x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Indonesia

Al menos trece muertos y 40 heridos por tres ataques suicidas en iglesias de la isla de Java

  • La Policía local advierte que el número de víctimas podría aumentar
  • Los ataques fueron lanzados casi simultáneamente durante las misas matutinas del domingo

Publicada el 13/05/2018 a las 16:53 Actualizada el 13/05/2018 a las 19:06
Un policía inspecciona la zona de una de las explosiones perpetradas por terroristas suicidas en tres iglesias católicas en la ciudad indonesia de Surabaya, en la isla de Java.

Un policía inspecciona la zona de una de las explosiones perpetradas por terroristas suicidas en tres iglesias católicas en la ciudad indonesia de Surabaya, en la isla de Java.

EFE
Al menos trece personas murieron y unas 40 resultaron heridas por una serie de explosiones perpetradas por terroristas suicidas en tres iglesias católicas este domingo en la ciudad indonesia de Surabaya, localizada en la isla de Java, según informó la Policía local, que advirtió que el número de víctimas podría aumentar.

Los atentados fueron obra de una madre, un padre y sus cuatro hijos, alguno de ellos de hasta 9 años de edad, y han sido reivindicados por el Estado Islámico

"El marido conducía el coche con explosivos que empotró contra la puerta de esa iglesia", explicó un portavoz de la Policía de Java Oriental, Frans Barung Mangera, en declaraciones a la prensa desde la comisaría central de Surabaya. La mujer y dos de sus hijas –de 12 y 9 años– atentaron contra una segunda iglesia y el tercer templo fue atacado por "otros dos hijos –de 18 y 16 años– que entraron en el templo con una motocicleta y llevaban la bomba en sus muslos", explicó Mangera.

"Las víctimas todavía están siendo identificadas", explicó Mangera. Según informó, las explosiones tuvieron lugar en tres iglesias distintas y al menos 40 personas fueron enviadas al hospital.

"Aún no podemos ir a una de las localizaciones", apuntó, tras lo cual advirtió que es probable que el número de afectados aumente. Las imágenes emitidas por las televisiones locales muestran cómo una de las iglesias quedó completamente destrozada.

Horas después de lo sucedido se produjo otra explosión, que según Mangera sucedió a raíz de los trabajos de las fuerzas de seguridad, que estaban neutralizando otro dispositivo armado.

De acuerdo con el medio local The Straits Times, dos personas fallecieron a raíz de la explosión de la iglesia de Santa María, localizada en el barrio de Ngagel Madya. Otras dos víctimas mortales fueron resultado del ataque contra la Iglesia Cristiana Indonesia, mientras que el último fallecido perdió la vida en la Iglesia Pentecostal Central de Surabaya.

Según el periódico local, los ataques fueron lanzados casi simultáneamente durante las misas matutinas del domingo en Surabaya, la segunda ciudad más grande del país.

Indonesia es el país con la mayoría musulmana más grande del mundo y en los últimos años ha sufrido un aumento de la actividad por parte de varios grupos insurgentes terroristas.

De acuerdo con la Policía, los ataques fueron obra de "terroristas suicidas". Por el momento las autoridades están investigando la posibilidad de que se haya producido una cuarta explosión en otra iglesia de la zona.

Según la agencia de Inteligencia del país, se sospecha que los ataques podrían ser obra del grupo terrorista Jemá Ansharut Daulá (JAD), inspirado en Estado Islámico.

Wawan Purwanto, director de comunicaciones de la agencia de espionaje de Indonesia, declaró ante la cadena de televisión Metro TV que los ataques podrían estar relacionados con el incidente que tuvo lugar la semana pasada en una cárcel de alta seguridad localizada en las afueras de Jakarta. Milicianos islamistas prisioneros en el recinto mataron a cinco miembros de una unidad de élite antiterrorista tras más de 36 horas manteniéndoles como rehenes.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión