X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Dichoso verano

Episodio 1: El raro y tórrido verano

Publicada el 01/08/2020 a las 06:00 Actualizada el 01/08/2020 a las 12:01

 

Si tuviera que elegir los primeros fotogramas de una película estival, llevada por la nostalgia del pasado, aparecería en primer plano una sandía refrescándose en el río, después un señor en calzoncillos dormitando frente al ventilador, como banda sonora la narración del Tour de Francia, of course y, a continuación emérito y familia posando en la puerta de Marivent, sonrientes, como una curiosa versión del cartel de Los Santos Inocentes de Camus…

El menú informativo en agosto era bajo en calorías de política y rico en cultura, sociedad, naturaleza y viajes. Ah, y venía con un extra, no me refiero a la bolsa de playa plegada y envuelta en plástico, sino a la serpiente de verano. Aquel ofidio era el animal informativo que venía a visitarnos, puntualmente, con el calor. Lo recibíamos con cariño, como símbolo de días de fiesta y siesta.

Otro fotograma posible a incluir en el arranque, serían unas manos bronceadas pasando las hojas de un periódico muy delgadito. La operación bikini de los diarios, ese aflojar de la intensidad informativa de primer orden para darnos una tregua con asuntos más amables, más livianos, o más frívolos, es un clásico. La delgadez del periódico era una dulce alarma para recordarnos –a algunos privilegiados– que habíamos llegado a la estación más relajante del año.

Los columnistas volcaban sus reflexiones apacibles desde la hamaca y apacibles, desde nuestra hamaca, las leíamos nosotros. El periódico de papel jaspeado de lamparones de protección solar y alguna gota de agua de mar. Qué disfrute leer pequeñas piezas literarias, relatos veraniegos que colmaban nuestra avidez de lectura breve entre baño y baño y visita al chiringuito.

Es que en los agostos de antes la mayoría de nosotros aflojábamos la marcha. Y parar, paradójicamente, no era dejar de hacer, al contrario, significaba que podíamos dedicarnos a lo que más deseábamos. Habíamos estado todo el año echando el bofe para subir el Tourmalet, con el fin de ganarnos ese ramo de flores que era el parón.

Qué distinto, qué extraño este agosto… en el que "parar" te remite a quedarte sin empleo. Y dejarte caer en la hamaca te lleva mentalmente al desplome del PIB. Y los números no marcan fechas de fiestas patronales sino cifras de contagios. Y, en vez de entretenerte con la serpiente de verano, te acojonas con el puto bicho que ha llegado para invadir quién sabe cuántas estaciones del año… o de los años.

En este extraño agosto me quedo aquí, cerca de la puerta, he puesto mi silla al fresco para repasar con ustedes álbumes de fotos de otros veranos y compararlas con este. Si les apetece, aquí estaré, bajo la parra, aunque me daría más gusto estar en ella, para no sentir miedo… Voy poniendo la sandía a refrescar, por si se animan a compartir conmigo este raro y tórrido verano.

Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • Victor de Milan Victor de Milan 04/08/20 23:52

    Con un ligero retraso de cuarenta años, el actual emerito monarca abandona este territorio, la distancia entre los que hacen la Historia y los que la sufrimos ha crecido tanto que quizas terminemos de una vez por perdernos de vista. Nadie tiene muy claro cómo va a irle el futuro, pero tenemos algo seguro, esto es verano... Gracias por su refrescante artículo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • traspi51 traspi51 02/08/20 18:35

    Las interminables partidas de Mus o de Chinchón de tres barajas en el bar del pueblo después de comer cuando casi todo el mundo sesteaba.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 02/08/20 17:30


    Los primeros fotogramas que pondría de los veranos de inicios de los años 50 serían los baños en el río, robar tomates maduros y fruta en la huerta para paliar las ganas de comer, la leche en polvo y el queso americanos.

    Avanzada la década de los 50, el baile en la era en las fiestas de los pueblos cercanos, e intentar arrimarse a las chavalas en las piezas lentas, pues aquella era la única manera de estar cerca de ellas. Claro que la mayoría te ponían la mano delante del hombro, ¡y hay que ver la fuerza que tenían para impedir arrimarte! Algunos de aquellos bailes estaban vigilados por el párroco del pueblo.

    ¿Lo pasábamos bien entonces?; ¡y quién no lo pasa bien siendo un crío! Pero si aquello era pasárselo bien, que no vuelva nunca aquel pasárselo bien para ninguna chavalería. Osasuna para la gente decente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Telemaco Telemaco 02/08/20 10:41

    Pues me apunto. De momento me voy a poner un buen vaso de casera con un chorito de vino, eso sí, del peleón.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio LCL Antonio LCL 02/08/20 08:32

    Aire fresco en tus palabras Raquel, ante tiempo caluroso, política irrespirable y puto bicho, como bien dices. Es preferible reír que llorar, como ya cantó el gitano catalán, y contigo resulta fácil sonreír y pasarlo bien, pero qué díficil nos lo están poniendo algunos personajillos con acta de diputados y el puto bicho (perdón que lo saque otra vez, pero es que ya está jodiendo demasiado). Y mucha gente joven a por uvas, vía botellón y discoteca, porque esto no va con ellos. Futuros conciudadanos que todavía no se han enterado que esta sociedad es débil y la tenemos que cuidar entre todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • cexar cexar 01/08/20 14:58

    Mis recuerdos del verano son de pueblo. De campo, de rio, de amigos, de primos, de tíos. De animales, de casas abandonadas, de abuelos, de pan con vino y azúcar. De prados, de árboles, de libertad.
    Después uno crece y ya nada vuelve a ser lo mismo.
    Este año mi pueblo, como tantos otros, ha suspendido sus fiestas patronales, estará mucho más triste.
    Guardemos las ganas para el año que viene.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Emilion Emilion 02/08/20 12:53

      De "para el año que viene nada", aprovecha lo que puedas de este, el año que viene ya se verá.
      Tengo años suficientes para saberlo, además, la mayor parte de ellos sin parra ni botijo, ni tinto con gaseosa, así es que no esperes mañana lo no te dio ayer, que dijo Serrat, aprovecha que la vida son cuatro días, no sea que ya estés en el cuarto,
      Buen verano para todos, incluso a los que les haya pillado el bicho.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Lorelei Lorelei 01/08/20 12:31

    Siempre ocurrente, Raquel, yo también compartiré contigo este extraño verano. Gracias por hacerme sonreír. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Valldigna Valldigna 01/08/20 12:22

    Valldigna.Te haré compañía en este verano tan RARO.Gracias por tus columnas! 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Auri1947 Auri1947 01/08/20 12:04

    Muchas gracias Raquel. Sabes siempre sacarnos la sonrisa, la nostalgia y hablando no de banalidades sino de las preocupacoones que tenemos todos, o al menos la gente sensata. Siempre esperando ya leer el próximo artículo tuyo por lo refrescante que es en medio de tanto agobio sanitario y político

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Queso Tierno Queso Tierno 01/08/20 11:51

    Y mientras nos entreteniamos con estas costumbristas estampas, otros aprovechaban para llevarse el dinero a raudales. Quizás ahora, tengamos mas tiempo para vigilar y denunciar; ¡pero no! Los fondos europeos se acercan y ya buscarán nuevos entretenimientos o nuevas estrategias del miedo para lo que ya es también una estampa costumbrista de este país: Que los ricos serán cada vez mas europeamente ricos y mas numerosos y los pobres mas europeamente pobres y mucho más numerosos. Eso si, entretenidos, asustados y nostálgicos de nuestra celtiberica vida pasada en esta nueva irrealidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



 
Opinión