Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Sanidad

El MIR antes de los ¿traspasos?: un buen sistema de examen empañado por la precariedad en el hospital

  • En pleno debate sobre la posibilidad de que el Gobierno transfiera la competencia del MIR a Cataluña, los profesionales alaban la evaluación y la adjudicación de plazas de un sistema de hace más de 40 años
  • Creen que garantiza la igualdad, algo que se perdería con el traspaso a la Generalitat que niega el Ministerio de Sanidad pero que Cataluña afirma tener en la agenda de diálogo
  • Los MIR han protagonizado huelgas en distintas comunidades para protestar contra la precariedad laboral que aseguran sufrir durante sus años de residencia
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 08/08/2021 a las 06:00
Una sanitaria del complejo hospitalario Insular Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria.

Una sanitaria del complejo hospitalario Insular Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria.

EFE

El MIR vuelve al centro del debate. La posibilidad de que se traspase el sistema, aunque todavía no se sepa en qué términos, a la Generalitat de Cataluña —dentro de la Formación Sanitaria Especializada (FSE)— ha levantado una polvareda tanto en el terreno de la política como en el de la profesión médica.

Desde el primero, la oposición ya se ha situado en contra de un extremo que fue negado por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que aseguró que el asunto no está en la agenda, afirmación desmentida por la consejera de Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, que aseguró que "los gobiernos catalán y español acordaron crear un grupo de trabajo para debatir sobre este traspaso y otros". En el segundo, la mayoría de asociaciones médicas ya han emitido distintos comunicados en los que han mostrado su rechazo a esta posibilidad. Según explican, la existencia de un examen a nivel nacional garantiza la igualdad entre los aspirantes que, no obstante, han denunciado en distintas ocasiones —y sobre todo durante el último año— la precariedad a la que se ven sometidos durante su formación en el hospital.

La cosa viene de lejos. El expresident de la Generalitat Quim Torra ya había pedido en alguna ocasión al Gobierno la cesión de la competencia en la Formación Sanitaria Especializada, entre ella la de los médicos internos residentes. Pero nunca había llegado a más. Por otro lado, el propio acuerdo con el que PSOE y Unidas Podemos sellaron la coalición también recoge esta transferencia. "Daremos cumplimiento a los dictámenes del Tribunal Constitucional y traspasaremos a la Generalitat aquellas competencias pendientes ya reconocidas en el Estatut de Cataluña en materias como la gestión de becas universitarias, la formación sanitaria especializada, el salvamento marítimo o la ejecución de la legislación laboral en el ámbito del trabajo, el empleo y la formación profesional", dice el documento. 

El texto se firmó en 2019 y desde entonces no ha habido polémica porque nunca ha parecido que la posibilidad estuviera cerca. Ahora sí. El pasado lunes 2 de agosto se reunió, después de tres años sin hacerlo, la Comisión Bilateral Generalitat de Cataluña-Estado. Durante el encuentro, según Vilagrá, se habló de este traspaso. Pero Darias lo niega. Tanto es así, que el que PP ha pedido el acta de la reunión para aclarar si el traspaso está o no en la agenda. Fue el vicesecretario general de los conservadores, Antonio González Terol, que también pidió la comparecencia urgente de Darias. "Todo es un sinsentido, un circo, un mercadillo para mantenerse al frente del Palacio de La Moncloa", dijo. Y a renglón seguido criticó la posible medida, como también hizo Ciudadanos.

Pero no fueron los únicos. Las posibilidad de un traspaso tampoco convence a los profesionales. Para entender el porqué es imprescindible conocer, en primer lugar, cómo funciona el sistema actual. Se implantó en el año 1976, hace más de cuatro décadas. Los futuros médicos, tras estudiar la carrera de Medicina durante seis años, se enfrentan a un examen global cuya nota les da acceso —con prioridad en función de la puntuación— a elegir la especialidad a la que querrán dedicarse. Una vez escogida les esperan cuatro años —o cinco en algunos casos— de trabajo —en teoría formativo— en el hospital escogido. Es el Ministerio de Sanidad el que organiza ese examen y es también esta institución la que gestiona la adjudicación de las plazas que, hasta la llegada del covid-19, se hacía de forma presencial desde su propia sede, en Madrid. Las comunidades, competentes en materia sanitaria, dicen qué plazas tienen y se encargan de la gestión de cada hospital. 

Todas las fuentes consultadas por infoLibre alaban que el examen se realice de esta manera. "El sistema ahora mismo funciona. Y si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?", se pregunta Sheila Justo, presidenta del sector de médicos jóvenes y MIR de Amyts y de la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM). No obstante, hay margen de mejora. Cree que sería positivo que el examen gozara de un temario "cerrado" como ocurre en todas las oposiciones y que las preguntas se acotaran más a conocimientos meramente médicos para que no incluyeran otras cuestiones que apenas se ven en la carrera de Medicina. "También pensamos que sería positivo incluir preguntas sobre la empatía con el paciente y que todas ellas se redacten bien. Hay veces que son difíciles de interpretar hasta para las academias", lamenta. Aun así, no cambiaría la gestión y organización del examen ni el sistema de adjudicación que, no obstante, reclama que sea siempre "en tiempo real", más allá de si la pandemia continúa obligando a que se haga de manera telemática. 

Para Justo, el sistema actual asegura la igualdad, algo también apoyado por el Foro de la Profesión Médica y por los propios residentes. Daniel G. Abiétar, residente en el Hospital del Mar de Barcelona, cree que el modelo de coordinación central que existe ahora "puede velar con mayores garantías por que exista una formación equitativa a lo largo del Sistema Nacional de Salud". "Tiene esa capacidad de poner en contacto los distintos territorios y homogeneizar los programas formativos. Da cohesión", dice. Comparte de este modo opinión con la Asociación MIR España, que opina que la FSE "debe ser referencia en cohesión, equidad, igualdad, mérito y capacidad de los futuros especialistas". "No debe convertirse en una carrera competencial a la baja entre gobiernos autonómicos y central, favoreciendo así la asimetría y desigualdad", apunta la organización. 

En esta misma línea, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) también ha lanzado un comunicado en el que considera que la posible transferencia "generaría desigualdades en el proceso de elección respecto al resto del territorio nacional". "El sistema MIR, que es un sistema formativo referente a nivel mundial, establece unos requisitos comunes a todos los aspirantes y, sobre todo, evita el desequilibrio entre comunidades, cosa que se produciría si la gestión se dividiera", advierten. Por su parte, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), ha defendido que el modelo actual es un "símbolo de igualdad, cohesión y calidad en la formación de especialistas". La organización ha pedido, no obstante, "prudencia". "El desconocimiento de una propuesta real que determine en qué consistiría un hipotético cambio de modelo y las discusiones políticas en torno a ello generan confusión y desconcierto", resaltan.

Empieza la residencia, empiezan los problemas

La cosa cambia cuando empieza la residencia. En el último año, los MIR han protagonizado huelgas en distintas comunidades como Madrid, Valencia o Cataluña porque las condiciones laborales a las que se enfrentan durante sus años de residencia, denuncian, no son dignas. Principalmente porque ni siquiera tienen convenio. La relación laboral de los residentes está regulada por el Real Decreto 1146/2006 y están sujetos a contratos laborales con características especiales porque son médicos en formación. Su función principal es, por tanto, completar su periodo de aprendizaje, no atender a los pacientes. Pero esto es lo que pone sobre el papel. La realidad, critican, es muy distinta. Sin ellos, los hospitales no funcionarían. Son como el resto de sus compañeros pero con peores condiciones. 

Por eso solicitan, entre otras cosas, establecer la jornada laboral en 35 horas semanales, el descanso obligatorio de 12 horas entre dos jornadas tras las guardias de 24 horas, derecho a la realización de cuatro meses de rotación externa, a 15 días al año para realizar cursos y un ratio máximo de cuatro residentes por cada adjunto físicamente presente.

Además, los MIR también se quejan de que las retribuciones que perciben dependen mucho de la comunidad autónoma en la que trabajen. Según un estudio del Sindicato Médico de Granada, la media de lo que cobran los residentes españoles de primer año en 2021 se sitúa en 1.057 euros netos al mes, siendo el mayor sueldo de 1.135 y el menor de 1.003. El primero lo perciben los canarios y el más bajo los navarros. En cuarto año, la media de España se sitúa en 1.270 euros netos, con un máximo de 1.372 y un mínimo de 1.229. En este caso, mientras el más alto sigue siendo el que obtienen los canarios, el más bajo pasa a ser el de los cántabros.

Por eso Domingo Sánchez, vocal nacional de médicos jóvenes de la Organización Médica Colegial (OMC), asegura a infoLibre que el principal problema del MIR actual comienza cuando empieza la residencia, no con el examen, que cree que está "bien planteado". "El MIR forma parte de una estructura que necesita a los residentes para sacar adelante mucho trabajo, y eso al final perjudica la formación. Por eso solemos estar formándonos cuando les interesa y, cuando no, trabajando como parte del personal", denuncia. Tampoco está de acuerdo con el sistema de guardias, que alargan las jornadas laborales hasta un máximo de 60 horas. "Se supone que son cinco o seis al mes, pero siempre son más", lamenta.

"Por eso hubo tantas huelgas el año pasado a nivel autonómico. Hay cantidad de trabajo por hacer para mejorar nuestra relación laboral y nuestras condiciones", sentencia. La llave para hacerlo, en este caso sí, la tienen las comunidades. Aunque, no obstante, el Ministerio de Sanidad, según considera, debería abordar la situación y cambiar ya los reales decretos que regulan el funcionamiento del MIR: el de 2006 y otro aprobado en 2008.
 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • Juan Capitán Juan Capitán 10/08/21 11:40

    En mi opinión nada de lo que se ha dicho aquí justifica acabar con el MIR actual, un sistema mejorable pero que ha funcionado bien desde 1976. Todos los problemas que se han mencionado se pueden resolver sin que cada comunidad autónoma organice y convoque su propio MIR. Creo lo que se pretende es cortar la libre circulación de profesionales en el Estado y no me parece bien.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Rui Costa Rui Costa 09/08/21 20:04

    Uno de los principales problemas que tiene el modelo MIR actual, y que suele salir a la luz cuando hay huelgas, es que las plazas (número, centros y especialidades) se asignaron hace 15 años según las necesidades de hace 15 años y que el Ministerio de Sanidad se niega a actualizar pese a las peticiones de las distintas CC.AA. Sorprende que nadie comente este asunto en el artículo.

    Concretamente, Cataluña lleva 10 años pidiendo cambiar la asignación de plazas porque necesita médicos de atención primaria (se le jubilian muchos y no forma los suficientes para reponer) mientras forma especialidades que ahora no necesita. Visto que tras varias huelgas en las que el Ministerio dice que actualizará las plazas y después no lo hace.

    El tema probablemente vaya a ganar flexibilidad para ajustar formación y jubilación de médicos dado la falta de interés de un ministerio que hace poco o nada al respecto.

    Falta mucha información al respecto y hay demasiado ruido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • jpagcar jpagcar 09/08/21 09:24

    Yo soy médico. Me formé tras el primer examen del MIr actual, en 1979. Ya entonces, en las asmbleas nacionales cuando había movilizaciones, los representantes vascos y catalanes reivindicaban su propio MIR.
    Entiendo que todo lo que tiene que ver con Cataluña levanta ampollas, pero no creo que fuese una tragedia que allí hiciesen su propia convocatoria, y que los licenciados optasen si presentarse a la convocatoria catalana o a la "española". Supongo que entre Inglaterra y Escocia suceden cosas parecidas, aunque no tengan nada parecido al MIR.
    Los problemas de la formación especializada en España son otros: endogamia ( los MIr se quedan a trabajar donde se formaron ), falta de formación post MIR ( lo que se llama por ahí "Fellowships"), falta de relaciones internacionales ( los médicos españoles viajan a otros países a completar su formación muy poco ), y que la Facultad de Medicina se está convirtiendo en una especie de "academia para preparación del test MIR " mientras que la formación práctica de los estudiantes deja mucho que desear; "ya aprenderán en el MIR", parece que se piensa en las universidades.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Karames Karames 08/08/21 23:29

    Esperemos que el Ministerio mantenga EL MIR estatal.
    Hay alguna otra cuestión que tendría que modificarse para ser como el MIR.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ginsan ginsan 08/08/21 18:11

    Los sucesivos gobiernos catalanes van cortando los hilos que unen Cataluña con España. Como los grandes vínculos son inalcanzables (de momento) para la tijera independentista, cualquier otra cosa que nos una se convierte en un buen trofeo. La formación de los MIR es un ejemplo. No importa que sea perjudicial para la Medicina catalana y el futuro de sus hospitales, los gestores cortoplacistas y partidarios de ser cabeza de ratón ya la tienen en el punto de mira.
    El programa MIR español, con algunos defectos, ha supuesto un salto cualitativo en la formación médica y en la calidad asistencial. Acabó con el nepotismo y el favoritismo, primando la calidad de los aspirantes a especialista. En USA o Canadá, el sistema consta además de una entrevista (que cuenta en la decisión) en el hospital escogido por el aspirante para confirmar su idoneidad. Aquí para evitar el amiguismo no se implantó. De vez en cuando, muy pocas veces afortunadamente, un psicópata entra en el servicio. A pesar de ello, insisto, fue un paso definitivo en el buen camino de la formación médica
    Durante estos años, muchos excelentes licenciados médicos han escogido para su formación hospitales catalanes por considerarlos los mejores del País. Han enriquecido así la Sanidad Catalana al integrarse tras su formación en ella. Eso sí, dos terribles problemas para los catalanistas: no hablaban catalán y algunos catalanes que no daban la talla han tenido que emigrar a otros lugares de la inhóspita España.Creo que en lugar de reducir el programa MIR a un ámbito local, deberíamos luchar por un MIR europeo para atraer conocimiento y calidad a nuestros centros. Buenos hospitales para ello tenemos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Juan Capitán Juan Capitán 08/08/21 12:07

    Creo que hay que separar dos cosas distintas. Una cosa es la oposición MIR (médicos internos y residentes) y otra las condiciones de trabajo y formación. Creo que la oposición MIR debería continuar como hasta ahora. Una única oposición estatal anual, a la que se pueden presentar todos los médicos libremente, y una única oferta estatal de plazas de todos los hospitales del estado, que serán cubiertas según los resultados en la oposición. Cualquier médico de cualquier sitio puede hacer su especialidad en cualquier hospital de España si ha obtenido buena nota en la oposición. Respecto a lo que viene después, el periodo de formación MIR, de cuatro o cinco años según la especialidad, ahí si que se pueden introducir todo tipo de mejoras: desde el no olvidar que el objetivo es la formación completa del médico especialista (pero se aprende trabajando, ejerciendo), las condiciones de trabajo, las guardias, el salario, etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • cexar cexar 08/08/21 10:14

    Suerte tenemos de que esta profesión sea vocacional porque después de haber accedido a la carrera con las mejores notas (es una de las que exige mayor puntuación) y después de cursar seis años de estudios, se les paga poco más de mil euros el primer año de residente y no llega a 1.300 en el cuarto. Hace falta mucha vocación para no elegir otra profesión mejor pagada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Canija Canija 08/08/21 07:49

    Totalmente de acuerdo con lo que expone Clarin 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Dver Dver 08/08/21 00:47

    ¿Premiarán con muchos puntos el examen de los Mir en Cataluña el saber catalán?

    Lo que más me ha asombrado de todo el artículo ha sido la miserable cuantía del salario. ¿Cómo podemos aceptar que pongamos nuestras vidas en manos de unas gentes a los que pagamos miserablemente mientras el.Presidente de Iberdrola, por ejemplo, se embolsa cuarenta mil euros al día?
    Otra de las obscenidades que permitimos cada día.
    En cuanto a los Consellers de Cataluña los veo embebidos de una soberbia tan extraordinaria que sólo se preocupan de tener mando en plaza aunque se les hunda Cataluña y por ende España. Harían bien primero en ejercer bien sus competencias y poner a Cataluña en orden y sin corruptelas, en distribuir la renta y el trabajo y en erradicar la miseria y en qué todo el mundo tuviera un techo para cobijarse. Cuando esa Cataluña que casi fue y la jodieron vuelva, entonces que nos muestren el camino de la eficiencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    7

  • AngelHito AngelHito 07/08/21 23:07

    Otro conflicto que no entiendo, tampoco entiendo eso de la igualdad, cohesión y calidad que dicen. Seguimos lanzando frases grandilocuentes, pero no explican porqué va a haber desigualdad o falta de cohesión o calidad, ¿Qué significa? somo un Estado Autonómico o un Estado Centralizado.

    Tampoco entiendo que la enseñanza/formación universitaria de los médicos dependa de la Comunidad Autónoma y la enseñanza/formación de los residentes sea cosa del Gobierno de España.

    Me lo expliquen.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    7

    • Karames Karames 08/08/21 23:39

      La formación la ofrece y la paga el SNS. No forma un hospital, una provincia, una CCAA, forma el Estado a médicos y médicas, que posteriormente pueden desempeñar su profesión en cualquier lugar ( de no tener que emigrar). Y por cierto, cuanto más "local" es el proceso, más facilidad para el nepotismo y la corrupción (sobran ejemplos en los distintos territorios del estado)

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

    • Juan Capitán Juan Capitán 08/08/21 11:43

      El sistema actual de MIR tiene la ventaja de que lo que prima es la formación profesional del médico sin entrar en otras consideraciones, y premia el esfuerzo personal : el resultado del examen depende de uno mismo, de lo que ha aprendido durante la carrera, de su capacidad de estudio, de su propio talento. Parece que esto es lo más justo y lo más objetivo, independientemente de si ha nacido en Madrid, Barcelona o Talavera de la Reina. Un médico de cualquier sitio puede hacer su formación especializada en cualquier hospital de España, si ha sacado un buen número de orden en el examen. El que se quiera ir lejos de su ciudad o no depende de sí mismo, de sus aspiraciones en la vida. Si se compartimentase por comunidades el sistema MIR, se pondrían barreras a la movilidad y se limitaría la capacidad personal de decisión de dónde quiere formarse cada uno. Empezarían a entrar cuestiones ajenas a la medicina, como ideas nacionalistas, por ejemplo.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      3

    • Juan Capitán Juan Capitán 08/08/21 11:30

      Igualdad significa que el examen anual de MIR es el mismo para todos los que se presentan a él: las mismas preguntas tipo test. El examen se celebra el mismo día a la misma hora en todas las sedes de España y a él pueden presentarse todos los médicos españoles y en algunos casos no españoles, en igualdad de condiciones. La nota final depende del resultado del examen (esto es lo que tiene más peso) y de las notas que se sacaron durante la carrera. Según la nota final obtenida se elabora una lista de todos los presentados. El número 1 es el que ha sacado la mejor nota final, y así sucesivamente. El número o la número 1 escoge el primero la especialidad y hospital de todas las plazas que se ofertan, después el 2, el 3... Pero las plazas son limitadas y se van acabando a medida que se van ocupando, hasta que se ocupan todas. Son las comunidades las que ofrecen el número determinado de plazas hospitalarias de formación. La formación de los médicos depende de la Universidad, y los programas son bastante homogéneos en todas las del estado. El Ministerio de Sanidad de lo que se ocupa es de organizar anualmente el examen MIR, después, su formación depende de cada hospital, aunque existen guías orientativas de formación elaboradas por las comisiones de cada especialidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      3



Lo más...
 
Opinión