x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cataluña

El Supremo rechaza apartar a los cinco magistrados designados para juzgar el 'procés'

  • Los decisión se ha adoptado sin ninguno de los tres jueces de Penal en la Sala, ya que tuvieron que abstenerse de participar
  • El fiscal Jaime Moreno argumenta en su informe que "el rechazo de la recusación resulta obligado" porque las sospechas no están "legítimamente y objetivamente justificadas"

Publicada el 05/09/2018 a las 11:45 Actualizada el 05/09/2018 a las 17:02
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El expresidente catalán Carles Puigdemont tras su reunión en la Delegación de la Generalitat en Bruselas.

El expresidente catalán Carles Puigdemont tras su reunión en la Delegación de la Generalitat en Bruselas.

La Sala del 61 del Tribunal Supremo ha rechazado por unanimidad los incidentes de recusación presentados por once de los implicados en la causa del procés independentista en Cataluña contra los cinco magistrados que juzgarán este asunto, informa Europa Press.

Tres de estos incidentes, los presentados por el expresidente Carles Puidgemont y sus exconsejeros Luis Puig y Clara Pontasí se han inadmitido de plano en consonancia con lo defendido en su informe por la Fiscalía, ya que los jueces que pretendían que se apartaran no serán los que les juzguen si regresan a España y son encausados.

Las otros ocho recusaciones –presentadas por todos investigados en prisión con excepción de Joaquim Forn– han sido rechazadas con unos argumentos que serán dados a conocer en los próximos días, cuando el auto sea comunicado a las partes.

La Sala del 61 –llamada así por el número del artículo de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) que la regula– está integrada por 16 miembros que son el presidente del Supremo, Carlos Lesmes; los presidentes de cada una de las cinco Salas del Supremo y los magistrados más antiguos y más modernos de cada una de ellas.

En este caso, sin embargo, la decisión ha sido adoptada solo por 13 de los magistrados, ninguno de ellos de lo Penal, ya que tanto el presidente de esta Sala Manuel Marchena como el más antiguo de la misma, Andrés Martínez Arrieta, han debido ausentarse al ser integrantes del tribunal que juzgará el procés y por lo tanto recusados. El más moderno, Vicente Magro, también se ha apartado al haber sido el instructor del expediente de recusación.

La decisión se adopta en línea con lo solicitado por la Fiscalía del Tribunal Supremo, que en su escrito calificó "fraude procesal y atentado a la buena fe" las pretensiones de los procesados por rebelión para apartar a los cinco magistrados a los que ha correspondido juzgar el caso en los próximos meses. Respecto del expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, añadía que constituye además "un sarcasmo que accione la recusación quien está huido de la Justicia".

El Supremo había acumulado en un único expediente las seis diferentes recusaciones a los cinco magistrados de la Sala presentadas por el expresidente Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, los exconsellers Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Lluís Puig, y Clara Ponsatí; la expresidenta del Parlament de Catalunya Carme Forcadell y los que fueran líderes de la ANC y Òmnium Cultural Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Los incidentes se dirigían contra el presidente de la Sala, Manuel Marchena y los magistrados Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela y Antonio del Moral.

El tribunal al completo se ve afectado por la recusación

No obstante, cada una de estas recusaciones se presentaron contra cada uno de los cinco miembros del tribunal, ya que algunos procesados quieren expulsar a la totalidad y otros, como Rull y Turull, únicamente se dirigen contra los cuatro primeros, al no considerarlos neutrales por ser éstos jueces los mismos que dictaron el auto por el que el Tribunal Supremo admitió a trámite la querella que presentó la Fiscalía el 30 de octubre de 2017 contra los ahora procesados.

Junqueras y Romeva, por su parte, también dirigen su recusación contra Del Moral al considerarle igualmente parcial para juzgarles junto con el resto de la Sala, por lo que finalmente el tribunal al completo se ve afectado por el incidente de recusación.

"El rechazo de la acusación resulta obligado"

Respecto de los magistrados que admitieron la querella de Maza, el fiscal Jaime Moreno argumenta en su informe que "no concurre dato o indicio alguno para sostener que han entrado en contacto con la instrucción del procedimiento, ya que ni han valorado ninguna de las decisiones acordadas por el Juez instructor, ni han examinado por vía de recurso las diligencias y actuaciones practicadas durante la instrucción".

