X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública 8-M

8M: la agenda feminista en marcha

Lídia Guinart Moreno
Publicada el 06/03/2021 a las 06:00

El Día Internacional de los Derechos de las Mujeres es una de las fechas marcadas en el calendario, con repercusión mundial, que más fuerza y notoriedad ha adquirido de un tiempo a esta parte. El 8M no es lo mismo desde el MeToo, que marcó un punto de inflexión. Como señala Nuria Varela, “el feminismo de las plazas” fue la expresión de la cuarta ola de una manera global y paró el mundo, o casi. Fue la explosión de la indignación y del hartazgo de millones de feministas, en buena parte para hacer frente al avance del neoliberalismo y, por descontado, a la desigualdad entre los dos sexos que suele llevar de la mano.

El capitalismo salvaje, en alianza con el machismo, persigue en estos tiempos la mercantilización del cuerpo de las mujeres, se manifiesta de diferentes formas y ataca por distintos flancos: legalización de los vientres de alquiler, regulación de la prostitución, normalización de una pornografía cada vez más violenta como apoyo de una masculinidad hegemónica en crisis y, cada vez más, diversos postulados que beben de la posmodernidad.

Hace justo un año, la gran manifestación del 8 de marzo en diferentes ciudades de España se celebró días antes de la implosión de la pandemia del covid19. Evidentemente no hubo causa-efecto, en todo caso no más que en relación con otras tantas aglomeraciones propiciadas por la vida cotidiana, en transportes públicos o en mítines como los de la extrema derecha, que se produjeron por aquellas fechas. Porque entonces todavía nadie –insisto, nadie– conocía la verdadera idiosincrasia del virus que ha transformado y trastornado la vida de toda la Humanidad.

Desde entonces, ha pasado un año que parece un siglo, y regresa la cantinela antifeminista y misógina con advertencias de carácter preventivo sobre presuntas manifestaciones como causa de futuros y también presuntos rebrotes de la pandemia. Da igual que haya botellones, manifestaciones violentas o nuevas aglomeraciones de fans de la derecha extrema. La manzana culpable de Eva sigue estando sobre las cabezas de nosotras, las mujeres, aun sin haberla mordido.

Digan lo que digan los agoreros, este día de reivindicación feminista será distinto en 2021, como lo son tantas cosas en pandemia. Necesariamente será un paréntesis en las manifestaciones masivas, lo contrario sería imprudente y hasta temerario. Pero en las reivindicaciones feministas, en el avance de la agenda del feminismo, no hay paréntesis que valga. Que no estemos en las calles, manifestándonos, no significa que nos rindamos al machismo. Que se nos vea solo en lo virtual, no implica que nos callemos la boca. Las feministas del siglo XXI somos imprescindibles, igual que lo fueron nuestras antecesoras del siglo pasado, y del anterior, y del pretérito. Como ellas, somos imparables. Tenemos muy claros los retos a los que nos enfrentamos y no estamos dispuestas a ceder ni un ápice. Porque conocemos al patriarcado y sabemos de sus artes para adaptarse a los nuevos tiempos, para transformarse y hasta para introducirse en el movimiento feminista, camuflado de lo que no es.

Es fácil abandonarse a la tentación del paradigma de la libertad sin darse cuenta de que no es oro todo lo que reluce. Es fácil porque realmente lo que reluce es atractivo y hay quien se ocupa, y mucho, de revestirlo con esplendorosas indumentarias. No en vano hay mucho negocio en juego. Las nuevas –o no tan nuevas– industrias del sexo, por ejemplo, están detrás de la prostitución pero también de la pornografía y una retroalimenta a la otra, como nos recuerda Rosa Cobo en su último libro. En ambos casos, la mercancía y el objeto son las mujeres. Las que peor parte se llevan en esta pugna que algunos pretenden disfrazar de libre elección, las mujeres más pobres. Porque esto va, sobre todo, de lucha de clases y de privilegios para los varones.

Queremos ser sujetos y verdaderas protagonistas de nuestras vidas y de nuestras decisiones. Para conseguirlo, es imprescindible la continuidad de la lucha feminista pero también lo es el compromiso político, para que la reivindicación de las calles, o de las redes sociales, tenga su traducción en leyes. Leyes como la de Igualdad, la Integral contra la Violencia de Género, la de matrimonios igualitarios o la Ley de salud sexual y reproductiva. Avances como los planes de igualdad en las empresas o el registro para garantizar la igualdad salarial y combatir la brecha. Realidades como los permisos de paternidad equiparados a los de maternidad o como el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que el Gobierno está desarrollando y dotando. Empeños como la abolición de la prostitución y la lucha contra la trata de seres humanos con finalidad de explotación sexual. La agenda feminista está muy clara y nada nos va a distraer de ella. Ni siquiera la pandemia.

______________________________________________________

Lídia Guinart Moreno es diputada por Barcelona, portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Seguimiento y Evaluación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género del Congreso y secretaria de Políticas Feministas de la Federación del Barcelonès Nord del PSC.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




11 Comentarios
  • Fernandos Fernandos 06/03/21 11:34

    Recordar amigos que el señor Franco es del PSOE, este partido es el paradigma de la contradicción, o mas bien tiene dos almas y la que impera siempre es la facha.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Galias Galias 06/03/21 10:46

    El artículo está muy bien y despliega los inmensos retos que tiene el movimiento feminista por delante pero no despeja la pugna que existe para estos días: si las mujeres tienen que salir a la calle extremando todas las medidas de seguridad. Anoche tendrían que haberse paseado en Delegado del Gobierno Sr Franco y la Sra Ayuso por las calles de Madrid para ver cómo estaban las terrazas llenas de personas y jóvenes, bebiendo, cantando, sin mascarillas, ni medidas de distancia..y luego decidir si se prohíben las manifestaciones. Creo que las únicas manifestaciones desde hace un año que se han prohibido en Madrid por el Sr Franco son las del 8M, entonces que no se diga que no son por motivos ideológicos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Isa. Isa. 06/03/21 10:44

    Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • MIglesias MIglesias 06/03/21 10:05

    Cada vez que oigo hablar de "la" agenda feminista, me pregunto quien decide el contenido y prioridades de esa agenda que parece un ente supraterrenal, casi divino, que cada fracción y facción del feminismo institucional esgrime como único libro sagrado con su propia exégesis y dogmas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    1

    1

    • Isa. Isa. 06/03/21 10:44

      Si a estas alturas, con todo el conocimiento e investigación que le acompaña. -por los comentarios que le leo con atención- no acierta a hallar el significado de la historia en la Agenda Feminista -reflexiono yo- que puede ser debido a que, libremente, eliges tal desconocimiento o desinterés. Desde mi punto de opinión, inexplicable en la historia del Feminismo, pero respetable, sin duda.

      Permite que comparta contigo, un pequeño esbozo. En el Feminismo encontramos cuatro grandes bloques : Una teoría explicativa, una agenda, una vanguardia y un conjunto de consecuencias impremeditadas

      La teoría se suele acompasar a la que sea de recibo, en su tiempo: Lockeana, liberal, liberal milleana, socialista utópica, marxista, democrática, socialdemocràtica, freudomarxista, radical democrática. La agenda incluye todas aquellas acciones que se desean abolidas y cuantas se proponen para que sean ensayadas e introducidas en la vida privada y pública. La vanguardia se hace cargo de la tarea de poner tal agenda por obra. Las consecuencias no previstas (impremeditadas) se puede entender como resultados colaterales.
      Fuente: Amelia Valcàrcel 'Ahora, Feminismo'

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      5

      • MIglesias MIglesias 06/03/21 11:02

        Debe ser eso.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        2

        2

        • Isa. Isa. 06/03/21 11:12

          Por otro lado. Es la misma agenda que nos ha acompañado y por la que hemos luchado unidas, muy potente en 2019.

          "Debe ser eso" para mí. Para tí/ud. no tengo ni idea.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          4

          • MIglesias MIglesias 06/03/21 11:22

            ¿La que os acompaña a las transexcluyentes o las inclusivas? ¿a las marxistas, a las liberales, a las ecologistas, a las pro vientres de alquiler, a las abolicionistas...? De verdad te crees que hay una sola agenda y una sola de ver o vivir el feminismo?

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            2

            • Isa. Isa. 06/03/21 14:00

              Me hace una pregunta sencilla de inferir por si misma.

              Si observa, agradezco el artículo. (Además de lo que expreso en mis comentarios. )

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              3

            • Isa. Isa. 06/03/21 13:45

              Escribo por mí, obviamente. Y la agenda la tengo clara por lo que expreso.

              Para tí -intuyo- por como te expresas, calificas, defines de muchas cosas el feminismo. -Intuyo- tambien de muchas agendas, nada unicas ni de libros sagrados con sus/ningunas propias exégesis y dogmas.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

      • Isa. Isa. 06/03/21 11:00

        La agenda Feminista es muy clara. Ya se lo comenté en otras ocasiones. El artículo se pronuncia al respecto. Otra cosa muy distinta es que no se comparta. Entonces, tendríamos que reflexionar -tal vez-. si somos o no somos feministas porque queremos "otras agendas"

        Conozco por tus comentarios e interacciones en este foro, que para tí el feminismo es "muchas cosas" por esa lógica de entendimiento, me arriesgo a pensar que tambien tendrás conocimiento de 'muchas agendas'

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        5

 
Opinión