x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

¡Que viene el coletas!

Publicada el 25/06/2020 a las 06:00

¿Por qué la clase dirigente española tiene un miedo cerval a Podemos? ¿Por qué ese odio a sus líderes, en el que se mezclan clasismo, machismo e ignorancia? ¿Cuál es el problema de que estén sentados en el Consejo de Ministros si son cinco de un total de 18? ¿Qué hay debajo de las alfombras? La clase alta estaría formada por grandes empresarios, terratenientes y banqueros, la nobleza con dinero y la que ya no lo tiene, los políticos captados dentro del sistema de puertas giratorias --corrupción en diferido--, y una claqué variopinta que participa entusiasta en multiplicar el ruido. Sería bueno no confundir lo esencial: que nos dejen comer canapés en algunas de sus fiestas no nos convierte en parte de la élite.

Detrás de toda esta bulla que anda estos meses subida de tono se esconde un síndrome muy español, el del dueño del cortijo, el señorito que considera todo avance, social o político, todo derecho, como una amenaza a su estatus. Le sucede también a la Iglesia Católica, cuyo relato científico empezó a descarrilar con Galileo Galilei. Ambos poderes han estado estrechamente unidos en España, siempre en la defensa de sus negocios.

El rechazo de piel a Podemos no ha dejado de aumentar desde su irrupción en las elecciones europeas de 2014, pese a que el partido ha cambiado mucho y perdido parte de su fuelle. Ya no es transversal ni mantiene el espíritu contestatario del 15M, una especie de mini mayo de 1968. Hoy se parece más a lo que debió ser la Izquierda Unida que reemplazó al PCE para extender sus fronteras ideológicas. El PCE fue clave en los Pactos de La Moncloa, en la elaboración de la Constitución y en el éxito de la Transición, entendida como el periodo que transcurre entre la muerte del dictador y la aprobación en referéndum de la Carta Magna.

El Gobierno de coalición con el PSOE les ha permitido entrar en contacto con la realidad de la gestión, que se mueve en un carril estrecho, marcado por nuestra pertenencia a la Unión Europea. Dentro de ese margen aún se pueden hacer muchas cosas: proteger a los más pobres, como se intenta con el Ingreso Mínimo Vital, los ERTE y las ayudas a las pymes, subir el salario mínimo interprofesional, trabajar por la igualdad y un largo etcétera que no amenaza la posición dominante de los jefes del cortijo.

En todos los países existen grandes fortunas. Su objetivo es ganar dinero a espuertas y pagar los menos impuestos posibles. Algunas fortunas nacen del descubrimiento y fabricación de algún bien útil para la sociedad; también del esfuerzo personal de su primera generación. Pero sobre todo nacen de posiciones de monopolio, una ventaja que no se logra por las buenas. Les recomiendo Historias de Nueva York, de Enric González. Tiene un capítulo dedicado al nacimiento de las grandes fortunas estadounidenses en el siglo XIX y la cantidad de putadas (perdón por la expresión) que hicieron para lograr su posición dominante.

En el mundo anglosajón y protestante de Europa y EEUU, el trabajo y el esfuerzo físico están bien vistos. Son caminos para llegar a Dios. En España, el trabajo es cosa de las clases bajas. Nuestra clase dirigente no dio un palo al agua durante los siglos XVIII, XIX y gran parte del XX. Uno es asquerosamente rico para no tener que trabajar. Tampoco tuvimos suerte con nuestros ricos contemplativos en la promoción de la cultura y la ciencia. No ayudó que se incrustara entre ellos una iglesia parasitaria que hizo fortuna con el miedo y la Inquisición. Incluso hoy, hay empresarios agrarios que amenazan a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con tractoradas por mandar inspectores de trabajo al campo, para comprobar las condiciones y los salarios, que en algunos casos son de esclavitud.

Hemos perdido casi todos los trenes de la modernidad. Priman el compadreo y la corrupción. Estamos ante una clase dirigente poco acostumbrada a competir entre ellos y menos aún fuera de España. Su posición dominante se debe a la proximidad con el poder político y a la capacidad de hacer negocios con dinero público para beneficio privado. Muchas de nuestras grandes fortunas proceden de los monopolios y las gangas regaladas durante el franquismo, y en algunos casos anteriores al tráfico de esclavos. Hay excepciones y algunas de ellas notables, sobre todo entre las pymes.

