x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

Legalizar la mentira en campaña electoral

Publicada el 26/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 25/11/2018 a las 17:38
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Lo explica Innerarity en su libro Comprender la democracia: vivimos en sociedades cada vez más complejas que necesitan a su vez democracias complejas, pero esa misma complejidad impide que asuntos centrales puedan ser entendidos en su profundidad por el conjunto de la ciudadanía, lo cual dificulta el desarrollo de las democracias.

A menudo miramos el dedo que señala la luna y se nos pasan por alto, cada vez con mayor frecuencia, cuestiones centrales. Una de las últimas que he detectado es la reforma de la Ley de Protección de Datos. El mismo día que se votaba en el Senado para su aprobación, saltó a los medios de comunicación uno de los aspectos más controvertidos: gracias a la nueva norma, los partidos podrán elaborar perfiles ideológicos de sus votantes con los que segmentar la información que les envían. Por ejemplo, la publicidad electoral, algo que por otro lado ya venía practicándose por algunas formaciones. La ley tiene otros aspectos polémicos como carecer de un reconocimiento expreso y amplio a la libertad de información, que puede llegar a poner en peligro a los medios que desvelan nuevos casos de corrupción, como explican Hervé Falciani y Simona Levy, de Xnet.

Me conformaré con compartir dos reflexiones, o mejor, dos temores sobre el asunto de los perfiles ideológicos que pueden elaborar los partidos. El primero es el de caracterizar políticamente a alguien según el rastro que va dejando en la red; es decir, por las páginas que visita, las noticias que lee, las que comparte, las que comenta, etc. De esta forma, un partido puede detectar aquellos asuntos en los que tus preocupaciones coinciden con sus propuestas y hacértelas llegar. Hasta ahí todo bien, pero, y ¿qué pasa con esa otra parte de su programa que no te muestra? Si un partido observa que me preocupan los temas ambientales, y considera que es uno de sus puntos fuertes, me hará llegar sus propuestas electorales sobre asuntos verdes, pero no me dirá nada de su política fiscal, o de qué piensa hacer con las pensiones o cómo va a impulsar la lucha contra la violencia de género. Sabemos que las identidades políticas ya no responden a bloques homogéneos: hay quien es ecologista, pero no se reconoce feminista; o quien aboga por el aborto libre y el reconocimiento de la diversidad sexual, pero vota a la derecha. Si esto dificultaba la identificación de las preferencias de los electores, el rastro que dejamos en la red puede ayudar a solventarlo. Pero, ¿a qué precio? Al de la media verdad, es decir, al de la mentira, o cuando menos, el engaño.

Hay una segunda derivada de todo esto, a mi juicio más preocupante, si cabe. Sabemos que las redes sociales tienen una lógica autorreferencial. Es decir, cada cual construimos nuestra comunidad con aquellas personas con las que tenemos mayor afinidad, cuyas opiniones son referentes para nosotros y a las que prestamos atención porque lo que dice resuena en nuestra cabeza, que previamente hemos amoldado para ello. Esto hace que creamos y nos movamos por burbujas de iguales, o al menos, de similares. Andrés Ortega lo explica muy bien en este artículo citando un experimento realizado por sociólogos norteamericanos.

Sin embargo, rara vez nos relacionamos –exceptuando los trolls– con quienes piensan y opinan de forma diferente a nosotros, aunque sea un poco diferente, y pocas personas o perfiles encontramos que puedan hacer de enlace entre comunidades distintas. Cuando eso ocurre, es porque una idea está desbordando y se está haciendo inmensa: pasó con el 15M. El tráfico de tweets estudiado por el BIFI de la Universidad de Zaragoza demostró que fue al conectarse distintas comunidades, –en absoluto contradictorias pero tampoco idénticas–, cuando el movimiento alcanzó su esplendor, y posiblemente si estudiáramos lo que ocurría en las redes sociales las vísperas del 8 de marzo de 2018 encontraríamos tendencias similares. Sin embargo, esto raras veces ocurre. Lo normal es que cada cual viva en su burbuja y lea, escuche y se relacione con los semejantes. Las consecuencias están claras: sociedades cada vez más fragmentadas, con posiciones progresivamente más cerradas, más seguras de sí mismas, con menos dudas y prácticamente ninguna necesidad de escuchar al diferente.

Que nadie vea aquí una acusación a las redes sociales como las culpables de construir sociedades crispadas –mantengo mi batalla personal contra las teorías de los chivos expiatorios–, pero su lógica no sólo no permite la deliberación y el debate con el distinto, sino que favorece dinámicas centrípetas que a la larga producen enconamiento y polarización. O cambiamos de alguna forma –no sé cómo– esta lógica, o estamos condenados a no entendernos. Es más, ni siquiera a intentarlo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • platanito platanito 27/11/18 08:50

    No las acuso de crispadoras pero sus dinámicas centrípetas producen enconamiento y polarización. Dejémonos de lógicas de clubs exclusivos y volvamos a las romerías campestres con gaitas y bota de vino.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • M.T M.T 27/11/18 10:33

      ¿ Dónde quedaron las romerías campestres con botas de vino, Platanito? Me vienen a la memoria.
      Saludos matutinos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • COLOJ. COLOJ. 27/11/18 02:24

    A partir de los cambios políticos realizados en España tras la muerte de dictador, la mentira se institucionalizó desde el momento mismo en que arrancó la campaña electoral de las primeras Elecciones Generales que se celebraron el miércoles 15 de Junio de 1977. No culparé yo únicamente a los electos políticos mentirosos, ni los de aquellas elecciones, ni de las sucesivas. Alguna RESPONSABILIDAD POR OMISIÓN le cabe al llamado Cuerpo Electoral, que asumió acríticamente aquellos criticables comportamientos, aceptación que se ha mantenido e incluso acentuado en TODAS las elecciones celebradas desde aquellas primeras. NUNCA los electores españoles (comportamientos individuales aparte), han castigado a los mentirosos a "papeletazos" en las sucesivas elecciones. Todo lo cual no exime a los "depredadores" tramposos de TOTAL CULPABILIDAD PENAL, merecedora de ser purgada con largos años de presidio, y expropiación del producto de sus trapacerías. Muy a última hora, tarde y con daño, aparecen algunos síntomas de rechazo, no a las mentiras, que se siguen prodigando el las campañas en curso o inminentes, sino a una corrupción que ha roto todos los límites a una tolerancia parece que congénita en esta vieja y maltratada España. No en balde nuestra literatura, a lo largo de siglos, ha tenido como protagonistas principales a todo tipo de logreros, pillos, ladrones de diversos niveles, estafadores, etc. Así como a toda una "sinfonía" de cancioneros dedicados cuasi laudatoriamente a ladrones, asalta caminos bandoleros, etc. ESAS PREMISAS, PARECEN HABER CREADO UN A. D. N. HEREDITARIO, SUBLIMINALMENTE INCORPORADO AL SER. Es de desear que en próximos Comicios hayamos asumido las duras lecciones pasadas y, PAPELETA ELECTORAL EN MANO, seamos capaces de RECTIFICAR pasados errores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • luzin luzin 26/11/18 21:53

    De hecho en este mismo foro, en Infolibre, también funcionan algunos totalitarios con el mensaje contra el discrepante. El hooliganismo político está muy instalado, se fundamenta en la falta de conocimiento y capacidad crítica ... viva el Betis manque pierda ...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • HEREJE HEREJE 26/11/18 21:02

    Cuando Trump ascendió a los cielos norteamericanos, la explicación más convincente que leí hablaba exactamente de eso, de la creación de burbujas de comunicación absolutamente estancas y sin relación con las demás. Los que votaron a Trump estaban blindados ante otras opciones y solamente recibían los inputs de la "ideología" del gran hombre a través de su imperio de dominio de las redes sociales y TV. Difícil abstraerse de los medios y opiniones que nos son más afines, sobre todo si contemplamos la tremenda polarización de las diferentes posturas. Coincido con el argumento de Paco Arbillaga que diferencia entre radicales y fanáticos y coincido también con los últimos dos párrafos del artículo que, por cierto, me ha gustado. Pensar no es malo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • gualdo gualdo 26/11/18 15:07

    Bueno, esa situación, la de ni siquiera intentarlo, ya la tenemos; fíjese en la cosa comportamiento de los partidos de derecha con el gobierno actual, y con Cataluña, y piense usted misma en su predisposición a escuchar a esa derecha que ha estado corrompiéndose, o a aquella que pide mano dura y mucha bandera para solucionar problemas. Se dice que dos no se pelean si uno no quiere, y eso mismo es aplicable al entendimiento. También quería comentar respecto a lo de los perfiles políticos: los elaborarán no los partidos, sino los algoritmos, y el verdadero peligro está en que puedan llegar a elaborar el “programa político perfecto”, es decir, que estadísticamente gane en todos los puntos en los que se pronuncie en ausencia del convencimiento de sus representantes... o sería algo democrático y positivos?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • unlector unlector 26/11/18 13:31

    la verdad es que es alarmante esta división social en las redes.
    Pero nada hay más democrático que la red. Cada cual sin distinción ni discriminación ninguna, elige qué quiere ver, leer, compartir, otorgar un +1...
    Quizá sea hora de reinventar la Democracia. Abrir espacios para más participación ciudadana con la que todos podamos (o debamos) involucrarnos más, y quizá que el gobierno pase a ser una institución meramente técnica, simple ejecutora y administradora de las decisiones que se tomen entre todos (JAJAJA)
    Digo esto por decir algo, pues en la práctica no veo que fuera nada fácil ni práctico realizarlo. Quizá fuera hasta injusto.
    Pero me temo que algo hay que inventar. Me refiero a un cambio histórico.
    Desde luego, que no pase por mandar publicidad electoral ¡diseñada a medida!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    0

    • unlector unlector 26/11/18 15:48

      conste que mi risa 'JAJAJA' era por ironizar. Dudo que quienes manejan el mundo permitan nunca semejante sistema de 'gobierno' ciudadano.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/11/18 10:56


    «Los troles de la política»:

    https://elpais.com/elpais/2018/11/25/opinion/1543166300_498334.html

    Haberlos, haylos. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/18 10:01

    Buen artículo. Y sobre el asunto de cambiar la tendencia a la burbuja, es sencillo y difícil a la vez: basta con educación. El problema es el tipo de educación que quiere cada "bando". Una orientada a la producción sin grandes alardes para el pensamiento crítico. La otra a las humanidades y pensamiento crítico pero cierta indolencia hacia el empirismo vital. Lo cierto es que estas dos visiones y cuanto conllevan han ido calando en la sociedad. Y que cada nuevo periodo postelectoral la oposición de turno ha aumentado un punto su discurso "contra". No han puesto en valor lo propio para crecer sino han denostado lo ajeno para que el otro caiga. Esa mentalidad enfermiza (que se transmite incluso al deporte) es la que hay que erradicar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/11/18 07:32


    Diría que la mentira está legalizada en y sin campaña electoral, o quizá será que los partidos están siempre en campaña electoral y por ello mienten tanto, sobre todo los partidos de derechas que, hablando en plata y resumiendo, siempre nos venden la ideología de que los ricos tienen que ganar muchísimo dinero para que no nos vaya mal a los demás. No hay más que oír las diarias declaraciones de algunxs líderes políticos para darse cuenta de que la mentira forma parte de su discurso diario.

    En cuanto al uso de las nuevas tecnologías por los partidos políticos, por el poder, por las multinacionales, para el uso de sus intereses particulares más que como servicio público es algo escandaloso; nos pueden multar por ir desnudos por la calle pero no hacen nada contra quienes a través de las redes nos desnudan por nuestra ideología, por nuestra forma de consumir, por lo que consultamos o leemos, y esa información hasta la venden a quien le puedan interesar nuestras intimidades para sacar algún beneficio de ellas.

    Con respecto a que conectemos con nuestros afines, o con quienes más se acercan a nuestra manera de concebir la sociedad, supongo que es lo lógico, y más teniendo en cuenta que la mentira cada vez se extiende más en la sociedad. Si yo quiero informarme sociopolíticamente no acudiré a los marhuendas o indas de turno ni tampoco perderé mucho tiempo escuchando a lxs portavoces del PP o C´s para oírles el monodiscurso: España va mal, queremos elecciones, nosotrxs os salvaremos.

    En fin: mientras con personas radicales se puede hablar, las personas fanáticas de cualquier índole solo quieren que se les escuche, o peor, que se les obedezca.

    Sí creo que las personas nos entendemos, y por eso mismo, porque entendemos la tan diferente ideología que tenemos, no estamos de acuerdo, y para convivir estamos obligados a ponernos de acuerdo en bastantes cosas, aunque entendamos que no pensamos lo mismo sobre ellas. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    16

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.