X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

La ultraderecha no quiere gobernar

Publicada el 29/03/2021 a las 06:00

La incorporación de tres exdiputados de Vox al Ejecutivo de Murcia como pago por su apoyo al PP durante la moción de censura, junto con la posibilidad de que Ayuso abra la puerta a gobernar con la ultraderecha en Madrid si los resultados electorales plantearan esa opción, ha hecho emerger una pregunta: ¿Qué ocurre cuando gobierna la ultraderecha?

Un repaso de los estudios recientes sobre el tema –por cierto, es un asunto sobre el que queda mucho por investigar– arroja una respuesta sorprendente: nada, no pasa nada. Al menos, nada que no pasara antes. Es más, los partidos de ultraderecha, cuando se ven en la tesitura de tomar decisiones y gestionar, suelen ser comidos por conflictos internos, divisiones y escisiones que les debilitan enormemente. Unos ejemplos: el partido de la Liga de las Familias Polacas se incorporó al Ejecutivo en 2005 pero una vez en el Gobierno fue presa de diversos escándalos y conflictos internos cuya consecuencia fue la caída del Gabinete en 2007; algo parecido le ocurrió al Partido de la Libertad de Austria, que entró en el Gobierno tras las elecciones de 1999, pero no pudo acabar el mandato debido a divisiones internas; e idéntica suerte tuvo el Partido por la Libertad neerlandés, cuyo apoyo al Gobierno en minoría formado tras las elecciones de 2010 tan sólo duró dos años, consecuencia de las tensiones en el seno de la formación.

El motivo de estos conflictos suele derivar de la necesidad de llegar a acuerdos con sus socios de gobierno, lo que supone tener que ceder parte de su posicionamiento inicial, con las debidas tensiones internas y las divisiones entre aquellos que defienden las esencias y quienes empiezan a ser vistos por aquellos como traidores.

La estrategia de los partidos de ultraderecha va por otro lado. Estas formaciones alcanzan sus mayores éxitos generalmente por tres vías: contaminando a otros partidos con su ideario, normalizando respuestas antidemocráticas a desafíos reales, o inventando problemas inexistentes a los que después dar una respuesta acorde a su imaginario. El terreno de la ultraderecha no es el de la gestión de gobierno, sino el de la contaminación del debate público y la subversión de los valores de convivencia democrática, y para ello necesita contar con la aquiescencia de las organizaciones conservadoras tradicionales.

Un ejemplo de lo primero lo tenemos con el famoso pin parental de la Región de Murcia. No ha sido necesario que tres exdiputados de Vox entraran en el Gobierno regional para ponerlo en marcha. Hay que recordar que se aprobó por parte del Ejecutivo murciano formado por PP y Ciudadanos para entrar en vigor durante este curso, y que fue un recurso del Ministerio de Educación el que lo paralizó en los tribunales. Ahora el nuevo Gobierno lo vuelve a incorporar, pero no es nada nuevo. De hecho, es un precio bastante bajo a pagar a cambio de conservar el poder.

La segunda estrategia exitosa de la ultraderecha consiste en la normalización de respuestas antidemocráticas a desafíos reales. Es cierto que la llegada de personas procedentes de otros países supone un desafío que se convierte en problema cuando no se gestiona adecuadamente. La respuesta que da la ultraderecha en toda Europa, desde Salvini a Le Pen pasando por Vox, no debería ni considerarse como tal, por violar de forma sistemática los más elementales principios democráticos y de respeto a los Derechos Humanos. Aunque es cierto que sus propuestas no acaban de encontrar eco ni encaje en la normativa, (la politóloga Tjitske Akkerman ofrece aquí una panorámica en Europa), también lo es que ensucian el debate y polarizan las posiciones ayudando a generar una alarma social carente de justificación.

Finalmente, la ultraderecha crece abonando de respuestas falsas problemas inexistentes. Se vivió en España hace unos meses con la creación de un supuesto escándalo de ocupación de viviendas, sobre todo segundas residencias, ante la imposibilidad de sus propietarios de acudir a ellas por las restricciones de movilidad. Sin embargo, ningún dato corroboraba la existencia de semejante conflicto. Las cifras de ocupación ilegal de viviendas eran prácticamente las mismas que las del año anterior (como se muestra aquí), pero al calor de una falsa alarma Vox aprovechó para sacar adelante su “Plan Antiokupas” en la comunidad de Madrid, del que ellos mismos en su web sintetizan diciendo: “Contra los okupas, Vox lo tiene claro: patada en el culo y a la calle”.

Lo que tampoco parece que ocurra, al menos de forma automática, cuando estas formaciones entran a gobernar, es que su discurso y sus propuestas se moderen. Como recuerda Beatriz Acha Ugarte en su reciente libro Analizar el auge de la ultraderecha (Gedisa, Más Democracia), “La hipótesis de la “inclusión/moderación”, que se hizo popular desde los años noventa al analizar la evolución de partidos llegados al poder como el FPÖ austriaco, ha sido cuestionada por la evidencia de otros casos, como el de la Liga de Salvini, o el Partido Popular Suizo, cuya radicalización no se ha visto mermada ni un ápice como resultado de su participación en el ejecutivo.”

Todo lo anterior no quita un ápice de importancia a la aparición de formaciones de ultraderecha en el gobierno, pero es necesario entender bien su lógica.

Conscientes o no de esta estrategia, la negativa de Pablo Casado a avalar una coalición de gobierno con Vox en la Comunidad de Madrid, si se diera el caso, puede no ser más que una nube de humo dentro de la ceremonia de la confusión a la que están jugando los populares. No obstante, Ayuso ha planteado una campaña para no perder ni uno solo de sus apoyos y además ser capaz de captar a aquellos votantes de Ciudadanos que andan camino de la formación de ultraderecha, que, como muestran estudios post-electorales de comicios recientes, no son pocos. Abascal se siente cómodo cabalgando el corcel de la demagogia, la mentira y la provocación, y sabe que hoy por hoy llegará más lejos así, a lomos de discursos incendiarios y de descalificaciones absolutas, que asumiendo la responsabilidad de gestionar lo público.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • deabajo deabajo 31/03/21 09:47

    La ultraderecha lo que quiere es robar y que el Ministerio del Interior, la judicatura y los medios de comunicación la sigan blanqueando.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jumar jumar 30/03/21 20:48

    Cristina, no sacaría de unas anécdotas, semejantes conclusiones.
    Supongo que tratas de analizar lo que ya está empezando a pasar, pero en EEUU si que gobernaron y querían seguir haciéndolo, en contra del mandato de las urnas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 30/03/21 09:57

    Ordeno y mando es su ser.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Vicente27 Vicente27 30/03/21 09:21

    A pesar de que, según su opinión, cuando manda la ultraderecha no pasa nada prefiero no comprobarlo porque ya viví bajo la anterior y no quiero que nada de lo que se le parezca, vuelva. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Grandota Grandota 30/03/21 07:33

    Gobernar no es tan fácil, requiere mucho esfuerzo, la ultraderecha es perezosa por naturaleza, suelta soflamas, con concentraciones y cánticos fachas cumple.

     Por cierto, hay que ver la policía lo considerada que es con ellos. Todavía no he visto correr a un facha delante de la policía. No tod@s tienen esa suerte, días hemos visto unas imágenes deleznables de la policía dando golpes a una mujer por no llevar mascarilla.

