Plaza Pública

Usemos las mascarillas, ni un contagio más

Detalle de un tendedero con varias mascarillas caseras secándose al sol en una terraza de Montbui (Barcelona), este miércoles.

Cristina Pérez

El pasado lunes la mayoría de los medios de comunicación se hicieron eco de “un nuevo estudio de la OMS” en el que esta organización, dependiente de la ONU, que trabaja para la salud, vuelve a negar la transmisión aérea del virus SARS Cov 2 por el aire, afirmación con la que justifica que la población no contagiada NO DEBE usar mascarillas.

infolibre decía: "La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un nuevo informe técnico en el que asegura que el nuevo coronavirus no se transmite por el aire, sino por el contacto de gotas respiratorias de pacientes afectados por la enfermedad, según recoge Europa Press".

El Mundo: "En un estudio publicado [por la OMS] este fin de semana…"

Pues bien, después de leerlo y estudiar todas sus referencias bibliográficas, se puede decir que no se trata de un nuevo estudio y tampoco de un nuevo informe. La propia OMS lo llama Scientific Brief y no lo firma nadie, dando como referencia WHO TEAM. Department of Communications. REFERENCE NUMBERS WHO REFERENCE NUMBER: WHO/2019-nCoV/Sci_Brief/Transmission_modes/2020.2

Este scientific brief consta de tres apartados: modos de transmisión de la covid-19, implicaciones de recientes descubrimientos para la detección del virus de Covid 19 en una muestra de aire y el tercero son las conclusiones que elabora a partir de los dos anteriores.

En el primero comienza diciendo que las infecciones respiratorias pueden ser transmitidas a través de gotas de diferentes tamaños. Cuando están entre 5 y 10 μm de diámetro se llaman gotas respiratorias y cuando son mayores se llaman gotas nuclei. La referencia bibliográfica en la que apoya esta clasificación es una publicación 2014 de la propia OMS: Infection prevention and control of epidemic- and pandemic-prone acute respiratory infections in health care WHO Guidelines. Es decir, es autoreferente.

Tras ella hay otra afirmación que se apoya en las referencias bibliográficas de la 2 a la 7: "De acuerdo con la actual evidencia el virus de Covid 19 es transmitido de persona a persona mediante gotas respiratorias y contacto". Ninguna de las referencias de la 2 a la 7 aporta evidencia científica, porque para hacerlo debe haberse realizado cuando menos una revisión bibliográfica sistemática, con o sin metanálisis. En general, las investigaciones correspondientes a las referencias 2 a 7 del scientific brief tienen muestras muy pequeñas y no se han sumado para realizar ningún metanálisis, así que en ellas no hay nada de evidencia científica.

Pero lo que más llama la atención de este primer párrafo es la última frase: "En un análisis de 75.765 casos de Covid 19 realizado en China no se informó que hubiera transmisión aérea. Esta afirmación se apoya en la referencia bibliográfica núm 8, que se corresponde con el trabajo de Ong SW, Tan YK, Chia PY, Lee TH, Ng OT, Wong MS, et al. Air, surface environmental, and personal protective equipment contamination by severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 (SARS-CoV-2) from a symptomatic patient. JAMA. 2020 Mar 4 [Epub ahead of print]". Esta investigación ni se hizo en China ni tiene un tamaño muestral de 75.465 casos de Covid 19 sino de 3, tal como se puede leer en el apartado de metodología del resumen del trabajo: "Del 24 de enero al 4 de febrero de 2020, a 3 pacientes ingresados en el centro especializado de brotes de SARS-CoV-2 en Singapur, en salas de aislamiento de infecciones transmitidas por el aire (12 intercambios de aire por hora) con antesalas y baños, se les tomaron muestras ambientales de superficie en 26 sitios. También se recogieron muestras de los equipos de protección personal (PPE) de los médicos del estudio que salían de las habitaciones de los pacientes".

Curiosamente, este mismo artículo se utiliza también como referencia núm 12, algo que no se puede hacer al escribir artículos científicos. Según las Recomendaciones para la preparación, presentación, edición y publicación de trabajos académicos en revistas médicas, por el Comité Internacional para la edición de revistas médicas (ICMJE) y aceptadas por todas las revistas que se precien, las referencias bibliográficas se numeran por orden de aparición y si a lo largo del texto se tiene que volver a citar un trabajo, se utiliza el mismo número. Así, el equipo de la OMS que escribe el scientific brief debería haber puesto 8,11 donde pone 11,12. Y la referencia 13 pasaría a ser la 12,…

Los propios autores del trabajo referenciado como número 8 (y 12) dicen que sus conclusiones tienen serias limitaciones que consisten, en primer lugar, en que el cultivo viral no se hizo para demostrar su viabilidad. En segundo lugar, debido a las limitaciones operativas durante un brote, la metodología fue inconsistente y el tamaño de la muestra era pequeño. En tercer lugar, el volumen de aire muestreado representa sólo una pequeña fracción del volumen total, y los intercambios de aire en la sala habrían diluido la presencia de SARS-CoV-2 en el aire. Se requieren más estudios para confirmar estos resultados preliminares. En definitiva, este trabajo no demuestra que no exista la transmisión aérea del virus que produce la Covid 19, el SARS Cov 2.

No solo no se puede hablar de evidencia científica en este scientific brief sino que ninguna revista científica seria pediría su evaluación por pares, sino que lo rechazaría directamente por su mala calidad y datos falsos. Esta publicación de la OMS debería ser retractada y nunca citada a causa de su contenido falso.

Sigo sin entender qué interés puede haber para evitar que la población sana utilice mascarillas con el fin de prevenir la enfermedad. Se alegan argumentos del tipo de que produce falsa sensación de seguridad, pero no es cierto, la seguridad que produce real.

También se alega que la población no sabe ponérsela. ¿Es tonta la población? ¿Tan difícil es aprender a ponerse una mascarilla? ¿Podemos utilizar dispositivos más o menos complejos, como ordenadores, teléfonos móviles y no podemos aprender a utilizar lo que, al fin y al cabo, es una prenda de vestir?

Otro argumento que se utiliza para que no nos pongamos mascarillas es que se las quitaríamos a profesionales sanitarios que las necesitan durante su trabajo. Tampoco es verdad. En el artículo Covid-19: Por qué deberíamos usar mascarillas. Existe nueva lógica científica, publicado en Medium por Sui Huang, del Institute for System Biology, en Seattle, el autor explica por qué son válidas las mascarillas caseras, incluso una bufanda que cubra nariz y boca.

En su párrafo final se dice: "Sería trágico que la lógica, mecánica y biología equivocadas que han llevado a los gobiernos occidentales a no alentar el uso de mascarillas si no estigmatizarlo, pueda haber contribuido al fuerte ascenso de la COVID-19. Dado que el tracto respiratorio superior es el principal lugar para la entrada de SARS-Cov-2, el uso de mascarillas faciales simples que ejercen una función de barrera que bloquea las grandes gotas proyectadas que se posan en la nariz o la garganta, puede reducir sustancialmente la tasa de producción R de forma comparable a la del distanciamiento social y el lavado de manos. Esto duplicaría el efecto de la mitigación al "aplanar la curva"..//.. Ahora hay fundamentos científicos sólidos para poner fin a la histeria oficial antimascarilla y para recomendar o incluso exigir un uso amplio como en los países asiáticos que han doblegado la curva".

En este mismo trabajo se explica por qué son útiles las mascarillas caseras, incluso utilizar una bufanda como barrera. Así que no necesitamos quitárselas a profesionales sanitarios que las necesitan para protegerse durante su trabajo con personas contagiosas.

Hagamos nuestras propias mascarillas con materiales lavables y aprendamos a usarlas bien. Con ello estamos ayudando a no aportar más casos de covid-19 al sistema sanitario y también a salir cuanto antes de las al menos dos crisis en las que nos encontramos, la sanitaria y la económica.

Usemos las mascarillas. Ni un contagio más.

___________

Cristina Pérez Andrés es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Máster en Salud Pública. Médica Inspectora de Servicios Sanitarios.

Sanidad aconseja a la población el uso solo de mascarillas higiénicas

Sanidad aconseja a la población el uso solo de mascarillas higiénicas

Más sobre este tema
stats