Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Aquí me cierro otra puerta

Vuelves a trabajar jodido y tienes razón

Publicada el 25/08/2021 a las 06:00

Cuando era pequeño era de esos niños que no se deprimían por volver al colegio después de las vacaciones de verano. No es que estuviera entusiasmado, pero ya las dos últimas semanas tenía ilusión por reencontrarme con mis compañeros, con (si había suerte ese año) estrenar una nueva mochila, incluso con algunas profesoras. Podría llegar a recordar ciertas ganas por aprender, por ver qué deparaba el nuevo curso. En cualquier caso, no era un drama que se acabaran las vacaciones y a algún año le sobraba una semana.

Cuando va pasando el tiempo, esa sensación se viene abajo, pero no tanto. Pienso ahora en lo que era volver a mi vida de universitario tras el verano y no le encuentro el drama a estudiar poco (hice Periodismo) y salir de miércoles a domingo y tener algo de dinero en el bolsillo porque ya trabajaba y daba poco gasto en casa. En ningún momento de la vida es tan dramático lo que llaman "la vida" como cuando eres adulto y trabajas.

Conozco a gente que dice que trabaja en lo que le gusta y que pena y llora al regresar. Por ejemplo, yo. La sensación de fin de verano, de regresar a lo que se supone que hemos elegido como rutina, es de un absoluto vacío. De vértigo, depresión y desesperanza. Podemos darle la pátina que queramos, podemos hablar de tu amigo José Luis que le encanta su curro, podemos decir que trabajas en lo que te gusta. Yo lo hago. Pero la realidad es que querría no hacerlo.

Posiblemente la concepción de un trabajo como lo que nos define, de ser lo que somos por lo que producimos, de que tu empleo "te realiza" o "dignifica", es una campaña sistemática y machacona del capital para que no asumamos que vender nuestra fuerza de trabajo es un drama que no queda más cojones que asumir. Mi horizonte de felicidad vendría de poder vivir sin trabajar. Y el de la mayoría de las personas, también.

Con un trabajo privilegiado como el mío y un modo de vida desahogado, mucha gente me abronca cuando digo esto. Lo voy a seguir haciendo. Porque creo que el querer avergonzarnos cuando decimos que no queremos vender 8 horas diarias de nuestras vidas por dinero es un hito muy conseguido de quien nos saca una plusvalía. Y manifestarlo es un paso (pequeño, sí) para hacer valer que quien nos da trabajo no nos está haciendo un favor.

Ahora volvemos de nuestras vacaciones y nos deprimimos. Lo hacemos porque no hemos elegido esto, porque es lo que hay, porque el horizonte que se nos presenta no es diferente. Tienes derecho a estar hecho mierda cuando regreses a currar. Dilo y pásalo como puedas. Pero que nadie nos convenza de que trabajar es un privilegio. Es lo que tenemos que hacer para pagarnos las vacaciones y todo es tan injusto que hay quien ni siquiera puede currar aunque quiera. Vuelves a trabajar jodida porque no es la vida que quieres. Que no quede otra no quiere decir que haya que asumirlo con una sonrisa.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




29 Comentarios
  • Epi Epi 27/08/21 08:29

    Tú no has estudiado para ser periodista, Quique; has estudiado para ser jubilado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Hammurabi Hammurabi 26/08/21 20:55

    Mejor que trabajar es dar unas palmas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • piquío piquío 25/08/21 17:49

    Que no crea en ningún dios no me libra de pertenecer a una cultura cristiana, y la Biblia lo deja claro cuando afirma que "ganarás el pan con el sudor de tu frente": el trabajo es un castigo divino.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Egin Egin 26/08/21 18:07

      Si lo acaptamos como castigo divino, duele menos, y lo asumiremos.
      Es un castigo del sistema

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • TELERA TELERA 25/08/21 15:59

    Estoy de acuerdo. Nos han engañado desde hace mucho tiempo sumergiendonos en un mar cultural, con mensajes machacones de tinte religioso entre otros: ganarás el pan con el sudor de tu frente, esto es un valle de lágrimas, leyes de vagos y maleantes, como si los que se encargan de difundir el mensaje y domeñarnos se partieran el lomo a modo ejemplificante. Tal la revolución que muchos soñamos deba comenzar por cambiar el derecho a trabajar por el derecho a no hacerlo y poder dedicarnos al ocio y al trabajo necesario para satisfacer las necesidades básicas, eso sí, sin plusvalías por favor. Muchos pueblos que consideramos atrasados son capaces de vivir en otro paradigma. Tal vez la Arcadia no esté encima de las alfombras de hormigón y de asfalto. Toquemonos el higo y miremos mal el tan deseado y a la vez denostado trabajo. !Que castigo nos manda el Señor!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Trajano Trajano 25/08/21 14:30

    Estoy de acuerdo con todo lo que dice Quique. El sistema nos prepara desde pequeñitos para ser un producto más. Trabajar para pagar tus vacaciones (con suerte de dos o tres semanas en verano), eso resume el circulo capitalista de una vida "privilegiada". El ser autónomo te da por lo menos la tranquilidad de que otras personas no ganan dinero con tu trabajo. Menos vacaciones pero más libertad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • CésarG CésarG 25/08/21 13:11

    No estoy muy de acuerdo con el artículo, la verdad. No creo que el hecho de tener que trabajar sea culpa exclusiva del capitalismo. En cualquier sistema social, en medios en los que los recursos escasean, es necesario dedicar un gran esfuerzo a la superviviencia y a la transmisión de tus genes: obtener alimento, procurarte tu casa, cuidar tu salud, procrear, cuidar de la descendencia... En las sociedades actuales, muchísimo más complejas, estas necesidades las tenemos resueltas gracias al trabajo de otros. No tengo que cultivar, ni que sacrificar animales, ni que construirme mi casa, ni que automedicarme, ni que escribirme todos los libros que leo. Incluso gran parte del tiempo que supone criar a un hijo se reparte con instituciones educativas: colegios, guarderías, actividades extraescolares. Pues bien, toda esa cantidad de curro que genero, es curro para otros, que están especializados en hacerlo y lo hacen mucho más eficientemente que yo. Yo a cambio devuelvo ese trabajo en aquello que se me da realmente bien y soy más productivo y útil para los demás. Es una relación win-win. A los occidentales nos cuesta vernos dentro de un sistema, y entender la relación entre individuo y colectivo, las ventajas de cooperar y trabajar en equipo. Así nos ha ido con el COVID en comparación con los chinos, japoneses o coreanos a los que miramos por encima del hombro. Yo cuando me toca volver al curro y enfrento estos sentimientos -que por otra parte son inevitables-, trato de darme cuenta del gran trabajo que supongo también para los demás. Por supuesto que el capitalismo introduce un factor parasitario a toda esta ecuación. Cada sistema social tiene sus propios parásitos, pero en España, que no es un vergel precisamente, ni un paraíso tropical, toca currar, trabajar la tierra, distribuir los bienes grandes distancias... Toca ser social. Dar y recibir. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • TheLoneMan TheLoneMan 25/08/21 13:10

    Estoy de acuerdo con Quique. Habrá matices, por supuesto, pero en el fondo, completamente de acuerdo.

    Me tengo por un tío inquieto intelectualmente, válido, con ganas de aprender, riguroso en el trabajo, etc. Cuando he cambiado de trabajo aprendo rápido y detecto cuestiones que mejorar, proponiendo mejoras.

    ¡¡PERO!! preferiría no tener que trabajar.

    Dice Quique "Mi horizonte de felicidad vendría de poder vivir sin trabajar. Y el de la mayoría de las personas, también." Y yo añado, "aunque me aburriera" no sé si más o si menos, pero preferiría no tener que trabajar, aunque me aburriera.

    :)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • AMP AMP 25/08/21 12:25

    Vicente Blasco Ibáñez ya lo explicitaba en su obra La catedral: El estado natural del hombre es la holganza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Valldigna Valldigna 25/08/21 11:12

    Valldigna.No será mas frustrante no tener nunca poder ir de vacaciones al menos una semana y no saber si podrás terminar el mes y ahora que se acerca la vuelta al cole no saber si podrá comprar el material escolar.Quique te recomiendo que pases una temporada conviviendo  con gente que no sabe que cuando empieze la temporada de la naranja tendra asegurado su trabajo..De verdad eres un privilegiado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Jalutana Jalutana 25/08/21 14:11

      Quien quiera puede buscarle tres pies al gato ( El que busca encuentra )
      Lo que yo entiendo del artículo : Preferiría...... pero como no tengo mas remedio, ajo y agua ( lo acepto ).
      A pesar de ello, seguiría prefiriendo....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Silk Road Silk Road 25/08/21 10:25

    Hay que distinguir entre "trabajo" y "empleo", porque no es lo mismo. Lo que jode es estar empleado, utilizado. Jode que se termine la libertad de las vacaciones, en las que has podido incluso trabajar haciendo un murete en la parte de atrás de la casa o yendo todos los días a ese huerto que tienes alquilado y tener que volver a ser empleado, a sentarte todo el día en un despacho trabajando lo menos posible.

    La solución es hacerse autónomo. Trabajas más pero nadie te utiliza. No tienes síndrome posvacacional... ni vacaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4



 
Opinión