X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

¿Y si nos independizamos de la corrupción?

Publicada 19/11/2017 a las 06:00 Actualizada 19/11/2017 a las 11:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 38

La espectacular presencia de la corrupción en la vida política española exige algunas meditaciones tajantes sobre el pasado de nuestra sociedad y sus posibilidades de futuro. Resulta necesaria una discusión abierta sobre la historia inmediata, el funcionamiento de los partidos políticos, la concepción de lo público y el crédito de la democracia.

Empecemos por aclarar que no es la corrupción lo que nos diferencia de otros países como Francia, Alemania o Inglaterra. Corrupción hay en todas las democracias consolidadas. Si las dictaduras son un campo propicio para la cosecha del negocio oscuro, la democracia encuentra también con facilidad sus rincones para el cultivo del estiércol.

La ideología neoliberal, que debilita el crédito del Estado al mismo tiempo que lo utiliza como estrategia de fuerza para sus negocios, adelgaza la línea entre los intereses públicos y privados haciendo inseparable el capitalismo de la corrupción. La prepotencia actual de las élites económicas extrema una realidad de siempre. Nunca ha habido en ningún sitio una democracia real al margen de las tensiones corruptoras del mercado.

Lo que quizá caracteriza a España es la grosería de determinadas operaciones de corrupción debida a la impunidad de sus protagonistas. El sentimiento de impunidad ha definido el saqueo del dinero público. Se asumieron muchas barbaridades sin pensar en ningún momento que los abusos podían ser descubiertos. Pero la impunidad es más llamativa en la falta de vergüenza de muchos políticos dispuestos a seguir en sus cargos, impasibles los ademanes, una vez comprobada su mezquindad. Las responsabilidad política se desconoce. Para dimitir hace falta que la responsabilidad judicial lleve hasta las puertas de la cárcel.

España es un país en el que gobierna un partido juzgado por una corrupción generalizada, un virus que afecta a su cúpula, a sus modos de funcionamiento, a sus amigos empresarios y a sus maneras de usar las instituciones y de invertir el dinero público. Pese a los ruidosos indicios de complicidad, Mariano Rajoy no ha pensado en dimitir. Mariano Rajoy y su partido son el problema más grave de la democracia española.

Nuestra democracia sobrevive en una absoluta falta de respeto al espacio público. No existe la virtud en los escenarios de gobierno, y las instituciones se convierten en cortijos privados. Muchos de los estribillos que caracterizan nuestros debates responden  a la falta de consideración que merece la decencia pública: desde el tú robas más que yo hasta los pactos con corruptos bajo la excusa de los imperativos políticos, pasando por el descarado argumento de que los castigos o los premios electorales pueden sustituir al código penal.

Sin duda hay razones de todo tipo para esta convivencia española con la corrupción. En el saco entran muchos motivos:

1) La tradicional santificación de la hipocresía de nuestra cultura católica.

2) La impunidad con la que muchos protagonistas de la dictadura fueron considerados padres de la patria democrática, convirtiendo la honestidad en una mascarada, desde el rey a los súbditos.

3) La debilidad de un sector empresarial que vive más de explotar al Estado que de su propia capacidad de producción.

4) La falta de pudor democrático de unos partidos que han considerado la política como ámbito de financiación de sus organizaciones y como posibilidad de colocación de sus militantes.

5) El protagonismo de medios de comunicación cercanos al poder y a las élites económicas.

6) La confianza de los gobernantes en su control de la Fiscalía y de los órganos judiciales.

7) La servidumbre voluntaria que todo lo iguala en la indignación y en la falta de amor por las instituciones públicas, aceptando la consigna de que todos son iguales y esto no tiene arreglo.

8) Una ética neoliberal que ha cambiado los corazones, sustituyendo la solidaridad por la fascinación ante el dinero y los privilegios.

9) La telebasura, la consigna del éxito, los nuevos ídolos, los miedos de siempre…

Seguro que cada lector puede añadir muchas razones convincentes.

España llegó a la democracia en un buen momento para España, pero en un mal momento para la democracia. No hemos sabido consagrar la virtud pública como norma de convivencia. Y esto es grave, muy grave, hasta el punto de que no debería permitirse que otros conflictos graves, muy graves, fueran utilizados por los corruptos para seguir en su negociado de indicios e indecencias.

Ser intransigentes con la corrupción política es la bandera más preciada de cualquier sociedad, el camino para cualquier solución posible de cualquier problema. España necesita independizarse de la corrupción si quiere mantenerse unida a un futuro habitable...


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Postiguet Postiguet 27/11/17 09:21

    Y si nos idependizamos de las banderas y primero arreglamos el tener el techo y las lentejas (Las necesidades basicas).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • svara svara 22/11/17 00:21

    Alguien que se dice de centro me comento en su día que vale mas una derecha armada, que vive el aquí y el ahora, a su modo, que cualquier otro partido que predica contra los usos y abusos del neoliberalismo, por el simple hecho de que la naturaleza siempre ha permitido que el pez gordo se coma al chico. Nada de respetos. Si no quieres que te coman, come tu o prepara la defensa. Dicha persona no es cualquier fantoche fanático de derechas, mas bien es una persona muy culta y pragmática. Sin embargo es ultraconservadora de costumbres y creencias. Con ellas tubo el primer contacto en tiempos franquistas (núnca lo ha superado), dónde patria, estado y rey era la consigna abrazada por el régimen. ¿Qué será de quien nació, vivió y se desenvuelve en la miseria intelectual e incluso es explotado por el capital y afirma lo mismo que el anterior?. Estos últimos abundan mas que los primeros en este país. Gracias a estos últimos (ignorancia y analfabetismo), asistimos al espectaculo mas abominable: la corrupción política en Democracia. No solo la transigen sino que la fomentan con su voto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • avelino avelino 21/11/17 20:42

