x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

1977+1982=¿2015?

 

Publicada el 03/11/2015 a las 06:00 Actualizada el 02/11/2015 a las 16:52
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios


“Desconfía de quien siempre que cuenta contigo a él le sale una suma y a ti una resta” 

 
Uno nunca sabe dónde va a despertar al día siguiente de unas elecciones. Al llegar el día-D, los ciudadanos echan sus papeletas en las urnas como quien frota una lámpara mágica, esperan a ver qué sale –el genio de los deseos o el hechicero malvado– y después de la cena se sientan frente al televisor a comprobar si era verdad eso que dijo Mark Twain de que hay tres tipos de mentiras: los embustes, las patrañas y las encuestas. Y cuando ya saben lo que ha pasado, se preguntan qué va a ocurrir.

¿El nuevo país será realmente otro? ¿Vamos a vivir mejor, peor o ninguna de las dos cosas? ¿Habrá más trabajo y será más digno? ¿Se cumplirá lo prometido durante la campaña o volveremos a descubrir que el mismo viento que movía las banderas se ha llevado las palabras de los discursos? ¿Los políticos dejarán de robarnos mientras claman contra los ladrones? ¿Se acabará la impunidad de quienes han conseguido que nuestra Justicia consista en que al que la hace, se la pagamos? ¿Tener una casa dejará de significar que un banco te tiene a ti? ¿La economía seguirá hablando sólo de números o empezará a hablar también de personas? ¿Si no ganan los mismos que las han dictado, serán derogadas sin contemplaciones la reforma laboral que ha atrasado el reloj de los trabajadores hasta el siglo XIX y una Ley de Seguridad Ciudadana que es propia de un país en el que el ministro de Interior alardea de ir a meditar al Valle de los Caídos, como si ocupar un cargo público en una democracia y rezarle a un dictador sanguinario fuesen actividades compatibles? ¿Seguiremos pagando justos por pecadores aunque las monedas lleven la cara de otro rey? ¿En qué país despertaremos quienes lo hagamos en España el 21 de diciembre?

La Navidad es siempre una época propicia a la hora de imaginar milagros, pero en ésta del año 2015 hay algo más que eso, las campanadas de Nochevieja y el sorteo de la Lotería: esta vez existe realmente la posibilidad de transformarlo todo, igual que en 1977 y en 1982. Pronto sabremos si la idea del cambio nos asusta más que nos ilusiona o al revés, porque de eso depende que ganen los que venden esperanza o los que venden miedo. Pero antes de que la incógnita se resuelva, hay más preguntas. ¿El bipartidismo se llevará otra vez el gato al agua o los nuevos partidos lo pondrán a cazar ratones? Los cuatro grupos que luchan por el poder, PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos, ¿pelean de verdad todos contra todos, los de toda la vida contra los emergentes o los tres primeros contra el último?

La campaña va a tener caras distintas pero también oiremos lo de siempre: unos nos dirán que seguir por el mismo camino nos va a llevar a otro lugar y que pisotearnos era parte del baile; algunos se equivocarán si piensan que compartir los mismos enemigos te convierte en aliado suyo; otros van a seguir apelando a la memoria, siempre y cuando no sea memoria histórica; es decir, que podemos llegar hasta la Transición y ni un paso más allá, como demuestra la oda que le ha hecho estos días Albert Rivera a la España de los Pactos de la Moncloa para explicar por qué su formación no apoyaba que se le retire al siniestro Funeralísimo, como lo llamó Rafael Alberti, la medalla de oro de la ciudad de Calatayud. Mala cosa.

Rip van Winkle es el título de un relato de Washington Irving –el autor de los célebres Cuentos de la Alhambra– que acaba de sacar a la luz, en una hermosa edición ilustrada, la editorial Nórdica y que se considera el primer cuento de la literatura norteamericana, además de una obra que tuvo una influencia decisiva en el propio Mark Twain, en Hawthorne, Edgar Allan Poe o Ernest Hemingway. Su protagonista es un hombre de vida oscura que una tarde sale de caza, al sentirse cansado echa una cabezada en el bosque y cuando vuelve a su aldea todo ha cambiado; nota que la ciudad ha crecido y que ya no conoce a sus habitantes; descubre que su casa está en ruinas y que de sus tres mejores amigos uno murió, a otro lo mataron cerca de Nueva York, en la batalla de Stony Point, donde luchaba como soldado de George Washington, y el último ha llegado a general y está en el Congreso. Lo que para él fue una sola noche, para Estados Unidos han sido veinte años y en ellos la joven nación ha conseguido independizarse de Gran Bretaña. Ojalá el 21 de diciembre no haya aquí muchos como él, porque cuando no te gusta lo que ves, cerrar los ojos es la peor solución.

