x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Caníbales

Los puntos sobre el ‘whatsapp’

Publicada el 23/07/2016 a las 06:00 Actualizada el 22/07/2016 a las 18:21
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mi primera bronca por whatsapp, hace ya muchos años, fue por ofender a una niña a la que adoro.

– Eres una borde –me escribió–. Poner el último punto en whatsapp es señal de bordería.
– No, es señal de haber acabado una frase.

– ¿Lo ves? Eres una borde.

Desde entonces, todos los días me enfanga algún whatsapp, y eso que –con mucho esfuerzo y una tremenda torpeza– he consolidado aprendizajes básicos:

– no poner el punto final si hablo con nativos digitales
– utilizar el interrogante de apertura si hablo con editores
– silenciar los grupos
– contestar rápido a mi madre para que no se angustie
– no esperar respuestas a las preguntas esenciales (y no hacerlas)
– evitar la descarga automática de vídeos y fotos…

Y callarme: en cuanto me gritan por whatsapp, lo dejo y me silencio.

***

Un día, seguro, que no es tan difícil, alguien inventará el modo phone del Smartphone, una mejora anacrónica del “modo avión” para los que queremos aislarnos de las redes, los mails y los mensajes, pero no de las necesidades de nuestra gente, nuestros hijos, nuestros padres. Queremos ser localizados por quienes nos importan y renunciar, de vez en cuando, a que nos salpique la irrelevancia.

Mientras tanto, el whatsapp lo carga el diablo.

***

Y eso que la aplicación ha salvado, salva y salvará muchas separaciones, muchas ausencias, muchos veranos.

Basta con ir a la estación a mediados de julio. Toca cambio de custodias y en el párking de urgencias un niño llora inconsolable. Quiere quedarse con su padre y también quiere irse con su madre. El niño está dividido porque tiene dos casas, dos vidas, dos vacaciones y apenas siete años para construir un puente entre ambas orillas y edificarse.

Bajo la atenta mirada de la abuela, su exsuegra, el padre traga saliva, controla y cuida:

– Lo vas a pasar de maravilla, sabes que te encanta el plan, hace días que no ves a tu madre y además están tus primos…

El niño asiente y llora.

– Al llegar, me mandas un whatsapp de audio, ¿vale? Que te oiga esa voz de felicidad que se te pone en la playa…

El niño llora y asiente.

– Y cada día una foto: quiero verte crecer y ponerte moreno…

La abuela mira el reloj y se lleva al niño.

El padre los ve alejarse y, cuando desaparecen, se gira, me ve y me reconoce: acabo de hacer exactamente lo mismo; sólo que yo disimulo agarrada a la cachorrita. La perra es anarquista y cariñosa, y aprovecha ese cruce de miradas para saltar encima de un policía municipal. El padre y yo hablamos de lo nuestro:

– En unos años tendrá su propio móvil…
– Y no me lo cogerá.
– Pero no tendrás que escribir al de tu ex.
– Eso ya no es problema: el whatsapp nos ha salvado la vida y la custodia. Por whatsapp no discutimos.

El municipal se sobresalta y deja de acariciar a la perra.

– ¿En serio? Tengo que separarme, porque mi mujer y yo no hacemos más que discutir por whatsapp.

Lo miramos espantados.

– Vale, vale. No me separo, pero sacad ya los coches de aquí, cojones, que esto es para un minuto y en los cambios de custodia siempre conseguís ablandarnos…

Abandonamos la estación cuando nadie buscaba pokémons y aún se besaban las parejas en los parques; cuando a Albert Rivera todavía le quedaba alguna promesa de regeneración por incumplir. Hace una semana, hace un siglo. Dentro de quince días, toda una vida, volveremos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • Irenepaz Irenepaz 23/07/16 16:31

    A veces recibo un buenos días acompañado de una foto de esa niña con trenzas que se ha convertido en mujer y que no puedo oler, acariciar o entender como se siente, solo ver e intuir, cuando pasa mucho tiempo le deseo buenos días a mi chico que me causo muchos dolores de cabeza cuando era un niño y ahora no tiene tiempo ni le gusta el wappsa, casi ni el teléfono, pero adora los vídeo juegos , me envía un muñeco con cara sonriente y un dedo y entiendo que le hace feliz saber de mí, nos sentimos atrapados no porque nos gusten las cosas si no porque todo ha ido cambiando tan veloz. Alguien cuando era mas joven me comento hay que vivir lo mas posible fuera de las normas porque al final el tubo te alcanza igualmente y no hay retorno es por eso que alguna vez no sabemos porque hacemos lo que no, nos gusta. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • RafisdAnmie RafisdAnmie 23/07/16 08:50

    Ma ha gustado el artículo, siempre se necesita saber porqué hacemos las cosas, por intuición o porque la hacen los otros y no sabemos las causas, necesitamos ideas de otros para poner en orden las nuestras, un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • irenebarc irenebarc 24/07/16 13:20

      El modo phone, ya está inventado: las card phone.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.