    Señor García Montero, comparto su minuciosa y acertada descomposición de las causas que generan la situación actual pero necesitamos ir más allá y debemos plantear alternativas. Sintetizando, es una crisis de sistema y la única opción posible es un cambio de sistema.
    En España, la derecha neoliberal es esclava de sentimientos imperiales, sueños de grandeza y tics autoritarios que les han impedido aprender a servirse de la razón en la gestión del espacio público. Los ciudadanos necesitan un elemento catalizador para iniciar con ilusión una nueva etapa. En Cataluña fue la idea de república y en España ésa debería ser la opción.
    Por culpa de la derecha y su incapacidad de regeneración, España ha degenerado sin que le quede ya posibilidad de rehabilitación dentro del sistema. Su relación con la Europa neoliberal ha propiciado épocas exteriormente prósperas para los poderes financieros, pero interiormente decadentes en todos los ámbitos del estado de bienestar y las libertades. La influencia de esa decadencia llega a todos los sectores de la vida incluso al espiritual y, si no se aplican esfuerzos especiales y nuevas ideas, poco vale preguntar de qué modo se puede impedir la ruina y ésta es la falta de respuesta de la ciudadanía ante tanto atropello.
    En la España del PPSOECs, la mezcla de inteligencia, necedad, belleza y vulgaridad, firmeza y humillación está de tal manera enredada y asentada en los poderes públicos que descarta cualquier posibilidad de pensamiento científico o juicio riguroso y nos obliga a aceptar como algo normal y solemne la imprecisión, el error y la injusticia. En definitiva, en todo sano pesimismo hay que recurrir a la inexorabilidad de lo sobrenatural para poder justificar las barbaridades que pasan.
    Como colofón, después de que Felipe VI haya conquistado de nuevo Cataluña y cuando se es por naturaleza insensible,”No es nada del otro mundo sentir heroicidades y pensar en kilómetros cuando se ignora la distancia de un milímetro.”
    O república o barbarie.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Jose Velasco Jose Velasco 21/11/17 18:57

    Para acabar con la corrupción hay que acabar primero con la banca que los financia y les tapa los chanchullos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • DUPAIN DUPAIN 21/11/17 12:08

    Señor Montero lo ha dicho todo y bien clarito. Son unos sinvergüenzas debemos independizarnos de la Corrupción o lo que es lo mismo Independizarnos del PP. Es algo que han institucionalizado y no podemos permitir que un partido siga gobernando bajo esas premisas. No van abandonar jamás ese modus operandi jamás. Es su modus vivendi.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • NUÑEZ NUÑEZ 20/11/17 19:38

    Muy cierto y muy acertado todo lo dicho.Yo aun digo mas nos falta educación, respeto,cultura y vergüenza para plantarle cara a este gobierno y meterlos a todos en la cárcel que es su sitio natural

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • El chipionero El chipionero 20/11/17 17:44

    Todo es porque Rajoy no tiene "dos hilitos" de vergüenza. Y porque el pueblo español, después de lo del Prestige, de la corrupción, de los discos duros, de las mentiras....., sigue votándolos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • CinicoRadical CinicoRadical 20/11/17 14:10

    Corruptos hay en todos lados ,el problema es la impunidad.."Pecas" te confiesa tu director espiritual,tu párroco amigo,puedes ir en paz y a esquilmar...de nuevo. Cuestión de fe.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • León León 20/11/17 09:52

    Muy buen artículo, inmejorable me quedo con: "los castigos o los premios electorales pueden sustituir al código penal"; espero que en las próximas elecciones nos lo pensemos muy bien antes de elegir papeleta, el futuro de la democracia está en nuestras manos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • jmateosf jmateosf 20/11/17 09:04

    Poner un límite de 8 años (por ley) en cargos públicos y de partidos, ayudaría muchísimo a evitar todo esto que usted cuenta Don Luis y a facilitar la participación verdadera de la ciudadanía en la política. Sí, lo sé, ahora mismo una utopía distópica, pero tenía que decirlo. Que un poeta nos haga pensar en estos tiempos significa que no todo está perdido ¡Gracias!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Qué tienen en común el PP, Ciudadanos y la CUP?

    Esta campaña tiene exceso de relato y déficit de concreciones sobre cómo salir de esta, por lo que no queda más remedio que acudir a los programas electorales y ver qué propone cada candidatura para gestionar la siguiente fase.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Explico algunas cosas

    Como no soy creyente ni me afectan las ideas religiosas, he encontrado en la poesía mi lugar de lo sagrado, el lugar en el que no puedo mentirme, un espacio de la verdad, del respeto a uno mismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Hay una carta para ti del cardenal Cañizares

    Con motivo del aniversario de la Carta Magna, Antonio, el cardenal más dicharachero de la Conferencia episcopal, ha escrito unas líneas sobre "la dignidad inviolable de todo ser humano" que no tienen desperdicio. ¡Que corra el orujo!
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre