x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Sobre la hospitalidad

Publicada el 05/08/2018 a las 06:00 Actualizada el 14/08/2018 a las 12:55
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Para empezar a ser un yo bueno o un nosotros bueno necesitamos la ayuda de Nadie, la conciencia sentimental de ser un don Nadie. El ser humano se hace a través de una experiencia, de una educación, que puede conducirlo a la bondad o pervertir su corazones, esos que se hacen y se deshacen a lo largo de una misma vida. De ahí que convenga ponerse sobre aviso, crecer hacia fuera y hacia dentro, saber que acabaremos relacionándonos con el mundo de forma parecida a la que hemos aprendido a relacionarnos con nosotros mismos.

En mi diálogo con Antonio Machado, o con Juan de Mairena, recuerdo hoy esta palabras: "Sed modestos: yo os aconsejo la modestia; o, por mejor decir: yo os aconsejo el orgullo modesto, que es lo español y lo cristiano. Recordad el proverbio de Castilla: Nadie es más que nadie. Esto quiere decir cuánto es difícil aventajarse a todos, porque, por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre".

Machado nos permite, así como si nada, meternos en todo. Después de leerlo y citarlo se deben pronunciar con cautela palabras como ciudadanía, pasaporte, frontera, política, ley y extranjería. Con frecuencia se nota que don Antonio fue por tradición familiar discípulo de la Institución Libre de Enseñanza y de Francisco Giner de los Ríos. Juan Ramón Jiménez también recibió la herencia de Giner y de la Institución. Cuando visitó por primera vez Nueva York, admirado ante la modernidad de los rascacielos, sintió que en el espectáculo de lo alto y lo ancho era peligroso olvidarse de crecer por dentro.

En cuento uno se descuida, los pliegues íntimos de la conciencia se llenan de alambradas con púas dispuestas a sangrarnos. Y esto es un problema serio en un mundo lleno de descuideros dispuestos a robarnos lo mejor de nosotros mismos.

Cuando murió Giner de los Ríos, en febrero de 1915, Antonio Machado era un orgulloso y modesto profesor de francés en el Instituto de Baeza. Allí escribió un emocionante elogio del maestro. Definió toda su filosofía y su vocación pedagógica en dos versos: "Sed buenos y no más, sed lo que he sido / entre vosotros: alma".

Se trata de ser buenos, nada más y nada menos, en la conciencia de que nadie es más que nadie, o de que detrás de un yo bueno o un nosotros bueno está la memoria de que somos unos don nadie, porque por mucho que un ser humano concreto valga, con su pasaporte y su carta de ciudadanía, nunca tendrá valor más alto que el de ser humano.

En medio de todas las sutilezas y las complejidades sociales, vivimos en un mundo político en el que el dilema principal, nuestro ser o no ser democrático, se sitúa en la bondad. Los movimientos migratorios se producen en un escenario marcado por las desigualdades y los desamparos que ha generado otra vez la avaricia neoliberal. Hacerse rico puede ser difícil, pero sale muy barato en una realidad en la que el Estado pierde su fuerza equilibradora. La vida global nos conmueve en sus catástrofes, porque son un espectáculo terrible, pero no genera identidades y sentimientos de pertenencia que inviten a la solidaridad.

Resulta más normal que los de abajo, los desamparados por su propia gente, miren con miedo la llegada del extranjero. El desprecio al otro no sólo es una reacción frente al que desea sobrevivir en un mundo de necesidades y competencias, sino una excusa para sentir que formamos parte de una identidad, un nosotros, aunque ese nosotros tienda a maltratarnos en la vida diaria. Nada mejor que un negro para consolidar la pertenencia a un mundo blanco.

La situación social es muy difícil, vivimos una hora de descomposición que van a utilizan los descuideros para robarnos la bondad. Es un tiempo de Herodes. Algunas consignas políticas, falseando cifras y manipulando los problemas reales, son verdaderas fábricas de malas personas, almas que no se conmueven ni siquiera con la muerte, esa realidad trágica que nos hermana a todos los humanos en la conciencia de que no somos nadie.