    Gracias por el artículo, muy interesante 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • jumar jumar 30/03/21 12:29

      Viste correr alguna vez a un policía delante de otro ?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Antonio LCL Antonio LCL 29/03/21 16:06

    Análisis muy interesante. Gracias Cristina, aunque me temo que como apunta algún comentario, la extrema derecha ya lleva unos cuantos años gobernando a sus anchas en muchas comunidades y pueblos. Ochenta años de franquifascismo son demasiados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    17

    • Villues Villues 30/03/21 23:51

      lo peor de todo es el desaliento ante el futuro que podría provocar, no ya que gobierne la extrema derecha con Vox, si no sólo que salga reforzada y pueda optar a gobernar en un próximo acontecer.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Craso Craso 29/03/21 13:43

    La ultraderecha ya gobierna y ha gobernado en España, las políticas del ppcorrupto son pura extrema aunque quieran disfrazarlo de centro, son machistas( las mujeres del partido ni rechistan cuando algún extremo centro suelta una burrada) clasistas( los trabajadores les parecemos garrapatas ) contrarios a todo lo que sean derechos y libertades para las minorias y todo el que no sea, como Dios manda, un bolchevique peligroso que habría que fusilar.
    Todo eso aderezado y jaleado por sus palmeros en los medios para que la gente se trague bien ese potaje sin cuestionar ni una coma.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • Ambrio Ambrio 29/03/21 12:28

    Totalmente de acuerdo. Caso de entrar en el gobierno de madrid, no va a cambiar mucho el panorama, queda claro que no son buenos gestores de nada. Lo que yo creo que pasara, para desgracia de todos los madrileños, es que una vez que vean que la derecha no puede evitar el desastre, los ataques iran mas dirigidos al PP que creo que han calculado muy mal las consecuencias. Confio que la democracia termine por acabar con estos bichos al igual que paso en estados unidos con trump. Todo pasara y ganara la democracia como pasa casi siempre. Asi lo veo yo, un saludo para tod@s.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Pez Pez 29/03/21 11:51

    ¿Gobernar Vox? Mayoría absoluta, dictadura al canto. Cara al sol antes de entrar al cole, las niñas con las peras y las manzanas en otro colegio. En Semana Santa, los bares cerrados a las once. Prohibido el toples en la playa, y una legión de censores frente a todo acto creativo. Lista de libros prohibidos. Fin de los derechos sexuales. Maricón el que no vaya a misa. Musulmanes y extranjeros trabajando sin contrato, sin derechos. Casi gratis. Todo por la patria, mili obligatoria. Del solo sí es sí a las minifaldas pecaminosas. Adiós a las otras lenguas de España, los Jordi serán todos Jorge ¡Si es muy fácil gobernar para ellos! Sólo hay que tener falta de humanidad y de alegría de vivir. Los españolitos estos acomplejados de Vox restauran las leyes de hace 80 años y asunto resuelto. Que invente Europa. ¡Vamos! Santiago y cierra España.
    Claro que no quieren gobernar. Quieren vivir del cuento y como sus canciones son conocidas, pues siempre encuentran palmeros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Oveja Oveja 29/03/21 10:05

    La ultraderecha utiliza la democracia para reventarla desde dentro. Quieren gobernar, pero imponiendo un régimen totalitario y fascista. El FPÖ austríaco paso por el gobierno en tres ocasiones, 1983-1986, 2000-2003, 2003-2005 y  2017-2019. La primera vez en coalición con los socialistas y el resto con el partido popular de Austria. Su historia se remonta al nacionalsocialismo, como la del PP se remonta al franquismo. Aquí en Austria costó muchos años condenar abiertamente el régimen de Hitler, no fue hasta los años 90, con el canciller socialdemócrata Vranitzky, cuando Austria pidió perdón por primera vez por su participación en los crímenes del nazismo. Al igual que en España y al contrario que en Alemania, no se depuró realmente el régimen nazi y hubo más cambios de chaquetas que juicios. Y eso se paga. Aquí en Austria hay un sustrato que todavía está activo y que últimamente está sacando sus brotes con motivo de las protestas por las medidas contra el coronavirus. El FPÖ llegó a superar el 30% de votos y gobernó en coalición, pero, por suerte, gracias a su tendencia a la corrupción y las riñas internas, nunca han podido conseguir una participación prolongada. No hay que olvidar en España que el PP y VOX son lo mismo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19



Lo más...
 
Opinión