¿Qué lugar será éste el 21 de diciembre? No lo sabemos, pero estamos casi seguros de que en esta ocasión las promesas van a depender más que nunca de quién las haga y no va a ser tan sencillo engañarnos. Lo que se aprende a golpes te enseña a devolverlos. No creeremos a quien jure otra vez que va a crear un millón de empleos si antes ha destruido más de la mitad de los que había, unos facilitando el despido y otros haciendo que tener una nómina no dé para vivir; ni a quien pretenda hacer pasar las tijeras por una batuta; ni a quien defienda a muerte las primarias con la mano izquierda mientras nombra con la derecha y a dedo a la Irene Lozano de turno; ni a quien hoy hable de convivencia y ayer hizo de la desigualdad su vara de medir; ni a quien ha gobernado por decreto y ahora brinda pactos de Estado; ni a quien clame contra la corrupción ajena y tolere la propia; ni a quien amenace con el caos si pierde; ni mucho menos a quienes al ser pillados con las manos en la masa digan con otras palabras lo que dijo con las suyas Groucho Marx: ¿a quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos…? La lista es larga y, al contrario que las suyas, está abierta. Tachar de ella a quienes no merecen seguir ahí, está en nuestra mano. Y eso hacía mucho tiempo que no pasaba. La fórmula está en la pizarra: 1977 + 1982 ¿es igual a 2015? La solución, dentro de 48 días.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

25 Comentarios
  • Guido Lumbreras Guido Lumbreras 07/11/15 09:25

    Excelente metáfora la siesta del cazador. Cerrar los ojos y esperar a que los problemas se resuelvan solos ,por cierto, el argumento de Alicia en el pais de las maravillas, en el que la joven no tiene más que esperar dormida a que llegue el príncipe azul a despertarla, no es la mejor solución. Y más cuando no hay una bruja mala sino un enjambre de "principes" que forma las llamadas élites extractoras que se sienten con derecho a todo, porque ellos "lo valen". De súbditos de esta aristocracia tenemos que recuperar la posicón de ciudadanos y exigir nuestros derechos. Y entre ellos, el más importante que, a mi entender, es el derecho a escoger quién nos gobierna y a controlar de forma transparente su actividad. Cada uno tenemos que decidir a quién votamos, aunque sea dificil escoger porque bueno no hay ninguno. Pero si renunciamos a ello no podemos quejarnos después.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 04/11/15 10:49

    Yo te contaría una historia, triste pero real, es la vida misma. Cuando era niño, allá por los años 40 del siglo pasado contemplaba como los encamisados de azul vivían muy bien (yo pertenecía a una de esas familias) pero había otras (muchas) que no levantaban la cabeza del suelo, ojos y caras tristes, pavor al ver un gris o un civil. Llegamos a democracia y juntos, quienes pensábamos que todos nacimos de mujer y, por tanto, semejantes luchamos en los Convenios Colectivos y en la verdadera libertad. Con los años hemos vuelto al mismo lugar ahora vemos caras tristes hasta en el hambre de los niños, en la cara de los trabajadores que han visto disminuido su salario hasta no poder comer o calentar su casa en invierno, al cierre de educación pública por favorecer a la educación privada y, sobre todo, dirigida por la iglesia y envenenada por su postura. ¿ Cómo es posible que un gobierno haga una ley que prohiba los Convenios Colectivos? de ellos ha nacido el llegar a una igualdad, relativa sí pero más cercana que hoy. Hemos vuelto a la era nebulosas, fría y cruel del franco-catolicismo. Levantar cabeza cuando a tu lado todo es cabeza servil implica tener que volver a dejarse llevarse por el corazón en lugar de hacerlo con la cabeza; sí esa cabeza que en los bachilleres antiguos estudiaban filosofía para tener un pensamiento critico. Gracikas Benjamin.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 04/11/15 11:23

      Gracias a ti, Masegoso. Tu historia es la de muchos, y todos hacen falta para conseguir que no se repita.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • liana liana 04/11/15 08:37

    Gracias Benjamín por inducirnos al siempre imprescindible acto de pensar.Yo que estoy moderadamente esperanzada,espero que este duro aprendizaje nos sirva no solo para decidir acertadamente el 20D,que esta vez se nos aparece con un sentido mucho más profundo,diría fundacional de un nuevo tiempo,sino que deseo que hayamos aprendido la lección.Nunca más votar y cruzarnos de brazos,no podemos delegar lo que es nuestra función como ciudadanos,participar con actitud solidaria pero crítica ni la que nos involucra como seres humanos en la sociedad,precisamente, la de pensar.Por eso,personas como tú son imprescindibles.Gracias Benjamín.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • librepensador librepensador 04/11/15 03:34