Añadía que, por ello, "no es razonable sostener que las sospechas sobre la imparcialidad objetiva de los magistrados recusados estén legítimamente y objetivamente justificadas, por lo que el rechazo de la recusación resulta obligado" y hace pensar a juicio del fiscal "cierto abuso de derecho en la pretensión" que los investigados formulan. Respecto de Del Moral, la Fiscalía estima que la propia jurisprudencia del Tribunal Constitucional refuerza la compatibilidad de las intervenciones previas con su posterior integración en el tribunal juzgador.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • P. González P. González 06/09/18 09:06

    Impresiona comprobar la solidez de la "muralla china" (judicial) construida por el Partido Popular para proteger a los innumerables ladrones y corruptos que pueblan sus filas.

    Y asusta la desfachatez con la que se comportan.

    Pero lo más lamentable del asunto es la pasividad de los ciudadanos que lo consentimos.

    Con estas decisiones es más que probable que todos (o casi todos los juicios) que -de momento- no han podido evitar porque los jueces y fiscales de a pie se han negado a doblegarse o no han aceptado las canonjías profesionales que les han ofrecido para apartarlos de esos procesos, terminarán quedando en agua de borrajas.

    En algunos casos, dirán que no quedó suficientemente acreditado y “absolverán” (o rebajarán) las condenas pretextando la dilatación de los plazos (que ellos mismos han provocado) y en los más graves, mucho me temo que cogerán los más escandalosos y perjudiciales (para ellos) y declararán su "nulidad" por defecto de forma, pruebas mal conseguidas o cualquier otra excusa y de paso aplicarán dicha “nulidad” todos los casos que tengan conexión que el "anulado"

    Pena, penita, pena, que muchos de nosotros nos merecemos, por borregos y perezosos y el resto tenemos que sufrir.

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 05/09/18 14:29

    Sarcasmo? Si lo vuestro fuera sólo sarcasmo y no desvergüenza no comentaria nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • senenoa senenoa 05/09/18 13:55

    Independientemente de la resolución de este asunto, sería bueno para el país que, tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional, la Fiscalía General del Estado y el Fiscal Anticorrupción fueran cambiados cuanto antes: Fueron nombrados total o mayoritariamente por aquel gobierno corrupto que pertenecía a un partido definido en sede judicial como “una asociación para delinquir”. Mientras sigan los mismos, la Justicia, la honorabilidad y la democracia estarán seriamente comprometidas. O pisoteadas directamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    3

    3

    • luzin luzin 05/09/18 14:46

      Esta es la realidad actual:
      El Fiscal General del Estado es nombrado por el gobierno y ya lo ha hecho , y este a su vez es el que decide quién ocupa la fiscalía anticorrupción.
      Los jueces del Tribunal supremo son elegidos por el Consejo General del Poder Judicial. A su vez, el CGPJ es elegido por Senado y Congreso, 10 miembros cada uno, siendo el presidente del CGPJ el Presidente del Tribunal Supremo. Pero ojo, 8 miembros son juristas y para su nombramiento es necesaria mayoría cualificada (3/5 partes del Congreso y del Senado). El resto son jueces y son elegidos a propuesta de las asociaciones de jueces (pueden presentar un máximo de 36 candidatos) por congreso y senado. (Antes de 1985 los jueces eran los que elegían a sus representantes). El mandato de cada miembro es de 5 años.
      El Tribunal Constitucional está integrado por 12 miembros. Cuatro de sus miembros son designados por el Congreso de los Diputados y otros cuatro por el Senado, en ambos casos por mayoría cualificada . Los nombrados por el Senado son propuestos por los parlamentos de las Comunidades Autónomas. El Gobierno dos y el Consejo General del Poder Judicial otros dos, por mayoría cualificada de sus miembros.
      Ahora me pregunto tras su brillante comentario ¿Cuál es su propuesta?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      2

      • phentium phentium 06/09/18 12:13

        Como le veo informado, le agradeceria que ampliase la informacion acerca de porque se cmbio el sistema de eleccion en 1985.

        Personalmente pienso que el Gobierno de turno no deberia intervenis ABSOLUTAMENTE para nada en la designacion de jjueces, fiscales ni organos de gobierno de los jueces ni organismos para su gestion, dejando al ministerio de justicia como un mero organismo de gestion de fondos y poco mas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/09/18 14:36

      España no es una dictadura, que se puedan cambiar los miembros del poder judicial arbitrariamente sea por un capricho de Senenoa o de quien sea. Lo que usted propone eran cuestiones que hacia el dictador Franco. Pero si estamos en una democracia no 'puede ocurrir que el poder judicial sea vicario de cualquier gobierno, ni de uno ni de otro.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.