X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Qué ven mis ojos

El diez era el número uno

Publicada el 25/11/2020 a las 19:54 Actualizada el 25/11/2020 a las 23:19

Convirtió el número 10 en el número uno; hizo innecesario su nombre completo porque cuando decías Diego ya no había más que añadir; su historia mezcla de forma inverosímil la mitología y la telenovela... y así todo: Maradona es en sí mismo un antes y un después, alguien que pintó una raya en el campo, él a un lado y el resto al otro, y que si ahora es una leyenda, antes ya era un icono sin equivalente en el mundo del fútbol, alguien que estaba por encima de las comparaciones y las clasificaciones porque fue algo más difícil que ser el mejor: fue único. Y es absolutamente igual lo que hiciese fuera de los estadios, porque cuanto más se suicidaba, más inmortal se volvía. De hecho, ya lo era cuando aún estaba vivo, y eso ocurre con muy poca gente.

Su gol más famoso, casi tanto como él mismo, no fue un gol sino un sueño, el que tienen todos los niños y niñas del mundo que una noche, en la oscuridad de su cuarto y con el balón debajo de la cama, imaginan que un día, en un campeonato del mundo, mientras se enfrentan a la selección de Inglaterra, justo el país que acaba de hundirte los barcos y quemarte las banderas en las Islas Malvinas, van a regatear a medio equipo contrario, a detener el tiempo y cortarle la respiración a una nación entera y, con la pelota ya en la red, a protagonizar una venganza que hizo salir el sol, aunque fuera durante unos segundos, en una Argentina sepultada en las tinieblas de la dictadura. Aquella jugada interminable acabó bien y pervivirá en la memoria no sólo como una hazaña, sino también como una obra de arte. Maradona era un genio, pero además tenía el don de la oportunidad. Lo que le faltaba.

En España no terminamos de disfrutarlo como a otros colosos, Alfredo Di Stefano o Cruyff, por ejemplo, a causa de la violencia con que lo maltrataron las defensas adversarias, sin que los árbitros de aquella época se diesen cuenta de que estaban viendo de brazos cruzados cómo un gamberro le pintaba bigotes a la Gioconda. Se fue en parte por eso, aparte de por esas otras cosas que siempre lo perseguían, o él las atraía lo mismo que un imán a un clavo ardiendo, e hizo ganar al Nápoles una Liga que antes de su advenimiento nunca había conseguido ningún equipo del sur de Italia. Se dice que en un frasco de vidrio que custodian en un altar de la ciudad los fieles para los que dios se escribe con de Diego, se guardan las lágrimas que el héroe vertió al lograr ese scudetto. Todas las religiones son hiperbólicas, esta también.

Es verdad que cada paso que daba en una escalera Maradona era a la vez hacia arriba y hacia abajo, que se hundía al mismo tiempo que se elevaba, muy probablemente porque nadie está preparado para convertirse de un día para otro en un ser al que casi se sitúa más allá de lo humano. Y cualquiera sabe que, a esos niveles, entre los aduladores siempre están los vendedores de manzanas envenenadas, pero ¿y qué? Nada de lo que hiciera Cervantes cuando no escribía va a empequeñecer el Quijote. Pues esto es lo mismo, aunque sea otra cosa.

En uno de los armarios de mi casa hay un tesoro. Es una camiseta de Boca Juniors firmada por él. Me la envió a mi casa desde Buenos Aires, a la vuelta de un largo viaje promocional en el que no hubo entrevista en la que no dijera que la poesía no es un género sino una manera de hacer las cosas, de convertirlas en magia, y que eso puede ocurrir también en una novela, una película, un cuadro “o un partido, si el que la lleva es Maradona”. Nunca me he atrevido a estrenarla, ninguna ocasión me pareció a la altura de semejante reliquia, y mira que me han pasado cosas realmente bonitas en todos estos años.

Nunca hubo nadie como él. Nunca volverá a haberlo.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • FedeGr FedeGr 28/11/20 09:11

    Un poco perplejo. Hubiera entendido un 80% de crítica y un 20% de halagos, pero no locontrario, querido Benjamín.
    https://haikita.blogspot.com/2020/11/maradona-nos-puede-ayudar.html?m=1#.X7_eY5tUa8A.facebook
    https://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/juan-jose-sebreli-contra-el-mito-maradona

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Larrauri Larrauri 27/11/20 14:33

    Se dice y nos toca de cerca, que no hay justicia sin verdad. Creo que la mejor manera de honrar a alguien es decir la verdad. Diferenciar al hombre de su obra siempre siempre trajo controversias. No se le hace mal alguno a Maradona por recordar que tenia defectos y cometio errores, al contrario, nos recuerda lo cerca que estabamos de él, lo humaniza y lo más importante lo dignifica. No sé si fue Aristoteles el que dijo que solo es cosa de Dioses y Monstruos la perfección.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    0

    • Larrauri Larrauri 29/11/20 12:53

      Me parece que más de uno no ha entendido mi último comentario. Maradona no es ni un Dios ni un Monstruo...a lo mejor así. No se puede ser justo sin decir la verdad, toda la verdad sobre su vida. En la medida que se hace esto se lo valora en su justa medida y su dignidad queda en mi opinion queda donde debe estar. Maradona ha sido tanto victima como responsable de su vida.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • RODELU RODELU 27/11/20 12:24

    Brillante Sr. Benjamín Prado. No me resisto a recordarle que en los años 40 se escribio y grabo un tango clasico que se llamo "EL SUEÑO DEL PIBE" y que coincide totalmente con una parte de su articulo. Si no lo ha escuchado se lo recomiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Charo Caylan Charo Caylan 27/11/20 11:24

    Por primera vez no coincido con su artículo. Usted también Benjamín?. Pues aunque no le importe, me ha decepcionado. Como mujer, no entiendo esa locura colectiva por un "dios" que dejó una impronta personal de comportamientos violentos en el área personal. Que descanse en paz.
    Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • SirDrake SirDrake 26/11/20 23:22

    Hoy no comulgo contigo Benja, personas como Diego en todos los barrios pobres hay varias, sin el poder de los medios,sin el morbo del amarillismo, quien no ha escuchado en el barrio, " Que bueno era el cabrón, pero el caballo lo mató", en fin parece que la sociedad necesita de Dioses cercanos , del pueblo, gladiadores cercanos, subidos al mismo altar que los dioses griegos, cansados de esperar en la recompensa del más allá. abstraernos de la miseria y de la injusticia....
    Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    8

    • Decrepitus Decrepitus 27/11/20 09:46

      Acertado comentario,lo comparto totalmente.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

  • elcapitantan elcapitantan 26/11/20 18:46

    Tu tambien, Benjamin?
    Penoso el nivel de enloquecimiento generalizado entre los periodistas sobre la muerte de Maradona, algo esperable conociendo su trayectoria personal.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Tubal Tubal 26/11/20 18:13

    Benjamín, admirado y muy estimado periodista:  me ha sorprendido muchísimo su artículo de hoy sobre el futbolista Maradona. Por un momento me he visto como una especie de extraterrestre, ignorante de la trascendencia que atribuyen millones de terráqueos a una habilidad deportiva. Y parece ser que Ud. también...Espero que la camiseta de Maradona que Ud. conserva sea sólo un recuerdo personal y no una "reliquia" venerable. Sólo falta que se le beatifique, aunque he leído que en Nápoles ya le han dedicado una capilla. Seguimos en la Edad del Bronce...Los dioses siguen dando sentido a la vida de los mortales... 

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    14

  • Larrauri Larrauri 26/11/20 17:48

    En esto Benjamin te has dejado llevar un poco por el mito. Sin duda el personaje es unico e irrepetible, lo somos todos. Una vida hiperbolica y pendular, entre el paraiso y el infierno. Yo creo que un poco más adelante valoraremos mejor a Maradona. De momento algunos comentarios ya dejan entrever que su vida tuvo borrones y que su camiseta estaba empapada de sudor y lagrimas, suyas y de otros. De lo que no me cabe duda es que no dejo indiferente a nadie.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Atea Atea 26/11/20 12:02

    Ha muerto un putero, pederasta y machista agresivo que jugaba bien a la pelota.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    22

    • Lunilla Lunilla 27/11/20 09:03

      "Plis/ Plas... De un solo 'tajo'...compañera "El misticismo... "A la basura..te felicito--El Diablo Cojuelo Dixit" Saludos Cordiales ( 9,03 h. a/m )

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

    • Jose Fuertes Castillo Jose Fuertes Castillo 26/11/20 22:16

      Bien dicho compañera, un puto maltratador es lo que era. Un asco de tío

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7

  • Antonio LCL Antonio LCL 26/11/20 10:56

    La pobreza moral o ética puede servir de alimento s la persona más vacía de valores dignos. Slcanzó grandes éxitos, sí, pero como persona fue el ejemplo más despreciable para niños, mujeres, deportistas comprometidos y ciudadanos limpios de mafias y otras pandemias sociales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12



Lo más...
 
Opinión