Entre los súper ricos, la excepción sería Amancio Ortega. Más allá de la moralidad de su negocio basado en talleres de miseria en Bangladesh, el mismo que el de decenas de firmas, algunas de postín, es el único que ha hecho dinero sin pertenecer al club de millonarios por herencia ni conseguir su permiso.

Los nervios, la inquina contra Podemos y las campañas mediáticas para desalojarlos del Gobierno no se deben solo al empeño del partido morado de derogar la ley laboral y hacerles pagar impuestos, al menos tantos como pagan los empresarios alemanes. Hay algo más. Esa clase dirigente, entre la que hay ex políticos de pedigrí democrático, prefiere un gobierno PP-PSOE o, en su defecto, uno del PP-VOX. La Operación Armada sigue entre nosotros. La Constitución es una excusa, no una obligación.

No se pueden desligar las informaciones periodísticas (sobre todo en el extranjero) sobre el rey emérito de todo lo anterior. Es la corona de un pastel. La investigación de la fiscalía suiza (no confundir con la española) está destapando un (presunto) modus operandi basado en favores de representación y comisiones en el que el rey anterior está acompañado. No se trata solo del AVE Meca-Medina, son también terrenos en favor de una constructora que está inmersa en procesos judiciales por corrupción. Que Villar Mir fuera miembro del jurado que ha otorgado este año el Princesa de Asturias de la Concordia, demuestra la inmoralidad del sistema que hasta perdió el valor del disimulo.

Es fácil imaginarse al emérito rodeado de una cohorte de empresarios viajando por el mundo para lograr contratos. Parecía que esa representación era parte de su trabajo en favor de España, pero España no aparece en ningún momento; tampoco al final del proceso cuando se declaran los beneficios y se pasa por la Agencia Tributaria. ¿Solo ha cobrado (presuntamente, eso sí) comisiones de los saudíes y de otras monarquías hermanas del Golfo? ¿Hasta dónde salpica este entramado al rey Felipe VI? ¿Hay algo más que su luna de miel por todo lo alto pagada con dinero de procedencia sospechosa?

Podemos, con sus luces y sus sombras, con su necesidad de apuntarse todos los tantos publicitarios y de hablar demasiado cuando toca esperar y ver, representa la amenaza más seria para la supervivencia impune de este tinglado. No es solo miedo a una persecución judicial, es que muchos empresarios no saben operar de otra manera.

Más contenidos sobre este tema




66 Comentarios
  • Jose Espuche Jose Espuche 28/06/20 23:22

    En una sociedad machista hay que tener cuidado con el nombre que se le pone a una organización política. La perdido electoral de llamarse Unidos Podemos puede ser por el nombre. He reflexionado sobre ello y llego a la conclusión, que además de los errores de Pablo Iglesias, solo puede ser la perdida electoral por el nombre. No refleja la realidad ni Unidos Podemos ni Unidas Podemos. La realidad la refleja "Unidas y Unidos Podemos" El nombre que debería de tener es el de la realidad. Somos hombres y mujeres y por consiguiente el nombre de la Unidad deberías ser "Unidas y Unidos Podemos" Ya he puesto en conocimiento de mis pensamientos a Izquierda Unida que es mi organización política.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 26/06/20 14:06

    Estando de acuerdo con la parte mas empresarial del sr Lobo no estoy de acuerdo con su análisis del papel del sr Iglesias. La derecha económica ni le tienen tanto miedo ni tanto odio. Simplemente le utilizan como símbolo para oponerse a los avances socialdemócratas de la sociedad. La derecha politica y economica sabe que las teorias politicas del sr Iglesias nunca pueden vencer en España, sólo desde una polarización que llevara al enfrentamiento civil. Por eso atacan al sr Iglesias, para intentar atacar los cambios del gobierno de España presidido por un socialdemocrata como Pedro Sánchez. Utilizan a Pablo Iglesias para deslegitimar a Pedro Sánchez y sus politicas socialdemoratas. De ahí frases como "Pedro Sánchez se ha podemizado" "El gobierno socialcomunista" "Pedro Sánchez se ha convertido en un Maduro", etc frases que indican correctamente la utilización del sr Iglesias para deslegitimar a Pedro Sánchez. La derecha politica y economica sabe de sobra que las ideas de Pablo Iglesias nunca van a gobernar en España y saben que la evolución electoral de Podemos desde el año 2015 va en ese sentido. Pero intentan que el socialismo que tiene el 28% de los votos no forme gobierno para dejarle al pairo de las fuerzas de la derecha `politica y economico. En ese sentido la derecha utiliza el espantajo del "coletas" para tumbar a Pedro Sánchez. Aunque Podemos se ha moderado todavía tiene unos tics: Como intentar desde el gobierno apropiarse de acciones conjuntas del gobierno, como aprobar una acción del gobierno y decir (o insinuar que es lo mismo) que ellos lo harían mas radical o que como son minoria no pueden hacer más. Pero muchos de ellos van madurando y van aprendiendo que a la sociedad no se la moldea como uno tiene en su pensamiento o en su ideario, sino que hay luces, sombras, contradicciones entre diversas clases de la sociedad, entre trabajadores fijos y precarios, entre trabajadores cualificados y no, entre trabajadores y parados, entre hacer populismo de los Ertes o medir las consecuencias sobre el fraude de los ERTES masivos, etc. Al principio la ministra Diaz cometió dos deslices de exceso de verborrea, pero ha aprendido y hoy es una gran ministra.

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    4

  • Ataio Ataio 26/06/20 11:09

    Muchas gracias Ramón!!. Prometo estarte agradecido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • maimdt maimdt 26/06/20 10:16

    Jorgeplaza, al señor Iglesias le tienen , yo creo más miedo que odio , por el cargo que ocupa que por otros motivos de ideología. Los políticos en general, de PP y PSOE nunca han sido serios con la sociedad, ni siquiera con la parte de esa sociedad que les vota. Ésos políticos solamente han hecho, una vez en el gobierno, de criados del poder económico, que es quien les iba dirigiendo y quien les manda realmente. El problema, por otra parte, que tiene Pablo Iglesias es que es un político muy personalista, y aunque habla mejor que nadie, nunca se expresa como debería. Parece como si estuviese ante un examen y se pusiera nervioso. Pero yo creo que Iglesias es necesario para frenar el fascismo tan retrógrado que tenemos en España, representado principalmente por el clero, el TS , el Ejército, el TC, y la clase política vista hasta hace 5 años.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    10

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 26/06/20 13:43

      Como se ve su fanatismo ignorante. Da usted por supuesto que Pablo Iglesias habla mejor que todos. !Que fe tiene usted! El sr Iglesias forma parte de esa España de los sermones, que cuando habla siempre intenta sacar ventaja para él, utiliza la dialectica para buscar una confrontación del tipo "Quien no es mi amigo es mi enemigo", es decir los resortes de dividir y polarizar la sociedad y el presentarse como uno de esos polos que ha buscado que se extremen. En definitiva, representa el hablar curil, sermoneando de los que utilizan la moral para descalificar al projimo y que tambien estuvo representado `por los curas franquistas como Venancio Marcos y que aún perdura, para nuestra desgracia, como ejemplo de oradores. Ese verbo sermoneador culpabilizador recogido luego por prebostes de la izquierda como Julio Anguita y luego Pablo Iglesias. Demasiadas personas !ay! en la izquierda tienen añoranza de esos sermones morales, que para mí representan parte de la España negra.

      Responder

      Denunciar comentario

      11

      3

  • Xosepp Xosepp 26/06/20 05:33

    Cuñaooooooooo y resentido.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • Urdiales Urdiales 26/06/20 02:57

    Excelente artículo que comparto totalmente

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JIRS JIRS 26/06/20 01:29

    La CEOE nunca estuvo mejor representada que con Gerardo Díaz Ferrán, cuando fue condenado a la cárcel.
    Algunos "parvos" pensábamos que el hoy Rey emérito, iba a esos viajes con los directivos de las empresas (que no empresarios), para ayudar a España, como parte de su trabajo, y no por las comisiones que al parecer percibía (hace más de 30 años ya se hablaba de las comisiones que presuntamente recibía por la compra de petróleo por España a los países árabes y muchos nos parecía increible). Visto lo visto.......sólo nos falta enterarnos de quien era el elefante blanco para terminar de abrirnos los ojos.
    Extraordinario artículo Sr. Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • marisela marisela 26/06/20 00:52

    Buen análisis de esta España casposa y reaccionaria. Con mucho miedo a perder poder, dinero y prebendas. Cuando vamos a avanzar para conseguir un democracia basada en el bien común y no en el bien de unos pocos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Mascarat Mascarat 25/06/20 23:31

    Como siempre chapeau, Sr Lobo...!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    8

  • FIngerlady FIngerlady 25/06/20 22:21

    Fantástico análisis!! Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4



 
Opinión