x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

30 años de Chernóbil y una lectura obligada


Publicada el 28/04/2016 a las 06:00 Actualizada el 27/04/2016 a las 22:52
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



Chernóbil. 30 años del 26 de abril de 1986. El peor accidente nuclear de la historia, no superado por Fukushima, que empata en gravedad: grado siete, según The International Nuclear and Radiological Event Scale. Si quieren saber más de lo que allí sucedió aquella noche y las siguientes, si quieren saber de las consecuencias para cientos de miles de personas en Ucrania y la vecina Bielorrusia, dejen de leer estas líneas, compre el libro de Svetlana Aleksiévich, Voces de Chernóbil (DeBolsillo) y léanlo. La dirección del viento salvó a Kiev y condenó a amplias zonas de Bielorrusia.

Allí está todo: el dolor, el miedo, la soledad, el coraje. Solo por este texto merece el Nobel de Literatura que ganó en 2015. Es un libro de voces; la periodista escucha, toma nota, crea el ambiente adecuado para que las personas sientan confianza y hablen. Escuchar no es esperar el titular, tener prisa por regresar a casa, escuchar es esperar el tiempo que sea necesario a que broten las palabras que explican las pérdidas, los duelos, la ausencia. La periodista escribe desde el único punto de vista posible: el de las víctimas.



Es difícil añadir nada a lo escrito por Aleksiévich, quizá se puedan colgar algunos vídeos, sugerir links que ayuden a recabar datos, opiniones, análisis, pero la emoción necesaria para construir un contexto está en Voces de Chernóbil. El que abre este texto es un docudrama de la BBC titulado Surviving Disaster que recrea lo ocurrido. El siguiente es una entrevista con la premio nobel en la que habla de su obra.



La autora sostiene que después de la Segunda Guerra Mundial y después de Hiroshima estábamos alertados de lo que era capaz la mano criminal del hombre, pero no estábamos preparados para un enemigo invisible como la radiación. El accidente de Chernóbil liberó 100 veces más radiación que las bombas de Hiroshima y Nagasaki.


  • Un reportaje de la cadena ABC: Chernobyl 30 Years Later 



  • Imágenes de las condiciones de los primeros trabajadores en la zona de radiación



  • Las consecuencias en la ciudad de Pripyat, hoy una ciudad fantasma



  • Así se lo explicó la CIA a Ronald Reagan 



  • 13 hechos olvidados sobre Chernobyl



  • La construcción del sarcófago (BBC)
 




  • Reportaje de Olga Tsvetkova desde Krasnoe para The Guardian: 'It was anarchy': a family reflects on the Chernobyl disaster, 30 years on.

  • La construcción del nuevo sarcófago, texto de The New York Times: 30 Years After Chernobyl Disaster, Shelter Nears Completion.


  • Homenajes a los liquidadores







Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Damas Damas 02/05/16 01:16

    Sr. Lobo, en mi opinión su artículo le ha quedado redondo. Le doy las gracias por el mismo y también a StanislavPetrov (com.1) por su "puntualización". Me ha parecido muy interesante la entrevista a Svetlana Aleksiévich. Pero el segundo párrafo: "Allí está todo ............las víctimas" lo he leído varias veces disfrutando de lo que dice y cómo lo dice, un párrafo, simplemente, pues me HA ENCANTADO. Especialmente por esto último, muchas gracias, una vez más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • R12 R12 29/04/16 12:01

    Excelente artículo. Muchas gracias y le felicito por su labor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Julián Rumbero Julián Rumbero 29/04/16 11:26

    Una vez más, excelente labor de un periodista honesto, comprometido e inteligente. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gusalo gusalo 28/04/16 19:30

    Lo primero, agradecer el reportaje del señor Lobo y la aclaración del comentario de Stanislav-Petrov. Yo no tenía ni idea de la 'vida media' de esas partículas ni, por tanto, sabía que las consecuencias en radioactividad son mucho peores que las de las bombas de Hiroshima y Nagasaki.   ¶   Y mientras, los 'cuñados' defendiendo, como España es deficitaria en energía, la continuidad de las centrales viejas, la instalación de almacenes de residuos, la apertura de la primera mina de uranio a cielo abierto....  ¶    Sabiendo que nuestros técnicos vigilantes son casi tan listos como los japoneses (me refiero a los que vigilaban Fukushima), nuestros 'cuñados' saben que la seguridad está garantizada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sasha Sasha 28/04/16 14:38

    Quiero este artículo para 'Lo mejor de la semana'. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • agua agua 28/04/16 13:31

    Extraordinario, como siempre, el dossier que acompaña a su repotaje. Es un tratamiento sencillo y profundo a la vez de la historia como fuente de conocimiento para el progreso. Le felicito.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • amparo st amparo st 28/04/16 12:13

    Leí la voces de Chernóbil y quedé conmocionada, por el trabajo periodístico y por lo que esas voces cuentan. Desde entonces miro el paisaje de otra manera y estoy convencida de que fue el "homo sovieticus" quien de verdad salvó al resto de Europa

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • La RAF La RAF 28/04/16 11:31

    Gracias, Sr. Lobo, por este excelente y completísimo artículo sobre un hecho que nunca tenía que haber ocurrido (la codicia humana mediante...). Su artículo debería ser primera página en los rotativos decentes de este país yser  reseñado como imprescindible en las noticias televisivas... Y quizás, para ser debatido/ comentado en Universidades, IES y escuelas al nivel correspondiente para tener criterio sobre la realidad de la vida.  ¡Salud!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Raúl Suárez Raúl Suárez 28/04/16 09:32

    Poseo en mi biblioteca tanto Voces de Chernóbil como Chernóbil, Confesiones de un reportero, de Igor Kostin, un periodista de la agencia Novosti que fue el primero en poder captar una imagen del agujero del reactor 4 por donde se escapaba la radiación. De todo un carrete solo una imagen consiguió salir medio bien, todo lo demás eran fotos veladas en negro debido allá filtración de radiactividad. Es un libro impactante,pues todo son fotografías hechas por el reportero acompañadas de pequeños textos explicativos. Desde la central, pasando por la ciudad de Prypiat, el Bosque Rojo,denominado así por el color adquirido al impregnarse de radiactividad, o el cementerio de vehículos contaminados, desde carros de combate a helicópteros que derramaban tierra sobre el hueco del reactor. Un libro tremendo. Tristemente descatalogado. Gracias por el recuerdo, señor Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • StanislavPetrov StanislavPetrov 28/04/16 08:30

    Sólo una pequeña puntualización, que por otra parte incrementa si cabe la magnitud de la tragedia. No es del todo preciso comparar el accidente de Chernobyl con las bombas atómicas en Japón, porque la gran diferencia es la vida media de las partículas (lo que tarda el elemento radioactivo en dejar de serlo). En el caso de Japón casi toda la masa radioactiva se transformó en luz y energía, generando partículas con vida media muy corta. En el caso de Chernobyl el material radioactivo se mezcló con el grafito de las barras de contención del núcleo y el agua que usaron para apagarlo, con lo que se dispersó en la atmósfera sin desintegrarse. Eso provocó que haya zonas que seguirán radioactivas hasta dentro de 100.000 años. --- Y merecidísimo el homenaje a los 'liquidadores', que en su gran parte eran voluntarios y sabían a lo que se exponían. A día de hoy sigue sin haber datos oficiales sobre el número de muertos y afectados; y no creo que lo sepamos nunca, porque sigue provocando víctimas. --- Gran artículo y excelentes enlaces. Muchas gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Raúl Suárez Raúl Suárez 28/04/16 09:19

      Muy cierto.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.