x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

El Gobierno se fija como prioridad tras la pandemia la gran reforma fiscal que necesita para financiar la reconstrucción

  • El Gobierno tiene que revisar en las próximas semanas los objetivos de déficit y de deuda y el techo de gasto que marcará el proyecto de Presupuestos 2021
  • La creación de nuevos impuestos será uno de los debates clave de la Comisión de Reconstrucción del Congreso y Hacienda cree que definirá las cuentas para el año que viene
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 03/06/2020 a las 06:00
El vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una rueda de prensa en la Moncloa.

El vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una rueda de prensa en la Moncloa.

Efe

Despejado el calendario de la pandemia —salvo sorpresas, la nueva normalidad habrá llegado a toda España antes de que termine el mes de junio—, y mientras los diferentes ministerios trabajan en la reactivación de la agenda de la legislatura, el Gobierno se prepara para el siguiente paso: decidir cómo y quién va a pagar la factura del desastre económico que ha tocado pago para poner bajo control la pandemia.

El escudo social levantado contra los efectos más nocivos de la crisis y las medidas de reactivación que hay que tomar para tratar de devolver a la vida a sectores claves de la economía española como el turismo o la automoción, combinados con una recaudación impositiva muy por debajo de las expectativas van a tensionar como pocas veces las cuentas de la administración.

Hay que buscar dinero. Y para conseguirlo, el Gobierno va a recurrir a tres vías: el endeudamiento, las ayudas de la Unión Europea y los impuestos. El recurso a la deuda no tiene discusión porque es inevitable y la apelación a la solidaridad continental está ya en marcha. Ahora toca afrontar la reforma fiscal. Ese es el debate que viene, en el seno de la Comisión de Reconstrucción Económica y Social del Congreso y dentro del Gobierno, porque en pocas semanas tocará reformar los objetivos de déficit y de deuda y el techo de gasto, magnitudes que son la antesala del proyecto de Presupuestos para 2021. Las cifras vigentes que se aprobaron antes de la pandemia ya no sirven, son papel mojado. Fueron diseñadas para un mundo que ya no existe, en el que la economía española crecía por encima de la media de sazona euro.

Definir esos nuevos objetivos significa que Hacienda y Economía tienen que echar cuentas entre lo que el Gobierno prevé gastar y lo que hace falta recaudar. Y hacerlo de manera que en un plazo razonable, de aquí al final de la legislatura, la deuda y el déficit vuelvan a estar bajo control.

La reforma fiscal de la coalición, tal y como figura en el acuerdo de Gobierno, tiene cuatro pilares. En primer lugar, una reforma de la ley de Sociedades para que las grandes empresas y la banca dejen de tener a su disposición recursos para acabar pagando menos impuestos que las pequeñas y medianas empresas. En segundo lugar, una ambiciosa ley de lucha contra el fraude fiscal.

El tercer y el cuarto pilar son dos proyectos de ley que ya están en el Congreso de los Diputados, pendientes de tramitación. Uno es el que pretende que las grandes empresas tecnológicas —sobre todo multinacionales extranjeras— que nutren una buena parte de su abultada cuenta de resultados gracias a la actividad que desarrollan en España paguen los impuestos que les corresponden mediante un mecanismo sencillo: gravando las actividades digitales que comercien con los datos de los usuarios. El otro proyecto es el que penalizará fiscalmente la compraventa de acciones de grandes empresas cotizadas, la mayoría de ellas del Ibex 35. Aquí el objetivo es gravar el capital especulativo.

El juego de las mayorías

No hay aquí, en principio, discrepancias serias entre PSOE y Unidas Podemos. Pero sacar adelante esta reforma fiscal obligará a contar con otros partidos y modular el alcance de cada una de ellas, tanto con formaciones moderadas, como el PNV, como con partidos de izquierdas (Esquerra). Por no hablar de Ciudadanos, cuyo ADN es radicalmente contrario a cualquier impuesto. 

La reforma fiscal es uno de los asuntos clave que debe abordar la Comisión de Reconstrucción Económica y Social del Congreso. Y será allí donde Unidas Podemos, con el visto bueno del PSOE, plantee su propuesta para aprobar un impuesto a las grandes fortunas.

Definir estos impuestos, su alcance y su modulación, será decisivo para redactar el proyecto de Presupuestos Generales de 2021. De ahí que el Gobierno tenga la expectativa de empezar a construir en la Comisión de Reconstrucción la mayoría que necesita para sacarlos adelante en el Congreso. Una mayoría fundada, en principio, sobre el bloque de la investidura, a quienes sigue considerando “socios prioritarios”, pero que no excluye a Ciudadanos, especialmente desde que el nuevo liderazgo de este partido, encarnado por Inés Arrimadas, se abriese a negociar con el Gobierno.

