x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

Trueba y el ardor nacionalista

Publicada el 26/09/2015 a las 06:00 Actualizada el 25/09/2015 a las 23:49
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



Ofenderse porque un tipo diga que no es español cuando yo sí siento y ejerzo esa condición, me parece tan estúpido como hacerlo porque alguien diga que es del Madrid y yo soy atlético. Pretender que rechace o devuelva un premio “nacional” por no considerarse de esa nación es tan frívolo como exigir que un español diga no a la Orden de la Legión de Honor de la República Francesa o al Oscar de Hollywood. Nadie, que yo sepa, se escandalizó en su día porque Trueba consiguiera ese reconocimiento “norteamericano” y mucho menos porque representara en aquel acto único al castigado y tan cuestionado cine español.

El problema del tiempo presente es la exacerbación de esa tara de la política y la cultura llamada nacionalismo. ¿Acaso un norteamericano no es un inglés pasado por el tamiz del tiempo y la mezcla con italianos, suecos, daneses, senegaleses o colombianos que a su vez son fruto del mestizaje de españoles, portugueses, indígenas o alemanes? ¿De qué hablamos cuando hablamos de patrias? ¿Por qué la Historia sólo es un recurso cuando el pasado se ajusta a nuestros planes de futuro?

Las fronteras se han dibujado siempre para marcar territorios de poder político y económico y su consecuencia ha sido la exclusión de los que quedaban fuera o como poco su marcaje como seres diferentes, evidentemente inferiores. Lo de proteger la identidad cultural es una milonga cansina en la que sólo creen los que consideran la suya tan superior como para no mejorar con la “contaminación” de otras.

Es precisamente ahí, en la Cultura –con mayúsculas– donde el nacionalismo tiene menos sentido, es más dañino, incluso entre quienes critican a los que, como Trueba, se confiesan ciudadanos del mundo. Porque los que se han rasgado la vestidura nacional ante el “no me siento español” del director, probablemente vean cine norteamericano, televisión venezolana, lean –también– autores rusos, británicos, hindúes o argelinos, disfruten viendo monumentos de culturas lejanas y consideren que viajar ayuda a conocer mundo y enriquece nuestra sabiduría individual y colectiva.

El asunto catalán ha desatado una furiosa primavera del nacionalismo, pero este polen primaveral que no nos queda más remedio que respirar no lleva sólo el sello de identidad catalana. Como bien decía Trueba en Más de Uno el jueves, el desatino de los que están llevando a Cataluña al peor de los escenarios políticos posibles es respondido lanzando al aire dosis no menos intensas de nacionalismo español.

La crucifixión de Trueba por su juego con las palabras y las emociones cuando recibió el Premio Nacional de Cinematografía sólo puede entenderse, que nunca justificarse, en este contexto de contaminación nacionalista multidireccional. Estamos, como cantaría una charanga carnavalera, “engollipaos” de patria y de banderas, de sentimiento nacionalista que al fin y a la postre no es más que eso, sentimiento, que no razón. Y quizá fuera bueno que pensáramos en seres humanos que comparten condición más que en territorios que los separan. Porque al final, ¿a quién sirven las banderas?

Yo nunca hubiera pronunciado las palabras de Trueba, nunca hubiera osado poner en juicio un sentimiento como el español que he de reconocer que sí tengo. Irracional, en el terreno de las emociones y los afectos, pero ahí está. Compatible con –o puede que superado por– la mirada a la condición de universalidad que me hace ver a todos los seres humanos como iguales sean de donde sean. Pero sí sería capaz de decir públicamente, y lo escribo, que aunque nacido en Madrid, no me he sentido madrileño ni cinco minutos, porque por origen, crianza y afectos soy y ejerzo de asturiano.

Ahora los madrileños deberían sentirse ofendidos. Previa selección, naturalmente, de la frase precisa y sólo esa, para sacarla de contexto y ponerme a parir. Que en eso también estamos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

17 Comentarios
  • mhernand mhernand 29/09/15 23:19

    Aunque española de nacimiento, he vivido varios años fuera de España y las parejas de mis hijos y parte de mis nietos son extranjeros, pero lo que dijo el Sr. Trueba no tiene justificación. Considero que una persona in teligente tiene que "saber estar" y ese no era el momento ni el lugar para hacer  esos comentarios.  Su actitud me pareció francamente lamentable y le ha dejado en muy mal lugar. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 29/09/15 20:49

    Trueba estuvo especialmente inoportuno, dado el momento y las circunstancias. No entro en el fondo de la cuestión, aunque me parece bastante equivocado el enfoque psicológico que se le da al nacionalismo (o su ausencia) cuando todo se reduce a "me siento" o "no me siento". Trueba es español, con independencia de lo que él sienta o deje de sentir, por su ascendencia, por el idioma que mejor habla y, sobre todo, por su cine. Que se sienta desertor (una afirmación particularmente desagradable en estos momentos) o que se sienta chino da igual: su pasaporte, su acento, su aspecto y sus obras certifican más allá de toda duda que se trata de un español, sin que esto suponga más que la constatación de un hecho objetivo, en sí mismo ni bueno ni malo. No creo que el señor Trueba piense de verdad lo que dijo porque es inteligente: a veces, la necesidad de ser ingenioso y original en cualquier escenario juega malas pasadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • quisierasaber quisierasaber 30/09/15 13:19

