X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

¿Qué Italia, qué Europa?

Publicada 08/03/2018 a las 06:00 Actualizada 07/03/2018 a las 20:21    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11



Esta vez no va a ser nada fácil formar Gobierno en Italia, país adicto al encaje de bolillos, siempre al borde del precipicio, espacio en el que sus dirigentes se sienten a gusto, donde son capaces de alcanzar un compromiso inesperado en el último minuto. Nada es imposible cuando lo que está en juego es el poder en cualquiera de sus formas, sea en toneladas o en gramos.

El primer paso es interpretar el mensaje de la ciudadanía. Lo explica muy bien Rachel Donadio en The Atlantic: “Dos maneras de leer el resultado de las elecciones italianas”.

Otro texto que les ayudará es este de Íñigo Domínguez en El País: “And the winner is…?”.

Una prueba de que entramos en un juego endiablado es la dimisión en diferido y en simulación de Matteo Renzi, el todavía líder del Partido Democrático (PD). Del mal porcentaje en las elecciones de 2013, solo el 25% de los votos, ha bajado a un pésimo 18,72%. Renzi anuncia que se va pero que se queda hasta que se forme Gobierno. No es responsabilidad, es catenaccio. Su objetivo es pilotar las negociaciones de su partido y evitar a toda costa que el Movimiento 5 Estrellas (M5E), su enemigo personal, llegue al Gobierno.

No todo el PD está de acuerdo con Renzi. Hay sectores que coquetean públicamente con un acuerdo con el movimiento fundado por Beppe Grillo, y el 5 Estrellas no rechaza de plano la idea. El último (mal) servicio de Renzi puede ser partir el PD.



Todo pacto requiere una larga escenificación. Hay que vender al rival las cartas que no siempre tienes. Tal vez debido a los antecedentes maniobreros, la palabra compromiso está mal vista en la cultura italiana; tiene un aire de componenda, de trapicheo. En España es sinónimo de debilidad, como en los Balcanes.

Para entender el panorama postelectoral italiano no ayudan los titulares simplistas que amueblan las informaciones de los medios de comunicación. Incluso los anglosajones caen en el juego fácil y califican a Matteo Salvini, líder de la xenófoba Liga Norte, del Trump italiano, solo porque quiere expulsar a 500.000 inmigrantes. Otros sostienen que el resultado de las elecciones representa el triunfo de los radicales, igualando neofascistas con la ciudadanía que se siente desprotegida por un sistema que les ha abandonado. Como dice Joaquín Estefanía, no importa si esto es cierto, lo que cuenta es que esa percepción está asentada en una parte importante de la ciudadanía. Son los que votan al M5E. Es voto del cabreo, del hartazgo. ¿Les suena?

La BBC, casi siempre atinada, habla de una bofetada a Europa, equiparando lo ocurrido al Brexit. Olvidamos el contexto. Nada sucede fuera del marco. Todo efecto tiene una causa.



Es la UE la que ha dado una bofetada sostenida en el tiempo a Italia, abandonándola a su suerte, igual que a Grecia, ante el problema de la inmigración masiva, sobre todo a partir de 2014. En los últimos cuatro años han entrado en Italia más de 600.000 extranjeros. No hay capacidad física ni política para gestionar esta crisis humanitaria. Miles de jóvenes extranjeros deambulan por Italia sin nada que hacer, atrapados en un limbo en el que no hay futuro ni pasado. La inmigración ha sido el asunto estrella de estas elecciones.

Pese a los acuerdos de repartirse los refugiados que escapan de guerras (Siria, Afganistán), de dictaduras como Eritrea o del hambre y la pobreza extrema, ningún país ha cumplido con sus cuotas. España, tampoco.



Todos los partidos proponen soluciones más o menos drásticas que pasan por expulsar a un número determinado de inmigrantes. Este clima de sospecha hacia el extranjero es el hábitat natural de oportunistas como Salvini y de los grupos neofascistas que han crecido como setas.

Lo que confunde a muchos observadores es la enorme transversalidad del M5S. En unos asuntos son de izquierda, como la creación de una renta básica, y en otros de derecha, la expulsión de inmigrantes. Pese a ello sería muy aventurado hablar de un eventual pacto con la Liga de Salvini. Sería suicida para el M5S, que hasta ahora se ha negado a pactar con la vieja política.

Este cuadro de Tecnè, que tuitea @RachelDonadio, desmenuza el voto por edades:
 
La base del apoyo al M5S es el rechazo a un sistema corrupto en el que las élites políticas se reparten el saqueo de un país que, aunque presume de ser la tercera economía de la UE, tiene una deuda que superará este año el 138% del PIB. Por edades, el M5S arrasa entre los votantes de 18 a 30 años (44%; el segundo es el PD con un 15%) y entre la franja de los 31 a 44 (el 40%). De 45 a 64, baja al 30% y a partir de los 65, al 19%.

M5S domina Cerdeña, el sur y empiezan a ser fuertes en el centro. Hay dos Italias, la industrial del norte que quiere menos impuestos y el resto. No podrán gobernar pese a ser el partido más votado (32,68%) y tener el mayor número de diputados, 221 de 630, y 112 de los 315 senadores.
 
La ley electoral recién estrenada, llamada Rosatellum, fue fruto de un pacto entre el PD de Renzi y Fuerza Italia de Berlusconi. El objetivo era facilitar las coaliciones e impedir el acceso al poder del M5S. Otra enseñanza de lo ocurrido es que las reformas de las leyes electorales las carga el diablo. Ninguna coalición llega al 40% de los votos que permiten un Gobierno estable.
La coalición de izquierdas, excluido el M5S –de momento–, suma 112 escaños. La culpa la tiene un PD en caída libre. Sigue la estela del desplome de los partidos socialdemócratas de Grecia, Francia y Holanda por poner tres ejemplos. En Alemania, el SPD ha preferido gobernar con Merkel y garantizarse cuotas de poder antes que enfrentarse a unas nuevas elecciones repetidas.

El PD ha pagado un alto precio por su connivencia con Berlusconi, que apoyó su Gobierno en estos años. Sufrió varias escisiones por la izquierda. La más importante fue la de Libres e Iguales, que ha logrado 14 diputados. El bloque de izquierda no suma. Solo lo haría si pacta con el M5S, algo imposible con Renzi.

La llamada coalición de derecha suma 260 diputados y 135 senadores a falta del recuento final del voto por correo. Está mejor situada para gobernar, pero tiene dos problemas inesperados: no tiene mayoría absoluta y que la Liga de Salvini ha tenido un mejor resultado que Forza Italia. Es la que manda, en apariencia. Salvini reclama su derecho a intentar ser primer ministro. Los que conocen las interioridades de la política italiana dicen que al final se conformará con algunos ministerios clave en los que puede dejar su impronta, como el de Interior.



Berlusconi ha dejado de ser el rey y puede que también pierda el papel de hacedor de reyes. Su candidato a primer ministro, Antonio Tajani, actual presidente del Europarlamento, no tiene el puesto garantizado. Ahora que empieza la negociación habrá que estar atentos a los tránsfugas, que es uno de los deportes nacionales. En la legislatura recién terminada hubo 345 tránsfugas, una media de 10 al mes. Berlusconi aduce que el mal resultado de su partido se debe a que él no se pudo presentar al estar inhabilitado por la justicia.

Los problemas de la Unión Europea no son el Brexit, los eurófobos del Este (Chequia, Hungría y Polonia) o el ascenso de la extrema derecha en casi todos los países menos en España y Portugal, el problema de la UE es que con la crisis económica y la globalización se ha quedado sin discurso. Le pasa lo mismo que a la socialdemocracia.



La UE ha cancelado sus utopías fundadoras. La prueba son los acuerdos con Turquía y un sector armado en Libia para frenar a los refugiados. Ya no es la Europa de las personas, ahora es la de los mercados. Se esfumaron de la agenda los ciudadanos y sus problemas a ras de suelo y llegaron los recortes, el dios Equilibrio Presupuestario. Se impuso la madrasta que vimos exprimir hasta el tuétano a una Grecia arruinada. Al renunciar al sueño de más y mejor Europa, el euro quedó a la intemperie en medio de la nevada. Ahora vuelven los truenos y los rayos, la cultura del miedo, el que vienen los bárbaros pese a que los bárbaros son los que están dentro minando el Estado del bienestar.

 
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 10/03/18 22:11

    En cuanto al cuerpo electoral parece que los votantes de Cinque Estrelle proceden mâs bien de la izquierda.
    En todo caso Europa debemos ayudar a Italia con la inmigración y no dejarla colgada como lo hemos hecho hasta ahora.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 10/03/18 22:06

    Buenas noches.
    Dices: ya no es la Europa de las personas, ahora es la de los mercados. Como primero oí nombrada a la unión europea en los sesenta fue como Mercado Común. Eso sî, mercado para no hacer la guerra. Mucho mâs tarde vino el programa Erasmus, programa en el que Manuel Marín tuvo mucho que ver. Este Erasmus no está mal para las personas (jóvenes).

    En cuanto al próximo gobierno italiano espero que el presidente Mattarella mueva las cosas en la sombra (restaurantes) lo mejor posible. Sueño que proponga primero a la Derecha y que esta falle, debería ser asî. Entonces luego tocaría proponer a Cinque Estrelle. Sueño que Cinque Estrelle encuentre los apoyos necesarios para un gobierno de centro izquierda. Hace como un año habías presentado a Cinque Estrelle como movimiento de centro izquierda y yo lo había rebatido por su actitud respecto a la inmigración. Ahora reconozco que me equivocaba y que tenîas razón: Cinque Estrelle tiene que ser de centro izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 08/03/18 20:19

    Hablando de utopías fundadoras: es imposible asimilar millones de refugiados al año y más imposible si son tan distintos de nosotros como los que están viniendo. Es gente muy religiosa (los europeos, de verdad, somos ateos mayoritariamente y, los que no, son cristianos), de formación generalmente baja y con una organización social muy distinta de la nuestra, empezando porque unos cuantos de ellos son polígamos, que es la única práctica sexual que no ha encontrado acomodo oficial en nuestras permisivísimas sociedades. No suelen hablar ningún idioma europeo con la posible excepción del inglés... pero el RU ya no es de la UE. Todo eso no hay utopía ni fundadora ni veterana (solo los viejos de cuando aún se bebía brandy peleón entenderán el mal chiste) que lo soporte. Es imposible y más hubiera valido decirlo así de claro desde el principio y obrar en consecuencia. Otra "invasión" aparentemente mucho más factible, que es la de los antiguos países de la órbita soviética, está resultando casi igual de difícil de digerir, de manera que más vale dejar de decir insensateces acerca de la asimilación de los africanos y asiáticos que, por millones, han decidido que aquí llueve maná en cantidades ilimitadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    1

    • Patet Patet 09/03/18 05:57

      No es posible asimilar refugiados pero curiosamente sí fue posible colonizar África entera https://es.m.wikipedia.org/wiki/Reparto_de_%C3%81frica y no solo.

      No nos menospreciemos porque el ser humano es capaz de cosas a priori inimaginables... eso sí, cuando quiere.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

  • .Sasha .Sasha 08/03/18 17:06

    Gracias a Ramón Lobo por estos únicos análisis.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Hammurabi Hammurabi 09/03/18 22:23

      Y por hacernos mirar en el espejo, Gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Birth 3 Birth 3 08/03/18 13:39

    Interesante artículo. Enhorabuena R. Lobo. Desde hace años, muchos años, los corredores de la Comisión están italianizados. Lo que acaba de pasar en Italia quiebra la correa de transmisión y justifica que haya habido disgusto y ansiedad. No olvidemos, además, que el presidente del parlamento europeo, italiano, había anunciado su aceptación a la propuesta de Berlusconi de formar parte de su gabinete como ministro. Un par de días antes de las elecciones. Casi el setenta por ciento del electorado se ha decantado por partidos por lo menos euro escepticos. !Cómo no va a estar inquieta la Comisión! Por otra parte, en mi opinión, en España hay extrema derecha bajo los toldos del PP. Las derechas conservadoras de otros paises no se identifican con el pp de Rajoy. Trump va a encontrar fácil romper moldes. Cada vez más la UE parece una plaza de mercaderes con falsas pretensiones. Y Trump está introduciendo un nuevo modo de negociar en la esfera internacional.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • hayundi hayundi 08/03/18 10:29

    El problema de los refugiados salpica a toda Europa, quien lejos de ofrecer una solución que sería apropiada para resolver muchos de sus problemas internos, también resolvería la crisis humanitaria, los políticos de la unión europea temen que si acogen a los refugiados lo pagaran en las urnas prefieren gastar el dinero en pagos a países fronterizos y refuerzos de la seguridad, craso error. Seguirán llegando.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • migra migra 09/03/18 11:37

      A lo mejor ayuda un poco dejar de atizar los avisperos o colaborar con los que atizan los avisperos, para que no haya guerras salvajes por alli. Y tambien invertir en paises de origen como Mali, Senegal o Somalia pero de verdad y de manera sostenible en lugar de invertir para esquimarles sus recursos (pesqueros u otros). Sin ir mas lejos. ...La Italia fascista de Mussolini invadió partes de Africa . Los habitantes de esa zona tienen ciertos lazos con Italia y algunos van para allá, para su (ex-) metrópoli. Los europeos hemos dejado las ex-colonias africanas ( y las demas) hechas en gran parte una piltrafa con tanto pillaje desalmado y sistemático. y que en gran medida continúa: ver Libia, Mali, Siria, Iran,Sudan, (y el del Sur), Eritrea, Somalia, Etiopía, Niger, Nigeria, Mauritania, también Guinea Ecuatorial ....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • jabd jabd 07/03/18 23:56

    Magnifico como siempre Sr. Lobo. Otra Europa es posible, o debe.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    9

    • Grobledam Grobledam 09/03/18 12:26

      "Magnífico como siempre Sr. Lobo. Otra Europa es posible, o debe".
      Copio-pego. No lo sé expresar mejor. Gracias y disculpe Jabd.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.