X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡Insostenible!

Reutilizar envases (y no reciclar) es lo más ecológico

Pepe Galindo Publicada 26/02/2018 a las 06:00 Actualizada 25/02/2018 a las 20:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Cuando se habla de ecología, suele pensarse en reciclar y en el cambio climático, pero suele olvidarse lo más importante. Hoy queremos aclarar que reciclar NO es tan ecológico. Es como si alguien dijera que es ecológico tirar una botella a la basura porque es mejor que tirarla al mar o quemarla. Hacer algo mejor que otra cosa no lo convierte en ecológico. Además, aunque reciclar ahorra CO2, está lejos de estar entre las acciones más ecológicas.

¿Reciclar es lo más ecológico?

Cuando reciclamos, primero ya hemos consumido unos recursos para fabricar algo, y segundo, hemos demostrado que somos incapaces de reutilizarlo. Por lo tanto, solo nos queda reciclar para evitar que ese material se pierda (algo básico en economía circular).

Sobre los productos que llegan a los puntos limpios ya hemos hablado en otro artículo en nuestro blog. En él dábamos recomendaciones interesantes, así como una breve explicación sobre las diferencias entre reutilizar y reciclar.

Ante la avalancha de envases (principalmente de plástico) que invaden nuestros mares, montes, ríos, calles, etc., muchos piensan que hay que reciclar más nuestras botellas, latas de bebidas, envases de yogur, botes de detergentes, tetrabriks... Veamos por qué reciclar no es lo más ecológico y una propuesta para evitar este problema.

Lo más ecológico es reducir y reutilizar

Lo primero que hace cualquier ecologista es intentar REDUCIR al máximo el consumo de productos envasados (esa es la primera erre de la regla de las 3 erres). Algunas ideas son comprar productos sin envases (a granel) o en envases grandes.

Cuando un producto ya lo hemos consumido, ¿qué es lo más ecológico que podemos hacer con su envase? Lo más ecológico es devolver el envase al fabricante, para que lo vuelva a utilizar: a eso se le llama REUTILIZAR. Así, un mismo envase puede usarse miles de veces.

¿Cómo podemos asegurar que los envases se devuelvan al fabricante? La respuesta es el Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR) que consiste en pagar un pequeño depósito por los envases que compramos y recuperar ese dinero si los devolvemos: Si lo devuelves, no pagas. Así se hacía en España hace unos 40 años con botellas de leche, cerveza, gaseosa... hechas de vidrio retornable, el envase más ecológico (si se reutiliza).

El SDDR es fundamental para conseguir que la gente perciba la obligación de devolver el envase. Desgraciadamente, sin SDDR la gente tira los envases en cualquier lugar (véanse las islas de plástico en los océanos). Las tasas de reciclaje demuestran que el sistema actual en España de contenedores de colores (SIG) es un fracaso. Ciertamente, es mejor que nada, pero dista mucho de ser un sistema ecológico y sensato. Para colmo, muchas de las toneladas de envases de plástico que se recogen en España no llegan a reciclarse jamás, porque muchas plantas de reciclaje arden en extrañas circunstancias. Después de todo el esfuerzo, todo queda en humo y contaminación. ¿Quién puede asegurar que los envases de plástico recogidos con SDDR no arderán y serán finalmente reciclados?

En algunos países hay máquinas para el SDDR que te dan dinero por cada envase que introduzcas. Puede ser buena idea pero no olvidemos que los aparatos electrónicos contaminan mucho en su fabricación y apenas se pueden reciclar. Por otra parte, estas máquinas ahorran trabajo humano y, por supuesto, deben admitir envases retornables para reutilizarlos (no para reciclarlos).

Nuestra propuesta en dos puntos

Lo que proponemos es muy simple y se basa en dos actuaciones:
 
  1. SDDR para envases reutilizables.

  2. Las empresas pagarán una tasa por cada envase NO reutilizable que pongan en circulación.

Los envases no reutilizables pueden (y deben) tener también su SDDR, pero si la tasa que pagan las empresas es elevada, este tipo de envases tenderán a desaparecer. Esta tasa puede ser pequeña durante unos pocos años, pero debe subir progresivamente. Las empresas tendrán así tiempo para hacer que sus envases sean reutilizables.

Para otros tipos de envases, como los de caramelos o bolsas de magdalenas, podemos seguir manteniendo los contenedores amarillos, los cuales habría que recoger menos veces e incluso podrían habilitarse también para todo tipo de plásticos (como juguetes, adornos...) que irían al punto limpio, en vez de a la basura como ocurre ahora.

Las máquinas para el SDDR (si se opta por ellas) deberían estar situadas en lugares públicos, igual que los actuales contenedores de reciclaje, pues no sería justo hacer pagar a los pequeños comercios por unas máquinas que, sin duda, son caras. Además, el SDDR es independiente de estas máquinas. Son debates independientes dado que se puede aprobar un SDDR sin instalar ninguna máquina. Esto es importante, ya que algunos defensores del SDDR han sido acusados de tener más interés en el negocio de las máquinas que en reutilizar envases. Es el caso de la organización Retorna, gran defensora del SDDR, y de sus opositores de la plataforma sddr.info. En sus webs hay bastante material para ambas posturas, pero al leerlo no hay que preguntarse solo qué sistema reciclaría más, sino qué sistema reutilizaría más. La respuesta está en los dos puntos de nuestra propuesta hecha más arriba.