La poesía no procura un acto de ingenuidad, sino de conciencia. Cuando uno escribe y cuenta su vida, aprende que el yo biográfico es distinto del personaje literario. El poema sólo funciona cuando es habitado por el otro; y el personaje literario, al quitar anécdotas biográficas, permite que el lector de un poema de amor no piense en la novia o el novio del poeta, sino en su propio amor, en el ser con el que siente y consiente. Escribir supone un acto de hospitalidad, que nos hace mejores porque nos obliga a descubrir lo que hay de los demás en nosotros mismos. Uno empieza utilizando una máscara, pero poco a poco, en los buenos poetas, el yo biográfico se va pareciendo al personaje literario, confundiéndose, complementándose, como llegaron a complementarse Antonio Machado y Juan de Mairena.

Contra el vendaval de la maldad, conviene buscar la bondad. Si empezamos a representarla, es muy posible que acabemos por sentirla, por asumir la bondad. Esa es la tarea de la educación y de las leyes, obligarnos a representar, a respetar valores ajenos, hasta que la costumbre los hace nuestro. Primera lección: por mucho que un ser humano valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser humano.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

52 Comentarios
  • cexar cexar 06/08/18 15:09

    Gracias maestro, cuan necesaria es la visión del poeta, y humanista, en estos tiempos donde a la bondad se le llama, despectivamente, buenismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 05/08/18 19:39

    Creo que la película Tasio significaba algo realmente bueno.
    Ahora que he tocado este tema continuo sobre la filmografía de Armendariz.
    Al descubrir Las cartas de Alou me pareció muy buena pero muy imperfecta. Cuando ganó la Concha de oro frente a la buena y perfecta Muerte entre las flores de los hnos Coen me dije: hehe!, el jurado de San Sebastián ha emitido una decisión muy casera, hehe!
    Sin embargo el tiempo pasando ahora creo que incluso su imperfección puede ser un buen aliciente para el filme Las cartas de Alou que desde luego tiene mucha mâs interés intrínseco que Muerte entre las flores. Finalmente creo que el jurado del festival de San Sebastián había visto justo. Las cartas de Alou es una gran película.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    2

    • platanito platanito 06/08/18 08:24

      Secretos del corazón fue para mí algo sublime. Más encillez y más dramatismono ha vía visto nunca juntos. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 06/08/18 21:54

        platanito, sé que la "vi" pero no me acuerdo mucho, debía estar cansado, después del trabajo me viene mejor una serie. A ver si la veo otra vez en buenas condiciones. Buenas noches!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Atea Atea 05/08/18 17:50

    La bondad, como cualquier otra cualidad aunque tenga una parte de componente genético que no lo sé, es aprendida. Aprendida de lo que vemos en aquellas personas que para nosotros son referentes, pero también adquirida por nuestras experiencias personales.
    Debería existir una ley que obligara a recorrer el mundo al menos durante un par de años. Subvencionado, igual teniendo que currar en los distintos países pero que fuese obligatorio a todos por igual. Aprendiendo otras culturas y conociendo otras formas de vivir.
    Cuánta importancia a que los niños con 3 años empiecen a leer, con 5 ya llevan deberes a casa y tocan piano, y en la universidad, como se te ocurra suspender alguna, te quitan la beca. Vamos, a producir rápido. Se promueven y respetan más las carreras de ciencias, números por doquier, que no lo critico pero no debería ir en detrimento de las humanidades, con lo que nos venden, quién quiere hoy estudiar filosofía?
    Cómo se puede enseñar la bondad en un mundo en el que lo que más se trabaja y se practica es la competitividad?
    Viajar abre la mente, las mentes abiertas desarrollan empatía, la empatía es la madre o la tía o la prima de la bondad.
    No digo que todo el que viaja muchísimo sea la bondad personificada, pero viajar es una enseñanza que, salvo excepciones, hace que el ser humano sea más humano. Yo creo que sería un método de aprendizaje bastante efectivo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    1

    11

    • itnas itnas 05/08/18 19:24

      Estando de acuerdo con su comentario, tal vez se sorprendería Ud. de lo que los números pueden mostrar. Para ser más preciso, creo que sería bueno diferenciar estudiar una licenciatura de ciencias de una carrera técnica como cualquier ingeniería; los números son en ambas un medio para entenderse con precisión, pero en ciencias con la única finalidad de comprender la naturaleza. Y cierto, sin filosofía estamos perdidos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • platanito platanito 05/08/18 18:22

      Más humano y en todo caso más relativista y comprensivo.
      Mi padre que era analfabeto me dijo: No mates ni robes ni pegues a las mujeres. Él lo había aprendido con los pastores que se crió. Luego en la escuela me enseñaron los X mandamientos. El 1o y el 2 o. nunca me dijeron nada. Lo de santificar fiestas me parece pura idlatría. 4o 5o y 7o ya me los sabía. De fornicar no me dijo nada. Él amó y sufrió con tres mujeres. He mentido siempre por necesidad y nunca he codiciado nada ajeno, más bien he gozado viendo disfrutarlo a sus dueños. Y de mis pensamientos nadie ha sido dueño más que yo. ¡Faltaría más!
      ¿Puedo decir que soy en el buen sentido de la palabra BUENO? Pués yo tengo grandes dudas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      4

      • Atea Atea 05/08/18 18:37

        Creo que quien se lo plantea, suele ser más bueno que el que afirma serlo.
        No sé quién decía “ nuestra capacidad para cuestionar las cosas es nuestra herramienta intelectual más importante”

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

      • M.T M.T 05/08/18 18:36

        Platanito, con esta confesión pública que acabas de hacer y con esos mandamientos de tu buen padre, más que bueno diría yo: un santo...¡ Mira a ver qué hornacina o qué medallón en tu honor proponemos! No sé por dónde se encontrará su santidad Inocencio para que te dé sus bendiciones. De un sector de la tropa ya las tienes.
        ¡ Anda que con esos mandamientos familiares todos santos!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        6

        • platanito platanito 05/08/18 18:45

          Jajajaja.
          ¡Me lo pusieron fácil eh!!!
          Feliz tarde a la vera del refrescante Tormes bajo el sauce llorón.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          4

          • M.T M.T 05/08/18 19:03

            El frescor se habrá quedado en tierras burgalesas. Al sauce no se le mueve ni una hoja, está más alicaído que de costumbre. No obstante este sol castellano ¿ de justicia? se sobrelleva mejor con este artículo y comentarios tan ilustrados sobre la bondad, entre todas las maldades que observamos. Sobre nosotros ya tenemos todos los mantos de la misericordia...¿no crees?
            Cuídate de los calores o sofocos.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            1

  • Orlinda Orlinda 05/08/18 16:39

    1- ¿Qué es ser bueno, Luis? Y no te diga ya ser buena y modesta que aplicado a mujeres tiene unas connotaciones peculiares que no me parece que sirvan a conseguir solidaridad y hospitalidad. Bueno y malo es una construcción cultural que se plasma en leyes civiles y morales que no necesariamente llevan a conseguir la bondad. Dices en el último párrafo: “es la tarea de la educación y de las leyes, obligarnos a representar, a respetar valores ajenos, hasta que la costumbre los hace nuestros”. No he podido aquí evitar recordar que hace unos años en Francia era delito ayudar a un “sin papeles”, era hacer algo malo a la comunidad. Con esto no quiero decir que el cumplimiento obligado de las leyes no sea un camino hacia la bondad, seguramente imprescindible mientras no alcancemos conocimiento.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    1

    7

    • Orlinda Orlinda 05/08/18 16:41

      2- Casualmente tengo hoy en mis manos un artículo del blog Atrio de Deleuze sobre Spinoza y estas consideraciones 




              “Sería fácil, sin embargo, separar ambos dominios, el de las verdades eternas de la Naturaleza y el de las leyes morales institucionales, aunque sólo se atendiese a los efectos. Cojamos la palabra a la conciencia: la ley moral es un deber, no tiene otro efecto ni finalidad que la obediencia. Tal vez esta obediencia resulte indispensable, tal vez los mandamientos resulten bien fundados. No es ésta la cuestión. La ley, moral o social, no nos aporta conocimiento alguno, no nos hace conocer nada. En el peor de los casos, impide la formación del conocimiento (la ley del tirano). EN EL MEJOR, PREPARA EL CONOCIMIENTO Y LO HACE POSIBLE (la ley de Abraham o de Cristo). Entre estos dos extremos ocupa el lugar del conocimiento en aquellos que no pueden alcanzarlo a causa de su modo de existencia (la ley de Moisés). Pero, de cualquier forma, no deja de manifestarse una diferencia de naturaleza entre el conocimiento y la moral, entre la relación mandamiento-obediencia y la relación conocido-conocimiento. La miseria de la teología y su nocividad no son, según Spinoza, solamente especulativas; se ori­ginan en la confusión práctica, inspirada por la teología, entre estos dos órdenes de naturaleza diferente. O, por lo menos, la teología considera las revelaciones de la Escritura como bases del conocimiento, incluso si este conocimiento ha de desarrollarse racionalmente o aun ser traspuesto, traducido por la razón; de donde se origina la hipótesis de un Dios moral, creador y trascendente. Se da aquí, ya lo veremos, un error que compromete la ontología entera; se trata de la historia de un largo error en el que se confunde el mandamiento con algo que hay que comprender, la obediencia con el conocimiento mismo, el Ser con un “fiat”.

      LA LEY ES SIEMPRE LA INSTANCIA TRASCENDENTE QUE DETERMINA LA OPOSICIÓN DE LOS VALORES BIEN-MAL; EL CONOCIMIENTO, EN CAMBIO, ES LA POTENCIA INMANENTE QUE DETERMINA LA DIFERENCIA CUALITATIVA ENTRE LOS MODOS DE EXISTENCIA BUENO-MALO.”

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      1

      • platanito platanito 05/08/18 17:55

        Cómo hola ud de fino doña Oriunda!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        0

        • Orlinda Orlinda 05/08/18 18:20

          Como soy “buena” doy por hecho que llamarme así se debe a una errata.
          Me gusta el poema que has traído de León Felipe, esa piedra/vida tan pequeña, que no es casi nada, pero que decide su mod de existencia. Vida grande.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          0

          • platanito platanito 05/08/18 18:29

            Hila y su apodo, en efecto. Cosas del diabólico corrector y mi fallo de no corregir antes de editar. Lo del guijarro fue cosa de Thierry y su cantar de Ibáñez. A mí me impresionó esa ventana en la Alcarria y las cosas de poca importancia de Otero. Saludos.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • platanito platanito 05/08/18 18:55

              De León Felipe y no de Blas de Otero. ¡Ay esta memoria!

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 05/08/18 15:39

    Ser "bueno" no mola, no está de moda, es más fácil ser otra cosa, a ser posible un poco malote.....

    De hecho la actualización al siglo XXI es "buenismo", suena a tonto a "que no te enteras Contreras", porqué aquí, en España, somos muy listos, pero que muy listos, de hecho llevamos casi 80 años "que nadie nos la consigue meter doblada"..............o sí ????.....

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    7

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 05/08/18 12:01

    "...Algunas de las reflexiones aqui recogidas, reflejan pensamientos que se circunscriben al mas profano territorio de la convivencia entre los hombres...estas ideas, estas reflexiones me llegaron en aquellos días, nacieron en tales madrugadas, y como arribaron a mi interior no me quedaba mas remedio, si quería ser honesto conmigo mismo, que transcribirlas...algo tendrá que ver con ese miedo terrible que en el fondo sentimos los que nos preciamos de conocer algo la verdadera cobdición humana...Digo miedo, porque se siente miedo cuando se aventura que el resultado del viaje será cuando menos desagradable.
    En una de estas percepciones escribí: 'en el peregrinaje hacia el conocimiento de uno mismo hay que superar el asco y la tristeza que se produce al avanzar' Ciertamente es así.

    Almorzando con un monje cisterciense, años mas tarde, en un restaurante de Medinaceli, surgió la conversación del verdadero viaje interior que consistía, al decir del monje, en lograr el conocimiento de uno mismo, en la localización de nuestro verdadero yo. asentí al aserto y seguramente por ello se decidió a preguntarme:

    -¿Has llegado al conocimiento profundo de ti mismo?
    ...mi respuesta consistió en un prudente tal vez, un posiblemente si, pero que no podía asegurarlo...ante lo cual con gesto sereno, preguntó:

    -¿Has sentido asco de ti mismo?
    La pregunta me sorprendió. Brutal, sin la menor duda, pero mas todavía al ser formulada sin la menor agresividad...
    Casi no respondí en alta voz; un gesto, un encogimiento de hombros, un leve movimiento de ojos, no lo se...el monje, sin esperar mi respuesta, sentenció:

    -Pues si no has sentido asco no has llegado a conocerte; así somos cuando verdaderamente nos vemos con la luz sincera de la humildad.
    Dejamos la conversación en este punto."
    ["Cosas del Camino" 'Introducción' Mario Conde. 2009]


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    6

    9

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 05/08/18 19:14

      Me extraña un libro de Mario Conde en infoLibre. El pasaje que pones lo encuentro interesante. ¿Estâ bien el libro ese?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      2

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 05/08/18 19:41

        Intento num.2

        Espero sustanciar mi respuesta sin que se volatilice.

        Extraordinario, te decía. Todos sus libros son magníficos. Tampoco es la primera vez que menciono en estos foros y otros, a Mario Conde.

        "...porque se siente miedo cuando se aventura que el resultado del viaje será cuanto menos desagradable"

        Hay una pregunta definitiva en el citado texto:

        "¿Dios y Yo es lo misno? Claro.

        Y, otro pensamiento:

        "Mi soledad no es dejar de estar con otros, sino dejar de estar con eso que llamamos conmigo mismo"

        "Conocer es eliminar ignorancia acumulada"

        En fin, te invito Thierry a conocer otra realidad, distinta a la mediática. Las personas somos algo mas que lo que vende... algunas, mucho mas.

        Un saludo,




        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        1

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 05/08/18 19:56

          "...algunas *como este caso* (me refería a M.Conde) mucho mas"

          Salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • itnas itnas 05/08/18 10:15

    Supongo que existe una tendencia a confundir 'bueno' (1., adj.) de valor positivo, acorde con las cualidades que cabe atribuirle por su naturaleza o destino, con 'bueno' (6., adj.) dicho de una persona simple, bonachona (es decir, de genio dócil, crédulo y amable) o chocante. Empatizo con (1., adj.) si bien, puede que sentimentalmente me agrade más (6., adj.). En todo caso, leer el artículo me ha hecho retomar la interrogante ¿es el ser humano bueno, o malo, por naturaleza? Me he dado cuenta de que según (1., adj.) la pregunta es irrelevante pues si, por ejemplo, tengo naturaleza despiadada con los demás, entonces soy 'bueno' al atribuírseme una cualidad conforme con mi naturaleza. En definitiva, según lo veo, las definiciones del DLE no ayudan a resolver la interrogante antes planteada.

    Creo que Rousseau pensaba correctamente ('los buenos salvajes') a la vista de lo que puede observarse en sociedades humanas primitivas de la actualidad y en los restos antropológicos del pre-Neolítico, y que Hobbes, su contrario, proponía un sistema, el absolutismo, a todas luces equívoco para la naturaleza humana actual. Lo que, efectivamente, me sitúa en la línea de D. Antonio Machado y que implica considerar, entre otras, que la corriente neoliberal que nos ha invadido es una aberración. Puede que para algunos la duración de este capitalismo salvaje sea un indicio de su éxito, pero yo lo veo como un ejemplo más del equilibrio puntuado de Eldredge y Gould, es decir, que los tiempos geológicos no pertenecen a nuestro modo habitual de considerar el tiempo.

    Naturalmente, en el aire está la pregunta sobre si hay que adjetivar la conducta humana como buena, o no buena, o si simplemente construimos dicha conducta de forma tal que lo bueno es aquello que previamente hemos acordado que sea de determinada manera, diferenciándonos así de los animales no humanos para los que no existen otras vías que las de actuar conforme a su naturaleza (donde pueden observarse actos de empatía, piedad o, en general, conductas que hasta no hace demasiado creíamos eran exclusivas del ser humano 'bueno')

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    6

    6

    • frida56 frida56 05/08/18 18:29

      Muy interesante su comentario y la respuesta de MT. Saludos veraniegos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • itnas itnas 05/08/18 19:15

        Gracias a Ud., sigo sus comentarios siempre con interés en el convencimiento de que la que los escribe tiene una circuiteria neuronal no de poco (no sé si tiene sentido este 'no de poco' o es un desliz italiano que traduzco literalmente). Saludos cordiales.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • M.T M.T 05/08/18 19:42

          Suscribo tu respuesta a Frida. Saludos cordiales a ambos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

    • M.T M.T 05/08/18 10:24

      Magistral, profe. Vamos a sustantivar:¿ lo bueno, por naturaleza, es siempre bueno?
      Un abrazo. Buen domingo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      5

      • itnas itnas 05/08/18 10:45

        Interesante pregunta profesora que puede contestarse con ¿el pie izquierdo de las salmantinas, por naturaleza, es siempre el pie izquierdo? (Observemos que no por casualidad falta el gentilicio al final de la cuestión)

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        3

        • M.T M.T 05/08/18 11:09

          Se lo preguntaremos a las salmantinas, ja ja...

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • platanito platanito 05/08/18 09:06

    Descuideros que quieren robarnos la bondad, fabricantes de malas personas, que no se conmueven ni siquiera con la muerte, esa realidad trágica que nos hermana a todos los humanos en la conciencia de que no somos nadie... o Nada... Como tú piedra pequeña, guijarro humilde...
    Invito a leer el poema "Vida" de José Hierro que empieza así:"Después de todo, todo ha sido nada"
    Y termino con un chiste de mi infancia: "no somos nadie, ayer se murió una vaca". Nunca lo entendí muy bien y supongo que un apache o un indú lo entenderían mejor.
    Esa comunión con el universo que nuestro mundo globalizado está olvidando.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    4

    8

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 05/08/18 11:16

      Buenos días, platanito!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • platanito platanito 05/08/18 18:40

        Salud estimado fragnol, gracias por el refrescante bol de Cidra y por el pequeño guijarro de Ibáñez. Ya te he leído los paseos transfronterizos por EL autopista.
        Yo habría dicho El autopistO y me habría dado mucho pisto. Es broma.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

    • itnas itnas 05/08/18 10:21

      Claro como el agua amigo 'platanito'. Me has recordado al bueno de Dersu Uzala quien a la vista de un animal decía a quien quisiera oírle 'mira a esa gente'.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      9

      • platanito platanito 05/08/18 17:50

        Me impresionó hace muchos años el extracto que vi y esta tarde, gracias a tu comentario,. la he disfrutado al completo (casi 3 horas).

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        5

  • paco arbillaga paco arbillaga 05/08/18 08:49


    A Luis García Montero, a Benjamín Prado los propondría para colaborar en la Sanidad Pública. Utilizan unas palabras y unos argumentos para describir injusticias, comportamientos, que además de poder convencerle a unx de la realidad que describen lo hacen de una manera que invita, a quienes ya estamos indignados, a una «santa» rebelión. (Lo mejor de estos calores, la cerveza.) Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    2

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 05/08/18 08:45

    "Tenia en mi mano el antiguo poema de Merlin Coccaie y me delectaba especialmente leyendo los pormas de Balde, el valiente prototipo de Pantagruel, y todavia mas con laas incomparables sutilezas y latrocinios de Cingar, ese grotesco patròn que tan felizmente dò forma a nuestro 'palurge, Tambien es vicio saber que si no se va atajando, cuando menos se cconoce es mas nocivo el estrago, y si el mucho no se abaten, en sutilezas cebado, por ccuidar de lo curioso olvida lo necesario: Sor Juana Inès de la Cruz. ...El Diablo Cojuelo....

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.