LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Abascal se adentra en territorio hostil: sin poder político regional y con la derecha mediática al ataque

Por la unión de la izquierda, contra una presidencia divisiva

En política, los periodos de transición, durante los cuales un viejo mundo agoniza mientras otro nuevo tarda en emerger, dan siempre el espectáculo de un colapso de la moral más elemental. Los principios ya no prevalecen, la verdad cede el paso a la calumnia, la dignidad ya no está de moda. Esto es precisamente lo que ha demostrado la mayoría presidencial saliente desde la primera vuelta de las elecciones legislativas.

Elegido dos veces gracias a un voto comprometido contra la extrema derecha, Emmanuel Macron deja ahora que su bando tire por la borda los valores que esgrimía para su beneficio en forma de mandato republicano. En la mayoría de las sesenta circunscripciones en las que la batalla electoral enfrenta a un candidato de la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes) con un candidato de la Agrupación Nacional (RN) en la segunda vuelta, la coalición presidencial está rehuyendo, o incluso dando un empujón, a la extrema derecha xenófoba, identitaria y autoritaria.

A este cinismo político se suman los discursos más burdos, de una vulgaridad intelectual sin nombre. Sin ponerle freno, el partido del presidente permite que algunos de sus candidatos eliminados o amenazados presenten a la oposición de izquierdas como un monstruoso coco, en filípicas en las que las palabras "ismo" se convierten en espantajos que han perdido su significado común. Esto no es más que una siniestra repetición, en trágica farsa, de la antífona del conservadurismo ante un posible cambio democrático y social: "Antes Hitler que el Frente Popular" (véase el análisis de Fabien Escalona sobre el retorno del peligro rojo).

En la pista del aeropuerto de Orly, en una impensable mezcla de sus responsabilidades como jefe de Estado y sus maniobras como político en campaña, el propio Emmanuel Macron habló en este registro el martes 14 de junio, antes de volar a Rumanía, Moldavia y Ucrania.

Presentando la guerra actual bajo el eufemismo de "un desorden", sin molestarse en nombrar al responsable, pidió "una mayoría sólida para asegurar el orden" porque "nada sería peor que añadir un desorden francés al desorden mundial". "El domingo no debe faltar ningún voto a la República": peor aún, en su llamamiento final a un "estallido republicano", no dudó en transformar a sus oponentes de izquierda en enemigos de la República.

El viejo estribillo de todo el conservadurismo, este discurso del líder del partido del orden añadió indecencia al arcaísmo. Aunque la presidencia francesa de la Unión Europea apenas se distinguió ante la agresión rusa, si no es por su apresurada preocupación por no humillar al belicista ruso, hay que haber perdido todo el sentido de la proporción para comparar la situación creada en Europa por la invasión rusa de Ucrania con la que se produciría en Francia tras una victoria, incluso relativa, de la unión de las izquierdas y los ecologistas. También es necesario haber olvidado la dignidad de la propia función, institucionalmente responsable de la unidad del país, para atreverse a decretar la exclusión de los opositores del campo republicano.

"La República está invadida por reaccionarios de todo tipo. La adoran con un amor repentino y terrible. La abrazan para sofocarla”. Esta advertencia de Émile Zola, en plena batalla por la inocencia del capitán Dreyfus contra el partido en el poder, sigue estando vigente. La República que jalea Emmanuel Macron es un orden muerto: el del inmovilismo social, los impedimentos democráticos y el empobrecimiento ideológico. Se basa en la defensa de los privilegios y las injusticias, y se enfrenta a la vitalidad de la sociedad, a sus aspiraciones y emancipaciones, a su impaciencia y esperanzas, de las que la inesperada unión de la izquierda y los ecologistas es producto y expresión.

El cumplido merece ser devuelto al remitente: la presidencia de Emmanuel Macron es la encarnación del desorden. Nunca dejó de difundirlo y crearlo. Desvitalizando la democracia, la abstención alcanza un nivel sin precedentes tras unas campañas electorales privadas de una verdadera confrontación de ideas y programas. Humillando al pueblo, nunca la represión estatal ha alcanzado este nivel de violencia en la negación oficial del abuso de poder de la policía.

Difundiendo el odio, es bajo esta presidencia cuando la ideología de extrema derecha ha sido trivializada por los medios de comunicación y se normalizó políticamente, incluso en sus temas identitarios (leer el análisis de Stéphane Alliès sobre el trío Valls, Blanquer y Zemmour). Al dar poca importancia al neofascismo, esta presidencia ha conseguido aumentar el dominio de la extrema derecha, que está ahora en el umbral de una presencia parlamentaria sin precedentes históricos (léase los análisis de Fabien Escalona y Donatien Huet y Lucie Delaporte). Al rehuir de la emergencia climática, hasta el punto de dar la espalda a la Convención de los Ciudadanos para seguir una política antiecológica de ruptura (véase el vídeo de Jade Lindgaard).

En resumen, arruinando la credibilidad de la política: palabras desmentidas, promesas contradichas, burdas manipulaciones, palabras vaciadas de su significado... El colmo fue el anuncio presidencial de un Consejo Nacional de Refundación (CNR), cuyas siglas están deliberadamente calcadas a las del Consejo Nacional de la Resistencia. Y esto en vísperas de las elecciones legislativas que se supone que renuevan la Asamblea donde se redactan, deliberan y votan las leyes.

La democracia es mucho más que la práctica de las elecciones y la regla de la mayoría: es un tipo de moral, de virtud, de escrúpulos, de sentido cívico, de respeto al adversario; es un código moral

Pierre Mendès France

Como seguidor del absolutismo presidencialista, Emmanuel Macron subrayó así de antemano su desprecio por el poder legislativo. Hubo un tiempo atrás, durante su incursión presidencial en 2017, en el que Emmanuel Macron colocó en su panteón político, además de al general De Gaulle, fundador de la V República, al más consecuente opositor a este presidencialismo confiscatorio: "Nadie más que Pierre Mendès France tuvo sentido de la justicia", escribió entonces, bajo el título de Une improbable Révolution (XO Éditions, 2016).

Desde el más allá, este reformista de principios, que nunca pactó con la demagogia y la mentira, ha venido a amonestarle hoy: "La democracia es mucho más que la práctica de las elecciones y la regla de la mayoría: es un tipo de moral, de virtud, de escrúpulos, de sentido cívico, de respeto al adversario; es un código moral" (La verdad guiaba sus pasos , Gallimard, 1976).

El código que rige a Macronie se ha vuelto claramente amoral. Tras las campañas de demonización lanzadas en cuanto surgieron las primeras dificultades a principios del primer quinquenio, en las que la descalificación "separatista" y la etiqueta "islamo-izquierdista" fueron los emblemas, la virtud, los escrúpulos, el sentido cívico y el respeto al adversario han dejado definitivamente de tener vigencia.

De lo contrario, ¿cómo entender que los dirigentes políticos, que se supone que conocen la historia y saben leer, se atrevan a transformar en un infierno totalitario el programa socioecológico de Nupes, cuya radicalidad reformista sigue siendo profundamente democrática? Basta con leer un reciente artículo de opinión en The New York Times, que no es una perorata izquierdista, para apreciar la imagen de mediocridad atrofiada que se da de Francia, de su debate público y de sus dirigentes.

Este abandono de los principios y el desprecio de la verdad van acompañados de una renuncia a toda dignidad política, de la que la cuestión de la violencia sexista y sexual es la expresión más despiadada.

Como el niño del cuento que afirma que el rey está desnudo, cuando los cortesanos fingen ignorarlo, una estudiante de secundaria del Tarn, Laura, ha desenmascarado con valentía la impostura de un poder que dice defender la causa de las mujeres manteniendo en el cargo a ministros que han sido reiteradamente y documentadamente culpables por su comportamiento hacia las mujeres. Una lectura de las leyes que se aplican a las empresas en este ámbito es suficiente para demostrar que el Gobierno no respeta las normas que él mismo ha promulgado y que todos los empresarios deben cumplir, independientemente de cualquier acción o resultado legal.

Tal vez llegue el día en que tengamos todas las claves para comprender lo equivocado de una presidencia preocupada únicamente por su supervivencia diaria, cuando los tiempos, sus retos y sus urgencias requerirían ambición, visión y altura. En el futuro inmediato, nos corresponde a nosotros, a través de nuestros votos, castigar esta impostura restaurando la política como un proyecto colectivo, un horizonte compartido y una causa común.

Para ello, es imprescindible apoyar a la unión de la izquierda y los ecologistas sin que ello signifique un cheque en blanco para los que serán sus representantes electos.

Además de las razones derivadas de las convicciones, muy respetables cuando se trata de un programa de emergencia social y ecológica cuyas primeras medidas son políticamente legítimas y económicamente coherentes (véanse los análisis de Mathieu Dejean y Romaric Godin), hay tres principios que muchos ciudadanos pueden compartir, más allá de etiquetas o sensibilidades partidistas.

En primer lugar, votar por la Nupes significa votar por un cambio por la vía parlamentaria, por la revitalización de una democracia deliberativa, por la construcción de mayorías de ideas, frente a los riesgos inherentes a la personalización presidencialista, que genera excesos o abusos de poder.

En segundo lugar, votar por Nupes significa votar por una mayoría pluralista, garantizando la autonomía de sus componentes políticos, favoreciendo la diversidad de sus expresiones, construyendo convergencias, frente a las disciplinas automáticas y desastrosas de una mayoría presidencialista.

Por último, votar a la Nupes significa votar por una dinámica política de la propia sociedad, de su expresión autónoma, de sus luchas y movilizaciones, con la esperanza de impulsar una representación activa de las clases trabajadoras, frente a una política profesional, confiscada por los políticos de carrera.

Este voto de principios no constituye una adhesión ni una sumisión. Siempre nacidas de las realidades documentadas por nuestro trabajo periodístico, las posiciones adoptadas por Mediapart –anteayer a favor de François Hollande frente a Nicolas Sarkozy, ayer a favor de Emmanuel Macron contra Marine Le Pen– nunca nos han impedido ejercer, con mayor vigilancia e independencia, nuestro escrutinio crítico de las políticas llevadas a cabo por el bando al que hemos apoyado, así como de sus responsables.

"Nuestro trabajo no es agradar, ni hacer daño, es llevar la pluma a la herida": en sus casi 15 años de existencia, Mediapart siempre ha seguido esta recomendación de Albert Londres, incluso en lo que respecta a las formaciones políticas que componen la Nupes. Este domingo, se aplicará con mayor razón a la unión de la izquierda y los ecologistas, ya que es coherente con la exigencia democrática que nos lleva a tomar partido por este cambio parlamentario.

Texto en francés:

by on Scribd

Más sobre este tema
stats