      ¿los que piensan como él son tontos?, o poco inteligentes?, yo como él pienso que las banderas y las fronteras, junto con alguna otras cosas, son responsables de muchas muertes y justificaciones para muchas tropelias

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • resteban75 resteban75 30/09/15 17:02

        Me encantaría que todos los que se envuelven en la bandera hicieran como Trueba y dijeran que están orgullosos de pagar sus impuestos en España.  Eso es sentirse Español y no los postureos.... 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • resteban75 resteban75 28/09/15 13:56

    Con tanta ración de nacionalismo, no hablamos de los parados, ni de los deshauciados, ni de los recortes...seremos capullos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Llaranes Llaranes 29/09/15 10:14

      Totalmente deacuerdo contigo. En el nacionalismo creen con fe religiosa los desesperados  manipulables y sirve a los poderosos... Lo vemos últimamente. La corrupción, el paro, la desigualdad global... A un segundo plano, sólo importa si catalunya es libre y si España se rompe y quien son lo campeones liberadores o los que mantienen unida la esencia... Los corruptos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • marasme marasme 27/09/15 12:35

    Hemos nacido en este planeta y ser de un lugar no tiene por qué conllevar un orgullo de serlo, simplemente somos terrestres. los nacionalismos suelen servir para despreciar a otros que no son de esa nación. Los que somos españoles con minúsculas, lo somos porque de algún sitio hay que ser, no pretendemos ofender, pero no sentimos ardor patrio y es por ello que tampoco sentimos necesidad de ser de otro lugar, que también estará en este planeta por cierto y no será mejor, probablemente. No conozco patria sin tacha, ni historia que no tenga cuestiones deplorables, cuanto más viejas y/o grandes sean las patrias, peores esclavitudes y expolios han cometido. Te puedes alegrar por sitios, costumbres, incluso  por cercanía, "hazañas" deportivas y gentes que conoces, y puedes deplorar otras tantas o más. El orgullo es torticero, responde a una invención y deja 'lo malo' para luego o nunca. ¿a qué viene tanta alharaca? No "sentir orgullo" no es despreciar. Es estar informado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 27/09/15 11:13

    Estoy de acuerdo con usted en el fondo del artículo. La exacerbación del nacionalismo es muy peligrosa y perjudicial. La historia está repleta de ejemplos de ello. También defiendo, faltaría más, el derecho del señor Trueba a no sentirse español y a decirlo públicamente. Pero, sinceramente, creo que el foro donde lo dijo no era el más adecuado. A veces las formas son importantes y, en este caso, que estaba recibiendo un merecido premio nacional, no venía a cuento, en mi opinión, soltar ese comentario. Otra cosa es el uso partidista que han hecho algunos de ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • VDV VDV 26/09/15 22:08

    itsasmir dijo.... Totalmente deacuerdo. No soy nacionalista español ni de lejos. Trueba meo fuera del tieso. Totalmente fuera de lugar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Yakur Yakur 26/09/15 19:50

    Defiendes lo indefendible. Es un insulto a la nación y a los españoles recibir un premio público del erario de todos los españoles y declararse antiespañol. Y que conste que simpatizo   con Podemos o sea que la rancia derecha patriotera española me va ni poco ni mucho. Pero con las palabras de Trueba yo me he sentido indignada e insultada. Que  devuelva los premios y si no se siente español que renuncie  a nuestra nacionalidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Itsasmir Itsasmir 26/09/15 17:17

    Cuando lo escuché me pareció, dicho con suavidad, que este hombre estaba meando fuera del tiesto. Tal vez el "divismo" que suele invadir a los artistas le jugó una mala pasada. Y no se trata de hacer una exégesis del concepto "nacionalismo", sino de algo mucho más básico, en mi opinión: tener o no buena educación y "saber estar".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • unavoz unavoz 26/09/15 20:14

      Entiendo que despierte antipatía pues para un nacionalista no hay nada más ofensivo que le critiquen su patria, sin embargo esta patria en la que ustedes sueñan y que alimenta su orgullo, justamente la construyen actores, directores de teatro, escritores y otros artistas que si no se sintieran divinos, ya habrían abandonado este país de desagradecidos. Sin ellos no habría ni la música de su himno, ni el diseño de su bandera, ni la televisión que les hipnotiza a diario. Asi que lejos de "no saber estar", Trueba ha aprovechado esta ocasión para darnos voz a muchos de nosotros y para recordarles que hay algunas cosas que habría que mejorar en este país.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • 359gcu 359gcu 26/09/15 17:09

    ������������⌛

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • R12 R12 26/09/15 13:05

    Enhorabuena por el artículo. Coincido plenamente con el contenido y, como siempre, da gusto leer su prosa. La psicología social explica perfectamente por qué los individuos tenemos ese sentimiento de pertenencia a un grupo, desarrollado evolutivamente para fomentar la cohexión social. Esta herramienta ha ayudado a los grupos humanos a superar satisfactoriamente los peligros a lo que se enfrentaron históricamente. También es conocido que los grupos con tendencia conservadora sienten ese lazo de pertenencia más fuerte que sus antagónicos liberales. Ambas posturas han sido, y son, necesarias para establecer el equilibrio entre la protección del grupo y la innovación y progreso del mismo. Los nacionalismos suelen pertenecer al bando conservador. No entiendo un progreso, una evolución, de un pueblo basado en un distanciamiento de los pueblos colindantes. Sentirse europeo, o español o ciudadano del mundo no no debería ser razón para levantar fronteras. En todo caso, para derribarlas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.