X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

La trampa de las zonas de salud para combatir los contagios: difíciles de controlar, desconocidas por el ciudadano y poco transparentes en datos

  • Los epidemiólogos consultados se muestran "muy escépticos" sobre la eficacia que tienen los confinamientos a través de estas unidades territoriales: "Tienen sentido si se tratara de unidades geográficas separadas o si hubiera brotes controlados"
  • El médico Pedro Gullón explica que los cierres perimetrales se justifican cuando se quiere que "una zona con una incidencia altísima no impacte en otra zona con una incidencia baja", pero en Madrid hay muy pocas áreas con incidencia media o baja
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 25/10/2020 a las 06:00
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

EFE

El área territorial sobre la que poder trabajar para frenar la expansión del coronavirus siempre ha sido uno de los caballos de batalla del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso en la guerra mantenida con el Gobierno central. Por eso, se daba por descontado que en cuanto decayera el estado de alarma este sábado las autoridades madrileñas volverían a decretar confinamientos quirúrgicos tras dos semanas con nueve de sus principales urbes cerradas a cal y canto. Y así ha sido. Este lunes, la Comunidad de Madrid retoma con total libertad su estrategia de restricciones a la movilidad por zonas básicas de salud (ZBS). Un plan cuya eficacia llevan defendiendo públicamente con firmeza durante las dos últimas semanas pero que, sin embargo, los epidemiólogos consultados por infoLibre siguen sin ver claro para combatir la pandemia en la región. No convence por dos motivos principales. El primero, por la dificultad de controlar los confinamientos. El segundo, por el desconocimiento de los ciudadanos. Problemas a los que se suma, también, la opacidad de los datos epidemiológicos a una escala de gestión tan pequeña.

La Comunidad de Madrid tiene actualmente 286 zonas básicas de salud. Desde este lunes, con el puente del 1 de noviembre a la vuelta de la esquina, queda restringida la entrada y salida de personas en 32 de estas áreas salvo para ir a trabajar, acudir al médico o asistir a centros educativos, entre otras excepciones perfectamente tasadas. Desde el Ejecutivo regional llevan semanas insistiendo en que este plan de cierres perimetrales quirúrgicos "funciona", y lo defienden poniendo sobre la mesa la disminución de la incidencia acumulada en la gran mayoría de áreas en las que se ha implementado a lo largo del último mes. El Gobierno madrileño ha decidido apostar por este tipo de confinamientos selectivos porque considera que les permite aislar una zona muy concreta sin dañar la actividad económica del resto del municipio. Es la idea que desprendía la propia presidenta, Isabel Díaz Ayuso, en aquella entrevista en Abc: "No se trata de confinar al 100% de ciudadanos para que el 1% contagiado se cure, se trata de detectar al 1% que va contagiando y que el 99% salga a la calle a buscarse la vida".

Los expertos en Salud Pública consultados por este diario se muestran "muy escépticos" respecto a la efectividad de las restricciones a la movilidad por este tipo de unidades territoriales. Y lo argumentan poniendo sobre la mesa varios problemas. Desde el punto de vista estrictamente sanitario, el epidemiólogo y médico especialista en medicina preventiva Pedro Gullón explica que los cierres perimetrales "tienen sentido" cuando se quiere que "una zona con una incidencia altísima no impacte en otra zona con una incidencia baja". "Pero en Madrid hay muy pocas zonas con incidencia media o baja. No tiene sentido confinar una con tasa de incidencia acumulada de 520 casos y no hacerlo con la que tiene al lado si tiene 480", señala. En la misma línea se pronuncia Fernando García, portavoz de la Asociación Madrileña de Salud Pública. Al otro lado del teléfono, dice que tendría lógica a nivel epidemiológico si se trataran de "unidades geográficas separadas" las unas de las otras o si el problema estuviera sólo en brotes perfectamente controlados. "Lo que pasa es que en Madrid hay transmisión comunitaria", recuerda.

A este escollo desde el punto de vista sanitario se le suman varios problemas adicionales. El primero, el de la dificultad para controlar el cumplimiento de las restricciones en estas áreas concretas. "Es mucho más complicado de vigilar las salidas y entradas que si se tratase de un confinamiento perimetral de la ciudad", sostiene García. A modo de ejemplo, Puerta del Ángel, donde se puede pasar a otra zona básica de salud no confinada por más de una veintena de vías diferentes. A mediados de septiembre, cuando la Comunidad de Madrid decidió empezar a decretar cierres perimetrales en aquellas zonas básicas de salud donde la incidencia acumulada estaba disparada –por entonces el límite se fijó en 1.000 casos, el doble por el que se ha apostado ahora–, recurrió a controles "aleatorios y dinámicos" en los límites de estas pequeñas unidades territoriales. Es decir, nada de policías fijos en todas las salidas para vigilar su cumplimiento. Ahora, en relación con la actuación de los agentes, Madrid ha insistido en la necesidad de que colabore la delegación del Gobierno.

Los epidemiólogos consultados, además, destacan el desconocimiento de los ciudadanos de estas áreas. "La gente no conoce las fronteras", apunta Gullón. De hecho, desde las filas conservadoras madrileñas reconocen en privado que para la población puede ser complicado de entender, aunque insisten en su eficacia a nivel de gestión. Al fin y al cabo, no son municipios concretos. Ni siquiera distritos o barrios. Son unidades territoriales mucho más pequeñas cuya población puede oscilar entre las 5.000 y las 25.000 personas, según el Real Decreto que las regula. En algunos casos, apenas aglutinan un puñado de vías. Por tanto, se pueden dar circunstancias tan particulares como que en una urbanización se pueda salir por una puerta pero no por otra porque justo la calle a la que da está confinada o que la terraza de un bar se encuentre instalada justo en una zona con restricciones pero el establecimiento en sí no. A modo de ejemplo, volvamos a Puerta del Ángel. En concreto, a la calle Alcázar de San Juan. Allí, los madrileños que vivan en el número 19 no pueden entrar y salir libremente. Los del número 17, en cambio, sí.

Falta de datos en zonas tan reducidas

La nueva estrategia en la lucha contra el virus del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso se presentó pocas horas después de que el Consejo Interterritorial de Sanidad diese luz verde, con la abstención de Madrid, al famoso semáforo elaborado por el Gobierno central. Un documento que fija una evaluación del riesgo en base a ocho criterios principales. El primer bloque, se divide en dos grupos: los epidemiológicos y los asistenciales. Dentro de los primeros se encuentra la incidencia acumulada a siete días y dos semanas –tanto la total como la de personas mayores de 65 años–, el porcentaje de positividad y el de casos con trazabilidad. En los segundos, la ocupación de camas en planta y en las Unidades de Cuidados Intensivos. En cada uno de esos índices se fija un valor para determinar si se encuentra en una situación de riesgo bajo, medio, alto o extremo. Y en función del escenario, se ponen sobre la mesa una serie de recomendaciones. Cuando un territorio, por ejemplo, tiene dos o más indicadores del primer bloque por encima de los valores más elevados y por lo menos uno del segundo, se considera que está en riesgo.

Si se tomara como unidad territorial de evaluación la comunidad autónoma, Madrid estaría en el mayor nivel de alerta, en el que se recomienda acudir al trabajo para actividades o reuniones precisas, valoración del cierre de las zonas interiores de los bares y de los locales de juego o cierre de las terrazas –limitadas a un aforo del 75%– a las 23.00 horas. Sin embargo, el documento de Sanidad no fija qué unidad territorial se tiene que utilizar para la evaluación del riesgo. Deja claro que tanto para valorar la ocupación de camas de hospitalización como la de UCI se debe hacer prestando atención a la provincia, la isla o la propia comunidad autónoma "según se establezca en cada territorio". Sin embargo, para medir y valorar el resto de indicadores no se especifica en el texto que se tenga que hacer en función de una unidad concreta. Es decir, que si se apuesta por las zonas básicas de salud, no se descarta que el análisis de la incidencia, positividad o porcentaje de casos con trazabilidad para definir el nivel de alerta se pueda estudiar en función de los datos concretos que arrojan esas áreas.

Sin embargo, la transparencia de cifras en la Comunidad de Madrid a nivel ZBS no es tan exhaustiva. El Ejecutivo regional sí que pone a disposición de los ciudadanos un mapa interactivo para conocer cómo se encuentra la situación epidemiológica en cada una de estas zonas específicas. Pero la única información que ofrece es la de casos confirmados en los últimos 14 días, tasa de incidencia acumulada, casos confirmados totales o tasa de incidencia acumulada de casos totales. Ni rastro del porcentaje de casos con trazabilidad ni de la positividad. Dos indicadores sobre los que tampoco ofrece información en cada uno de los municipios de la región, por si en algún momento se quisiera apostar por esta unidad territorial. En el desglose por localidades, de los criterios a valorar exclusivamente se facilita el del número de casos por cada 100.000 habitantes a dos semanas. Un indicador que, por sí solo, no permite evaluar el nivel de riesgo.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




21 Comentarios
  • HEREJE HEREJE 26/10/20 09:28

    ¿Se ha puesto el casco para aclarar dónde están los 1.500 millones o para seguir robando? Por lo menos que nos cuente los milloncejos que se le han quedado entre los rizos con la construcción de ese "hospital de las pandemias" que ni necesitamos ni tenemos personal sanitario para poner a funcionar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • mascotena mascotena 26/10/20 05:02