    Estupendo artículo Benjamín. Dices que cuando no te gusta lo que ves, cerrar los ojos es la peor solución. Pero, qué hacer cuando, elección tras elección, compruebas que a tus paisanos les encanta seguir votando a quien les maltrata. ¿Qué haces entonces, emigras, huyes?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 04/11/15 11:21

      Bueno, Librepensador: la única opción del que va perdiendo es no rendirse. Lo contrario es aún peor... Y, en la medida de las posibilidades de cada uno, intentar abrir los ojos al que los tiene cerrados o los árboles no le dejan ver el bosque.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • mabe mabe 03/11/15 21:05

    Extraordinario artículo. Si Benjamín estoy de acuerdo, el 20D  podemos cambiar las cosas si la sociedad es consciente de su  fuerza,es   imprescindible cambiar lo que no nos gusta, para que nos traten como personas, para que no se rían de nosotros desde Suiza o las Bahamas, para que regrese a nosotros lo que es nuestro y los niños puedan comer todos los días. En nosotros está la decisión para que no se vuelva a repetir esta época tan nefasta que tanto daño nos ha causado. Enhorabuena, lo imprimo y los guardo. Gracias. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 03/11/15 21:50

      Muchas gracias, Mabe. Tienes toda la razón del mundo. Lo primero que hay que hacer para usar el poder es recordar que se tiene, y los ciudadanos lo tenemos... al menos una vez cada cuatro años.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 03/11/15 20:37

    Lo que es seguro es que el que gane de verdad (porque como siempre todos dirán que han ganado) va a tener que pactar. El 20D va a poner a prueba la capacidad de nuestros políticos para pactar. Es algo muy común en Europa pero aquí no están acostumbrados. Cuando hablo de pactos me refiero a pactos responsables con sentido de estado, no al mercadeo de los partidos mayoritarios con los nacionalistas que hemos tenido siempre y que nos han traído estos lodos. La realidad es que yo no les tengo mucha fe pero, como dices, estaremos en época navideña y tal vez se produzca el milagro. Como ya te he dicho alguna vez, gracias por colaborar en Infolibre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 03/11/15 21:53

      Gracias, Luis Ramón. Estoy de acuerdo:  nos han querido convencer de que la democracia era ejercer mayorías y no es así: la democracia la hacen los pactos y la posibilidad de que todo el mundo participe en la construcción de la sociedad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • hadacris hadacris 03/11/15 18:43

    Gracias Benjamín

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio Pérez Antonio Pérez 03/11/15 14:55

    Si sumo las unidades de las dos cifras primeras (de millar) da 2 . Si resto las de las centenas da 0. Si resto las decenas da 1 y si resto las unidades da 5 (siempre en ambos casos poniendo a restar las cifras mayores arriba, claro). Existe relación de ambas fechas, 1977 y 1982, con la fecha que nos toca ahora, 2015, que es nuestro presente, y se presenta como una oportunidad. Ahora bien, la manipulación de las mentes es muy fuerte; las personas mayores (quienes votaron la Constitución) muchas se resistirán y tratarán de convencer a sus seres próximos. Confiemos en la conciencia colectiva, libre de miedos y sabia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • MASEGOSO MASEGOSO 04/11/15 10:31

      Esas personas que votaron en 1977 seguimos existiendo, seguimos siendo los que peleamos por resolver problemas sociales y estructurales y lo que es mejor NO OLVIDAMOS DE DONDE SALIMOS PARA VOLVER A ENTRAR EN ESA BRUMA DE NUEVO. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Alfa Alfa 03/11/15 14:49

    Real y bien escrito. Estupendo artículo. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Copito Copito 03/11/15 14:04

    Me ha encantado tu artículo. El problema es que tanta gente es "educada" en un formato de obediencia y miedo y coaccionada para que no piensen por sí mismos, que acaban acostumbrándose a ese maltrato y les da pavor la libertad de elegir y decidir sobre qué quieren hacer con sus vidas. Es la única explicación que encuentro a porqué durante tanto tiempo han salido auténticos maltratadores como gobernantes ,como es el caso del gobierno actual. Efectivamente la filosofía es un arma peligrosa para los individuos que quieren, que necesitan someter a las personas. Sino son conscientes de ello, a nivel inconsciente tienen miedo. Las revoluciones surgen del corazón y del pensamiento y ahí encuentran el valor para hacer el cambio.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 03/11/15 14:34

      Absolutamente de acuerdo, "Copito", firmo lo que escribes palabra por palabra. Y qué terrible, que haya a quien le de miedo tener la libertad de elegir, como tú dices. Aunque el miedo es una estrategia que suelen utilizar contra nosotros.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.