x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Yo puedo hacerlo y me lo tiene que permitir

Publicada el 10/01/2019 a las 06:00 Actualizada el 09/01/2019 a las 21:16
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Es la gran noche antes de los Oscar en Hollywood. La noche en la que ellas lucen vestidos casi de princesa y ellos elegantes esmoquin. La noche en la que el cine con mayúsculas se reúne para recoger premios y desde hace ya unos años, marcar también la agenda política del arranque de año. Los Globos de Oro llevan varias ediciones cantándole las 40 a los políticos que dicen mucho y no hacen nada, a los depredadores sexuales que usaron su poder para amedrentar a quien se pusiera por delante o a los que seguían discriminando a los actores por su color de piel o su origen.

Pero la gala del lunes, además de todo esto, que también lo hubo, se recordará por el emotivo discurso de Glenn Close. Una actriz que ante todo quiso hablar como mujer y llorar como hija al recordar a su madre. Entre lágrimas contó que le dolía muchas veces rememorar la confesión que le había hecho su madre cuando cumplió 80 años: le dijo que sentía que no había hecho nada importante en su vida. Sólo se había dedicado a cuidar de su marido, luego de sus hijos y ya. Era lo que se esperaba entonces de las mujeres. Y Glenn Close lo contaba con lágrimas en los ojos, ante sus compañeros de profesión puestos en pie, aplaudiéndole. Lamentaba que su madre llegara al final de su vida pensando, admitiendo, que no la había vivido como hubiese querido. Que la sociedad, la vida, las reglas sociales, la habían encajonado en un papel que nunca eligió, que nadie le preguntó si quería o no interpretar y que, lo peor, tampoco se cuestionó.

Lo más triste es que esa ha sido, es todavía, la vida de muchas mujeres. Pero me sorprendió que en la meca del cine se sintieran frustrados por la misma realidad que vivimos aquí. Siempre pensamos que nos llevan 40 años de ventaja, que nos hemos perdido infinidad de cosas por un régimen dictatorial que nos impuso o más bien impuso a nuestros padres y madres días muy grises. Nuestras madres tenían que pedir permiso a sus maridos para poder abrir una cuenta bancaria, hasta 1975 no pudieron hacerlo de forma libre, estaba mal visto que viajaran solas y por supuesto no podían divorciarse. Pero la vida de la madre de Glenn Close y de tantas mujeres de aquel lado del Atlántico tampoco era mucho más libre. Toda una generación que nunca se cuestionó si podía elegir qué hacer. Socialmente se esperaba de ellas que se casaran bien y que tuvieran muchos hijos. Ejercían el único papel que podían interpretar, el de cuidadoras. Nadie les preguntó por sus sueños y, si los tuvieron, los guardaron en un cajón. Es la vida de tantas y tantas mujeres, de tantas y tantas madres que vivieron resignadas sus vidas pero que dieron alas  a sus hijas. Decidieron que ellas sí estudiarían, sí tendrían un trabajo y sí lograrían elegir su camino, fuera el que fuera, incluso el de casarse y tener hijos. Fueron ellas las que provocaron el cambio, las que alimentaron los sueños de sus hijas animándolas a elegir su camino.

Seguro que usted se ve reflejado en esto, es la historia de tantos, también la mía. Nuestros padres no pudieron estudiar, lo prioritario era sobrevivir. Labrarse un futuro como podían tras una guerra que les dejó huérfanos y pobres. Y a base de mucho trabajo, de muchas horas de sueño perdidas, le burlaron a su destino el camino que había escrito para ellos y para los suyos. Vivieron como una obsesión que sus hijos estudiaran todo lo que no habían podido aprender ellos. Ir al colegio primero y luego a la universidad. Vernos entrar en una facultad les llenaba de orgullo. Era lo que hubiesen querido hacer y no pudieron.

Decía Glenn Close en su discurso del lunes que las mujeres tenemos que realizarnos personalmente, perseguir nuestros sueños y decirnos a nosotras mismas que “Yo puedo hacerlo. Y me lo tienen que permitir”. Pues bien, copien la frase entrecomillada, péguenla en la nevera y repítanla como un mantra durante este 2019. Yo puedo hacerlo y me lo tienen que permitir. Y que nadie venga a contarnos la historia de otra forma, ni a decirnos que no podemos. Por ellas, por nuestras madres, por las que no pudieron, no podemos permitirnos dar ni un solo paso atrás.
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 14/01/19 21:16

    "Con especial atenciòn a la apertura de claros" Tal y como expresan en 'Metereologìa": "Preocuparse es estùpido: "Es como caminar conun paraguas abierto esperando que llueva". Aprendì que las decepciones no matan, sino que enseñan, que no todo el que te sonrie, es tu amigo". Y que el dolor me hizo mas fuerte, la traiciòn mas inteligente, cada desilusiòn mas habill y cada experincia mas sabio." Perdona si no cumplo tusa expectativas: "Mi prioridad es cumplir las mias" El Mundo es muy grande y yo no me vor a apartar para dejar paso a nadie yu menos a estas alturas de mi vida", Quedaate con quien te dè varios motivos para sonreir y ninguna para sufrir". // " Mi vida ni la doy ni la regalo: "Solo la comparto con aquellaas personas que sepan apreciarlo; "En mi vida solo entran aquellos que quieraan ser parte de ella, a los demàs gracias por no haberse quedado" - ...pero hay que apreciar a aquellas personas que con elsimple hecho de estar hablando con ellas, nos alegrana el dìa."....Un Cordial y sincero saludo a todos ..El DIablo Cojuelo....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • TURACA TURACA 11/01/19 10:57

    Muchísimos hemos oído razonamientos parecidos de nuestras madres. La mía, un día hablando del pasado, contaba cómo su maestra le dijo a sus padres que la niña tenía capacidad para estudiar. Pero tenía un hermano mayor que ella y mis abuelos sólo se podían permitir costear un estudiante.
    ¿Adivináis quién tuvo estudios superiores?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Damas Damas 11/01/19 19:21

      Creo que pensando en términos generales es fácil acertar: tu tío, el hermano mayor de tu madre. No obstante, lo que podía ser la norma no escrita habitual, no me hace olvidar casos particulares distintos, en los que podían influir otras circunstancias; por ejemplo una diferencia de edad considerable entre los hijos mayores y la hija pequeña, habiendo mejorado las posibilidades económicas familiares y sociales. Hay otros.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 10/01/19 08:18

    Esta declaracion es un testimonio estremecedor porque todavía siga siendo una realidad la impotencia de tantas mujeres. Y también la frustracion de todas las que después de haber visto al fin reconocido su derecho a la igualdad en 1931 cuando se les reconocìó el derecho a votar y a ser elegidas, vieron como les quitaban la miel de los labios sin haber podido llegar a disfrutar de ella. Humildes madres como la de Glenn Close hicieron más de lo que se les permitía, rompieron en silencio los moldes en las que habían sido educadas; ellas educaron a sus hijjas para que rompieran todos los muros que ellas no pudieron romper negándose a educarlas en la servilidad que ellas rechazaban. Ellas merecen igual homenaje que las que tuvieron mejor fortuna, sin duda sus circunstancias fueron más favorables, o más decidido arrojo y lograron hacer de ellas mismas si no lo que querían mucho más de lo que les dejaban hacer. Si elpasado no fue vuestro, y el presente sigue todavía sin serlo, el inmediato presente es vuestro. Uníos Hermanos/as Proletarios/as.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Damas Damas 09/01/19 23:30

    Tengo claro que "ni un sólo paso atrás" y es que además son muchos los pasos adelante que quedan por dar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.