X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Bajo los escombros de la política

Publicada 24/09/2017 a las 06:00 Actualizada 24/09/2017 a las 21:04    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 47

Las catástrofes han cruzado estos días el mundo. Un incendio devora los bosques de una isla, un huracán muerde el cuerpo de varios países, un temblor hunde casas en México. La fragilidad de la existencia está ahí, a la vuelta de la esquina, en manos del fuego, el agua, la tierra y el viento.  No sólo afecta a las vidas individuales, sino también a las casas, al lugar en el que fijamos la posibilidad de habitar, ese refugio en el que queremos cuidar el diálogo entre el espacio y el tiempo.

Cuando el 19 de septiembre de 1985 un temblor se abalanzó como un tigre sobre México, el poeta José Emilio Pacheco escribió del desamparo y la fragilidad: “La casa que era defensa contra la noche y el frío, la violencia de la intemperie, el desamor, el hambre y la sed, se reduce a cadalso y tumba”. Aquel lugar que edificamos para combatir la fragilidad y para sentirnos a salvo de la intemperie se viene abajo. Al convertirse en escombros, al caer sobre nuestros cuerpos, nos recuerda que somos parte de la naturaleza, que convivimos con el hambre y con la sed, que caminamos al borde de una tumba.

Como es lógico en estos casos, uno siente también la intemperie y pregunta por la suerte de los amigos. Dan noticia mientras ellos mismos reciben noticias. A través de la ciudad se recupera la comunicación, las hijas están bien, la madre por fortuna había salido de casa en ese momento, en la oficina hubo un susto grande, se han caído los cuadros y las estanterías, volví a casa y me esperaban todos los libros por el suelo.

Los cuadros en los que el arte quiso fundar su naturaleza autónoma, figurativa o abstracta, están por los suelos. Los libros en los que fue sedimentado el relato humano, con su equipaje de ideas, polémicas y estudios minuciosos sobre la realidad convertida en cultura, están por el suelo. Todas las catástrofes naturales son sociales, y todas las catástrofes sociales tienden a convertirse en una naturaleza. Para ser pisados en el suelo, ahí, revueltos, están Aristóteles y Descartes, Platón y Mercè Rodoreda, Marx y Baudelaire, Sor Juana de la Cruz y María Zambrano, Ana María Matute y José Emilio Pacheco. Ningún rapto literario se hubiese aventurado a imaginar que un mismo 19 de septiembre, 32 años después, la catástrofe iba a celebrar su memoria y su fidelidad.

Los libros son un tumulto, un testimonio, una acumulación. Igual que la gente que baja a la calle y se pone a quitar piedras en busca de supervivientes. Somos naturaleza y nos parecemos al huracán cuando agredimos. Somos naturaleza y nos parecemos a la luz del alba o de la linterna cuando ayudamos. Los amigos se consuelan de la desgracia hablando de solidaridad. Mientras los políticos hacen declaraciones que nadie se toma en serio –después de las mentiras, la corrupción y la violencia–, la gente conmueve y se conmueve, forma parte del drama, parte de la naturaleza. Y corre a ofrecer ayuda, a quitar escombros, a buscar supervivientes.

Bajo los escombros de este planeta está el cuerpo de la política. Y es necesario salvarla, aunque la risa del cínico desprecie con la palabra buenismo a los que intentan buscar un latido debajo de las piedras. En medio de los temblores, los huracanes y los incendios, hemos oído en la ONU un discurso de Trump que anuncia la destrucción de un pueblo, y hemos visto a Kim Jong-un, el dictador de las muchas risas y la poca gracia, jugar con amenazas nucleares sobre el mundo. Nuestra tecnología estalla sobre la naturaleza, sobre nosotros. Se acusan de lunáticos entre sí, pero la luna forma parte de la naturaleza, de sus ciclos de desamparo y de supervivencia, mientras que Trump y Kim Jong-un representan una historia sin control, desquiciada, incapaz de dominarse a sí mismo. Nos llevan a todos a un eclipse sin retorno.

También siento la risa de los cínicos cuando repito una y otra vez que hace falta un diálogo serio y político para resolver la crisis de Cataluña. ¿Político? ¡Pero si son los políticos los que lo han complicado todo! Pues, sí, pero la política que lo complica todo, es la única que puede solucionar las cosas en la conciencia de los temblores, de la fragilidad natural, de la intemperie que se da hasta en el interior de las casas. No queda otra: si queremos ser y estar, si queremos fundar una habitación para el espacio y el tiempo, debemos buscar el cuerpo de la política bajo los escombros.

Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, de las razones y las mentiras, con la paciencia del mundo natural, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, con un latido cada vez más frágil, espera la política.


Hazte socio de infolibre



16 Comentarios
  • Amatista Amatista 26/09/17 13:21

    Pienso que nuestra crispación, catalana y española, tiene su origen en que nos han robado unos y otros, los políticos de ambos lados, y estamos pobres y estamos tristes, no sólo por la falta de dinero sino también de respeto. Ante esto, algunos quieren irse... (A dónde?) y otros, pasivos como el mismo gobierno español, esperamos... (A qué se arregle todo, cómo, cuándo?) Una sociedad no avanza ni mejora con estos métodos, sino con pensamientos y actos claros, en el día a día, y a la hora de votar. Mientras sigamos eligiendo charlatanes y/o fanáticos que nos roban, autoritarios que nos dicen lo que hay que hacer saltándose ellos mismos las leyes, porque para ellos sí, las leyes son de goma (y me estoy refiriendo a los dos bandos), no habrá nada nuevo y positivo en nuestro horizonte. Es imprescindible el afán y un criterio propio, nada de callarse o repetir consignas, nada de escapar, y mucho, mucho respeto entre los conciudadanos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    15

    • Sancho Sancho 26/09/17 15:19

      ¿Por qué dice Ud., respetada Amatista, lo de " y otros, pasivos como el mismo gobierno español, esperamos..."? ¿Tal vez porque no hemos salido al son del sonido de flauta que han pitado los derechistas del Govern? En primer lugar no sé cuántas mareas de las distintas privatizaciones han salido ya y se han hecho oír en todas las distintas comunidades; en segundo lugar, lo que tal vez no ha existido es la unión de todas estas movilizaciones, desde la base; en tercer lugar es algo que muchos llevamos tiempo reivindicando, salir para y por tantos problemas muy graves que nos afectan; y por último decirle que hasta que no nos demos cuenta que salir a pelear por nuestros derechos sin hacerlo de la manita de dos gobiernos que están unidos en sus políticas anti pueblo, anti sociedad, las dos igual de derechistas, los dos fascistones, con sus diferencias pero iguales en sus recortes de derechos, sus interés capitalistas muy claros, y sin que una parte de la izquierda les haga el caldo gordo de una manera que da un poquito de vergüenza, en vez de estar con las bases que les han votado para algunas cuestiones muy concretitas, objetivos muy claritos (no en balde nacieron tras el 15M), vamos listos...Un salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      10

      • Amatista Amatista 26/09/17 17:16

        Apreciado Sancho, para nada consignas, he dicho en mi comentario, criterios propios, claros, nada de salir al toque del sonido de la flauta de nadie... sino participar en lo que uno cree y no quedarse quietos en casa viendo la tele y despotricando, porque eso no desescombra el país, utilizando el símil tan acertado de Luis.

        Por lo demás, creo que tiene usted mucha razón en sus argumentos, que no son muy distintos de los míos: participar, movilizarse, reivindicar cuando las cosas no son justas y nos afectan; y elegir bien cuando votamos, que no es nada fácil... Y me parece muy bonita esa humilde autocrítica a la falta de unión que usted hace, que creo que es uno de los grandes problemas que tenemos los españoles, nuestro individualismo, válido para el arte y la creatividad, pero no tanto para las acciones colectivas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        10

  • Mayor Al Mayor Al 25/09/17 09:43

    Caso catalán. ¿Repetir una mentira muchas veces la convierte en verdad? La lógica dice que no, pero la realidad parece contradecir a la lógica pués cada vez hay más voces que se suman y agrandan la bola de nieve. Sólo el niño ve que el rey está desnudo. Aclaro que veo mentiras en ambos bandos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 25/09/17 09:06

    Muchas gracias Luis por tu excelente artículo. Discrepo contigo en una cosa: los mercachifles que ahora ocupan los espacios de la política, no son políticos. Son ocupas que no creen en el arte de mejorar la vida de sus conciudadanos (origen primigenio y olvidado de la política). Solo piensan en ellos, en sus caballos de Troya que tan descaradamente han metido hasta nuestras concinas para salir de sus tripas, desembarcar en nuestra realidad y robarnos con un pillaje exacerbado cuanto era nuestro y quizá resultó ser nada. Nos han robado la palabras, nos han robado la voz y cada cuatro años nos quitan la cinta americana que nos amordaza jurándonos que no la volverán a poner si les votamos a ellos. Y se instalan de nuevo, repartiéndose nuestro presente, nuestro futuro, nuestros sueños. No hau políticos Luis. O los pocos que hay están tan en la periferia que no llegan a rescatarnos. Y si alguno osa a levantar la voz, se monta una buena algarabía para que miremos a otra parte (trileros sociales) mientras la bolita desaparece bajo la mesa. No podemos ganar mientras no les echemos de nuestras vidas, mientras no consigamos que rijan los destinos de nuestras sociedades personas que piensen en el futuro y no en las futuras elecciones, en perpetuarse en el cargo y en llenarse los bolsillos. No lo vemos porque inundan con humo el día a día. La política actual es un gigantesco escombro que losm polñpiticos aseguran van a reconstuir pero no tienen ni ganas ni aptitudes para hacerlo. Porque no piensan en la sociedad sino en sus propias maquinarias de poder. Y así seguiremos bajo los escombros, semiahogados, separados, alejados y esperando que alguien nos encuentre para rescatarnos. Y nos encontrarán. Para seguir hundiéndonos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    17

    • Irenepaz Irenepaz 29/09/17 12:04

      Es la verdad de lo que esta ocurriendo, hay demasiado fanatismo y poco o ningún programa real. Pero su comentario es muy pesimista. Lo mas urgente es quitarse al PP del gobierno partido corrupto donde los haya, y luego que salgan nuevos valores que quieran defender el bien común la señora Carmena. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • phentium phentium 25/09/17 12:58

      Suscribo todo lo que dices, pero añadire algo que al parecer ni Luis ni tu mismo habeis considerado: esos politicos no estan donde estan por designio divino ni por generacion expentanea. Son 8 millones de españoles quienes los han puesto ahi y no una si no dos veces y para mas INRI parecen dispuestos ha hacerlo por una tercera vez.....y las que sean necesarias con tal de frenar a las hordas izquierdistas.
      Cada vez tengo mas claro que hay paises y sociedades que solo estan preparadas para ser gobernadas por un dictador o un reyezuelo.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      14

  • Alvaro13 Alvaro13 25/09/17 01:32

    Es crucial extraer el cuerpo de la política de entre los escombros de tanto desastre. Pero es imposible activar el cuerpo con el actual PP. Es necesario sacar ahora a Rajoy y su gobierno y establecer un gobierno de concentración pactando la elaboración de una nueva Constitución. Sabiendo que ni PP ni ciudadanos van a cooperar.

    Además es necesario elaborar y difundir un relato de la situación fuerte y bien elaborado y de forma común a los participantes en la reforma de la Constitución.

    La situación actual es consecuencia absoluta de la incompetencia del PP (parece mas preocupado de mantener todo como hace 500 años que mantener nuestro sistema político en sintonía con los otros de nuestro entorno histórico. Así que no es apoyar una política de estado lo que se está haciendo. Es aceptar la política ultranacionalista del PP y reforzarlo como supuesta política de estado.

    La única salida razonable es la dimisión de Rajoy y la formación de un gobierno TRANQUILO de transición. El énfasis en la tranquilidad es que tiene que excluir intereses partidistas y hay algunos partidos mas obsesionados en sorpasar que en consolidar la reforma de la Constitución que nos sirva para los próximos 40años.

    Pienso que desescombrar a la política exige garantizar que se mejore su valor respecto al actual. En caso contrario caerán más cascotes sobre la Política. Y el desescombro irá dejando una política cada vez más irreconocible.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Queso Tierno Queso Tierno 24/09/17 23:51

    Dice Vd., "Bajo los escombros de este planeta está el cuerpo de la política. Y es necesario salvarla" Ya salvamos a los bancos y mire como nos fue. Y, si los poíticos hubieran estado realmente debajo de los escombros, nos hubiéramos ahorrado una buena pasta. Como imagen poética muy bien; como realidad, pues...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Sancho Sancho 24/09/17 19:35

    Cien mil personas se han manifestado contra la reforma laboral en Francia; ¿Conseguirá Mélenchon aglutinar a los trabajadores?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    15

    • individualiberal individualiberal 24/09/17 22:44

      Puedes tener una cosa segura: Melenchon nunca propondría la chaladura de suprimir la soberanía popular en Francia. Podrá ser demagogo pero no con eso de la soberanía popular. Salut i no força al canut.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      4

  • Sancho Sancho 24/09/17 19:30

    La desgracia que nos apena y nos deja secos a algunos es que no habiendo políticos ni políticas de altura, ahora resulte que una parte de la izquierda, olvidando los discursos y las políticas que ni siquiera ha recorrido, se eche en brazos del nacionalismo capitalista e igual de depredador y enemigo de los trabajadores como el PP, de la misma familia de la derecha capitalista europea. Esa es una lástima...como si no tuviera la izquierda millones irresueltos a los que ni siquiera se ha acercado.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    9

  • gusalo gusalo 24/09/17 15:33

    No paro de repetir algunas frases del artículo:
    “Las catástrofes [cruzan] el mundo” (sobre todo el llamado Tercer Mundo)
    “Somos parte de la naturaleza…”, como la luz, como un huracán (quizá más parecidos a un tumor que le ha salido a nuestro planeta).
    “Todas las catástrofes naturales son sociales, y todas las catástrofes sociales son naturales” (¿¡Que dios o qué hijo de dios habrá provocado el cambio climático y la superpoblación y la desigualdad del planeta!?)
    “Nuestra tecnología estalla sobre la naturaleza, sobre nosotros” (y especialmente sobre los que, expulsados de su tierra, no podrán caminar sobre las aguas del Mediterráneo).
    “Un discurso de Trump que anuncia la destrucción de un pueblo” (y sabemos que puede hacerlo).
    “Siento la risa de los cínicos cuando repito una y otra vez que hace falta un diálogo serio y político para resolver la crisis de…”  “La risa del cínico despreci[a] con la palabra 'buenismo' a los que intentan buscar un latido debajo de las piedras”.  
    Un saludo, Luis, y de nuevo gracias por tu artículo (o poema en prosa).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    17

    • charopa69 charopa69 24/09/17 18:51

      Algunas de las catástrofes afectan a todo el Planeta, aunque, como siempre, los más débiles sufren más las consecuencias

      http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=37356#.WcfhI_NJbDc

      http://www.unep.org/americalatinacaribe/

      http://asociacioneconama.blogspot.com.es/2016/11/la-asociacion-econama-apoya-los-vecinos.html

      http://kaosenlared.net/ignorado-convenio-minamata-desconocimiento-censura-autocensura-simplemente-vacaciones/

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Damas Damas 24/09/17 13:40

    Agradezco como otr@s este artículo y he disfrutado como dice M.T por el contenido (con el que estoy de acuerdo en un 99,99%) pero en especial por la forma. Como, creo, que ya he comentado en alguna otra ocasión la forma de mirar y su expresión en palabras de L. García Montero me emociona ¡me gusta tanto esa su mirada-escritura!. Igual frida56 da la clave del porqué, quizás utilizando sus palabras, y adaptándolas a mi peculiaridad, es porque encierran verdad* esencial, verdad de ser humano poeta. ¡Buen día para tod@s!

    * Pienso en ese concepto de "verdad" que me pareció entender en algún otro artículo del que hablaba García Montero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Grobledam Grobledam 24/09/17 11:46

    Gracias Luis, como siempre gracias por tu sabia y humana aportación.
    No es un "pero", es un: me gustaría aportar que hacer política necesita de ciudadanos educados. No lo olvidemos, casi siempre la educación en libertad es condición necesaria para un mundo mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    22



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre