x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Un Poder Judicial no enteramente independiente: nota para una reforma constitucional

Juan-Ramón Capella
Publicada el 15/12/2017 a las 06:00 Actualizada el 14/12/2017 a las 21:32
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

No hay duda de que los magistrados son independientes en sus actuaciones. Pero en España el Poder Judicial, como tal, no es enteramente independiente de los demás poderes del Estado.

Y eso deja al Poder Judicial, además, en una posición débil, de cierto desamparo, ante el cuarto poder y ante el poder que no lleva número: el invisible poder económico y financiero.

Los poderes políticos de la época de la transición desconfiaron de la magistratura heredada, que se había formado bajo el franquismo y en el franquismo jurídico tras la depuración de la judicatura y la fiscalía republicanas. Se optó pues, en los setenta, por jubilar a los magistrados más antiguos y vigilar tutelarmente a los demás. Se creó así un poder judicial tutelado. Cuarenta años después, esa tutela no solo no tiene razón de ser sino que además se ha convertido en un instrumento que dificulta la persecución de la corrupción.

El Poder Judicial no es enteramente independiente al menos por tres razones: porque el poder ejecutivo y el legislativo tienen una influencia decisiva en la composición de su órgano de gobierno, el Consejo General del Poder Judicial; porque la Fiscalía queda fuera de éste: el gobierno designa al Fiscal general del Estado, el cual, a su vez, nombra a los fiscales jefes de las audiencias, en una organización fuertemente jerárquica; y el Poder Judicial tampoco es enteramente independiente porque carece de una policía judicial propia: la que tiene depende orgánicamente del poder ejecutivo.

Además de todo eso, el poder judicial tiene un grave problema interno de cultura jurídica y social, y está excesivamente expuesto a las presiones debido a la todavía débil cultura democrática de nuestra sociedad. Pero vayamos ante todo a lo principal.

La Constitución de 1978 define un Consejo General del Poder Judicial (art. 122,3), pero deja casi toda su composición a una Ley orgánica. Eso ha posibilitado sucesivas reformas siempre en el sentido de dar intervención en el asunto a los principales partidos políticos —lo que le hacía depender, en definitiva, del Parlamento—, y más recientemente, sobre todo, del gobierno. No es fácil que los magistrados  y magistradas se puedan identificar con el organismo que les preside.

La intervención sobre el Consejo General del Poder Judicial de poderes externos tiene o puede tener consecuencias graves para la promoción de los magistrados e incluso en la composición de algunos tribunales; cuando a los gobiernos no les basta su influencia sobre la fiscalía, actúan sobre el Consejo General.

Solucionar el problema de la independencia de la cúpula del poder judicial no es fácil. De una parte los magistrados son funcionarios cooptados por los magistrados existentes, a través de concursos públicos. De otra, el pueblo, titular de la soberanía, ha de tener algo que decir al respecto. El poder judicial no puede ser independiente de la soberanía popular.

Una reforma constitucional debe ser capaz de situar al Poder Judicial enteramente al margen de la influencia de los demás poderes del Estado sin que por ello deje de estar sometido a la soberanía. Se han formulado varias propuestas para eso —y yo mismo he sido autor de una algo complicada—, pero una manera muy sencilla y eficaz de volver independiente a la cúpula de ese poder del Estado consistiría en atribuir exclusivamente a los magistrados la elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial, entre candidatos que fueran en su mayoría magistrados, con adición de una minoría de  juristas de reconocido prestigio; y atribuir al Parlamento la facultad de vetar por mayoría absoluta a miembros electos del Consejo General, que en su caso serían reemplazados por suplentes predeterminados.

De cualquier modo: es preciso implantar un procedimiento de designación del Consejo General del Poder Judicial que lo independice al máximo de los otros dos poderes del Estado.

En segundo lugar el Poder Judicial no es enteramente independiente porque el gobierno se reserva el nombramiento de la cúspide jerárquica de la Fiscalía, el Fiscal General del Estado, y mantiene a los fiscales fuera del alcance de la autoridad del Consejo General del Poder Judicial. Solucionar el problema es sencillo: consiste en integrar a los fiscales en el ámbito de la magistratura, con su propia normativa interna, y atribuir al Consejo General el nombramiento del Fiscal General.

Esta integración de los fiscales en el cuerpo general de la magistratura es importantísimo. De los fiscales depende no sólo perseguir los delitos, sino también no perseguirlos o, dicho de otro modo, no considerar delictivos ciertos actos u omisiones. Hoy la corrupción política se está beneficiando de esta situación ciertamente anómala de la fiscalía actual. Que debe dejar de ser enteramente un instrumento del gobierno. Éste dispone, si lo necesita, de otros funcionarios para ser parte en los procesos, de una manera pública y  no mediante consignas opacas.

El Poder Judicial no es independiente, en tercer lugar, por carecer de una policía judicial propia. Tiene a sus órdenes funcionalmente a agentes de las distintas policías existentes, pero éstos dependen orgánicamente de los poderes ejecutivos estatales o autonómicos. Poderes que pueden alegar razones orgánicas —y nunca mejor dicho— para cambiar a quienes están solo funcionalmente a las órdenes de fiscales y jueces, con el consiguiente entorpecimiento de las investigaciones  (hoy, sobre todo, en los casos de corrupción, y se podrían dar numerosos ejemplos).

En otros países existe una policía judicial separada tanto orgánica como funcionalmente de la policía de orden público; ¿por qué no aquí? En realidad crear una verdadera policía judicial casi no tendría costes, pues las policías, y sus especializaciones, existen ya.

La policía de orden público podría seguir a las órdenes del ministro del interior de turno. Pero los ciudadanos estaríamos sin duda mejor protegidos que ahora por una policía puesta a las órdenes de un poder judicial independiente.

Estas propuestas tendrían que ser completadas por una actuación decidida de un Consejo General renovado que a su vez pusiera al día los concursos de selección de los magistrados, adecuándolos no solo al conocimiento del derecho sino al de los problemas de la sociedad en que han de ejercer su función. Los magistrados necesitan orientar su cultura jurídica hacia una democracia no meramente procedimental sino a la democracia como régimen, como regla para las relaciones entre la ciudadanía y entre ésta y sus instituciones.

Conviene que el público sepa cómo se convierte en magistrado alguien dotado de una licenciatura en derecho. Lo hace memorizando  temas jurídicos de un programa —de bastante indigencia intelectual— para recitarlos como si fueran un catecismo ante un tribunal de magistrados en el sistema actual de oposiciones.

Para tener éxito el futuro opositor suele recabar la ayuda —remunerada aunque opaca— de una figura muy particular: el preparador. El preparador es un magistrado que se presta a enseñar en privado cómo ganar la oposición. Que vende clases de oposiciones. Los candidatos aprenden así a someterse sin crítica a la "modélica" visión del derecho que tienen los magistrados de la cúspide del sistema judicial, la única que se les traslada, que por su propia naturaleza es conservadora, tradicional y sobre todo dogmática. Esa visión suele ser ignorante del pluralismo jurídico, de los márgenes de indeterminación del derecho, y de las habilidades para actuar en estos casos sin menoscabo de las garantías debidas. Por otra parte el actual tipo de formación de los magistrados induce a considerar la independencia judicial más como una sinecura que como un instrumento de protección profesional al servicio de la ciudadanía

Sólo cuando los candidatos han superado sus oposiciones reciben formación adicional en la Escuela judicial, cuyas enseñanzas oscilan según los vaivenes más o menos conservadores del Consejo General del Poder Judicial. Pero ahí ya casi todo está determinado: sería preferible sustituir la existencia de preparadores privados por cursos públicos universitarios de maestría (másters, los bautizan en inglés), impartidos por magistrados, juristas prácticos y otros especialistas, en un ambiente cultural abierto a la polémica, a la crítica y la autocrítica, y a la innovación.

Una observación final, quizá muy personal: la protección de los jueces en su actividad profesional es una necesidad real. Los y las jueces y fiscales son personas que viven en el mismo entorno social que las personas a las cuales han de enjuiciar en el ámbito penal y demás. Sus hijos van al colegio, como todos. Y se observa cierta tendencia fascistoide a manifestarse ante los tribunales. A veces lo han hecho incluso alcaldes enarbolando sus varas de mando (un residuo del pasado); en otras ocasiones, han sido autoridades políticas que han pretendido obtener decisiones para alguno de los suyos en el ámbito de lo contencioso-administrativo. Pues bien: eso es justamente un ataque a la división de poderes. El derecho de manifestación, que es básico, se puede ejercer, ciertamente, contra decisiones reales o previstas de los tribunales. Pero ese derecho debería dejar de  existir a menos de medio kilómetro a la redonda de donde se administra justicia, y se debería perseguir penalmente a quienquiera que acosara a quienes prestan el extraordinario servicio a la sociedad de decidir los conflictos según las leyes y el espíritu de Justicia.
___________

Juan-Ramón Capella es catedrático de Filosofía del Derecho. Su último libro es 'Impolíticos jardines' (Trotta, 2016)
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • Isegor Isegor 16/12/17 03:33

    El servilismo del poder judicial rendido al poder ejecutivo prueban sobradamente que tal apócrifo “poder” se asemeja más a un desnudo sainete que a un legítimo poder judicial independiente. No existe como tal poder y, por tanto, no hay una real división de poderes en España, y lo más grave es que estos domados jueces exhiben una falta de conocimiento jurídico y de ética más propia de esbirros que de enjuiciadores técnicamente aptos principalmente en las causas con connotaciones políticas. Al igual que en los denostados, solo de boquilla, sistemas dictatoriales, el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional aplican, cuando el ejecutivo se lo induce, el indigno "Derecho Penal del enemigo" y el añadido “delito de sospecha", esto es, primero sacan de la chistera conductas delictivas que no se ajustan a los tipos penales en un sistema legal respetuoso con los derechos humanos, en contraposición por ejemplo al de Bélgica, donde la (in)justicia española ha hecho el más estrepitoso ridículo. A renglón seguido, amplían la tontuna del prefabricado delito con la afrentosa utilización de la prisión preventiva a la carta, por si al supuesto “enemigo” se le ocurre volver a incomodar al que tiene el poder fiscalizador sobre el sumiso juez-servilleta. En fin, que en España el poder ejecutivo bajo la férrea vigilancia en este caso del PP es el único poder, y el "puto" amo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 15/12/17 22:49

    Gracias, Profesor Capella, por abundar en otro tema fundamental.

    En su texto 'Impolíticos jardines' recoge un capítulo 'Un poder judicial no independiente'...en el arlo matiza 'Un poder judicial no enteramente independiente'

    1. El arlo recoge 3 razones:
    i) porque el poder legislativo y el ejecutivo tienen una influencia decisiva en su órgano de gobierno: CGPJ,
    ii) porque la Fiscalía queda fuera de éste (el gobierno nombra al FGE, éste a los fiscales jefes de las audiencias y es un poder jerarquizado; y
    iii) porque carece de una policía judicial propia.

    2. Los magistrados necesitan orientar su cultura jurídica hacia una democracia, no meramente procedimental sino a la democracia como régimen. Y, 'describe'' el desarrollo en las oposiciones de acceso a los cuerpos de funcionarios de carrera del grupo A.

    Pido disculpas, porque, como exponía en relación con su arlo anterior, no resulta didactico, comentar dudas, sin el interlocutor que facilite su comprensión.

    En el capítulo referido, de 'Impolíticos jardines' expone:

    "...Ante la corrupción extendida en todos los estamentos del Estado ¿Por qué no hay corrupción en la justicia?
    Debe buscarse en 2 ámbitos -dice-
    a) sistema de instancias y la variedad de actores en los procedimientos jurisdiccionales que crea dificultades a los corruptores, y

    b) El 'habitus' definido por Pierre Bourdieu; los habitus de magistrados y fiscales -que tienen casi todos en común- el revestimiento de un conjunto de valores asociados a la función; de actitudes de distanciamiento, de prácticas estratégicas profesionales, de experiencias, de modos de relacionarse entre si y con los ciudadanos.
    El habitus de jueces y fiscales se ha formado paulatinamente: en los años de estudio de la licenciatura en derecho, en los de preparación del concurso-oposición a la magistratura -esto es en la actividad para materializar el proyecto de ser magistrado o magistrada-, en los cursos de la Escuela Judicial, en el trato con los colegas, en su mímesis y en la propia práctica judicial.
    La densidad del habitus de jueces y fiscales creo que es la principal coraza que impide la corrupción en la administración de justicia..."

    Muy agradecida, profesor

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • leandro leandro 15/12/17 22:39

    Estoy totalmente de acuerdo en esa indispensable indepedencia que sigue siendo inexistente . La democracia debería llegar también al poder judicial y se debería poder elegir a sus directivos a nivel regional y nacional , pero también se debería elegir presidente del gobierno y no como ahora .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 15/12/17 13:37

    El problema no es la "independencia" del CGPJ.
    El problema es creer que los jueces son independientes para resolver según su ideología, sus intereses y demás subjetividades. Además hemos creado un régimen de "reinos de Taifas" judicial. Malos legisladores y peores jueces

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 15/12/17 09:39

    Muy buen artículo que en mi modesta opinión ha dejado fuera tres aspectos básicos del Poder Judicial. El primero es que sin independencia económica el resto de las cuestiones son banales. Los problemas de masificación, poca dititalización de la justicia, dilación en el juicio, etc., obedecen casi siempre a falta de dinero para acometer bien la incorporación de jueces, bien la contratación de medios que modernicen la admnistración de justicia. La segunda es que nadie piensa en los abogados cuando se habla de Poder Judicial. Y en mi opinión sería bueno que tuvieran participación en ese poder. Al fin y al cabo el abogado es quien más "sufre" el sistema y como diré a constitución, interviene de forma decisiva en el desarrollo del artículo 24 de la Constitución, ya que es el encargado de señalar cuándo se produce indefensión y de ponerlo e manifiesto en el proceso y sus recursos. La tercera pata es la consideración del derecho a la defensa en sede judicial como un bien público, tan importante como el derecho a la salud o la educación. Y mientras en estos campos la cobertura del derecho constitucional la cubren profesionales adscritos al estado (médicos de la SS y los diferentes cuerpos de enseñantes) el derecho constitucional de defensa lo prestan profesionales privados (los abogados del turno de oficio) que reciben unos emolumentos muy escasos, pagados tarde, mal y nunca. Hay algunos que prestan su servicio en el turno de oficio con la esperanza de conseguir asuntos derivados del mismo. Otros que lo hacen por mera y mala supervivencia. Y unos pocos por auténtica vocación y convicción personal. Sería bueno que se examinara la justicia en su totalidad. Y sólo se habla del jueces y fiscales porque nadie concibe un cuerpo de abogados de oficio que presten un servicio al que el Estado está constitucionalmente obligado y del que se "escurre" lanzando la pelota al sector privado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Amel Amel 15/12/17 09:07

    plas plas plas plas... y Amén también. Ojalá y algún día estemos cerca de una justicia independiente, pero temo que los políticos que son los que tienen que legislar esa reforma , no lo van a consentir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • martín pérez martín pérez 15/12/17 08:37

    Amén, don Juan Ramón.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jhgb jhgb 15/12/17 08:22

    Tiene mucho sentido lo que dice desde mi desconocimiento del derecho que no me impide ver cosas raras en la justicia. Su último párrafo de que no se debe presionar a los jueces me perece bien como me parecería que no ascendiesen a los amigos, que no cambiaran tribunales a conveniencia, que cuestionaran los nombramientos de la fiscalía, la culpa de lo que le pasa a la justicia es de la política que cuenta con muchos jueces en los órganos de gobierno de la justicia que le baila el agua. Quien ha sufrido esta justicia altanera y distante, con sentencias de corte y pega, admitiendo que también hay muchos buenos jueces que no no pueden reconducir a los soberbios, cree que también deben sufrir si las provocan las iras del pueblo. Claro que es una presión de brocha gorda que puede provocar situaciones injustas, pero es para combatir una fina manipulación de la justicia que la desprestigia siempre en beneficio de los mismos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • platanito platanito 15/12/17 08:00

    Chapeau!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.