“El Gobierno tiene acuerdos estables con los partidos que apoyaron la investidura pero también vocación de ampliar esas mayorías”, subrayó este martes su portavoz y ministra de Hacienda, María Jesus Montero. “Ojalá el Presupuesto cuente no sólo con aquellos que hicieron posible la investidura sino con otras formaciones políticas que están trabajando conjuntamente ocn el Gobierno en la Comisión de Reconstrucción”, De ella, remarcó, tienen que salir “conclusiones” que sirvan “de base para que podamos elaborar esas nuevas cuentas públicas”. Y “si nos ponemos de acuerdo en cuáles son los elementos sobre los que tiene que pivotar el futuro de nuestro país, también es lógico que el primer presupuesto” que los aplique consiga el mismo respaldo.

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • E+P E+P 04/06/20 07:20

    Tengo a orgullo contribuir con mi esfuerzo (impuestos) a sostener la sanidad, salario mínimo para los que no tienen nada. En este caso, no es caridad, es justicia social. Puedo mirar a los ojos a los sanitarios, a los barrenderos, a los dependientes, a los bomberos, a la policía, a los militares a todos los que nos han atendido y nos atienden. Me gustaría saber si todos aquellos que se posturean con mi bandera demuestran su españolidad, su justicia social, y su bondad cristiana: que la Iglesia pague sus impuestos, entre ellos el IBI, que las empresas y particulares no tributen en paraísos fiscales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • currante currante 03/06/20 16:38

    Señores gurus economistas de la derecha, no hay que pensar tanto si es muy facil si uno cobra 1.000 euros paga sobre los 1.000 euros ,si uno cobra 100.000 euros pagara sobre los 100.000 euros , es muy simple. De esta manera sucesivamente .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • K2K2 K2K2 03/06/20 14:42

    De acuerdo totalmente conque las grandes empresas paguen lo que les corresponde por ley, sin beneficios fiscales, que paguen más los que más tienten, y que pague la Iglesia. Yo seré de esos a los que le salga a pagar  más, y no me quejo porque soy afortunado. Pero, por favor, que se resuelva el fraude, el dinero negro, los pagos en B. Porque si los 'listos' (algnos autónomos,empresarios pequeños y grandes) van a seguir sin pagar, los 'paganos' nos empezaremos a hartar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Fernandos Fernandos 03/06/20 12:21

    Claro que si, con impuestos, con impuestos proporcionales a la capacidad de cada uno, si queremos tener mejores servicios públicos y que no nos pase lo que ahora con la pandemia, hay que pagar impuestos y no recortar como prometen los sinverguenzas del PP, otros cuatro años mas con Rajoy y su banda y nos quedamos sin sanidad, sin educación y sin derechos laborales, y de la pandemia pues...ya tal.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • senenoa senenoa 03/06/20 08:29

    Efectivamente, atemperado el ruido de fondo, vayammos a lo importante: Hablemos de dinero y pongamos la recaudación de impuestos (que deberá crecer y mucho) en su sitio. Veremos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    11

    • senenoa senenoa 03/06/20 08:53

      Es el momento adecuado para que, en este país, empiecen a pagar los ricos. No digo más que los pobres (funcionarios, trabajadores precarios y no precarios, jóvenes con trabajos basura, sanitarios públicos o privados y tantos otros) sino lo mismo, exactamente lo mismo. Y que paguen, lo mismo repito, las multinacionales, las grandes fortunas, las empresas de la energía... y la Iglesia Católica: Es el momento adecuado de derogar los acuerdos Iglesia-Estado y que la Iglesia Católiga pague sus impuestos (y caduquen sus privilegios) como cualquier ciudadano.
      Cuando todo lo anterior esté encauzado será el momento de pensar en las revisiones de las inmatriculaciones, del cambio de la infame ley de la energía (modificada por el PP de Rajoy a mayor beneficio de las eléctricas), de la reforma de la judicatura nacional (Supremo, Constitucional, CGPJ) y, ya tocando el cielo, reformar la Constitución y hacer, de una vez por todas, el referendum de elección entre Monarquía o República... Tenemos trabajo de sobra.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      16

  • losdel38 losdel38 03/06/20 00:05

    ....Y en la gran reforma fiscal entra los Sres. Obispo/curas ???

    Los Sres. Obispo/curas tienen ingresos millonarios sin contar las entradas de la Mezquita de Cordoba que les deja unos 500,000 € mensuales tienen miles de negocios y No pagan impuestos ni IBI otro de los negocios millonario es Caritas que resiben millones y solo reparten el 1%.....perdon en algunos casos reparten el 2%. Los apartamentos mas caros y pisos mas lujosos son para estos listos Obispo/curas.....Eso si todo es por la gracias de dios que es un gracioso......Tenemos los Obispo/curas mas ricos ....Y

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    14

 
Opinión