PORTADA DE MAÑANA
Ver
La Audiencia Nacional avala la batalla de Sanidad para impedir que se conozca el precio real de los fármacos

Plaza Pública

Podemos y el plato de lentejas

Odón Elorza

No se podrá vivir un nuevo tiempo para la política en España, que sirva a las necesidades de las personas y regenere la democracia, si nuestro destino va a continuar en manos de un Gobierno inmoral y neoliberal. Contaremos, eso sí, con un Parlamento más plural, colorista y fresco hasta el espectáculo, representativo y con más instrumentos para controlar la acción del ejecutivo. Pero el objetivo sigue siendo la formación de un Gobierno de progreso que revierta las políticas antisociales y acabe con la corrupción.

Por eso los socialistas somos los más interesados en buscar cómo superar el bloqueo político, empezando por evitar que el valioso acuerdo entre el PSOE y C's lo interpreten como un programa cerrado que pueda ser tachado de obstáculo.

Sabemos de la estrategia de rechazo de Podemos al acuerdo transversal que, con sus limitaciones obvias, es una buena base de partida para abordar las reformas que necesita este país. Por eso debemos reflexionar sobre qué debemos hacer para convencer a los escépticos. Y ser audaces a la hora de retomar la iniciativa para lograr no ya la adhesión de otras fuerzas de progreso, algo imposible de conseguir, sino la implicación real de partidos y agentes sociales en ampliar y perfeccionar el contenido del acuerdo transversal. Sin demoras ni excusas.

El texto no resulta inatacable y es cierto que no refleja todo aquello que los socialistas desearíamos leer para hacer frente a la creciente desigualdad, precariedad y pobreza o a los problemas en la cohesión territorial. Se trata de un acuerdo que conlleva cesiones y soluciones compartidas, en el que la propuesta sobre el SMI se nos queda corta y en el que falta un mayor compromiso sobre las pensiones más bajas. En política laboral hay cuestiones que nos preocupan, como que las indemnizaciones por despido no suban respecto a las impuestas por el Gobierno Rajoy. Sobre Cataluña no recoge la vía política de diálogo y negociación del PSOE y la concepción federal del Estado aparece desdibujada.

Pedro Sánchez ha repetido que el acuerdo con Ciudadanos, plagado de mediadas éticas y sociales incuestionables, no está cerrado a mejoras. Por su parte, Podemos y lo que representa no se va a "vender por un plato de lentejas", ni aunque las encuestas insistieran en una pérdida de votos. Hay que romper el bloqueo de Podemos a sentarse –sin vetos– en una mesa en favor de un entendimiento transversal, cerrazón que solo beneficia a la continuidad indigna de Rajoy y el Partido Popular. Ayudaría insistir en la existencia de una vía abierta a la mejora de los acuerdos entre el PSOE y C's por parte de otros grupos de progreso y agentes sociales, como los sindicatos y la asociación de pensionistas. Algunas voces se preguntan si será posible y dónde estarían los límites.

¿Debatimos sobre la libertad de expresión o sobre qué salidas proponemos al país?

El propio texto, más allá de contar con el compromiso de un partido liberal de la derecha reformista, no puede convertirse en una excusa de bloqueo para una parte de la izquierda. Lo sería si resultara intocable. Eso no lo entendería un buen número electores que apostaron por el cambio. Por tanto, la clave reside en el margen de flexibilidad que aceptarían Albert Rivera y C's para ampliar y concretar más la dimensión social del acuerdo.

No nos basta con dejar al descubierto las acusaciones que viene formulando Pablo Iglesias, desde hace más de un año, sobre un apoyo del PSOE a la investidura de Rajoy. Esa falsedad queda clara. Ahora queremos que la ciudadanía pueda conocer cuáles pudieran ser los temas concretos que impedirían un acuerdo para apoyar un gobierno de progreso con sabor valenciano, extremeño, balear...

Eso sería actuar con transparencia y rendir cuentas. Al final, todo quedaría reducido a una cuestión de platos; ¿o de platós? ______________Odón Elorza es diputado socialista por Gipuzkoa

Más sobre este tema
stats