x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Una crisis global

El Gobierno pone la sanidad privada bajo su mando ante el avance del coronavirus

  • El estado de alarma sitúa "todos los medios sanitarios, civiles y militares, públicos y privados" a disposición del Ministerio de Sanidad
  • infoLibre repasa todos los medios que podrá usar el Estado para intervenir sobre un sector privado que cuenta con 464 hospitales y factura más de 6.000 millones
  • Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, defiende la eficacia de la "coordinación"

Publicada el 14/03/2020 a las 22:00 Actualizada el 14/03/2020 a las 22:30
Instalaciones de la Clinica Rotger, en Palma de Mallorca.

Instalaciones de una clínica privada.

CR

La expansión pandémica del coronavirus tensiona ya el Sistema Nacional de Salud, que da síntomas puntuales de desbordamiento, especialmente en la Comunidad de Madrid. Es previsible que la crisis se recrudezca. La sanidad privada, que según datos de la patronal de hospitales Aspe atendía más de 200 casos positivos a mitad de semana, está en el punto de mira. El posible uso o control de sus medios por parte del Estado para atender la emergencia lleva días sobre la mesa. Y se ha empezado a convertir en realidad. El decreto de estado de alarma aprobado este sábado por el Consejo de Ministros pone "todos los medios sanitarios civiles y militares, públicos y privados" a disposición del ministro de Sanidad, Salvador Illa, como anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. 

La medida tiene un gran alcance potencial. Hay 464 hospitales de titularidad privada, según el catálogo nacional del Ministerio de Sanidad. Son más de la mitad de los 806 de toda España. Su tamaño es de media menor que el de los públicos. Suman poco más de 50.000 camas de las más de 158.000 existentes. Como señala Vicente Ortún, antiguo decano del Departamento de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, la partida no se va a jugar en la oferta sanitaria, sino en "el aplanamiento de la curva epidémica". No obstante, los recursos del sistema privado que aún no están a disposición de la resolución de esta crisis pueden ir ganando en importancia. El Gobierno se ha dotado ya del mecanismo para intervenirlo.

El avance de la privatización ha "fragmentado" hasta el extremo el sistema sanitario en España, como detallan Marciano Sánchez Bayle y Sergio Fernández Ruiz en Sanidad pública. Entre el éxito y el desastre (Tevescop, 2015). Esta fragmentación puede producir dificultades en la gestión de una crisis de esta magnitud. Pese a todo ello, "no hay una ley específica" que delimite por sí sola todas las obligaciones de la sanidad privada de manera clara y lo que el Estado puede hacer llegado el caso para poner sus recursos bajo control público, explica Javier Padilla, médico de familia e investigador sobre el sistema sanitario, autor de ¿A quién vamos a dejar morir? Sanidad pública, crisis e importancia de lo político (Capitán Swing, 2019). Eso no significa que el Estado no tenga herramientas. Las tiene de sobra. De hecho, ya las está activando, destacadamente a través del estado de alarma. 

"Evidentemente, está prevista la posibilidad de que se haga una intervención por parte del Gobierno si hay necesidad. Es lo razonable", señala Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública.

¿Hasta qué punto tendrá que hacer uso del Gobierno de recursos privados? infoLibre repasa toda las cobertura jurídica y las herramientas de las que dispone el Estado para actuar sobre la sanidad privada, ahora que se ha decidido a tomar su control.

Estado de alarma

El Gobierno ha empezado a utilizar artículos de fuerza mayor de la Constitución. Lo ha hecho tras escuchar las voces que sugerían desempolvar parte del arsenal constitucional. Todo conducía a un número: 116. Este artículo, utilizado en un contexto muy distinto en la crisis de los controladores aéreos de 2010, habilita al Gobierno para declarar el "estado de alarma" por un plazo máximo de 15 días, momento a partir de cual es necesario el apoyo del Congreso para prolongarlo.

La ley de 1981 que desarrolla el precepto constitucional –no sólo del estado de alarma, también de excepción y sitio– establece en su artículo 4 las situaciones en que puede aplicarse, entre ellas las "crisis sanitarias" como las provocadas por "epidemias". Encaja como un guante.

Su aplicación está sobre todo orientada a limitar la movilidad de la población, en caso de que no atienda a razones. Es decir, para imponer por la fuerza las restricciones para frenar la curva de contagios. Pero la ley también tiene una vertiente pensada para las empresas. Su artículo 11 permite “intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales” e “impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados”. Esto incluye una intervención en los precios de los medicamentos o el material.

Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, se detiene en la ley de 1981. "Es una norma que permite la provisión de servicios con normalidad", señala. No obstante, defiende que se apure la utilización de mecanismos de coordinación. Y pone un ejemplo: en caso de intervenir un hospital, y ante la necesidad de "saber cuántas camas tiene, cuántos pacientes, cómo se pueden poner los cuidados intensivos a disposición de la coordinación unificada, es más fácil coordinarse con el equipo que ya existe que nombrar a un director nuevo".

Interés general y función social

La situación es de excepcionalidad. Lo es hasta tal punto que está obligando a relecturas de la Constitución, para detenerse en artículos habitualmente desapercibidos. En el texto constitucional se encuentra el primer marco para definir las posibles medidas del Estado sobre un sector económico, la sanidad privada, cuya última facturación anual se elevó a más de 6.000 millones de euros.

El artículo 38 reconoce la "libertad de empresa", que debe ser "garantizada y protegida". Ahora bien, el Estado debe proteger la libre empresa "de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación". Es una interpretación razonable que la "economía general" está ahora mismo necesitada de una resolución de la crisis sanitaria.

Otro artículo que podría supeditar el libre ejercicio sin inhibiciones de la libertad de empresa es el 128, citado con frecuencia desde el espectro de la izquierda: "1. Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general. 2. Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general". Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua, reclama la aplicación de este artículo para "supeditar los recursos de la sanidad privada al servicio del interés general y a las necesidades de la [sanidad] pública para evitar su colapso".

El artículo 33, el mismo que reconoce el derecho a la propiedad privada, establece que su contenido está "delimitado" por su "función social". Este ha sido el artículo invocado por las comunidades autónomas que han intentando establecer limitaciones al uso libre de la propiedad inmobiliaria en sus leyes para evitar desahucios.

Medidas especiales

El Gobierno ya ha tomado medidas de intervención en el sector sanitario antes de la aprobación del decreto de alarma. Esta semana puso los ojos en una ley tan breve como contundente, aprobada en 1986. La Ley de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública tiene sólo cuatro artículos. Está pensada para ampliar los márgenes del Gobierno para actuar en situaciones sanitarias críticas.

La ley otorga al Gobierno y las comunidades autónomas poderes aplicables a la actual situación que afectan a la sanidad privada, sobre todo para garantizar el abastecimiento. No obstante, la inconcreción de la norma abre otras posibilidades. Por ejemplo, "con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, [...] así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible".

El Gobierno ha modificado esta semana la ley por decreto. El cambio es para poder intervenir en situaciones de desabastecimiento no sólo de medicamentos y productos sanitarios, cosa que ya estaba recogida en la ley, sino también de materiales que no son estrictamente sanitarios, pero pueden ser útiles en la situación actual, como gafas o delantales. "Había dos opciones, reclasificar estos materiales como sanitarios o cambiar la ley. Era mejor cambiar la ley", señala Ildenso Hernandez.

Incautaciones de productos, cierre de empresas

El entonces rey Juan Carlos firmó la ley de medidas especiales el 14 de abril de 1986. Sólo once días después, el 25, el jefe del Estado puso su nombre al pie de otra norma que hoy adquiere relieve. Es una ley mucho más extensa, clave en la configuración del sistema sanitario español: la Ley General de Sanidad.

Su artículo 26 establece: "En caso de que exista o se sospeche razonablemente la existencia de un riesgo inminente y extraordinario para la salud, las autoridades sanitarias adoptarán las medidas preventivas que estimen pertinentes, tales como la incautación o inmovilización de productos, suspensión del ejercicio de actividades, cierres de empresas o sus instalaciones, intervención de medios materiales y personales y cuantas otras se consideren sanitariamente justificadas".

Esta ley reconoce la "libertad de empresa en el sector sanitario", pero subraya que está supeditada al artículo 38 de la Constitución.

Una sentencia del Supremo

Uno de los aspectos que más suspicacias despierta sobre la conducta de la sanidad privada es la derivación de pacientes al sistema público. Hay una sentencia al respecto. El fallo sentó jurisprudencia, porque fue del Supremo. Fue dictado en febrero de 2019 y resultó favorable a la Xunta frente a la mutua Unión de Artesanos.

El sistema público había girado a la mutua la liquidación de una asistencia prestada a dos de sus asegurados, después de ser trasladados a un hospital público (Complejo Hospitalario Universitario de Santiago) desde uno privado (Policlínico La Rosaleda). La sentencia establece que el coste de los servicios podrá ser reclamado a las entidades aseguradoras de aquellas personas físicas que, tras solicitar asistencia en una clínica privada, bajo la cobertura de un seguro y sin que la clínica manifestara a los pacientes que la asistencia que requerían no tenía cobertura en su póliza, hubiesen sido trasladados por dicha clínica a un centro público.

De los tres requisitos, el más peliagudo para una aplicacion al caso del coronavirus es este: "Sin que dicha clínica manifestara a los pacientes que la asistencia que requerían no tenía cobertura en su póliza". ¿Por qué? Porque la principales seguros excluyen la atención en casos de epidemia oficialmente declarada. La Unión de Artesanos, en el caso gallego, esgrimió que algunas prestaciones que le quiere cobrar la Xunta no están en su cobertura. El Supremo sentenció que si el seguro no tiene que cubrir parte de la atención "se trata de una cuestión a ventilar en el procedimiento civil dentro de la relación contractual que vincula a aseguradora y asegurado, pero que en todo caso en nada afecta al Sergas (Servicio Galego de Saúde)".

En la presente crisis aún no han emergido conflictos de este tipo, en los que el sistema público cobre a las aseguradoras servicios prestados a sus clientes. Las aseguradoras, a través de la patronal Unespa, se muestran colaboradoras. Es más, ha anunciado que no está aplicando la exclusión de la cobertura por epidemia. Está por ver si la coordinación entre lo público y lo privado se deteriora con el avance de la crisis. Si lo hace, el Gobierno ya se ha dotado de un recurso de gran envergadura para imponer su criterio, el estado de alarma. No es el único del que dispone, pero sí el más contundente. 

Más contenidos sobre este tema




23 Comentarios
  • jagoba jagoba 16/03/20 09:40

    Egunon
    Un apunte del profesor Navarro:
    "En realidad, la población debería concienciarse de
    que su salud y calidad de vida no pueden depender de
    empresas farmacéuticas que, por definición, no tienen como principal
    objetivo mantener en buen estado esa salud y calidad de vida,
    sino que buscan ante todo, optimizar sus beneficios,
    característica del orden (o mejor dicho, desorden) económico
    internacional, que se reproduce en los mayores bloques
    económicos hoy existentes en el mundo, un “orden”
    responsable tanto de la crisis climática como de la crisis
    epidémicas que frecuentemente ocurren y que afectan
    primordialmente a las clases populares, tanto de los países
    pobres como de los países ricos"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Paco b. Molina Paco b. Molina 15/03/20 19:17

    Me asalta una duda, porque en general, piensa mal y acertarás. ¿ los dueños tan generosos de estos establecimientos hoteleros que se ofrecen para colaborar en la crisis sanitaria, son los mismos de los hospitales que el PP privatizó regalando un sustancioso negocio a los amiguetes?. Por favor, que alguien haga una investigación a fondo de este asunto, porque seguro que nos llevaremos alguna sorpresa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Isabelle006# Isabelle006# 15/03/20 22:14

      Muy buena sugerencia, estoy convencida de que muchísimos ciudadanos lo agradeceríamos y apoyaríamos incondicionalmente esa investigación.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 15/03/20 16:25

    Pedirle al sr Munarriz que no utilice el lenguaje de la derecha, el lenguaje ideológico de la derecha y de las empresas de aseguramiento. El titular debía decir : "EL GOBIERNO PONE LA MEDICINA PRIVADA BAJO SU MANDO ANTE EL AVANCE DEL CORONAVIRUS" La realidad es que el decreto pone bajo el mando del gobierno todos los recursos privados, es decir la Medicina Privada y sus hospitales. Perdóneme pero voy a seguir combatiendo la sumisión de la realidad y del lenguaje de la izquierda al lenguaje ideológico y manipulador de la derecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Cañuelo y Pereira Cañuelo y Pereira 19/03/20 20:38

      Exacto, la Sanidad es un derecho, es pública y universal, la medicina es un bien de consumo para los que pueden pagarla.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Raul Raul 15/03/20 13:17

    La UNICA sanidad que existe ES LA SANIDAD PUBLICA. La MAL LLAMADA sanidad privada NO es sanidad, ES UN NEGOCIO. La sanidad privada SOLO TE TRATA SI GANA DINERO CON ELLO. Si eres el Borbón y pagas 150.000 euros al año te operan de lo que haga falta. Si eres un CURRANTE que paga UNA CUOTA DE MIERDA de 200 euros solo te van a tratar de resfriados y poco más y si tienes algo realmente grave TE SEÑALARAN LA PUERTA. Eso es la MAL LLAMADA sanidad privada. Un puro negocio, cosa que muchos TONTOS no terminan de entender.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    11

  • 74camilo 74camilo 15/03/20 10:54

    "mientras yo me salve con mi segurito privado, a los demás que les den" eso piensa mucha gente, pero cuando tienen problemas se dan cuenta que su "segurito privado" les va a dejar de lado y si necesitan algo serio tendrán que ir a la PUBLICA, esa que nunca les importó y creían que solo era una "carga para sus impuestos"....

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • 74camilo 74camilo 15/03/20 10:50

    Bueno, tranquilos, seguro que en la comunidad de Madrid en incluso harán negocio. Seguro que el PP busca una manera para indemnizarles "por encima de NUESTRAS POSIBILIDADES".....

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • Fernandos Fernandos 15/03/20 10:45

    No he visto en todo el articulo una referencia de cuanto nos va a costar la intervencion en la sanidad privada, o estoy equivocado y es gratis de obligado cumplimiento? Porque sin los brutales recortes en la publica y los exageradas facilidades a la privada, la medida hubiese sido innecesari.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Grobledam Grobledam 15/03/20 10:43

    Quiero suponer que la Sanidad Privada no cobrará a la Sanidad Pública (es decir a presupuestos del Estado) sus servicios de atención a pacientes que no están en su cartera de clientes derivados de la problemática actual.
    A sus clientes de siempre les pueden seguir cobrando, por supuesto. Nadie les retira ese derecho.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 15/03/20 14:34

      La Sanidad Privada n o existe. Existe la Medicina Privada, que es que unos cuantos señores pagan un seguro privado para que le atiendan las enfermedades o molestias, pago que desaparece casi en las personas mayores porque el seguro privada aumenta exponencialmente segun vas cumpliendo años. Le contesto porque escribir Sanidad Privada es un concepto politico de la derecha neoliberal que intenta coger el prestigio de la Sanidad (pública por supuesto) y prestigiar su producto. El concepto Sanidad exige la prevención, curación y rehabilitación de toda una población determinada, una provincia, un pais, etc. Cuando se va a un medico de pago se acude a un médico, no se utiliza la Sanidad. La Sanidad solo puede ser pública. En el momento que hay privado pago por enfermedad se llama medicina privada. No quiero que la derecha nos gane en el lenguaje e intente pasar por Sanidad lo que no es mas que la Medicina privada de toda la vida.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      12

  • Emanem Emanem 15/03/20 01:28

    No deja de ser curioso que en las primeras líneas de tu artículo hablas de “poner el punto de mira” en la sanidad privada, como si fuera el enemigo a batir.
    En el resto del artículo haces una pormenorizada descripción de leyes y normas para apoyar la “incautación” de los hospitales y servicios de carácter privado.
    No hay que ser un lince para detectar que el artículo desprende un tubo anti-sanidad privada que apesta.
    Pero lo más curioso y que el artículo soslaya (con qué intenciones?) es que la patronal de la sanidad privada ya hace días que pusieron a disposición del gobierno sus recursos.

    Es conocido la animadversión de los radicales de Podemos hacia la  Sanidad Privada y su interés en expropiarla si tuvieran la más mínima oportunidad.

    Se dice con frecuencia que tenemos una de las mejores sanidades del mundo y es cierto. Como también lo es que la principal queja de pacientes y profesionales es la saturación.

    Ahora bien, como de saturada estaría la sanidad pública si cerraran los más de 400 hospitales privados? Donde se ingresarían esos pacientes? Resistiría la sanidad pública  si se restaran los recursos económicos que las personas dedican a sanidad privada sin consumir sanidad pública?

    Basta ya de demagogia e intentar aplicar ideologías a la sanidad. Hay una verdad cierta que nunca se dice:LA SANIDAD ESPAÑOLA ES DE LAS MEJORES DEL MUNDO, EN PARTE GRACIAS A LA SANIDAD PRIVADA.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 11 Respuestas

    26

    2

    • nomegustanlasmentiras nomegustanlasmentiras 16/03/20 20:49

      No es verdad lo que dice. Las políticas del PP fueron favorecer la sanidaf privada en erjuicio de la publica, lo mismo que hizo con la educación. Deriva pacientes u pruebas medicas a la sanidad privada pagandosela a precio de oro, por ekemplo al grupo Quirón. Hospitales privados Low Cost, de atención masificada y vergonzosa, como el Hispital Sur de Alcorcón. Lo digo de primera mano.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Yerma Yerma 16/03/20 07:29

      Repase las noticias sobre hospitales construidos con dinero público para que lo utilice la medicina privada. Y vaya usted a ver si le atienden en ese hospital sino está pagando cuota, por mucho que se haya construido con su dinero.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 15/03/20 16:15

      No existe la Sanidad privada, existe la Medicina Privada. El concepto Sanidad Privada es mentira, es producto propagandistica de las empresas para que su producto, Medicina privada, sea vendido en mercado economico e ideologico. El concepto Sanidad Privada se utiliza por las multinacionales de la medicina solo desde hace pocos años y es un reclamo para sus empresas de Medicina dándole la pátina de calidad a sus productos elitistas. El concepto de Sanidad, incluso para la OMS, requiere prevención, curación, y rehabilitación desde el nacimiento hasta la muerte de una población determinada, sea una provincia, región o pais e incluye necesariamente a todos sus ciudadanos. Fíjese usted que la Medicina aseguradora ha dicho desde el primer momento que sus seguros no cogen la prevención de una pandemia sea nacional o mundial, sea infecciosa o de otro calibre. Si no cubre la prevención de enfermedad infecciosas no se puede calificar de Sanidad. Lo más que se puede calificar es como medicina curativa de los infectados, pero no Sanidad. En realidad, ni me meto con la medicina privada pero si contra su propensión mentirosa a llamarse Sanidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • abuelo cebolleta abuelo cebolleta 15/03/20 11:46

      La mayor parte de la Sanidad Privada ES CONCERTADA y su negocio consiste en ese concierto que PARASITA a la Sanidad Pública. Por no hablar de la ILEGALIDAD de que médicos de la Sanidad Pública trabajen en hospitales privados concertados, atendiendo a pacientes del concierto

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      7

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 15/03/20 16:18

        LLamelo usted medicina privada concertada, pero no sanidad privada. No se puede comprar el lenguaje de la derecha ni el producto ideológico de multinacionales del aseguramiento. Me da un dolor enorme que alguien, que sea de izquierdas, reproduzca el lenguaje de las derechas. La Sanidad sólo puede ser pública. La Medicina puede ser privada o pública.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        6

        • abuelo cebolleta abuelo cebolleta 15/03/20 17:00

          Acepto su corrección

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

    • Silk Road Silk Road 15/03/20 11:42

      Le recomiendo que se vaya a vivir a Estados Unidos, donde toda la sanidad es maravillosamente privada.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

    • Ayla* Ayla* 15/03/20 10:06

      'Resistiría la sanidad pública si se restaran los recursos económicos que las personas dedican a sanidad privada sin consumir sanidad pública?"
      Si el dinero que se ha estado desviando a la privada se hubiera invertido en la pública es posible que sí.
      Hay privadas que tienen más pacientes desviados de la pública que pacientes privados. Es más, les sale más rentable. Y no hablo de oídas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      13

      • 74camilo 74camilo 15/03/20 10:48

        Muy correcto!!!. Acertadísimo!!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

    • Jose Fuertes Castillo Jose Fuertes Castillo 15/03/20 01:59

      Pues nada, sigamos desmontando nuestra Sanidad Pública y dejemos a los Lamela, Echaniz, Güemes & Co que sigan liberalizándonos. Al fin y al cabo crean riqueza. Para ellos claro.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      18

      • EAJ49radio EAJ49radio 15/03/20 09:35

        Emamen: debemos vivir en mundos paralelos usted y yo. La Sanidad privada en gran medida se nutre de la pública si no por qué le han puesto tanto empeño algunos gobiernos en privatizar y dar mordidas de servicios que eran de la Pública.
        Yo no soy de Podemos, no lo he sido nunca, no estoy en contra de la Privada pero que negocien con sus propios recursos. Han ido poniendo en puestos estratégicos de los gobiernos (léase PP) a personas que han defendido la Sanidad Privada, más que la Pública, con uñas y dientes, de ahí el desmantelamiento de esta última, con la gran ayuda de los recortes (auspiciados y ejecutados en gran medida por el PP) poco a poco.
        Han construido hospitales y se los han regalado a sus empresas "amigas", y luego en esas empresas están ocupando puestos como pago a los servicios "prestados"
        Por supuesto que soy una defensora de todos los servicios basicos,Sanidad, Educación y los ecéteras, públicos y los que quieran privados que los paguen. Los demás no tenemos porque pagar de nuestros impuestos doble: lo público y lo derivado a las privadas

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        14

Lo más...
 
Opinión