    Ayuso, la tontita peligrosa, y cia, me hierven la sangre. Siguen vacilando y sin poner recursos. Es increible el aguante que tenemos estando nuestra salud en juego y peligrando vidas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Vamonosqueestarde Vamonosqueestarde 25/10/20 22:05

    Ayuso, la odiosa muñeca diábolica que Ciudadanos ha impuesto en nuestras vidas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Fernandos Fernandos 25/10/20 20:05

    Muy listos lps estrategas del PP, Ayuso restringe las aperturas y cierre de los bares y deja que 6 millones de madrileños escapen a infectar al resto del pais.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Nik Nik 25/10/20 18:27

    Se ve que Isabel Díaz Ayuso en cuestión de pandemia hace más caso al sector de la hostelería que al médico. No es posible que se amplíe el cierre de bares y restaurantes a las 12 de la noche, a la vez que recorta la realización de PCR diarias, no contrate más rastreadores y refuerze la atención primaria.
    Mientras Isabel Díaz Ayuso tiene a Madrid como el foco de la expansión del coronavirus. Decreta áreas sanitarias difíciles de entender con el único fin de decir que hace algo cuando en realidad no hace nada de nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Nik Nik 25/10/20 18:21

    Lo difícil es entender la conducta terrorífica, cruel e inhumana de Isabel Díaz Ayuso. Esta trilera y trolera propone todo lo contrario a lo que se está haciendo en Europa. Va contra el mundo mundial. Mientras Madrid sigue siendo la campeona en contagios y muertes por coronavirus a la vez que es una krak en contabilidad creativa para manipular datos de la pandemia.
    ¿Qué piensa si es qué piensa sobre las medidas que está tomando el resto de Europa para cortar la crisis sanitaria? Ella, gran incompetente e inepta hace todo lo contrario. Cuando tengas todos los hospitales y residencias desbordados ¿también será culpa del gobierno filocomunista y bolivariano de Sánchez? Cuando más de once comunidades autónomas han pedido de nuevo un estado de alarma al gobierno Sánchez para luchar a muerte contra la crisis sanitaria acaso ¿ha sido a punta de pistola?
    Isabel Díaz Ayuso ¿vas a recurrir a la justicia estas medidas?
    Isabel Díaz Ayuso toda tu gran lucha contra la crisis ¿es desplegar una gran bandera española de 11 kilos?
    Isabel Díaz Ayuso y todo el PP dejar de tomar por gilipollas, imbéciles y menores de edad a los madrileñ@s y españoles. La pandemia se combate con más rastreadores, refuerzo de la atención primaria con más personal y con más PCR diarias. Dejar de hacer contabilidad creativa para manipular los datos que la mentira patas cortas tiene.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • José Luis53 José Luis53 25/10/20 18:01

    La prueba del algodón vendrá en nada: hospitales y UCIS desbordados, mortalidad desbocada.

    Entonces saldrá diciendo que la culpa es de Sánchez, que es el que ha proclamado el estado de alarma, ha arruinado la economía y ha matado a los ciudadanos.

    Da igual, seguirán votando a la misma.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Estadea Estadea 25/10/20 17:19

    Voy a tratar de repetir el mensaje anterior, ya que parece que o sale en los comentarios.

    Hace días comente a cuenta de la IDA, que:

    "A la IDA se le juntan la cabeza con el culo, y lo único que sale es MIERDA."

    En la foto del articulo se la ve con chaleco de AV, para advertirnos de su presencia por si algún Madrileño pasea, no pise a la IDA vs MIERDA, a la vuelta dependiendo del sentido de la marcha.

    Disfruten en Madrid (E) de los paseos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Jose Espuche Jose Espuche 25/10/20 16:52

    Si alguien tiene duda de que difícil gobernar que lea los comentarios y se enterará de la realidad. Si la gente más concienciada opina estupideces. ¿Qué será la mal formada? Quiero pensar que este problema del COVID-19 todavía se puede dar con la solución. La gente debemos ayudar a los expertos en materia de virus que son los que más saben del problema que más nos preocupa. Por lo menos a mi familia.

    Por lo que leo no parece que vaya a ser una broma, aunque posiblemente pesada. Hay muchas personas que hablan o escribe sin darse cuenta de las repercusiones para el conjunto de las sociedades. No lo entiendo. Posiblemente el equivocado sea yo. ¿Por qué sino soy capaz de entender a la gente que hace comentarios, a que aspiró y o en esta vida?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Estadea Estadea 25/10/20 16:01

    Ya lo dije la ultima vez, pero me reafirmo y sin pedir disculpas por el comentario.

    A esta IDA, se le junta el culo con la cabeza, y como cabe de esperar lo único que le sale es.

    M I E R D A.

    De esta vez según la foto lleva chaleco de AV. Ojo a viandantes no pisar la IDA vs MIERDA, a la vuelta.

    A disfrutar del paseo elegido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2



Lo más...
 
Opinión