X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

¿Dónde vas con la calor?

Publicada 21/06/2017 a las 06:00 Actualizada 20/06/2017 a las 21:33    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 78

Hubo épica en el hemiciclo en la moción de censura.

Lo siento, pero soy de efecto retardado, no paso la página tan rápido.

La desproporción de fuerzas era tal que la gente honrada sólo podía estar de un lado. Es una pena que la ideología, como el sentimiento religioso, nuble la razón, pero la moción dio para una película de buenos y malos.

Nunca se habían oído esas cosas en el Congreso, y nunca se hubieran oído porque nunca había llegado hasta allí un recién nacido. Sólo desde la osadía de la juventud, que no pide permiso, se pudo producir un “cante de pollo” semejante al que escuchamos dirigido a un Gobierno. No hubo esos cubatas previos en la cafetería del Congreso en los que, como decía Celia Villalobos, sus señorías se acaban entendiendo. Se comieron la voz de la calle en todo su esplendor, sin el filtro del corporativismo.

Una de las cosas que más me llamó la atención la primera vez que fui a EEUU fue la imagen de muchas personas mayores. Eso que los españoles llamamos “pintas”. En cualquier parte encontrabas a un paisano de sesenta o setenta años, con una camiseta rockera y un tupé a lo Elvis. Te dejaba un poco estupefacto porque esas extravagancias, en España, están reservadas a la juventud. El español es reaccionario por naturaleza. Tiene un sentido del ridículo tan exacerbado que le convierte en el ser más convencional de los posibles, paradójicamente, el más ridículo. Hay muchas personas allí que se niegan a envejecer. Envejecer en el sentido oficial, quiero decir, ese que le hace a uno renegar de lo que ha sido. Aquí la edad lleva implícita un proceso involutivo inevitable. Es posible que se deba a que el individuo acaba renunciando a eso que, en realidad, nunca fue.

Nos pasamos la vida disfrazándonos de esquimales, de pingüinos o de indios, en lugar de convertirnos en esquimales, pingüinos o indios con lo cual no nos tendríamos que disfrazar. El español sienta la cabeza. Se convierte en algo diferente cada vez que cambia el primer dígito en el espacio reservado a la edad en los impresos oficiales. Esa diferente manera de comportarse en función de los años conlleva una regresión en la psique que acaba transformando al individuo. Uno es lo que hace, no lo olvidemos. Por eso, a mis 62 tacos, sigo subiéndome al escenario para hacer rock and roll, quiero seguir siendo el mejor que fui. Sé que a muchos les resultará patético, allá ellos en sus mesas camillas cascando nueces. A mí me funciona. Me mantiene vivo, y más joven que algunos a los que doblo en edad, pero no por tocar en un grupo, sino por hacer lo me da la gana. Cuando lo cuento, intentando explicar que otra realidad es posible, muchos lo interpretan como un acto de insoportable arrogancia. No tiene nada que ver con eso, me produce una inmensa tristeza ver como el personal renuncia a lo que verdaderamente es, a su esencia, a aquello que siempre le ha gustado, sea pintar, salir por ahí, tocar la guitarra o los cojones, escribir, lo que sea, a cambio de nada. Renuncia a cambio de nada. Triste. Luego no encuentra sentido a su vida, probablemente porque no lo tiene. Mata ese sentido para incorporarse a lo oficial, para abrazar lo que Buñuel llamaba “el discreto encanto de la burguesía”.

Con esto de los partidos políticos pasa lo mismo. Se anquilosan, y en esa artrosis degenerativa característica de la edad, caen en la decadencia de la estrategia, el crecimiento, lo rentable, lo conveniente, lo práctico y lo correcto. Se quedan sin margen de maniobra. Se tienen que abstener ante lo evidente por no dar alas al rival, o evitar lo que llaman “una sangría de votos”. Es el ciudadano, y no el rival político, el que acaba pagando esta estrategia de supervivencia que les define, aunque su gesto sea alabado por entendidos en la cosa política que han seguido ese mismo camino de la decrepitud.

Como decía al principio, lo del otro día de la moción de censura, que todavía colea y asusta por el nuevo discurso de Pedro Sánchez en el congreso del PSOE, tenía una parte épica que disfrutaron los que se lo pueden permitir.

Da para un western clásico. Los buenos y los malos estaban bien definidos.

Rajoy era el cobarde en esa farsa. El hijo del ranchero que contempla desde la ladera como sus matones fustigan a los de la aldea. Disfruta con el palillo entre los dientes, y media sonrisa, mientras sus pistoleros dan una paliza al chico de la peli, satisfacción que le permite ese régimen de injusticia donde el sheriff no se mete, todos dependen del rancho grande. Es el villano que produce la náusea en el espectador al tiempo que la ira de los buenos, con la venganza consecuente.

En la ficción siempre pierde en la pelea larga que viene al final. Empiezan en el bar y acaban rodando por el campo. En la realidad se va de rositas, pero es que, amigos, ya sabemos que la realidad es una mierda, por eso nos evadimos de ella. ¡Qué rico está el vino! ¡Qué buena y fresquita la cerveza!

Compramos la ficción en un autoengaño que compensa un poco la balanza. Para eso estoy yo. No voy a cambiar el mundo, pero sirvo de consuelo y me consuelo sirviendo.

Claro que esa canalla también tiene su público.

El segundo día, como desapareció el que les echa el alpiste, el que quita y pone, decidieron ausentarse por turnos. La parte del hemiciclo correspondiente a los censurados estaba vacía. No les interesa lo que puedan decir los perdedores, ellos sólo van a aplaudir al líder supremo, al carismático Mariano. Llegó el jefe y con él sus huestes al completo para apuntalar la puesta en escena que había preparado su portavoz. Soltaron a la bestia. Esa mezcla de pijo chulesco y acosador de colegio de pago que ofende sólo con el tono de voz, olvida que obviar el desprecio que sienten por aquellos que no les votan y se quejan, con razón, del latrocinio generalizado que se ha organizado en ese partido, denigra también a la institución que representa.

Es la viva imagen del Gobierno. La cara real de ese Rajoy que se vende como un moderado, mientras ríe desde el escaño las gracias de la extrema derecha que encarna su portavoz, el que él ha puesto. No pueden ser más opuestas las imágenes que pretenden dar Rajoy y su portavoz que, en buena lógica, deberían representar el mismo rol. Claro que, en ese partido, todo es falso, todo es una gran mentira. ¿Cuál es el Rajoy real?: el que se queja de la subida del IVA de “los chuches” que haría llorar a los niños, el que se presenta en el debate de candidatos con una niña ficticia exigiendo u futuro para ella, o el que nombra a un matón para que nos recuerde que las leyes en democracia son papel mojado y que sigue vigente el régimen del que proceden. Es un portavoz que representa a su partido y que, cuando se entera de que las cunetas están llenas de españoles asesinados, para el coche para bajarse a mear.

Esa escenificación del prohombre que lleva un guardaespaldas sin escrúpulos detrás, que se encarga de que la sangre no salpique al jefe, para que al llegar a casa pueda dar la cena al nieto sin cambiarse de camisa, está bien para el cine negro, pero resulta repugnante cuando se trata de obviar la hipocresía que preside las acciones de aquellos que manejan nuestro futuro. Por eso decía que Rajoy es el cobarde de la película.

Hubo un momento en el debate que no se ha destacado demasiado, en el que el presidente del Gobierno se dirigió a Pablo Iglesias, con el disfraz de Heidi, para anunciarle que él nunca le haría un escrache. Debe entender, y creo que entiende el señor Rajoy, que los pobres no tienen medios de comunicación a su servicio. Ni banqueros, ni empresarios, ni donantes altruistas, ni abogados, ni fiscales, ni jueces, ni policías. No tienen nada. Sólo pueden manifestar su indignación haciéndose presentes, pacíficamente, por supuesto, arriesgan años de cárcel. El señor Rajoy, con esa promesa de ejercer el juego limpio, solo dice una verdad a medias. Es cierto que él, personalmente, no va estar presente en el escrache, pero eso no significa que el señor Iglesias pueda estar tranquilo, dormir al margen del juego sucio. El señor Rajoy no hace escraches, tiene quien se los haga, y de los chungos, de los que merecerían castigos ejemplares. Periodistas a los que compran, policías que, como en el fascismo, se encargan de putear desde las sombras. Asociaciones que se hacen llamar sindicatos, o represores desde el sentimiento religioso que extorsionan a ciudadanos con la colaboración de una justicia que, a veces, no es ciega. Allí tienen puestos vigías leales.

Todo lo sucio, se lo hacen otros. En el colmo de la crueldad, en estos escraches de Estado, son las víctimas las que, además, pagan su propio suplicio. Cómo se tiene que reír con Rafael Hernando, al terminar la jornada, de esos perroflautas bolivarianos que todavía pretenden cambiar el mundo y pretenden competir desde la honradez.

En la moción de censura muchos disfrutamos con la épica del David perdedor que sólo pretendía, usando las formas que sus señorías exigen al decoro del espacio que les contempla, pero que no se aplican a sí mismos, hacer uso del espacio que le permite la ley y señalarles con el dedo para gritarles una gran verdad que ni siquiera negaron: “Ladrones”. Y se la comieron. Y se la tragaron delante de todos los españoles. También de los suyos. Ya lo creo que tragaron. Eso es todo, la cosa no da para más.

Su única respuesta fue sacar a ese perro de presa que lleva siempre de la correa para que dejara claro que las denuncias les resbalan. Tienen callo.

De las cenizas de la sede de Ferraz resurge un Pedro Sánchez efusivo que promete llevar al PSOE a un lugar que tenga que ver con sus siglas. Su única acción, por el momento, ha consistido en abstenerse de ratificar lo evidente, en un acto de vil estrategia que deja fuera a los ciudadanos. Toca ver si se dejará, como denunció en la televisión tras ser defenestrado, llevar por los que mandan, por la senda de la política correcta, o viene a intentar poner las cosas en su sitio. Falta hace.

Ya ha conocido la sensación de tener a la opinión mediática en contra, a toda. Ha elegido quienes son los suyos dentro del partido, le queda por decidir quienes lo son fuera.

La causa merece la pena. No le van a faltar apoyos.

Está claro quiénes son los malos. Van a degüello.

Lo tiene a huevo.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • borjiniano borjiniano 22/06/17 23:49

    Doctor menudo diagnóstico hace de la enfermedad "pepearia" y una españa con minúsculas y acojonada. Creen que vale todo, pero me da que cada vez se lo van a poner más complicado. Si cae Cifuentes (no imposible) se desmoronará el chollo. ahora hace falta otra votación como la de TVE, en la mísma línea, para jueces y fiscales. Entonces nos encontraríamos con una tele pública creíble y una justicia idem.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Catalpa Catalpa 22/06/17 19:48

    Enhorabuena por tu artículo lleno de un juicio de sentido común ante la forma de actuar del PP con su jefe y sus bases: la Jerarquïa y los que aceptan su religión de tolerar a los ladrones y corruptos sin denunciarlos vía Conferencia Episcopal.  Seguimos como antes: dirigentes con apariencia de corderos = sepulcros blanqueados = chaqueta, corbata.... y por dentro sucios, putrefactos, corruptos, lobos que le resbala lo ético, cívicos y justo.  Esa gente que dice: CUANTO PEOR LE VAYA A ESPAÑA ...MEJOR PARA NOSOTROS O esa que dice: CUANTO MÅS PESTE  O CRISIS PADEZCA EL PUEBO..... MÁS VOCACIONES PARA LA CAUSA. 
    DESPERTEMOS!  Partidos que representáis al PUEBLO TRABAJADOR .... UNÍOS DE UNA VEZ   Y QUITARNOS A  ESA GENTE DE ENCIMA PORQUE NO SOPORTAMOS POR MÁS TIEMPO EL OLOR A CORRUPTOS QUE DESPIDEN.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Argaru Argaru 22/06/17 04:12

    Este es un artículo para enmarcar. Está escrito con la vìscera más importante: el corazón. No tuve la oportunidad de ver la moción por estar en el extranjero, pero este artículo retrata a la perfección el sentimiento y el clamor de la gente honrada. Nunca había percibido, con tanta claridad y nitidez, la clase de gentuza que nos gobierna. Es como aquella película de ciencia-ficción, cuyo protagonista llevaba unas gafas especiales, que le permitían ver la VERDADERA naturaleza REPTILIANA de los GOBERNANTES ALIENÌGENAS. ¿Es a mi sólo que, el señor Rafael Hernando le recuerda a una "mamba negra"? Ya sólo nos queda esperar que el PSOE de Sánchez sea lo que esa mayoría de militantes quieren y EXIJEN que sea. La gente honrada no soportaría que se ampliara el "círculo" de MALOS que les rodean.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Argaru Argaru 22/06/17 03:34

    Este es un artículo para enmarcar. Está escrito con la vìscera más importante: el corazón. No tuve la oportunidad de ver la moción por estar en el extranjero, pero este magnífico artículo retrata a la perfección el sentimiento y el clamor de la gente honrada. Nunca había percibido con tanta claridad y nitidez, la clase de gentuza que nos gobierna. Es como aquella película de ciencia-ficción, cuyo protagonista llevaba unas gafas especiales, que le permitían ver la verdadera naturaleza

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Esdaquit Esdaquit 22/06/17 01:23

    "Esa mezcla de pijo chulesco y acosador de colegio de pago que ofende sólo con el tono de voz". definición casi perfecta del repugnante personaje que representa la portavocía del PP, amigo Wyo. En efecto, ese pijo chulesco ofende con su voz, pero se siente arropado y seguro de que todas sus ofensas gozan de la más absoluta impunidad, por mucho que TVE critique alguna vez sus palabras.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/06/17 22:47

    «¿Dónde vas con la calor?» pregunta Wyoming. Pues ojito dónde vais, esto le pasó a un chaval de Pamplona en los EE.UU (¡no en la Venezuela de Maduro!): «Sospechoso», por F.L. Chivite:

    http://www.noticiasdenavarra.com/2017/06/21/opinion/columnistas/el-farolito/sospechoso

    ¡Posverdad!, ¡neoliberalismo!: ¿fascismo? Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    6

    • Arkanoid Arkanoid 22/06/17 02:01

      Bestial

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • Damas Damas 21/06/17 23:00

      paco arbillaga, ¡alucinante!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Morri Morri 21/06/17 20:39

    Valió la pena la moción de censura a este gobierno aunque solo fuese por la irrupción de Irene Montero con su discurso claro, rotundo, fresco y demoledor. Fue como un soplo de aire fresco en medio de calor  que nos hace aún más difícil soportar a este grupo de indecentes que dicen gobernarnos. Creo que al portavoz del gobierno le dará vergüenza verse en tv aunque actúa para sus radicales y lo borda. Con esta gente hay que ser rotundos pues aunque parece que no les afecte saben que es verdad y a casi nadie le gusta que nos digan las verdades .

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    14

  • Paviqui Paviqui 21/06/17 20:25

    Pero todavía  alguien se creerá que el Psoe es de izquierdas. Seguro que mucha gente vuelve a creer en ellos, hasta que la lien otra vez.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    13

  • luiselotro luiselotro 21/06/17 20:19

    Chapó, como siempre.
    La última frase no la has terminado, Wayo. Aposta, seguro.
    ¡Qué chiquillo!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Ciro2 Ciro2 21/06/17 17:45

    Ay, la vejez no depende de la edad sino de la actitud. A mucha gente le falta actitud para vivir intensamente y le sobra pasividad para reaccionar. Y en esa mansedumbre los forajidos viven apaciblemente, por más que les roben y les acosen. Cinismo y corrupción van de la mano en el PP y no parece que este pueblo manso se revuelva, no en la medida que requiere. Todo llegará pero la vida es corta y la necesidad de cambiar mucha.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    26

    • Damas Damas 21/06/17 17:58

      Pues si, Ciro2.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      8



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre