X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Democracia pixelada

Es necesario insistir, #Hablamos?

Publicada 20/10/2017 a las 09:50 Actualizada 20/10/2017 a las 09:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Puigdemont respondió apurando el plazo que no había declarado la DUI pero que el Parlament "podrá votarla si el Gobierno persiste en la represión y en impedir el diálogo". Insiste en ofrecer diálogo, eso debemos reconocérselo incluso quienes no le tenemos simpatía ni defendemos el proyecto independentista.

En respuesta, Rajoy anuncia que activará el 155 con apoyo del PSOE, suspendiendo la autonomía de Cataluña. No les llega la petición reiterada de negociación. Parece que al gobierno solo le valdría que un independentismo arrodillado le entregue maniatado el cadáver político de Puigdemont. Cosa que, obviamente, no ocurrirá porque para gran parte de la sociedad catalana, independentista o no, implicaría una rendición ante la imposición por la fuerza y sin diálogo. Con este acuerdo, saben que prácticamente se está empujando al Parlament a realizar una DUI apresurada, antes o después de unas elecciones anticipadas llenas de incertidumbre ―permitan que me ría de quienes afirman adivinar con certeza sus resultados―.

Para el escenario que se construye, esbozo tres valoraciones:

1) Me reafirmo en que al PP este conflicto le viene como agua de mayo. Lo alimenta porque le fortalece y seguirá dosificando el queroseno para asegurar una combustión duradera.

2) A quien podría chamuscar esta hoguera en su pelea intestina es a Pedro Sánchez porque da oxígeno a la "vieja guardia” de las puertas giratorias, al PSOE más neoliberal, que afianzó sus tramas de poder en pleno conflicto vasco y se mueve cómodamente como cara roja del centralismo español. Tampoco es que Pedro les suponga un gran desafío político (ya ha pactado con Rajoy la intervención de Cataluña), pero desde luego tienen opciones mejores para garantizarse el timón del aparato a largo plazo y podrían querer cobrarse esa pieza a modo de vendetta. Me aseguran sin embargo que Pedro tiene el aparato controlado y que ese ligero ‘socarrat’ le compensa por los grandes beneficios que le supone lo que explico en el punto siguiente.

3) A quien sin duda amenaza con abrasar este fuego es al universo “del cambio”, Podemos, el nuevo municipalismo y sus confluencias, cuya posición a favor de un referéndum pactado (me da que la Constituyente ya se la han pisado aunque sea con un fake) irá tiñéndose de ingenuidad pese a ser compartida por amplios sectores del electorado español y por una contundente mayoría de la sociedad catalana, amén de importantes instituciones europeas e internacionales. El setentayochismo envuelto hoy en banderas no quiere referéndums ni pactados. Ni el catalán ni el español lo quieren porque desnuda las debilidades de ambos lados: unos no consentirán jamás que la unidad de España se vote y los otros, salvo que Rajoy siga ayudándoles a base de represión, no lo ganarían.

La única opción que veo (si queda alguna) para evitar disolver todo conflicto en este monotema durante la siguiente década, como ocurriera en los noventa con el conflicto vasco, es mantenernos firmes, unidos y visibles los mal-llamados "equidistantes" que no desfilamos en ninguno de los principales bandos. La verdadera mayoría silenciosa, que observamos la escalada con impotencia, las que gritamos #Hablemos el pasado sábado 7 en todas las capitales, los que exigimos una defensa política y sensata (no jurídica y sorda) del Estado de Derecho.

Nos hirvió la sangre viendo la brutalidad policial el día 1 (que se repetirá multiplicada con el 155), y nos indignó también la posibilidad real de una DUI no deseada por la mayoría de catalanes y catalanas. Si no ocupamos con contundencia y desde abajo el espacio público, lo hará cada vez más el neofascismo queviene saliendo del desván. Hay cosas que si no las arregla la sociedad civil en la calle no las arregla nadie. Los políticos son esclavos de su nicho electoral y su relato, asumamos nuestra responsabilidad.

Si nos acobardamos ante la exigencia de lealtad de ambos nacionalismos, si nos callamos por miedo a perecer en el fuego cruzado, regalamos todo el campo a los pirómanos y renunciamos a la idea de que otra España es posible, una que no sea una cárcel de pueblos, que se enorgullezca de reconocer su carácter plurinacional y no tenga miedo a las urnas. Que use la seducción de un proyecto democrático y solidario como pegamento en lugar de la represión o la comisión. Que no equivoque el origen de su sufrimiento. Nuestro problema son mafias que a ambos lados del Ebro se envuelven en banderas para disputarse el derecho a especular con el bienestar de sus poblaciones en los mercados globales. No  son ideales de Soberanía y Democracia lo que les mueve, es mentira que respeten la Ley o la voluntad popular quienes destrozan a martillazos las pruebas judiciales. Sólo se están disputando su cuota de poder, su mordida, su trespercent.

La mejor manera de evitar caer en su juego es visibilizar esa España real que es mejor que la oficial, responder a los nacionalismos con plurinacionalidad, con internacionalismo, con solidaridad, con sensatez. Y pronto. Ellos no han sido capaces, es nuestro turno: #Hablemos.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • ja7132 ja7132 20/10/17 13:07

    De acuerdo con sus palabras. Así ocurrió en el País Vasco y así será ahora. Este problema, creado por quienes están disputándose el Estado, solo la sociedad podrá resolverlo. Y cualquier intervención por parte de nuestros políticos “profesionales” no hará sino agravar las resultados. Pero ¿y después? ¿Dejamos las riendas en manos de los mismos que crearon el problema para que “traduzcan” e “instrumentalicen” la respuesta social? ¿No resulta evidente que lo sustancial es darse cuenta de que la Sociedad carece de poder frente al Estado?
    Si poder es la capacidad de obligar a otro a hacer lo que no quiere, ¿qué representan dos millones de firmas para un politico? ¿Qué son dos millones de votos “a palos”? ¿Qué unas cuantas manifestaciones domesticadas? ¿Qué unas reprobaciones? Convenientes válvulas de escape, y me malicio, motivo de carcajeo.
    Y en la España actual, el poder está exclusivamente en manos de Estado. La sociedad podrá tener voz pero no poder.
    La cuestión no es novedosa, ni nos atañe exclusivamente a nosotros. Hace mucho que se reflexionó sobre ella... ¡y se resolvió! Concierne a la “separación de poderes”. Esencialmente, al principio por el cual una comunidad se define como democrática si existe una separación absoluta entre el Legislativo, que representa a la Sociedad, y el Ejecutivo que constituye el Estado. Una sociedad representada, en términos de igualdad politica de todos los ciudadanos, capaz de enfrentarse efectivamente a las veleidades del poder ejectutivo, puede impedir no solo la corrupción, sino las disputas de poder de señoritos feudales que ahora nos preocupan y ocupan y, probablemente, nos posocupen.
    Pero aquí, en cambio..., aquí no. Aquí ambos poderes están confundidos y en las mismas manos. Rajoy, jefe del Ejecutivo, tiene escaño en la Cámara de los Diputados y, como nos recordó el otro día, él “hace las leyes” además de gobernar. ¿Dónde se sienta la soberanía de la Sociedad?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • rafalopon rafalopon 20/10/17 12:32

    Chapeau

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • andresb andresb 20/10/17 12:31

    tenemos un debate permanenteen las dos partes, "que quieren la mayoria de los catalanes" y y ello lo manipulamos en uno u otro sentido, quizas para hacer un dialogo que sirva de algo seria bueno el saber que quiere esa mayoria y cual es la minoria, partir de un referendum pactado, y podria ser solo consultivo, seguro que nos ayudaria a saber donde estamos, aunque posiblemente hasta para eso seria tarde. no es facil el dialogo cuando desde el Jefe del Estado se entoma el "a por ellos"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre