X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La 'intransición' (y cómo los errores de los adversarios resucitan a los muertos)

José Sanroma Aldea Publicada 05/03/2017 a las 06:00 Actualizada 28/03/2017 a las 19:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 15

La noche del 20D de 2015 el señor Rajoy estaba políticamente muerto. Casi muerto. A pesar de que su partido tenía 43 escaños más que el siguiente. Tan era así que supo enseguida que ese partido, el PSOE, se abstenía o él no tendría modo de ser investido y formar Gobierno. Le hizo una trampa al procedimiento constitucional de investidura. Le fue consentida por el rey y por el presidente del Congreso, aunque les pesó la sorpresa... Sabía que tenía que fiarlo todo a la repetición de las elecciones. Y sus adversarios no fueron capaces de evitarlas.

España padece el resultado. Tras los resultados del 26 J de 2016 –y tras la demolición, desde su propio Comité Federal, del PSOE– Rajoy fue investido presidente. Sucedió, después de fracasar en su primer intento de investidura, ¡con el mismo programa con el que había sido negada la confianza apenas dos meses antes!

El viejo político había derrotado a tres líderes jóvenes. Aunque dos no perciban su fracaso.

A Rivera le hizo tragarse sus juramentadas palabras de que sus votos no le harían presidente.

A Iglesias le aguantó todas las imprecaciones que éste le lanzó para terminar oyéndole decir que era un "señor estupendo".

A Sánchez se lo habían quitado de enmedio desde la cúspide de su propio partido.

Algunas de las consecuencias de esa triple derrota (siendo la del PSOE la más abrumadora) se dejaron ver de inmediato.

En C's, su transitoria relevancia (en los procedimientos de investidura) quedaba disminuida y ninguneada.

En el PSOE y Podemos –los dos partidos de cuya colaboración dependía en buena parte la renovación democrática y el rescate social–, internamente divididos, triunfando la línea más contraria a la colaboración con el otro.

La victoria rejuveneció a Rajoy tanto como envejeció a sus rivales.

Sánchez quedó fuera de la escena política, a la que solo ha vuelto impulsado por el activismo rebelde de un amplio sector de la militancia del PSOE. " Soy distinto", ha dicho para abrirse un futuro. Le toca demostrar que es no sólo distinto sino mejor.

Iglesias regresa al pasado: para él no hay vía al futuro que no pase por el adelanto de Podemos sobre el PSOE. La invocación de la triple alianza juega el papel que hace décadas tuvo la metáfora de las dos orillas. La enfermedad de este izquierdismo ya no es infantil sino viejuna.

Rivera pide árnica y acceso a gobernar donde sea.

En cambio Rajoy, engrandecido ante los propios, tras aguantar haber sido solo el señalado por el dedo de Aznar y luego golpeado por su dedazo, puede pensar ahora que es capaz de pasar a la historia por la puerta más grande. Su entrevista secreta con Puigdemont el pasado 11 de enero es un botón de muestra. Bien está. Pero, desvelado el secreto, ¿quién le tose? La explicación del hecho y del resultado faltan.

Su poder omnímodo sobre su partido queda consolidado. La forma en que se ha resuelto la crisis de la democracia representativa y la Presidencia del Gobierno le han dado una amplia capacidad de iniciativa política; la que no tenía ni antes ni después del 20 de diciembre de 2015.

No tiene una mayoría parlamentaria, pero la dispersión de las fuerzas opositoras convierte en oro el número de sus escaños. Máxime cuando Rivera y la gestora del PSOE necesitan mostrar que sus votos valen para mucho; y cuando Iglesias toma esa apariencia como si fuera la entera realidad para crear otra: la de que existe una triple alianza frente a la que él va a dirigir la fuerza combativa de un Podemos ganador vuelto a la calle. En suma, la dirección de tres partidos a vivir de las apariencias y el presidente del Gobierno a manejar esas apariencias en provecho propio.

¿Cómo calificar este período político?

No creo que estemos en una segunda Transición que se haya quedado a mitad de camino y que se vaya a completar a partir de que Podemos gane las próximas elecciones. Largo itinerario que solo puede acortar Rajoy adelantando la fecha electoral a su conveniencia.

El sueño de estar viviendo una segunda Transición es la cara de la moneda cuya cruz es el cuento de la gestora de que el PSOE haría una oposición que "crujiría" (Madina dixit) al Gobierno del PP.

Ni Transicion ni crujimiento del Gobierno. Lo que estamos viviendo es una segunda intransición. (Quede hablar de la primera para otra ocasión).

Rajoy impera sobre su partido y cuenta con la división de las fuerzas parlamentarias que se le oponen.

Solo habría una forma de "crujir" al Gobierno: abrir, paso a paso, la posibilidad de una moción de censura entre las tres fuerzas que antes del 20D se presentaron como fuerzas del cambio. Parece evidente que esta posibilidad no está ni se le espera. Tampoco puede vaticinarse que las eventuales movilizaciones sociales vayan a concentrar su objetivo político en llevar a la Presidencia del Gobierno a Iglesias, en las próximas elecciones, para poner fin al "régimen del 78". Si a este lo dinamitara la explosión de la cuestión catalana no sería precisamente para ningún bien democrático.

Un período de intransición también porque tampoco Rajoy ha dado muestras de que su reeditada Presidencia conlleve la renovación de las políticas de su Gobierno. Las que le llevaron a perder más de tres millones y medio de votos. Ahora amenazan con hacer crónicos los males.

Por ahora no ha abierto vía ni frente a la fractura social; ni frente a la fractura territorial (la que concierne a Cataluña pero que tiene nexos con la situación y significado de la Unión Europea y con el sistema de financiación de las comunidades autónomas); ni frente a la fractura intergeneracional; ni frente a la corrupción que degrada las instituciones y lastra las cuentas públicas.

Rajoy impera sobre su partido y se refuerza con las dificultades de pacto entre los demás. Pero esto no basta; no domina las circunstancias que derivan de esas fracturas.

Ahora, aupado en su éxito, puede que sueñe con hacer algo más meritorio que vivir de las debilidades ajenas; y no hay por qué disuadirle del intento, ni minusvalorar su inteligencia para comprender que los problemas no se resuelven solos. Creo que incluso a Podemos, en esa eventualidad, no le interesaría apostar a "cuanto peor mejor".

Este es un tiempo nuevo respecto al que precedió al 20D de 2015. El pasado inmediato (del que queda tanto por aprender) ha sido la llave de este presente, distinto al que pudo haber sido y no fue. Pero la llave que abrió este presente (por la mano de Rajoy) no es la llave del futuro. Está por ver quién encuentra esta llave y quién es capaz de utilizarla. Las fuerzas políticas que se han empezado a mover en  el nuevo tiempo político se han reconfigurado en el inmediato pasado. Y lo seguirán haciendo ahora.

El futuro inmediato no está escrito. Ni siquiera el del PSOE, al que se le augura una división ineluctable. Cual drama griego.

Quienes derrocaron a su secretario general no comprendieron que la suerte del PSOE estaba vinculada a la del secretario general. Pensaron interesadamente que no había sido elegido por la militancia sino designado por quienes mandan en el PSOE. Se han encontrado con el hecho de que ha sido la militancia quien le ha dado nuevo aliento. Cierto que el secretario general, elegido por las bases, no se convirtió en el águila política capaz de alzarse a la presidencia desde el limitado número de los escaños del PSOE. Cierto también que le pusieron mucho plomo en las alas para que no remontara el vuelo más alto que las gallinas. Cierto que no es un gallina. Por esto sus temerosos adversarios han tenido que esgrimir como argumento que su victoria será la división del PSOE. ¿Ayuda tal pronóstico a aceptar el resultado sea cual sea? Es solo un error más que revitaliza al derrocado; cuya victoria se teme ahora porque le suponen afán de revancha.

Pero también es cierto que Pedro Sánchez no puede revivir, fructíferamente para su partido, tan solo por los errores de sus adversarios internos. Su suerte está vinculada a lo que haya sido capaz de aprender de su propia trayectoria.

Como también la suerte del PSOE está vinculada a lo que colectivamente pueda aprender de su propia historia, desde aquel renacimiento que tuvo en Suresnes. Si repiensa su historia creo que el PSOE podrá concluir que recuperar la hegemonía (en la izquierda y en España) no podrá hacerse en el modo en que lo logró entonces.

Está cantado en el poema de Antonio Machado: existe la posibilidad de que como el olmo viejo y centenario vuelva a conocer otra primavera. También el riesgo de verse reducido a leña u otras diversas utilidades.

¿No sería lamentable que desapareciera el partido históricamente más vinculado a la democracia española?

Paradójico sería que quedaran, como únicos partidos históricos, el PNV y ERC, hegemónicos en el País Vasco y en Cataluña; y, como hegemónico en España, el PP, cuyo compromiso con la democracia pocas veces ha ido más allá de tolerarla en provecho propio. Un partido que se mantiene como pez en el agua en este tiempo que ahora llaman de la postverdad y que su encumbrado jefe sabe que eso no es otra cosa que el triunfo del cinismo. No el de la escuela griega que fundó Antístenes, sino el de la mentira descarada que con éxito viene practicando.

En cambio, con el arma de la impostura nadie ganará en el PSOE una victoria que no sea pírrica. Ya lo han probado quienes derrocaron a Sánchez pagando el precio del descrédito que se han ganado.

Está por ver ahora qué es capaz de enseñarnos Sánchez.

Está por ver también que es lo que quiere aprender y puede enseñar la sabiduría colectiva de la militancia del PSOE llamada al debate de proyectos y a las urnas.

Quienes van a votar en la elección de la Secretaría General no son almas muertas de Gogol. Ni creyentes fervorosos fácilmente manipulables al grito de no es no.

Es la parte hoy más viva del PSOE. Y al parecer mayoritariamente está por apoyar a Sánchez.

La suerte de los políticos es a veces inescrutable. Conoce el milagro de la resurrección.

La suerte de la democracia no. Depende del compromiso de la ciudadanía. Y esta, para activarse, necesita que quienes aspiren al liderazgo político despejen algunas de las incertidumbres y algunos de los riesgos que plagan este período de intransición que vive España. Mientras, el mundo hierve con Trump y su compaña.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



14 Comentarios
  • TOTOFREDO TOTOFREDO 29/03/17 14:29

    Si el P$O€ tiene que desaparecer, será única y exclusivamente por sus errores, cometidos de forma consciente mientras la sociedad nos comportábamos de forma inconsciente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 29/03/17 14:29

    Si el P$O€ tiene que desaparecer, será única y exclusivamente por sus errores, cometidos de forma consciente mientras la sociedad nos comportábamos de forma inconsciente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 06/03/17 09:32

    1.Sánchez fue una catástrofe para el PSOE (Desastre electoral y guerra civil interna).2.No creo en absoluto que pueda ganar las primarias pero si lo hace.... el desastre electoral del PSOE será aun mucho mayor.... y no hay que ser muy listo para saber por qué....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • AngelesC AngelesC 06/03/17 14:12

      ¿Esta hablando en serio....? Esa memoria...a veces juega malas pasadas. De tiro al blanco de manual.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Domingo Sanz Domingo Sanz 05/03/17 21:21

    Mínimo y muy superficial en el artículo el tratamiento del independentismo catalán que, guste o no, está siendo la única causa capaz de movilizar al margen de los partidos y puede romper las componendas de una Transición que trajo la monarquía bipartidista e impidió la limpieza de franquistas, un proceso imprescindible para reconstruir una democracia en condiciones en cualquier país que haya sufrido una dictadura. Tercera república, o monarquía sin Catalunya.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gomados gomados 05/03/17 18:39

    El bien pagado por el psoe de bono otrora camada intxausti trufado de maoismo e incienso barre para la casa de quien le paga, uno de los partidos sostenedores del régimen del 78 asentado en la sangrienta transición de la desmemoria, manipulación de la historia e impunidad del franquismo y del monarca elegido por el dictador asesino y sanguinario. Qué poca memoria y vergüenza otrora revolucionario antifranquista. Todos los males son de Podemos. El PSOE protector de los banqueros y poderosos, del monarca con sus corrupciones y comisiones del petroleo, el partido de la OTAN, de las reformas laborales y fiscales regresivas, el de los conciertos educativos, el que no tocó los privilegios de la iglesia católica, el partido de los pelotazos de la beautiful people, el del reparto de rumasa a los amiguetes, el del gal, el de rodriguez galindo, el de martinez torres, el de la cal viva, el de la reforma constitucional alevosa y nocturna, el del indulto al banquero, este partido es guay. Como dicen en valenciano pagant san pere canta. Ay que pena camarara

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pepita Pepita 05/03/17 18:05

    Con el golpe en el Psoe , por estos varones que se Socialistas , no tienen nada que solo defienden su sillón , esta claro que los militantes solo tenemos a Pedro, y si este no está veremos , yo no votaré ni. Susana ni Patxi, la una por trepa y el otro por tramposo , así que con las plataformas otro PSOE seria posible, y si no abstención , porque Iglesias no es de fiar

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Isabelle0651 Isabelle0651 05/03/17 19:20

      ¡Toma ya! Otra abstencionista,  así auparon ustedes los del P**E al partido del corrupto Rajoy.  Son ustedes muy consecuentes,  los ciudadanos le estamos muy agradecidos, Pepita 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • joserleo joserleo 05/03/17 19:19

      Podría usted explicar siquiera de manera escueta porqué Iglesias no es de fiar. Si no todo el resto de su comentario carece de sentido o sencillamente se muestra usted idólatra de manera adolescente: o Pedro o nada.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Sancho Sancho 05/03/17 14:08

