X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Las abarcas desiertas

Publicada 07/01/2018 a las 06:00 Actualizada 06/01/2018 a las 20:44    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 50

La pasada noche de Reyes cruzó por la tecnología cotidiana un poema de Miguel Hernández titulado "Las abarcas desiertas". Fue un hermoso homenaje para cerrar un año en el que se ha cumplido el 75 aniversario de su muerte, en una prisión despiadada del franquismo, en 1942. El poema se había publicado en la revista Ayuda, en enero de 1937, para recordar desde su propia experiencia las injusticias sufridas, una conciencia que explicaba la firmeza con la que el pueblo español, más humillado que bello durante años, estaba defendiendo la República y enfrentándose al fascismo de Hitler, Mussolini y los militares golpistas.

Miguel Hernández contaba en sencillas cuartetas heptasílabas las decepciones a las que siempre estuvieron condenados sus sueños infantiles y adolescentes. Todos los años preparaba sus abarcas en espera de los Reyes: "Por el cinco de enero, / cada enero ponía / mi calzado cabrero / a la ventana fría". La realidad golpeaba con sus hostilidades, cabrera y fría, pero la ventana, esa frontera cotidiana entre lo privado y lo público, siempre estaba dispuesta a cultivar una ilusión. Después un mundo inmóvil dentro del tiempo fugitivo condenaba al desencanto, a los finales del dolor repetido: "Y, hacia el seis, mis miradas / hallaban en sus puertas / mis abarcas heladas, / mis abarcas desiertas". El orgullo republicano y la lucha revolucionaria contra el fascismo habían legitimado por fin una esperanza de emancipación y un deseo de cambiar la caridad por la justicia al recoger juguetes para los niños pobres.

Me ha conmovido la presencia en las redes de este poema sencillo de Miguel Hernández. La ciudadanía del siglo XXI, como los seres humanos de todos los tiempos, tiene suficientes motivos para avergonzarse de sí misma. Somos un rebaño de cabras sin pudor, dispuestos a gritar, babear y dar rienda suelta a los instintos bajos. Las redes sociales y la tecnología cotidiana, con su facilidad de romper la frontera entre lo privado y lo público, muestran del modo más agresivo nuestra barbarie. Ya vemos en público lo que antes era un cotilleo en el estiércol particular. Que se recuerden al mismo tiempo, en las pantallas de los móviles, los versos de Miguel Hernández, llegados de un mundo sin consumo y sin telebasura, me da una excusa para pensar que la dignidad humana busca también su hueco en el futuro. No siento que este poema forme parte de la ritual hipocresía navideña.

El espectáculo mediático al que ha dado lugar el descubrimiento del cadáver de una pobre muchacha marca la temperatura ética del final de 2017 y el principio de 2018. La morbosidad ocupa las horas hasta unos niveles de asquerosa degradación. ¿Han visto ustedes ya los dientes del asesino y el pozo en el que se ocultó el cadáver? ¿Han visto a los reporteros correr detrás de la familia, la mujer, la madre, el padre del asesino para exigirles que escupan sobre sus fechorías? ¿Y la honrada vecindad? La han visto amontonarse a las puertas del juzgado para insultar al culpable, con la misma lujuria que hace unos meses consumían tertulias televisivas en las que se hablaba de las costumbres de la víctima o de la separación de sus padres? Entre otros muchos aportes, la tecnología nos ha facilitado la evidencia, por si alguien no había caído en la cuenta, de que somos repugnantes. Los medios se portan como se portan, los políticos se portan como se portan, porque saben las banderas y los crímenes que queremos consumir.

Pero de pronto se cruza por el espectáculo el poema de alguien que ponía sus zapatos en la ventana cada cinco de enero en espera no de mercancías o caridades, sino de justicia. Sabía también que la gente es un producto que se fabrica, igual que cualquier juguete, aunque sea para que aprenda a sufrir con resignación el dolor, la desigualdad, el frío, el hambre, la soledad. Por eso Miguel Hernández no se conformaba con criticar a la gente miserable, sino que señalaba a los responsables del circo: "Toda gente de trono, / toda gente de botas / se rio con encono / de mis abarcas rotas".

En la situación actual, quizá la mejor lección del poema de Miguel Hernández resida en la persistencia de "cada enero". Hay motivos para la desesperanza, hay motivos también para preguntarnos dónde está la izquierda en los debates sangrantes del mundo y de la sociedad española, una pregunta pertinente porque para dar respuestas sociales no basta con las esperanzas ciegas de cada individuo.

No podemos caer en la renuncia: Cataluña, los contratos precarios, las pensiones debilitadas, el asalto de las compañías energéticas y  las multinacionales a los bolsillos más humildes a través del Estado, la liquidación de los servicios públicos, la corrupción, el envejecimiento de la Constitución, el uso partidista de las instituciones, la violencia machista convertida también en espectáculo mediático, el nuevo analfabetismo galopante… Prometo hacerme una pregunta a mí mismo cada cinco de enero al escribir la carta o al poner los zapatos de profesor y poeta en la ventana: ¿dónde coño está la izquierda?


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • ferrermr ferrermr 09/01/18 09:37

    "No podemos caer en la renuncia: Cataluña, los contratos precarios, las pensiones debilitadas, el asalto de las compañías energéticas y las multinacionales a los bolsillos más humildes a través del Estado, la liquidación de los servicios públicos, la corrupción, el envejecimiento de la Constitución, el uso partidista de las instituciones, la violencia machista convertida también en espectáculo mediático, el nuevo analfabetismo galopante… Prometo hacerme una pregunta a mí mismo cada cinco de enero al escribir la carta o al poner los zapatos de profesor y poeta en la ventana: ¿dónde coño está la izquierda?". CUANDO HABLAN LOS POETAS LAS VERDADES SON DICHAS.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • JFRM JFRM 08/01/18 16:57

    !Está claro!

    Tristemente la mayoría somos de izquierdas cuando no se tiene nada (o muy poco), y pensamos que el reparto posterior vamos a recibir algo más.

    Cuando ya tenemos algo, ( aunque sea poco), nos hacemos de centro, y si tenemos un poquito más de derechas, no vaya a ser que en el reparto nos quiten lo nuestro, para dárselo a los vagos de izquierdas.

    !moraleja!

    Igual en España ya no hay tantas necesidades y por eso cada día somos más de derechas.

    Verdaderamente hemos perdido la cordura, o realmente somos así de egoístas.???

    Me temo que es así como somos de verdad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    14

    • vaaserqueno vaaserqueno 08/01/18 23:48

      No creo que sea exactamente así, hay mucha gente que no tiene nada y es de derechas, yo vivo bastante bien y sigo siendo comunista, hasta conozco profesionales muy bien situados y empresarios que son de izquierdas y llevan a la práctica sus ideas con sus empleados. El problema es que no tenemos quien nos represente, las izquierdas tradicionalmente se pasan la vida a la greña en vez de unirse olvidando las diferencias para buscar un fin común y al final han terminado diluyéndose en la nada cada una impregnada de su razón, pero inservibles.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7

  • vaaserqueno vaaserqueno 08/01/18 10:46

    Las izquierdas, porque izquierda nunca ha habido, murieron de soberbia hace tiempo. Eran conscientes de que se estaban ahogando, pero antes morir que hacer una cadena para salir juntas. Y así estamos, huérfanitos de padre y madre buscando quien nos quiera.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • avelino avelino 08/01/18 09:58

    Gracias señor García Montero, la poesía es un arma cargada de futuro cuando se pone al servicio de la justicia, la igualdad y la fraternidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • canor canor 08/01/18 09:56

    Muchas gracias Luis. La izquierda, como en casi toda Europa, intentando sacar provecho particular para los dirigentes que padecemos. Asqueroso no, lo siguiente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • svara svara 08/01/18 00:59

    Estos comentarios verdaderamente conmueven. Es muy difícil comunicar con tanta claridad como lo hace Luis, la deriva social y cultural que tenemos ante nuestras narices, entre tanta desinformación y secuestro de la voluntad colectiva por quienes viven, cual garrapata adherida a la piel, del común de los mortales. Hallaremos la respuesta, espero, si luchamos contra ese enemigo de lo humano desde las aulas, desde la educación en valores en el seno familiar: No vale todo para vivir bien en este mundo si se realiza a costa de que otros mueran o malvivan.  La justicia social no debe ser solo una ilusión. Hay que colaborar y adquirir el compromiso entre quienes pueden implantarla hasta llegar al último ciudadano. Gracias Luis por recordarnos y alentar en la lucha por una sociedad mas humana, mas justa. Salud y República.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    16

  • nietanigal nietanigal 07/01/18 20:08

    El poema de MH es conmovedor y el artículo de LGM muy pesimista. Es que vaya tiempos nos han tocado. Os habéis fijado en las palabras nuevas: fobia a los pobres!! forma despectiva de la bondad!!, postureo..Son todo conceptos malos que están de moda, la izquierda? Qué es eso?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    15

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 07/01/18 19:13

    ........."-Por el cinco de Enero ponia mi calzado cabrero a la ventana fria / Y encontraban , los dias que derrriban las puertas, mis abarcas vacias / , mis abarcas desiertas / nunca tuve zapatos, ni trajes ni palabras / siempre tuve regatos, / siempre penas y cabras / . "Solo al soñar tenemos libertad, siempre fuè asì y siempre serà -Jhon Keating ("La Sociedad de los poetas muertos") . "Por mucho que valga un hombre, nunca tendrà un valor mas alto que el de ser un hombre" ...-Miguel Hernandez - Saludos cordiales a todos ... El DIablo Cojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    9

    31

    • itnas itnas 07/01/18 19:47

      ¡Si señor Diablo, coño! Es una alegría leer cosas como las que dices por su contenido positivo. Saludos cordiales.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      7

      • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 07/01/18 21:06

        .........¡"Gracias-itnas...-Sinceramente te quedo reconocido"....Un saludo afectuoso: El DIablo Cojuelo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

  • arrossinat arrossinat 07/01/18 18:44

    Hombre, Luis, ¡qué casualidad! Precisamente acabo de hacer la misma pregunta en un comentario al artículo de Fernando Varela de que la izquierda esta "desaparecida" desde el 21D. Pero no importa, la repito ahora, uniéndome a tu voz:

    Emulando a Manolo Escobar con su “Mi Carro”, creo que me voy a poner yo a cantar: “♫ Mi izquierda me la robaron / anoche mientras dormía / … / ¿dónde estará mi izquierda? / …♫”. Pero no a ritmo de rumba, sino de MARCHA FÚNEBRE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • elrima elrima 07/01/18 18:33

    Y tu me lo preguntas? la izquierda eres tu, soy yo, somos tanta gente que no estamos de acuerdo con lo que está pasando en este país, y que desde nuestro trabajo, sea el que sea, desmontamos cada día esas noticias morbosas, esas mentiras que alguien llamó un día posverdad y que algunos han seguido como borregos, y que compartimos ese poema de Miguel Hernandez, a pesar de que algunos no lo entendieran en el brillo optimista de la Navidad. Y por eso me entristece y me anima a escribir y a contestar a tu pregunta, porque la izquierda está aqui y somos muchos y muchas, y cada Enero, tendremos una pregunta distinta que hacernos y no siempre la misma. Feliz año Luis

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    30



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre