x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Cuando el buen periodismo es una ensoñación

María Garzón
Publicada el 10/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 09/02/2019 a las 13:54
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Querida lectora y querido lector. Os invito a hacer un ejercicio de imaginación. Visualiza un domingo por la tarde en casa, disfrutando del poco tiempo libre que te permite tu ajetreada vida laboral. La tranquilidad se altera cuando recibes el mensaje de una periodista que te pide hablar porque va a sacar una información sobre ti. Ojo, esa misma noche, apenas dos horas después. Te quedas descolocada como persona porque no conoces quién te escribe, que se identifica como periodista. Alguien, sin contar contigo, le facilitó tu número. Pero bueno, hasta ahí todo fluye desde la incomodidad que perturba tu tarde.

Intentas hablar con la periodista para dar tu versión sobre una noticia que te trasladan distorsionada y que contiene elementos falsos. Cuando finalmente consigues la comunicación verbal, tras varios intentos y con la ansiedad de no poder contactar a tiempo porque no sabes cuánto considerará esta persona que ha sido suficiente para recibir tu respuesta, te tranquilizas. Es cuando piensas: ahora, la periodista, que presupones profesional a pesar de sus métodos atropellados, recogerá correctamente la información contrastada. En la conversación has desmentido rotundamente la información y le has confirmado los datos que sí son reales para demostrar que no niegas por negar, sino porque no tienes nada que ocultar. Ella te escucha e insiste en que sacará su información con el desmentido. Tú prefieres mantener la confianza en que cumplirá el principio básico del periodismo: dar una información veraz y contrastada.

Pero las formas de la conversación telefónica no te dejan relajarte. Dejas de estar segura, o seguro, de si el texto publicado recogerá tu verdad. Y es aquí cuando me vienen a la memoria los principios básicos que estudiaba en la universidad y, por ello, la respuesta sería sí, lo hará. Porque aún me creo todo eso de contrastar las fuentes, de separar la información de la opinión, de deslindar lo falso de lo verdadero, lo que son fuentes no contrastadas y lo de que, a veces, queremos hacer noticiable algo que simplemente es o puede ser intoxicación. Conozco bien de lo que hablo, sé cómo es el mundo de la “manipulación informativa”, soy publicista y comunicadora: creo necesidades, provoco sentimientos, consigo seguidores y detractores. Y porque sé cómo funciona esto, sé que nada tiene que ver con lo informativo, cuya aspiración es la verdad y la objetividad (aunque ninguno de estos objetivos se consiga de forma rotunda). La loable función del periodismo es informar. Así me lo enseñaron, así lo creía y quiero seguir creyéndolo. Aunque en honor a la verdad cada vez me cuesta más encontrarlo porque el buen hacer periodístico se mezcla con otras cosas.

Decides instalarte en la ensoñación del periodismo profesional y acudes el lunes por la mañana a leer la información publicada con la convicción de que la noticia será la que es y no una versión apegada al interés de quien facilitó datos cuando menos no contrastados. La decepción te devuelve a la triste realidad. La periodista ha titulado con el dato falso por el que recurrió a ti y, para más inri, no ha recogido correctamente el desmentido, quebrantando con ello la esencia de la profesión. No sólo eso, sino que por arte de magia (manipulativa), sin comerlo ni beberlo, te han convertido en el actor del conflicto internacional del momento, no porque hayas decidido opinar sobre el mismo, sino por tu desempeño profesional que nada tiene que ver con los actores en liza. Y esta línea editorial continúa al día siguiente, y se recoge por otros medios. Se deja morir el titular falso, porque es insostenible, y todo se deriva hacia el que se revela como el propósito inicial: denostar a quien aportó información veraz que era contraria a la intención de la publicación y sus “fuentes”.

Confiabas en la profesionalidad de quien perturbó lícitamente tu tarde de domingo. La atendiste, diste tu versión, pero todo resulta como parecía, una premeditada caza contra ti. Te conviertes en presa de devastación de la peor cara de la sociedad de la información. Las redes sociales parecen dar licencia para que todo el mundo entre a opinar sobre tu vida y el amarillismo periodístico hace tiempo saltó de las páginas del corazón a impregnar todas las secciones de algunos llamados diarios. Ojo, y ni siquiera son confidenciales, que ya sabemos que esos medios hacen del rumor noticia y de la mezcla de dimes y diretes relatos fabulados.

Lo que me entristece es que el nuevo objetivo de algunos periodistas sea fiscalizar la vida privada y el desempeño profesional de algunos (que no todos), de acuerdo a si suponen o no una amenaza a su línea editorial.

