X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Crisis de refugiados

Siete motivos por los que los sirios buscan refugio en Europa

  • El fondo de contingencia de la ONU para la crisis siria solo ha recibido el 41% del dinero prometido
  • Los niños llevan casi cinco años sin recibir ningún tipo de educación

infoLibre Publicada 26/09/2015 a las 16:20 Actualizada 26/09/2015 a las 16:40    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Un grupo de refugiados llega a suelo europeo en una barcaza.

Un grupo de refugiados llega a suelo europeo en una barcaza.

E.P
Más de cuatro millones de sirios han abandonado la vida que tanto les ha costado construir empujados por una guerra civil para buscar refugio en países vecinos absolutamente saturados. Cientos de miles han llegado ya a Europa. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) explica los motivos. Informa Europa Press.

1. Pérdida de esperanza

La guerra siria se aproxima ya a su quinto año con las mismas perspectivas de solución que al principio: ninguna. La miríada de actores que se enfrentan sobre el terreno –con especial protagonismo del Estado Islámico– hace prácticamente imposible pensar en una solución pactada.

La única opción sobre la mesa sigue siendo mantener a Bashar al Assad en el poder, a pesar de que Occidente y Naciones Unidas le han señalado repetidamente como responsable de crímenes de guerra y lesa humanidad.

Los sirios solo vislumbran en el horizonte la continuidad de un régimen contra el que se alzaron en 2011 tras décadas de opresión silenciosa, y eso después de una feroz guerra que ha desangrado el país.

2. El dinero prometido no llega

Unos 12 millones de personas dentro de Siria tienen "necesidades humanitarias urgentes", es decir, dependen absolutamente de la ayuda que los donantes internacionales, agotados por el esfuerzo de una guerra interminable, estén dispuestos a aportar año tras año.

El fondo de contingencia de Naciones Unidas para la crisis siria solo ha recibido el 41% del dinero que la comunidad internacional prometió para este año. Ello supone que los sirios tienen que vivir con 50 céntimos de euro al día.

Además, el recorte en las ayudas humanitarias de los países europeos por la crisis económica han dejado a las ONG sin oxígeno financiero, viéndose obligadas a reducir e incluso a cancelar sus operaciones en la zona.

3. Alto coste de la vida

La falta de ayuda humanitaria cobra especial importancia en el contexto inflacionario que siempre provoca una guerra. Los suministros y las viviendas en buen estado –o simplemente en pie– son escasos, lo que dispara su precio hasta la estratosfera.

Los sirios se ven sumergidos en una pobreza crónica que les lleva a malvivir a las afueras de las ciudades en chabolas insalubres y a alimentarse de lo poco que pueden conseguir.

4. Sin trabajo

Los refugiados sirios apenas tienen opciones de salir de la miseria debido a la fiera competición con la población local por unos puestos de trabajo casi inexistentes.

A pesar de que la mayoría tiene una profesión que les permitía gozar de una buena vida en Siria, muchos no tienen forma de acreditar su cualificación porque huyeron con lo justo y, aunque pudieran, no les serviría de nada porque están en el escalón más bajo del mercado laboral.

Esta situación les aboca al trabajo ilegal. Los sirios se lanzan a buscar trabajo en las callejuelas de las ciudades con la promesa de un pequeño sueldo y siendo plenamente conscientes de que ni siquiera llegarán a cobrarlo y de que no podrán reclamarlo.

5. Burocracia aplastante

A la lucha diaria por la supervivencia en un entorno pacífico pero hostil, se suman las trabas puestas por las autoridades locales a la permanencia de los refugiados sirios en el país.

En Líbano, los sirios no gozan del estatus oficial de refugiados, por lo que son susceptibles de ser detenidos y expulsados en cualquier momento. La única forma de evitarlo es iniciando un tedioso –y costoso– proceso legal para hacerse con el permiso de residencia.

En la vecina Jordania la situación no es mucho mejor. El Gobierno lanzó a principio de año una campaña que obliga a quienes viven fuera de los campos de refugiados a conseguir un documento de identidad para acceder a servicios sociales.

6. Niños sin futuro

Una de las principales preocupaciones de los refugiados sirios es que los niños llevan casi cinco años –los mismos que dura la guerra– sin educación, lo cual merma claramente sus posibilidades de éxito en el futuro.

En Líbano, la educación es gratis para los niños sirios pero la diferencia de contenido en el currículum de ambos países –según alegan las autoridades locales– les ha expulsado de las aulas.

También hay otras razones. En Jordania el 20% de los niños sirios ha abandonado el colegio para trabajar y poder ayudar a sus familias con los costes, dándose casos incluso de matrimonio forzado.

7. Inseguridad

ACNUR señala también como una de las causas del éxodo hacia Europa la creciente inseguridad en estos países.

Los sirios que huyeron a Irak se enfrentan ahora a la misma situación de guerra que les llevó a abandonar sus hogares, mientras que en Turquía, Líbano o Jordania –los otros destinos–las tensiones con la población local empiezan a aflorar y son víctimas de ataques de odio.


Hazte socio de infolibre



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.