X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Una medida injustificable: el aumento de las retribuciones de los empleados públicos

Miguel Sánchez Morón
Publicada el 04/11/2020 a las 06:00

Nadie, que yo sepa, ha ofrecido desde el Gobierno una explicación clara de por qué se ha incluido en el proyecto de Ley de Presupuestos, a última hora, una subida lineal y generalizada de las retribuciones de los empleados públicos en un 0,9 por ciento para el año próximo. Tampoco he oído por el momento a ningún portavoz de los partidos, ni los que suelen apoyar a este Gobierno ni los de la oposición, expresar una crítica clara y tajante de esa medida, al menos por el momento. Y eso a pesar de que una subida semejante, en un año de vacas tan flacas, con una deuda y un déficit público disparados, el enorme incremento de la tasa de paro que se espera y unas previsiones de inflación nada seguras, resulta francamente sorprendente; inclusive a muchos ciudadanos, los más damnificados por la actual situación, les parecerá hiriente en términos comparativos.

Sí conocemos, en cambio, la presión mediática que han venido ejerciendo los sindicatos del empleo público para conseguir ese aumento, que aún les parece escaso. Para ello han apelado una vez más a la supuesta pérdida de poder adquisitivo de los salarios de los funcionarios que se arrastra desde la última crisis económica, cuando se redujeron en un 5 por 100 y después se congelaron durante algunos años. Algo que se ha convertido ya en una especie de mantra indemostrable. Pues se omite que, a partir de 2015, esas retribuciones volvieron a subir, no mucho, aunque en un contexto de baja inflación; y no se menciona que, en virtud de las retribuciones complementarias por antigüedad, que benefician a la mayoría de una función pública muy envejecida, de las promociones internas y de la creación de nuevos complementos de carrera, la mayor parte de los empleados públicos se ha resarcido ya de aquella pérdida de poder adquisitivo, en algunos casos con creces. En fin, a partir de los acuerdos firmados entre el Gobierno y los sindicatos para el trienio 2018-2020, parte de los recortes anteriores han quedado compensados también con carácter general. Es un hecho, por ejemplo, que en este año de ERES, ERTES y frecuentes rebajas de sueldos en las empresas privadas, los empleados públicos hemos visto aumentar nuestras retribuciones más de un 2 por 100. Pero aun si se admitiera que todo eso no es suficiente para recuperar el nivel salarial de otros tiempos, no sería este el año más propicio para compensarlo.

Es obvio que el Gobierno conoce todos estos extremos, por lo que tenía sólidas razones para oponerse a unas demandas sindicales tan insensibles con lo que está pasando alrededor. Tampoco ha habido entre los empleados públicos durante este período de crisis una movilización generalizada y sostenida en favor de aumentos de sueldo. A muchos de ellos, en el sector sanitario y otros, nuestra sociedad les debe mucho, por supuesto. Pero sus quejas más frecuentes en estos meses de pandemia se refieren más a la falta de personal o de medios y seguridad en el trabajo que a insuficiencias salariales. Por lo demás, la subida proyectada no les supondrá gran cosa, entre 10 y 30 euros mensuales aproximadamente. Sin embargo, en su conjunto parece que se llevará entre 1.200 y 1.500 millones de euros presupuestados, cantidad con la que, si mis cálculos no fallan, podrían crearse entre 30.000 y 40.000 nuevos empleos públicos.

En realidad, no parece que el motivo real de esa medida sea otro que la influencia que algunos de los sindicatos mayoritarios tienen sobre los partidos en el Gobierno o el deseo de evitar cualquier enfrentamiento con ellos, así como un prejuicio ideológico de preferencia por “lo público” y la conveniencia de reforzarlo.

Ahora bien, una cosa es fortalecer el sector público y otra distinta satisfacer los intereses económicos de quienes ya son empleados públicos. Para lo primero importan hoy mucho más otras iniciativas tendentes a mejorar la eficacia de los servicios. Incluso en materia de empleo público en sentido estricto, quedan cosas importantes por hacer, tales como reducir finalmente la alta tasa de precariedad que existe en ciertos ámbitos, organizando las pruebas de selección necesarias, mejorar los procedimientos de acceso, en buena parte obsoletos, invertir en formación para facilitar la promoción profesional y la digitalización de la Administración o, en fin, regular de una vez el régimen de los directivos públicos profesionales para cubrir la mayoría de los cargos superiores con personal experto y en función de los méritos, en vez de por criterios de mera confianza política o personal.

En todo caso, destinar una partida tan importante de los Presupuestos a un aumento de sueldo de quienes ya tienen un trabajo, en su mayor parte absolutamente estable y dignamente retribuido, parece incoherente con la necesidad de abordar con todos los recursos disponibles el problema más grave que el país va a tener previsiblemente en el próximo año y sucesivos, que es el desempleo.

Todavía queda tiempo para rectificar, aunque no haya precedentes de supresión o reducción en el trámite parlamentario de los aumentos salariales acordados por un Gobierno. Los partidos que apoyan a la actual mayoría deberían sopesar, no obstante, las consecuencias de una medida que gran parte de la sociedad puede percibir como injustificada y antisocial, así como reflexionar sobre la suerte que han corrido otros Gobiernos que dejaron de poner en el centro de sus políticas la creación de empleo, privado o público.

_____________________

Miguel Sánchez Morón es catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de Alcalá.

Más contenidos sobre este tema




55 Comentarios
  • VENCEREMOS VENCEREMOS 07/11/20 15:13

    Dije que no iba a escribir más porque, es completamente inútil, cualquier argumento o diálogo con alguno de los columnistas de este diario. Este Artículo, por llamarlo de alguna manera es un insulto a la inteligencia, es un aplauso a las políticas neoliberlaes que nos han destrozado y es una agresión total a la clase trabajadora. Sr. por decir algo, es Vd. un grandísimo mamarracho (ver diccinario).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • ARTabares ARTabares 05/11/20 20:25

    Pues yo soy funcionario y estoy completamente en desacuerdo con que este año nos suban el sueldo.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • JuanRíos JuanRíos 05/11/20 13:52

    ¿cuánto cobra usted?
    ¿cuántas horas trabaja?
    ¿cuántos metros cuadrados tiene su despacho?
    ¿a cuántas personas atiende cada día?
    Me imagino que habla por usted cuando dice que los funcionarios no se merecen esa subida y lo justifica con todos esos argumentos. Si es así aplaudo su honestidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Pepa Enciso Pepa Enciso 05/11/20 11:20

    No todos los funcionarios son de alto standing, algunos tienen sueldos miserables q tienen q compensar con otros ingresos posibles para poder sobrevivir, la única ventaja como ud bien dice es la estabilidad, pero los funcionarios siempre han estado en la cuerda floja, las crisis se las han comido y las vacas gordas solo las han visto pasar.
    Hay otros gastos menos justificables en esta pandemia , obras en iglesias de pueblo q pueden esperar, si tienen goteras no hace falta grandes obras, y lo mismo q dejas de ir al gimnasio, saludable para el cuerpo, puedes rezar en casa, saludable para el alma

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • taxista y rojo taxista y rojo 05/11/20 06:30

    Iba escribir despotricando del artículo y del articulista. Pero he leído los comentarios y me lo ahorro. De acuerdo con los comentaristas (no todos) y flipando con el articulista.
    Desde el nefasto año 82 pedimos que si a mi me va mal, que les vaya mal a todos. En lugar de pedir mejoras para todos.
    PD.: no hay funcionarios en mi familia

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • losdel38 losdel38 05/11/20 00:23

    Una medida injustificable: el aumento de las retribuciones a los empleados publico.

    Para los empleados publico incluido ( Policia/guardias Civiles 9,000 millones€ No hay dinero...) ...Y Si hay dinero para la banda Obispo/curas que se llevan 11,000 millones €. Los Obispo/curas trabajan 1/2 hora a la semana y con vino. Los Obispo/curas tienen muchos negocios y no pagan impuestos, tienen muchos pisos y no pagan impuestos ni IBI.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Dver Dver 04/11/20 20:36

    A ver si nos aclaramos señor Sanchez Morón. Si de lo que se trata es de cuadrar cuentas tenemos siete, siete, puntos de diferencia con la recaudación fiscal de la media europea. Empecemos por ahí. Recaudando mas, progresivamente y a todo el mundo. Si de lo que se trata es de que no haya agravios comparativos empecemos por aumentar el SMI y no por amarrar el sueldo de ningún colectivo. Podemos también poner una relación general entre salarios de 1 a 2,5, como tiene la Cooperativa mondragón que factura 15 000 M€. Todo emolumento que pase de esta relación se le aumenta la fiscalidad en lo mismo que la sobrepasa. También podemos incrementar la fiscalidad a los rentistas (léase inversores en bolsa) que practicamente no pagan nada. En fin, que el salario y las pensiones son uno de los elementos básicos de la distribución justa de la riqueza y meternos conque si un coectivo gana más o menos sin entrar en el meollo de la fiscalidad del capital es cantarle coplas a la luna. No soy funcionario, ni familiar alguno mío lo es. Estamos exigiendo más profesionales en sanidad (funcionarios) con contratos fijos y no precarizados, y con sueldos decentes y no la mierda que cobran los MIR y la Enfermería, y seguramente muchos medicos. ¿Por qué no pueden cobrar sueldos decentes los funcionarios? ¿O es que se trata de repartir la masa salarial entre los currantes sin tocar las rentas del capital? No me haga las cuentas del resabiado, yo quiero las de la abuela, que no fallan. Si usted se come un pollo y somos dos a la mesa, estadísticamente yo me he comido medio y usted el otro medio. Pero la abuela diría que uno se lo ha comido todo y el otro ha ayunado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    17

    • Heradis Heradis 04/11/20 21:29

      Total y absolutamente de acuerdo con Dver . Se puede decir más alto, pero no más claro. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Moveros Moveros 04/11/20 19:35

    Me acabo de hacer socio de Infolibre y leyendo árticulos como este, no sé si estoy en el ABC, La Razón o Ok Diario.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    11

    • Dver Dver 04/11/20 20:20

      No te preocupes, en tododos lados cuecen habas. Mira aquellos artículos con más solidez-

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      1

      • Moveros Moveros 04/11/20 21:17

        No, si antes de hacerme socio ya leía lo que se podía leer. En toda prensa seria tiene que haber opiniones diferentes, pero el meterse con los funcionarios (no soy funcionario) es un tema muy socorrido y lleno de demagogia, que en un medio como Infolibre no debería de tener cabida. El denigrar a los funcionarios es el primer paso para la privatización de servicios.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        3

        6

        • Macu L. Macu L. 04/11/20 23:44

          He tocado la pantalla y he dado al no me gusta sin querer. Lo siento
          Totalmente de acuerdo con usted en que desprestigiar los servicios publicos y/o sus trabajadores abre el camino a la privatización.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • Ahankara Ahankara 04/11/20 19:16

    A estas alturas apenas van quedando funcionarios públicos. La mayoría se han ido jubilado y como no se convocan nuevas plazas, van siendo sustituidos por contratados laborales enchufados en gran medida.
    Por otro lado, que se le suba el salario un 0,9% a un trabajador del sector público y que ello suponga un artículo histérico rasgándose las vestiduras por ello, cuando el rescate a la banca ha salido de los recortes y congelación en salarios y eliminación de pagas extras del sector público entre otros colectivos, y cuando no se ha devuelto ni un duro por la mafia gestora de la misma sino que encima acabamos de regalar Bankia a la Caixa, dice mucho del pensamiento cínico de quién lo escribe.
    Mucho listo economista barriendo siempre para el mismo lado es lo que hay. Se necesitaría un gran ERE de economistas caraduras, cinicos y estafadores ya. No sólo están presos del dogma económico imperante que no hace más que asegurar su estructura depredadora sino que encima se van de rositas rescatados por las víctimas de los desastres que generan.
    Ahora toca berrear por el 0,9% de los funcionarios y a continuación el indecente gobernador del Banco de España, otro economista pata negra, se descuelga con unas declaraciones en las que propone que los fondos europeos vayan dirigidos a implantar la mochila austriaca, consejo que no entra de sus atribuciones
    R De su trabajo de vigilar la salud y buen hacer de las entidades financieras que debiera controlar nunca dice nada y se pone de don tancredo con las hipotecas basura y otras menudencias que causaron el desastre económico de 2008 que todavía padecemos además del de la pandemia. Para solucionar las debacles que entre ellos se guisan ya están los salarios de los trabajadores y los funcionarios para rescatarlos. Hay que tener mucha geta para ponerse histérico por una subida lineal del 0,9% a los funcionarios como si todos ellos ganarán 60.000
    € al mes. Vergüenza es lo que da este artículo y su autor..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    16

    • Ahankara Ahankara 04/11/20 19:35

      Por cierto, no es una subida lineal sino proporcional. Qué me he confundido.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • Ahankara Ahankara 04/11/20 19:19

      Por cierto, por si alguien lo piensa, aunque daría igual, no soy ni he sido funcionario en mi vida.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Irenepaz Irenepaz 04/11/20 19:01

    El articulista tiene razón deberían de bajar los salarios de los catedráticos, políticos, jueces y todos los funcionarios con sueldos altos.
    Y con este ahorro contratar enfermeras, celadores, profesores, y médicos.
    Efectivamente no hay un reparto hecho con la profundidad requerida. Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    16



Lo más...
 
Opinión