Es curioso que hasta la reina de Inglaterra ha prohibido envases de plástico en sus propiedades. Los nuevos envases de palacio deben ser "biodegradables o compostables", pero no incluye los envases más ecológicos, los reutilizables. Está bien reducir el plástico, pero no a costa de aumentar el consumo de otros recursos.

Resumiendo, deberíamos acostumbrarnos de nuevo a los envases de vidrio para la leche y a verlos con buenos ojos también para otros productos: detergente líquido, yogur, zumos, batidos... y comprar más a granel. El SDDR es ventajoso usado para REUTILIZAR. Lo ecológico es reciclar lo menos posible porque no sea necesario. Hay que cambiar el discurso sobre el reciclaje, porque muchos piensan que el problema está en que no se recicla, y el problema real está en que se producen muchos envases de usar y tirar (que encima no se reciclan). Puede que la cesta de la compra pese algo más con los envases retornables, pero... ¿queremos hacer algo por el planeta sin poner nada de nuestra parte?
__________________

Pepe Galindo escribe en Blogsostenible y es autor de 'Salvemos Nuestro Planeta'.


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • Acratador Acratador 26/02/18 14:06

    Podemos irnos por los cerros de Ubeda, pero efectivamente se debería volver al reutilizado como hacen en unos cuantos países desde Alemania a Asutralia. Y el coste del reciclado debería repartirse es deci no tiene sentido que yo d ba limpiar y llevar envases a los contenedores y los fabricantes utilicen más y más plástico, cartón, vidrio no retornable con tanta alegría. Me parece buena idea un impuesto o tasa sobre esos materiales a repercutir en el fabricante, este sin duda los aplicará al consumidor final y este (nosotros) iremos a productos más económicos y más ecológicos.
    Mención a parte debe ser la eliminación total de las bolsas de plástico, usar cartuchos de papel biodegradable y bolsas y cestos reutilizables. 
    Buena idea lo de poder poner los juguetes de plástico en el contenedo amarillo. 
    Y quedaría pendiente que hacer con el aceite usado de casa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • phentium phentium 26/02/18 09:27

    Dentro del amplio abanico de posibilidadaes que siempre esgrime el eco-terrorismo esta, al menos reconoce que no somos tan ecologistas.

    Lo del reciclaje siempre me ha parecido como que es el ciudadano el que hace una labor de preclasificacion que deberia hacerse en la planta de reciclado. Se eliminan puestos de trabajo que podrian hacer lo mismo en la planta y se le proporcionan mayores beneficios al/los propietario/s de la/s planta/s.

    Porque no nos engañemos: si esto del reciclaje no fuese un buen negocio para algunos que son amiguetes de vaya Ud. a saber quien, el reciclaje no existiria.

    Nos hacen prereciclar y ademas nos cobran un canon por reciclaje de basuras. Decididamente somos tontos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    5

    • Acratador Acratador 26/02/18 14:10

      Eso que usted dice es como defender que al usar las papeleras y los ceniceros genera más puestos de trabajo, es posible pero quizás deberíamos contribuir todas al mantenimiento y conservación de lo común (sea el planeta o las calles), y generar más empleo en otras áreas que están abandonadas: atención y cuidados, conservación de bosques y caminos, limpieza de costas, etc.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • phentium phentium 26/02/18 16:48

        No se si no me he explicado bien, no me ha entendido ud. o no me ha querido entender.

        Lo intento de nuevo:

        Si no utilizaramos las papeleras y/o los ceniceros ¿Cual es la alternativa?.....efectivamente: el suelo.

        Y yo no le estoy diciendo que tire la basura al suelo. Le estoy diciendo que si la basura llega a la planta de reciclaje mezclada como antaño y es en la planta donde debe hacerse el triaje no pasaria absolutamente nada. La unica diferencia seria que en la planta habrian mas puestos de trabajo.

        Lea atentamente la ultima frase de mi post. La que tiene solo tres palabras antes del punto final. Ese es el quid de la cuestion que entronca con la afirmacion inicial del arlo acerca de que no somos tan ecologicos como nos pensamos.

        Yo no digo que debamos desocuparnos del problema pero tampoco debemos dejarnos engañar con el eco-terrorismo ni por los eco-integristas que solo buscan obtener beneficios. Los ultimos quizas menos y son tan o mas victimas de esta nueva pseudoreligion.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • phentium phentium 26/02/18 09:27

    Dentro del amplio abanico de posibilidadaes que siempre esgrime el eco-terrorismo esta, al menos reconoce que no somos tan ecologistas.

    Lo del reciclaje siempre me ha parecido como que es el ciudadano el que hace una labor de preclasificacion que deberia hacerse en la planta de reciclado. Se eliminan puestos de trabajo que podrian hacer lo mismo en la planta y se le proporcionan mayores beneficios al/los propietario/s de la/s planta/s.

    Porque no nos engañemos: si esto del reciclaje no fuese un buen negocio para algunos que son amiguetes de vaya Ud. a saber quien, el reciclaje no existiria.

    Nos hacen prereciclar y ademas nos cobran un canon por reciclaje de basuras. Decididamente somos tontos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.