    No estoy muy lejos de algunas de las cosas que comenta en su artículo; creo que sobre algunos asuntos, como en el resultado que estos últimos tiempos de "intransición" han tenido para podemos, que no Iglesias, por no personalizar, pasa Ud. de puntillas, y mi opinión es que no es tan simple el asunto como parece tratarlo Ud., pero coincido básicamente en lo que dice..."este periodo de intransición se está llevando por delante la reivindicativa lucha sindical cuyo máximo exponente de inanición fue la aceptación de la Ley de Esclavitud Laboral. También dejar constancia que en esta intransición se están perdiendo bastantes mejoras sociales que tanto había costado conquistar. En vez de estar en la posverdad en algunas cuestiones estamos volviendo casi al tardofranquismo". Añado al acertado comentario de paco arbillaga que sí, que se esté enterrando la memoria de tod@s los que dieron sus días y sus noches, y hasta su vida, por la democracia, tal vez por una democracia distinta a esta...Se merecen que continuemos su lucha. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Cuco Cuco 05/03/17 16:33

      Hablando de Diógenes:La lámpara, ¿ la pedía prestada?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • juan alvarez juan alvarez 05/03/17 11:58

    Es el "el triunfo del cinismo", en su primera acepción de la RAE, añado. Porque para que usted diga esto fue preciso el triunfo de esa acepción como primera contra la quinta acepción, que signifca lo opuesto. No añade la acepción tercera que es el cinismo: Wikipedia: Diógenes vivió como un vagabundo en las calles de Atenas, convirtiendo la pobreza extrema en una virtud. Se dice que vivía en una tinaja, en lugar de una casa, y que de día caminaba por las calles con una lámpara encendida diciendo que “buscaba hombres” (honestos). Sus únicas pertenencias eran: un manto, un zurrón, un báculo y un cuenco (hasta que un día vio que un niño bebía el agua que recogía con sus manos y se desprendió de él). Ocasionalmente estuvo en Corinto donde continuó con la idea cínica de autosuficiencia: una vida natural e independiente a los lujos de la sociedad. Según él, la virtud es el soberano bien. Los honores y las riquezas son falsos bienes que hay que despreciar. El principio de su filosofía consiste en denunciar por todas partes lo convencional y oponer a ello su naturaleza. El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al mínimo sus necesidades". La verdad por delante duela a quien duela. Que la verdad existe lo demuestra que la muerte de otro ser humano es una verdadDiógenes vivió como un vagabundo en las calles de Atenas, convirtiendo la pobreza extrema en una virtud. Se dice que vivía en una tinaja, en lugar de una casa, y que de día caminaba por las calles con una lámpara encendida diciendo que “buscaba hombres” (honestos). Sus únicas pertenencias eran: un manto, un zurrón, un báculo y un cuenco (hasta que un día vio que un niño bebía el agua que recogía con sus manos y se desprendió de él). Ocasionalmente estuvo en Corinto donde continuó con la idea cínica de autosuficiencia: una vida natural e independiente a los lujos de la sociedad. Según él, la virtud es el soberano bien. Los honores y las riquezas son falsos bienes que hay que despreciar. El principio de su filosofía consiste en denunciar por todas partes lo convencional y oponer a ello su naturaleza. El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al mínimo. Manipular el verbo es signo del fin

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaca1930 Jaca1930 05/03/17 11:27

    Pese al rebuscado método escogido, y al intento de camuflar el mensaje de fondo por parte del articulista, opino que el artículo desprende un evidente tufo pro-Pedro Sánchez, y considero que forma parte de la campaña de propaganda de este candidato de cara a las Primarias para Secretario General del PSOE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AngelesC AngelesC 05/03/17 10:01

    La suerte del PSOE en estos momentos esta en reconocer la terrible equivocación y el insultante espectaculo, (sobre todo a los militantes), que se dio el primero de Octubre. Volver a los dias anteriores a ese fatidico dia y a que todos los barones, baronesas, baroncitos, baroncitas, pidan perdon por la verguenza inflingida. Que acepten las decisiones democraticas de los militantes, que naturalmente pueden equivocarse, aunque dudo que mas que esas "cabezas pensantes" que nos han traido hasta aqui. Que reconozcan sus errores, desde Felipe Gonzalez, los barones/as, mas "importantes" , hasta Zapatero. Los militantes y votantes se han hecho mayores y sabios y sin negar todas las grandes conquistas sociales, economicas y politicas, queremos, cuando se toman decisiones polémicas, saber porque, en que contexto y las alternativas. No queremos profetas, ni gurús, ni vendedores de crecepelo. Y el PSOE con la verdad por delante, sin demagogias ni engaños lo puede conseguir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre