera edición del estudio Content Scope, elaborado por la Branded Content Marketing Association (BCMA) y Scopen, donde se recoge que el contenido patrocinado acaparó en 2017 el 11% de los presupuestos de comunicación de las empresas anunciantes consultadas para la encuesta. Y, según IAB Spain, se espera que para 2018 un 66% de los anunciantes incrementen la partida destinada a branded content. “Cada vez estamos observando un interés mayor por parte de los anunciantes en este tipo de contenidos”, señalan desde el departamento comercial de El País. “Sí, se está pidiendo cada vez más. Y estoy seguro de que en unos años será la tónica general”, confirma el jefe de Operaciones de Público.

De hecho, los contenidos patrocinados se están convirtiendo, con el paso del tiempo, en una de las principales vías publicitarias en los medios de comunicación. Sobre todo en Estados Unidos. Supone, por ejemplo, el 90% de los ingresos por publicidad del The Daily Best, una cifra que se sitúa en el 75% en The Atlantic y en el 50% en Slate. ¿Y en España? Tanto desde El Español como desde el departamento comercial de El País y El Confidencial rechazan dar cifras sobre el peso del branded content en sus ingresos publicitarios, aunque sí confirman tener un departamento dedicado exclusivamente a esta materia: “Un equipo de entre 6 y 8 personas”, concreta el periódico de Prisa. De Zárraga, por su parte, señala que en el caso de Público, que no cuenta con un departamento exclusivo de contenidos patrocinados, el peso sobre el total de ganancias publicitarias es “nimio”. “Es muy poco. No creo ni que lleguemos al 1%”, sostiene.

“El publirreportaje al uso provoca cada vez más rechazo en el lector, que percibe claramente el interés por venderle algo. (…) [El branded content] no trata de venderte nada, simplemente te acerca información útil y valiosa de la mano de una marca que se asocia a esa utilidad”, señala Povedano cuando se le pregunta por los motivos que llevan a cada vez más anunciantes a utilizar esta clase de contenidos. Para De Zárraga, las marcas “posiblemente se estén dando cuenta” de la importancia de hacer “una comunicación cada vez más directa”: “Un banner publicitario no permite explicar ampliamente lo que tú quieres vender como marca”, señala. “Generan mucho engagement –grado en el que el consumidor interactúa y se compromete con una marca–, permitiendo así que las marcas se acerquen mucho más a los usuarios, a los lectores”, afirman desde el departamento comercial de El País.

Pero además, añaden tanto la coordinadora de Publicidad de El Salto como el jefe de Operaciones de Público, los contenidos patrocinados “permiten a los anunciantes esquivar los Ad Blockers (bloqueadores de publicidad)”. “Pero yo creo que el principal motivo que explica la apuesta de las marcas por los branded content es que adoptan la apariencia de información”, sentencia Ruiz. “Parece que viene escrita por un medio, por lo cual tiene el sello de garantía de que está redactada por una persona que trabaja para esa cabecera”, concluye el director de Ctxt.
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



9 Comentarios
  • Acratador Acratador 22/02/18 12:49

    Excelente y necesario artículo. Y si hablamos de las revistas se han convertido en prácticamente catálogos de venta, al servicio total de las marcas: entre el contenido patrocinado, la propaganda pura y dura, y las recomendacion, reseñas y similares, y a veces de artículos con unos precios absolutamente desorbitados para la mayoría de la población. Citando a Mark Twain (creo) de memoria "Si la noticia no molesta no se llama periodismo se llama publicidad"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Eleonor Eleonor 19/02/18 18:37

    Admirable señores de InfoLibre, seguid así (si podéis).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • senenoa senenoa 19/02/18 13:06

    Una vez más ¡bien por InfoLibre!.
    Esta es una de las diferencias (quizás la mayor) que hay entre la prensa libre, realmente libre, y la otra. Periódicos, digitales o no que, como InfoLibre, utilizan la publicidad para sufragarse; pero sin venderse a ella, lo que implica usarla de manera directa y verídica, sin artimañas como las descritas en este magnífico artículo, u otras aún peores.
    Como dijo un teórico del tema: "Publicidad es todo aquello que trata de hacernos comprar algo que no necesitamos". 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • Ambón Ambón 19/02/18 12:43

    ¿Cuando se cambió la palabra para definir estas cosas? Antes se llamaba propaganda y ahora publicidad, primer engaño.

    Gol por la escuadra a toda la sociedad, cuando los estudios de periodismo y propaganda (publicidad) se dan en la misma facultad que en la Complutense, se llama Ciencias de la Información, sinceramente aceptar que se llame información a la propaganda, me parece que es la gran victoria de los publicistas y del marketing, eso es PROPAGANDA.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    17

  • AMP AMP 19/02/18 10:39

    Vamos a ver: ¿Desde cuánto hace que TVE lleva haciendo esto? Patrocinado por: ...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    13

  • VHS VHS 19/02/18 10:10

    Dejémonos de eufemismos. Se trata de engañar al lector a cambio de dinero, y cualquier periodista que trate de justificarlo denigra su propia profesión.
    Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    22

  • phentium phentium 19/02/18 08:07

    De nuevo no tiene nada.

    Alla por 1987 me topé por primera vez con estas practicas.

    Y fue debido a un plan estrategico de una conocida firma catalana de capital 100% privado y que 6 meses antes de salir a bolsa un 49% de dicho capital se dedico a "comprar" articulos de prestigiosos economistas que despues colocaba en medias paginas de los periodicos de mayor tirada.
    Los economistas eran debidamente advertidos de que era para publicar y no se les pedia que dijeran nada que no fuese cierto, pero si que pasaran como de puntillas y acentuaran todo lo posible los aspectos positivos.

    Despues de 6 meses de publicaciones periodicas en las principales paginas de economia se vendieron esas acciones como churros a un 400% de su valor real.

    Despues de tres años, la misma persona que se habia quedado con el 51% del resto de las acciones, recompro el 49% restante por la mitad de lo que en realidad valia.

    Repito: año 1987.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • Republicano1944 Republicano1944 19/02/18 05:45

    El caso es mentir, manipular, estafar, robar al inculto ciudadadano. Marcas, empresarios y pol►ticos, todos de la misma calaña.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    13

  • Remigio Remigio 18/02/18 22:52

    Interesantísimo. Y extraño que se hable tan poco de esto (de la publicidad en general y de este tipo en particular)

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    29

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.