x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

El liderazgo y los cretinos

Publicada el 22/08/2019 a las 06:00 Actualizada el 22/08/2019 a las 12:30
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



Afirmar que Matteo Salvini, Boris Johnson, Donald Trump o Marcos de Quinto, nuestra última aportación a la incompetencia ambiental, son idiotas, pese a que lo parezcan a menudo, sería un error. Se trata de personas que han reemplazado una parte de su inteligencia, que sin duda tienen en el coeficiente que sea, por las tripas y que, por algún motivo, no logran expresarse en toda la potencialidad de sus capacidades. En los cuatro casos escogidos –porque hay más– prima un narcisismo patológico. Salvini, Johnson, Trump son máquinas de egolina desmedida. Todo lo miden como un duelo personal, sea el Open Arms, el Brexit o los hispanos. Es “yo” contra el mundo que no me ama.



De Quinto, que aún debería escalar unas cuantas posiciones en un eventual Gobierno de España para soñar con ser uno de ellos, se ha lanzado al barro tuitero desde un lenguaje impropio de un diputado, y de alguien que ha logrado amasar una considerable fortuna. Es un error frecuente creer que el dinero y la formación producen un mayor civismo.

A mi, que no tengo un duro (traducción para millenials y generación Z: poco dinero), siempre me ha maravillado que gente sin atributos aparentes gane millones a espuertas. Puedo entenderlo en personas que inventan o fabrican cosas que mejoran la vida de los demás, avispados que crean una necesidad a la vez que desarrollan el producto que la satisface, inversores habilidosos que mueven grandes fondos o que ven una oportunidad de negocio donde los demás vemos un erial.



Incluso a la gente sin escrúpulos que juega con la vida de los demás, sea en el Primer o en el Tercer Mundo, sin importarle un comino su suerte y la de sus familias, les presupongo una maldad inteligente, no empática, que solo busca su bienestar.

Este tipo de personas suelen ser discretas e invisibles. Viajan en un mundo paralelo de aviones privados y se hospedan en mansiones y hoteles de tropecientas estrellas. Parten del principio de Juan de Médici, fundador de una dinastía de banqueros con enorme poder e influencia política y cultural en el Renacimiento: evitar la ostentación innecesaria. Hay excepciones, claro, tipos como Jeffrey Epstein que hicieron millones gracias a sus conexiones políticas y al manejo de redes de prostitución al servicio de algunos poderosos, y no por su talento constructor. Aquí practicamos la variante del capitalismo de amiguetes.



En política prima el ruido, el grito, la jactancia, aunque sea desde la necedad. Hablamos de una minoría porque existen otros políticos que con más o menos acierto pelean por mejorar la vida de sus conciudadanos. Por si hubiera dudas, no me refiero al caso de Isabel “La Católica” Díaz Ayuso y a su nuevo equipo de viejos colaboradores de Esperanza Aguirre. Por cierto, despídanse de la Sanidad Pública madrileña, al menos tal y como la conocemos.



Algo falla en el sistema cuando obtienen promoción y altavoz los que tienen menos que decir. Los medios de comunicación servimos a menudo de potenciadores de xenófobos y mentirosos, sin repreguntar, o enfrentarles a sus propias falsedades, dejando que queden en el aire mezcladas con los hechos comprobados. Necesitamos más periodistas cabrones, personas que entienden que debemos ser fiscales implacables, no palmeros.

La ciudadanía tampoco es inocente, que no nos eche toda la culpa a los periodistas y a los políticos. Un ciudadano responsable tendría que ser un defensor de los intereses de todos. Para eso necesitamos una sociedad civil fuerte, que sepa diferenciar el matón de puerto (Lampedusa, ya saben) del juez que protege el desembarco de los migrantes a bordo del barco Open Arms. Que sepa distinguir los que ahorran dinero público de los que lo roban. Que entienda que no cumplir las leyes, tener trato de favor en Avalmadrid o no pagar el IBI no es un asunto familiar, es corrupción.

Vivimos en un mundo en el que se ha impuesto la autocensura, un deber ser colectivo que merma la calidad de la conversación y de los liderazgos. La mayoría de los estudiantes teme decir lo que piensa para no ser excluidos de la conversación dominante, que es la que marcan las televisiones de opinión, y el anonimato en las redes sociales.

La revista The Economist señalaba en su edición de esta semana que lo que está en juego en las sociedades democráticas cada vez más polarizadas es el derecho a la libertad de expresión. Antes convendría recordar que es un derecho que no solo defiende nuestro libérrimo decir dentro de lo que marcan las leyes (antes de la Ley mordaza), sino la obligación de escuchar opiniones diferentes a la nuestra sin necesidad de disparar al contrario o insultarle (ojo De Quinto). Es algo que se educa en la escuela.

En los meses de verano, la prensa deportiva española suele ser una muestra exagerada de los problemas que tenemos los periodistas y nuestras empresas. Hay excepciones, dentro de los cuatro principales periódicos, y fuera: Líbero, Panenka y una web deliciosa llamada Ecos del balón.

No hay apenas informaciones contrastadas, ni fuentes. Todos los días venden una ilusión, o dos, y a menudo contradictorias entre sí. En las web de estos cuatro medios conviven durante horas o días las noticias desmentidas con las nuevas fantaseadas, y con otro tipo de entradas escandalosas para aumentar el tráfico. La profusión de mujeres en fotos más o menos picantes no resiste el más mínimo estándar periodístico.

Deberían andarse con cuidado en el mundo post MeToo. Son resabios que pertenecen a una España en blanco y negro como la que defienden Vox y sus aliados disfrazados de derecha. Es una forma de verlo. Otra, que son el reflejo exacto de lo que hay.

Deberíamos hablar más de los mejores, de la gente que se esfuerza, la que tiene un verdadero impacto en la mejora de la vida de sus vecinos. Somos un país con los héroes cambiados.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

55 Comentarios
  • Republicano1944 Republicano1944 25/08/19 18:11

    Corruptos los hay a miles en esta sociedad corrupta desde hace siglos. Pero "corrupción" no existe como delito aunque se presenta en el cídigo civil y el penal con variados nombres.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Andrew Andrew 24/08/19 14:10

    Parece que hemos perdido ya el modo de encontrar la razón de esta sin razón. La población se está acostumbrando a imitar a los corderos que van al matadero. Las inversiones efectuadas para la conducción de las conductas están dando sus frutos.
    Un buen articulo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Pinolere Pinolere 24/08/19 01:25

    Agüita lo que se nos viene encima.Me voy a meter en un agujero y ya me avisarán.No creo que salga.Disfruten lo votado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • fotovoltaico fotovoltaico 24/08/19 00:25

    Ramon vengo del sector .industrial, sigo pensado que los politicos,de hoy en dia no piensa en el sector publico,veo que piensan solamente en ello ,seguramente no seran todo,pero insisto, que pocos hay con
    principios,pensando en el bien comun

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • juanpmar juanpmar 23/08/19 19:25

    Alguien que se ha hecho rico vendiendo refrescos, en fin la verdad no sé pero no me da sensación de mucho nivel. A ver, que no tengo nada contra los vendedores de refrescos eh! pero claro, esos no se hacen ricos.
    En fín que a este señor lo que le han dado son premios por hacer ERES en Coca Cola y claro eso tiene su mérito. A mi lo úno que me produce ese refresco son gases y algún erupto pero procuro expulsarlos en privado. Oiga que yo tampoco tengo un duro pero al menos soy "educao".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • micanuto micanuto 23/08/19 12:43

    ¡¡YA está otra vez aquí el Sr Arroyo ganándose el sueldo que le pasa el psoe¡¡. ¿Hasta cuando, tendremos que aguantarlo?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    10

    3

    • Wisi Wisi 23/08/19 22:51

      Jaaa, valla golpe Isa, muy bueno.
      Menos mal que nos podemos reír de vez en cuando.
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • Isa. Isa. 23/08/19 16:09

      Ah, pero..iba Ramón Lobo con Luis Pastor y se pararon enfrente de Luis Arroyo. A qué no sabe qué sucedió?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      7

      • Damas Damas 23/08/19 22:35

        Ja, ja, js, muy bueno, Isa.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        5

    • Isa. Isa. 23/08/19 16:00

      Hasta cuando Ud lo decida, es tan simple como eso, su sufrir tiene su arreglo!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Hammurabi Hammurabi 23/08/19 00:41

    Siempre aleccionador Ramón.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • CinicoRadical CinicoRadical 22/08/19 21:06

    No hacen falta héroes,lo que se necesita es ciudadanía crítica,que no sea idiota en el significado griego,La mediocridad crea tendencia y se copia.Ejemplo Trump.Donald,un impresentable con numerosos fanáticos. que lo imitan.
    De lo que pasa en el mundo
    Por Dios que no entiendo "na"
    El cardo siempre gritando
    Y la flor siempre "callá"
    Que grite la flor
    Y que se calle el cardo
    Y todo aquel que sea mi enemigo
    Que sea mi hermano ...Todo es de color ....(Lole y Manuel

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Adolfogga Adolfogga 22/08/19 20:06

    Qué pena y que trabajó tratar de argumentar a mis más queridos allegados que aquí quien manda son los Santander, Caixabak, BBVA y cía. Y que los políticos si quieren Poder tienen que solicitarlo y "ya veremos"... Gracias Ramon Lobo. La ciudadanía tiene mucho que decir y afortunadamente la democracia (?) es el menos malo de los sistemas. Y cuidadin.. Que Hitler gano unas elecciones. Lo siento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • aguililla aguililla 22/08/19 18:31

    Bravo Itnas!! No me he metido en la pelea porque la ley mordaza asusta y más que escribir doy coces pero a poco que me busquen.....Saluz

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    9



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.