X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Memoria histórica

Adoquines metálicos en sus antiguas casas recordarán a madrileños republicanos deportados a campos de concentración nazi

  • Entre los homenajeados está Saturnino Navazo Tapia, un hombre que fue deportado en 1941 al campo de Mauthausen y tras ser designado por la SS para organizar diversos equipos de fútbol en el campo, sobrevivió
  • Por último, se recordarán a tres miembros de una misma familia que fueron deportados en el llamado Tren Fantasma a diferentes campos de concentración y finalmente fueron liberados

Publicada el 27/05/2021 a las 17:58 Actualizada el 27/05/2021 a las 18:13
Recibimiento de las tropas aliadas en Mauthausen.

Recibimiento de las tropas aliadas en Mauthausen.

CDMH

Mañana viernes se colocarán en el barrio madrileño de Tetuán ocho Stolperstein, que son adoquines metálicos que se incrustan en las aceras, frente a los portales donde vivieron republicanos deportados a los campos de concentración nazis, ha informado la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, según informa Europa Press. 

Asistirán familiares de los deportados, que harán una reseña biográfica de cada uno de ellos. La ruta comenzará a las 9.30 horas en la calle Don quijote, 25. Se homenajeará a Saturnino Navazo Tapia, un hombre que combatió en la Guerra Civil y luego se exilió en Francia, donde se enroló en las Compañías de Trabajadores Extranjeros y destinado a reforzar las defensas que Francia estaba construyendo en su frontera con Alemania.

Fue detenido por los nazis y deportado en 1941 al campo de Mauthausen. Navazo decidió organizar un partido de fútbol, que recibió el agrado del capitán de las SS responsable del recinto. Fue designado para organizar diversos equipos de fútbol, lo que le valió ser trasladado a destinos menos peligrosos y sobrevivir hasta la liberación del campo el 5 de mayo de 1945. Entonces regresó a Francia junto a un huérfano judío que adoptó. Para que no le pillaran, cuando se llevaron a cabo los trámites de repatriación dijo: "Me llamo Luis Navazo, soy español y nací en la calle Don Quijote, en Cuatro Caminos".

A las 10.45 horas la ruta parará en la calle Topete 29 para homenajear a Luis García Manzano, ordenanza del director de la Escuela de Oficiales del quinto Cuerpo del Ejército. Cruzó la frontera para llegar a Perpinán pero fueron arrestados y llevados a Argeles. Estuvo en varios campos de trabajo hasta llegar a Mauthausen en diciembre de 1941 en uno de los últimos grandes convoyes de republicanos españoles.

En el campo fue miembro de la organización clandestina de resistencia y en el año 1943 creó una pequeña orquesta. Tras recuperar un poco su salud, después de la liberación, se instaló en Lot-et-Garonne, donde trabajó como leñador cuatro o cinco años, hasta que fue París para aprender el oficio de pintor. Falleció el 9 de febrero de 1999, de una enfermedad pulmonar, secuela de las enfermedades contraídas en el campo de concentración.

El itinerario de mañana sigue a las 10.45 horas en la calle Juan Pantoja 24 para rendir homenaje a Andrés Astorga Sánchez, del que apenas se conocen datos. Solo que nació en esa punto de Madrid la Nocheuena de 1914 y que fue asesinado por los nazis el 19 de marzo de 1945 en el campo de concentración alemán de Neuengamme.

A las 11.30 horas pararán en la calle José Calvo número 7 para recordar a José Perlado Camaño. A las 12.15 horas se concentrarán en la calle La Coruña 15 para homenajear a Ángel Melchor Landeta Tutor. Durante la Guerra Civil trabajó como guardaespaldas de algunos políticos locales de Madrid. Como muchísimos republicanos más, tuvo que exiliarse y fue deportado desde Angulema, en agosto de 1940, en el primer convoy de civiles españoles, el convoy-927. Murió en el campo de Gusen en 1943.

Por último, a las 13 horas en la calle Bravo Murillo 193 recordarán a tres miembros de una misma familia deportados a campos de concentración nazi. Se trata de María Gisbert Merino, César Santos Moreno y el hijo de ambos Gaspar Santos Gispert, quienes se exiliaron a Francia y fueron deportados en el llamado Tren Fantasma a diferentes campos de concentración y finalmente liberados tras varios años de penurias.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión