x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

"Sería una faena no poder contratar niños"

Publicada el 16/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 16/11/2018 a las 12:04
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El fundador de Glovo, el joven Òscar Pierre, acaba de decir que “sería una faena” que el Supremo obligara a la empresa a contratar a los repartidores. A los glovers, mejor dicho, porque en esta economía en la que estamos, los repartidores se convierten en glovers o riders, los rentistas de apartamentos turísticos en anfitriones, los telefonistas en agentes y cualquiera con mil amigos en Instagram en una influencer presta a ponerse cualquier cosa a cambio de que el patrocinador le regale una camiseta.

El caso es que Glovo está pendiente de la jurisprudencia del Supremo para conciliar sentencias contradictorias sobre si los repartidores de las motos y las bicis con la caja amarilla son trabajadores a sueldo de la nueva plataforma, ya presente en dos decenas de países, o son, como la empresa defiende, trabajadores autónomos.

En favor de su identidad como autónomos está que trabajan cuando quieren, sin obligación de mínimo ni máximo, que ponen el vehículo y el teléfono ellos mismos y que pasan factura mensual. En favor de su vinculación laboral con Glovo está que la mayoría trabajan solo para la plataforma, que van señalizados claramente como repartidores de la misma, y que han de usar los recursos tecnológicos de la compañía. Por supuesto, que sus trabajadores sean autónomos libera a la empresa de fuertes obligaciones: un autónomo no tiene salario fijo, ni garantías de protección por parte del contratante en caso de enfermedad, ni pagas extra, ni vacaciones pagadas. Un autónomo no tiene la fuerza de la negociación colectiva ni puede fácilmente plantar cara ante los abusos.

Glovo es sólo el último caso de los destrozos que se están produciendo ya en la protección de los trabajadores. Tras un siglo de lucha de los progresistas en todo el mundo, o al menos en Europa, la gente podía hasta hace bien poco reclamar un salario mínimo negociado por sus representantes. Sabía que la empresa debía reservar parte del margen de beneficio obtenido por la fuerza de trabajo para proteger a sus trabajadoras y trabajadores ante la adversidad. Naturalmente, los conservadores se opusieron a todos esos avances, porque erosionaban la arbitrariedad de los empresarios.

Lo curioso de la efervescencia de este nuevo liberalismo de la era de internet es que se produce con la apariencia de ser progresista. Como es mucho más glamuroso y moderno ser glover que soldador en una acería, aunque el primero cobre una décima parte del salario del segundo, el repartidor se siente integrado en un estilo de vida (el emprendedor que supuestamente hace lo que le da la gana con su bicicleta) que al menos en la estética puede aplacar sus ganas de defender mejores condiciones de trabajo. Como además los trabajadores de la nueva economía no comparten el mismo lugar de trabajo, ni comen en la misma cantina, ni se unen en sindicatos (porque son autónomos), entonces el sistema tiende a consolidarse. Los oligarcas de antes, aquellos de sombrero de copa y puro, que hicieron fortuna en la industria, hoy son chavales millonarios de menos de 30 años con zapatillas, vaqueros y camiseta, y resultan además modernos y aparentemente progresistas, que se han hecho ricos en los servicios. La lucha de sus padres y sus abuelos en las fábricas de antaño se va olvidando o es vista como una pelea ya anacrónica.

Solemos pensar que los avances sociales no pueden revertirse, pero no es verdad. Nadie dice que los altos estándares de protección de los trabajadores que los progresistas han logrado a lo largo de la historia no sean reversibles. Yo supongo que los Rockefeller de principios del siglo XX pensaban que prohibir a los niños trabajar era “una faena”. Pero para que los empresarios (o emprendedores, que suena mejor) puedan obtener beneficio a cuenta del esfuerzo de sus trabajadores han de respetar ciertas normas. Ese es el contrato social que nos habíamos dado. Más nos vale seguir defendiéndolo o no descartemos ver a niños de 12 años entregando paquetes al salir de clase.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • PEGOTE PEGOTE 16/11/18 20:59

    Es un artículo acertado que no aporta soluciones. Qué el buscarse la vida debería ser trabajo, no lo dudo; sin embargo, el problema parte de la falta de base y cultura social; es decir, de los colegios, de los padres, de las teles y de lo importante que es simplemente estar guap@.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Copito Copito 16/11/18 08:44

    Efectivamente el sistema de economía liberal que va imperando, y qué de liberal no tiene nada porque cada vez esclaviza más, es un verdadero ataque al bienestar de las personas. Así oímos a Casado decir eso de que la izquierda es una cosa antigua, que ya no se lleva. En las empresas entran consultoras para conseguir beneficios, y lo que hacen es echar a la calle a trabajadores que cobran más para contratar a nuevos por cuatro perras, nombran a un montón de cargos con sueldazos y reparten la carga del trabajo entre los curritos de manera que el trabajo de dos o tres, lo hace uno. Y de aumento de sueldo nada. Fabrican encuestas de evaluación y si a tu jefe le caes bien y le pareces eficaz, cobras un dinerillo extra, y si no, te jodes. Viva el capitalismo moderno !

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • unlector unlector 16/11/18 09:58

      suscribo todo lo que dices. Y lo peor de todo es que por un lado, la consultora se lleva su pasta calentita pues la empresa auditada consigue ciertamente mejorar sus beneficios a corto plazo. Todos contentos porque las recomendaciones han funcionado. Pero por otro lado, a largo plazo, en la empresa se empieza a notar la ausencia de empleados cualificados y con experiencia, se produce menos y peor, y por ello la empresa puede comenzar a resquebrajarse.
      La auditora se forra, igual que el alto directivo 'trepa' que la recomendó (quizá a los herederos de la firma, inexpertos ellos), pero a la empresa le quedan días contados con un producto de mala calidad y trabajadores poco cualificados, temporales y descontentos.
      El neoliberalismo se devora a sí mismo, ley de la selva y todos contra todos sin piedad.
      Es lo que se lleva hoy: yo ayer trepo, hoy me forro, mañana me largo, y pasado que apechuguen otros.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

  • Canija Canija 16/11/18 08:18

    Estoy totalmente de acuerdo con este artículo y lo peor de todo es que como tú dices parece que todo el mundo está encantado con la nueva terminología "glamurosa/engañosa"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • platanito platanito 16/11/18 06:42

    Sr. Arroyo, por los primeros 50, cuando me llegó el "uso de razón", colaboraba en la economía familiar limpiando boñigas en las cuadras, acarreando leña o forrage para los animales, repartiendo leche por el pueblo, etc... A los 12 años ya tenía el culo pelado y era un veterano. Eso no me impidió seguir mis estudios. Pero eran otros tiempos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.