Dejemos de imaginar en este punto. Querida lectora, querido lector, ¿cómo te sentirías si esto te hubiese ocurrido en realidad? ¿Y si, como un dejà vu, te ocurriese una y otra vez?

A estas alturas habrás concluido que hablo sobre un caso en particular, no importa de quién, porque el patrón se reproduce en forma tan reiterada como preocupante. Lo compruebo como responsable de comunicación de personas con exposición pública, elevándose a la enésima potencia cuando hablamos de algunos profesionales que además ostentan determinadas opiniones políticas o sociales, ajenas a la propia profesión, aunque los presupuestos sean inconsistentes o falsos para hacer el trasvase de valoración.

Me he decidido a escribir este artículo porque amo mi profesión. Porque creo lo que me enseñaron en la facultad y me alarma ver cómo se corrompe el periodismo, se saltan las líneas rojas, todo vale. A través de una noticia falsa, un rumor no contrastado o una mentira, se introduce a una persona en el foco de un conflicto, obligándole a elegir entre saltarse el deber de secreto profesional o aguantar los golpes. Y ello, no con el objetivo de informar, porque en realidad no había sobre qué hacerlo, sino para abonar un espacio de ataque profesional, con el daño que ello pueda conllevar.

Querida lectora y querido lector, debo afirmar sin fisuras que esto no es periodismo. No es ni siquiera política. Son malas artes, intereses particulares y una falta de profesionalidad alentada por todas y todos porque no nos plantamos ante ella.

Sabemos que el poder mediático es aterrador. Pero no deberíamos temer, porque no debería hacerse, que se fiscalice la profesión de una persona para mezclar y, como algunos lo mezclan todo soltando datos inconexos, para desinformar y sembrar la duda. Ocurre que se ensalza a una persona, cuando es expulsada de su profesión, porque en ese momento sirve para apoyar sus propias tesis, con entrevistas, artículos elogiadores de su labor, espacios en los propios medios. Y ocurre también, sin que exista argumento sostenible para ello, que se machaca a alguien por desviarse de una senda que en sus mentes han forjado, o no se acomoda a la directrices que entienden debía respetar, o sencillamente cumple con sus deberes profesionales o apoya una línea política diferente a la que el medio sustenta. En definitiva, cuando en el ejercicio de su libertad se separa del camino marcado como “correcto” por esos medios.

Me produce honda preocupación observar cómo algunos se erigen en justicieros desde las rotativas o los servidores periodísticos, aceptando como normales las filtraciones de procedimientos judiciales secretos propiciadas desde dentro y utilizando lo que siendo ilícito les sirve para destruir al objetivo, prescindiendo de derechos básicos como el de la presunción de inocencia o el derecho de defensa, ocasionando con ello que, al final, se dañe la propia justicia y se beneficie a quien, en otras circunstancias, hubiera respondido ante la misma.

No. Un periodista no puede determinar lo que está bien o lo que está mal. El periodismo está para garantizar el derecho a la información, para denunciar las injusticias, para dar voz a los silenciados, para informar, en definitiva. Y tiene espacios propios para opinar, como las tribunas, los editoriales, las firmas invitadas... Pero no se puede vestir de información la opinión. No podemos usar los medios para hacerles el juego a partidos políticos ni acosar mediáticamente a las personas.

Ojo, y sé que todo esto es posible porque, por suerte, existe el buen periodismo.
 
_____________
María Garzón es promotora de Actúa
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • JMCB60 JMCB60 10/02/19 22:20

    MARÍA GARZÓN, ¿O DEBERIA LLAMARTE MARUJA GARZÓN? ¿VES QUÉ FÁCIL ES NOMBRAR?
    LA SUPUESTA ÉTICA PERIODÍSTICA (DESCONOZCO SI HA HABIDO ALGUNA) EXIGE NO POCO VALOR, U OVARIOS Y SEÑALAR. SI NO TIENES VALOR PARA SEÑALAR, VETE AL HOLA Y ACTÚA DE REPORTERA DE FAMOSAS.
    QUÉ MAREO DE ARTÍCULO, SI PARECES UNA CARICATURA DE ESAS MARUJONAS QUEJÁNDOSE CON INDIRECTAS A LAS VECINAS...DE COMEDIA DE LOS 50. YA NOS DARÁS LA SOLUCIÓN EN UN PRÓXIMO ARTÍCULO...CUANDO TE LA LIE PARDA OTRA VEZ OTRA MARUJA, O MARUJO..

    MARUJA GARZÓN, NO ACTÚES DEMASIADO.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 10/02/19 17:05

    Estoy de acuerdo con la columnista en el diagnóstico. Es más, estoy convencido que el 99% de los lectores de este digital lo comparten. No sé si este artículo va dirigido a convencer al 1% que todavía pudiera albergar dudas. Al resto nada nuevo nos aporta.

    Es que usted, Sra Garzón, firma esta columna como representante de un partido político. Por ello, yo le pediría que, más que contarnos obviedades, nos enumerara las soluciones que su partido propone en caso de poder llevarlas a cabo.

    Su columna estaría muy bien en ABC o La Razón, no en InfoLibre.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    1

  • Isasi Isasi 10/02/19 14:46

    Como lectora, si puedo sentir esa situación porque pasa en todo lo cotidiano, aunque no sea visible en esa proyección más mediática. Existe el buen periodismo y existe el/la lector/a que exige veracidad y se encarga de discernir entre una publicación certera y otra que no es. Al fin, todo se reduce al trabajo personal de indagar en todo para todo. La tranquilidad de saber, íntimamente, que se ha actuado bien, debería prevalecer ante las cotidianas falsedades que vivimos, será lo más productivo me parece.. Buen domingo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • GRINGO GRINGO 10/02/19 12:26

    María, no nos engañemos, "el buen periodista tiene que comer", y todos sabemos que no hay que morder la mano de quién te da de comer.
    Otra cosa sería, si los periodistas por el hecho de serlo, tuvieran garantizado un sueldo vitalicio suficiente, y pudieran hablar claro dando rienda suelta a su opinión e información.
    Otro gallo cantaría !!!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Diego de Miranda Diego de Miranda 10/02/19 12:09

    A pesar de que contiene obviedades para los consumidores de prensa como yo, provistos de buenas dosis de desconfianza y decenas de filtros a la hora de digerir una información (será la edad), he de confesar que el artículo me ha gustado. Me ha gustado hasta que… he llegado al final, donde he visto lo de “promotora de Actúa”, y, al arrimo de su apellido, me he acordado de Baltasar (¿familiar de la articulista o sólo compañero de partido?). Será, insisto, por la edad (a veces los lectores veteranos con memoria venimos a molestar), pero no he podido evitar, al arrimo de ese apellido, retrotraerme a 1998. Y, como lector de prensa con criterio, vuelvo a leer a María Garzón: “el periodismo está para garantizar el derecho a la información, para denunciar las injusticias, para dar voz a los silenciados, para informar, en definitiva”. Apoyo la cabeza en el sillón y muerdo la varilla de las gafas. Deliciosa contradicción: ¿se acuerdan del periódico EGIN? ¿se acuerdan quién lo clausuró? En fin, tempus fugit… Saludos a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • pepelu. pepelu. 10/02/19 08:08

    En estos tiempos en que el buen periodismo sin manipulación interesada escasea, y la profesionalidad del periodista está tan devaluada, no está de más tratar de aclarar las cosas y poner los puntos sobre las íes y la verdad es que el artículo me ha gustado, porque….. no es cierto cuanto expone en él, señor Platanito?.
    Esta carta debería ser personalizada y dirigida a los Sres. Inda y Marhuenda, que a mi modo de ver, son fiel reflejo del personaje que relata el artículo de María Garzón, a quien le manifiesto mi más cordial felicitación.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • platanito platanito 10/02/19 07:10

    ¿María Garzón Molina?
    Joven representante de los viejunos de Actúa, encabezados por dos reyes magos y si pintamos la cara con un corcho ahumado a doña Cristina Almeida, de rey negro de la terna de desunidores. Doña María, un caprichito de doña Manuela, la diosa que está entre nosotros, se permite la osadía de recordarnos lo que es buen periodismo, y lo hace en nuestro digital, cuna de la pureza. Ni jalbegandose con cal muerta podrá quitarse el estigma Göbeltiano.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    5

  • platanito platanito 10/02/19 06:54

    Y ¿Qué confianza cree la autora que nos puede ofrecer, si se declara desde el primer momento publicista, es decir manipuladora de emociones?

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    4

  • Julia barrón cervera Julia barrón cervera 09/02/19 23:39

    Lamento decirles que esta carta me resulta tan extraña e impersonal que no sé de que me habla. Podría aclararla un poco con ejemplos concretos de medios y personas implicadas en la falsedad

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Isabelle0651 Isabelle0651 09/02/19 21:05

    Pero estoy segura que doña Manuela Carmena estará encantadísima de integrarla a usted en su plataforma Más Madrid. Al menos espero no haber leído una falsa noticia.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    4

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.