x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




La historia rima

18 de julio

Publicada el 18/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 17/07/2019 a las 18:31
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Desde febrero de 1936 la prensa católica y de extrema derecha incitaban a la rebelión frente al desorden que atribuían al “Gobierno tiránico del Frente Popular”, “enemigo de Dios y de la Iglesia”. La CEDA inició un proceso de acercamiento definitivo a las posiciones autoritarias, que era muy visible desde hacía ya meses en sus juventudes, en el lenguaje y saludo fascista que utilizaban y en los uniformes que vestían.

A partir de la derrota electoral de febrero de 1936, todos captaron el mensaje: había que abandonar las urnas y tomar las armas. El lenguaje integrista, el del “derecho a la rebeldía” al que había apelado ya en un libro de 1934 el canónigo magistral de Salamanca Aniceto Castro Albarrán, el de una rebelión en forma de cruzada patriótica y religiosa contra la República atea, ganó adeptos. Las Juventudes de Acción Popular engrosaban las filas de Falange, alrededor de quince mil afiliados se pasaron de una organización a otra, y Gil Robles secundaba en las Cortes la violencia verbal y antisistema de José Calvo Sotelo.

Pero toda esa ofensiva de las viejas oligarquías servidoras de la Monarquía y de las masas católicas de la CEDA no habría dado los frutos deseados, echar abajo la República y extirpar la amenaza socialista y libertaria, si no hubiera podido contar con las armas de un sector importante del Ejército.

De la organización de la conspiración se encargaron algunos militares de extrema derecha y la Unión Militar Española (UME), una organización semisecreta, antiizquierdista, que incluía a unos cuantos centenares de jefes y oficiales. El 8 de marzo de 1936, Francisco Franco, los generales Mola, Orgaz, Villegas, Fanjul, Rodríguez del Barrio, García de Herrán, Varela, González Carrasco, Ponte, Saliquet y el teniente coronel Valentín Galarza se reunieron en Madrid, en casa de José Delgado, corredor de bolsa y amigo de Gil Robles, “para acordar un alzamiento que restableciera el orden en el interior y el prestigio internacional de España”, según consta en los documentos conservados sobre “la preparación y desarrollo del Alzamiento Nacional”. Y los asistentes mostraron también su acuerdo en que el general Sanjurjo, que vivía entonces en Portugal, encabezara la sublevación.

Los generales que habían de tomar el mando de las fuerzas sublevadas sabían que una buena parte de los oficiales eran partidarios de la rebelión. Pensaban que sólo unos pocos se opondrían. Y la resistencia de los obreros organizados en los sindicatos, que la preveían fuerte en Madrid, Zaragoza, Sevilla y Barcelona, podría ser dominada “enseguida”. Ése era el plan: una sublevación, con toda la violencia necesaria, y un rápido triunfo. Las cosas no salieron así y lo que resultó de esa sublevación fue una larga guerra civil de casi tres años.

A finales de julio, la suerte del golpe militar estaba echada. Había triunfado en casi todo el norte y noroeste de España: en Galicia, León, la vieja Castilla, Oviedo, Álava, Navarra, y en las tres capitales de Aragón; en las Islas Canarias y Baleares, excepto en Menorca; y en amplias zonas de Extremadura y Andalucía, incluidas las ciudades de Cáceres, Cádiz, Sevilla, Córdoba, Granada y, desde el 29 de julio, Huelva. El triunfo obligó a regar con sangre las calles y barrios de la mayoría de esas capitales. Para cortar de raíz las resistencias, los militares sublevados tuvieron que emplearse a fondo. En primer lugar, con sus propios compañeros militares fieles a la República o que se mostraron indecisos ante la sublevación. Aquel movimiento patriótico no podía permitir ninguna oposición. Y los que lo intentaron, lo pagaron, empezando por varios oficiales y jefes pasados por las armas sin dilación ni juicio en Tetuán y Melilla.

No era, por supuesto, la primera vez que los militares intentaban "salvar a la Patria". Pero la sublevación que en la tarde de aquel 17 de julio iniciaron en Melilla fuerzas del Tercio y Regulares no iba a ser una cualquiera, un mero pronunciamiento como había sucedido tantas veces en la historia contemporánea de España. Después de cinco años de República, de posibilidades de solucionar problemas irresueltos, de tiempos de inestabilidad y movilización política y social, se necesitaba una nueva versión, violenta y definitiva, puesta en marcha ya por los fascismos en otros lugares de Europa, que cerrara la crisis y restaurara, tapándolas de verdad, todas las fracturas abiertas –o agrandadas– por la experiencia republicana.

Si de salvadores se trataba, ahí estaba el general Francisco Franco, que creía, efectivamente, que ésa era su misión, salvar una Patria de la que no deberían formar parte los liberales, los republicanos, los militantes de las organizaciones obreras o los votantes del Frente Popular. Todos ellos eran izquierdistas, rojos, enemigos despreciables, ni más ni menos que las tribus contra las que tantas veces había combatido en África. "Sembrar el terror (...) eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros", declaraba el 19 de julio el general Mola, otro salvador.

Y ahí residía una de las claves de lo que se avecinaba: aniquilar a quien no pensara igual, "echar al carajo toda esa monserga de derechos del hombre, humanitarismo y filantropía", según proclamaba ese mismo día uno de sus subordinados, el coronel Marcelino Gavilán, al hacerse cargo por las armas del Gobierno Civil de Burgos. Borrar, en suma, del diccionario de la Lengua las palabras piedad y amnistía, que diría el general Gonzalo Queipo de LLano, el tercero en importancia, muerto Sanjurjo, de ese escalafón de salvadores. Frases para la historia, incitadoras de la violencia, y que Franco le repitió al periodista norteamericano Jay Allen el 28 de julio de 1936, quien, sorprendido por la estatura del general, "asombrosamente pequeña", sentenció: "Otro enano que quiere ser dictador".

La sublevación militar de julio de 1936 y la guerra civil que provocó se convirtieron en acontecimientos fundamentales de la dictadura de Franco, de su cultura excluyente, ultranacionalista y represiva.

Ninguna faceta de la vida política y social quedó al margen de esa construcción simbólica de la dictadura. El calendario de fiestas, instaurado oficialmente por una orden de Ramón Serrano Suñer de 9 de marzo de 1940, aunque algunas de ellas habían comenzado a celebrarse desde el comienzo de la guerra civil en el territorio ocupado por los militares rebeldes, resumía la voluntad y universo conmemorativos de los vencedores.

Se restauraron, en primer lugar, las fiestas religiosas suprimidas por la República, desde la Epifanía a la Navidad. Junto a las religiosas, se subrayaban las de carácter tradicional de "la verdadera España" –el Dos de Mayo y el 12 de octubre-. Pero las que definían ese nuevo universo simbólico de la dictadura eran las creadas para celebrar los nuevos valores e ideas puestos en marcha con el golpe de Estado y la guerra: el 1 de abril, “Día de la Victoria”; el 1 de octubre, “Día del Caudillo”; el 20 de noviembre, para recordar el fusilamiento del líder falangista José Antonio Primo de Rivera; y sobre todas las demás, el 18 de julio, “Día del Alzamiento”.

El 18 de julio fue el origen de la versión maniquea y manipuladora que la dictadura de Franco, apoyada por la Iglesia, transmitió de la guerra, del “plebiscito armado”: que el “Movimiento Nacional” encarnaba las virtudes de la mejor tradición cristina y el Gobierno republicano todos los vicios inherentes al comunismo ruso. Además de insistir en el bulo de que el “alzamiento militar” había frenado una revolución comunista planeada a fecha fija y de ofrecer la típica apología del orden, la tranquilidad y la justicia.

Fue la fiesta nacional durante casi cuarenta años. La conmemoración de un golpe de Estado que provocó una guerra civil como fiesta nacional. Con ese pasado, no es extraño que no haya un acuerdo sobre qué fiesta nacional celebrar en la democracia. Para unos, el 6 de diciembre, día de la Constitución; para otros, el 12 de octubre, que recuerda a Ramiro de Maeztu, la Hispanidad, la Raza Española, la Guardia Civil, la Virgen del Pilar. Y después están las fiestas autonómicas y regionales: unos celebrando viejos levantamientos comuneros o contra los Austrias, otros la opresión borbónica, otros con sus recuerdos patrióticos. Y todos inventando fiestas y tradiciones. Cosas de nuestra historia.
 
________________

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza e investigador en el Institute for Advanced Study de Princeton.
Ha sido profesor visitante en prestigiosas universidades europeas, estadounidenses y latinoamericanas.
Sus últimos libros son Europa contra Europa, 1914-1945; España partida en do. Breve historia de la guerra civil española (con edición en inglés, turco y árabe); y La venganza de los siervos. Rusia, 1917.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

17 Comentarios
  • pantera pantera 21/07/19 21:36

    Gracias, profesor Casanova, por documentarnos sobre nuestra historia y poner las acciones y las ideas en el contexto...y no terminar pensando en una suerte de relato mesiánico para salvarnos de la República.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mitra Mitra 20/07/19 16:28

    se escribieron por aquellos años, en concreto, en la primavera del 36 biografias de insignes genocidas de la patria y fundadores de la santa o no santa,Inguisitio Patria. Uno de ellos, escrito por el jurista y banquero: fernando valls taberner, hacía referencia a la vida, muerte, asesinatos, torturas latrocinios institucionalizados del insigne patrón de los juristas patrios. RAMON DE PEÑAFORT, siglos XII y XIII. Ya saben: GENOCIDIO CÁTARO Y demás. Fue de familia de banqueros catalanes su autor, si, de aquellos que apostaron, como en las carreras, la victoria golpe de los franquistas.
    Es muy curioso porque el tan raimundo, genocida donde los hubiera, fue canonizado tres siglos después de su muerte para apologizar la nueva inquisición nacida de las guerras de religión en europa tras el surgimiento del luteranismo. Así, fue. La Iglesia, La Banca, el Ejército, los Terratenientes, y los beatos, unidos por un mismo afÁn: PROMOVER EL MILAGRO DE TRANSMUTAR UN GENOCIDIO EN UNA SANTA CRUZADA. Que por cierto fue esta declaración lo único que llego a convencer de verdad al franquito unido a la concesión papal de llevar tras de sí a todas partes al BRAZO INCORRUPTO DE LA SANTA DE AVILA. MAGIAS NEGRAS DONDE LAS HAYA HABIDO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Luis Castro Luis Castro 19/07/19 08:53

    Y muy oportuna

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Luis Castro Luis Castro 19/07/19 08:50

    Si, una bonita redacción

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Hammurabi Hammurabi 18/07/19 23:20

    No al olvido, gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ayla* Ayla* 18/07/19 19:46

    Y no olvidemos que"inventaron" las "manadas", para enseñar a las rojas lo que era un hombre de verdad

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Aserejé Aserejé 18/07/19 16:52

    Como siempre, estupendo lo q escribe el profesor Casanova. Es necesario q recordemos todos este funesto y triste dia y q sepan todos los jovenes y niñis los q paso y vomo y por que se inicio esta guerra de barbaros: por los ricos, y los militares e iglesia catolica fascistas

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Ambon Ambon 18/07/19 10:31

    Por si el terror, el palo no era suficiente para pastorear voluntades, los fascistas además de la fiesta del 18 de julio, daban una paga extraordinaria con ese nombre y en esa fecha.

    Es nuestra obligación trasmitir a las nuevas generaciones la verdad histórica, que las derechas españolas cóctel sangriento formado por los falangistas, la iglesia, los terratenientes, los banqueros, una parte importante del ejército, ese que solo fue capaz de ganar la guerra contra su propio pueblo y necesitó la ayuda de Hitler y Mussolini, todos ellos se unieron para proteger sus privilegios de la justicia social que representaba la II República, intentaron el golpe de Estado y como la ciudadanía democrática, los trabajadores, los intelectuales, los jornaleros, los maestros, se resistieron a perder esa justicia social que tanto había costado traer a España y que estaba en plena fase de construcción de una sociedad mejor y mas justa, se resistieron, se defendieron con honor y se negaron a rendirse, los facciosos programaron su destrucción física.

    Una de las mejores generaciones de españoles fue masacrada por lo mas negro de la avaricia y el conservadurismo patrio

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    14

    • Mindingao Mindingao 19/07/19 10:56

      Y de esos asquerosos barros vienen los actuales lodos. Totalmente de acuerdo con usted.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Sorcière Sorcière 18/07/19 09:48

    Una vez más,  gracias,  profesor.  

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Toreador Toreador 18/07/19 08:49

    Tal dia como hoy los golpistas llevaban asesinados 16 generales fieles a la ll Republica de las distintas regiones militares. En muchos casos amigos y compañeros de sus asesinos. Asi empezaron esta gentuza a escribir el glorioso alzamiento nacional por la gracia de Díos. Salud y Republica. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.