Las reformas del PP

El 90% de las principales ciudades tienen como alcalde al de la lista más votada

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez el pasado lunes en la Moncloa.

La elección directa de alcaldes, que tiene como objetivo que el bastón de mando consistorial quede en manos del candidato que ha recibido más votos y no en quien decida la mayoría del pleno municipal como hasta ahora, es vendida por el Gobierno como una de sus medidas estrella a favor de la regeneración democrática. El líder del Ejecutivo, Mariano Rajoy, la anunció a finales del pasado junio y está previsto que los conservadores promuevan iniciativas en este sentido en todos los ayuntamientos a partir de septiembre, si bien para instaurarla tendrían que modificar la Ley de Bases de Régimen Local y la Ley Electoral. 

En el PP defienden que esta reforma tiene como objetivo alcanzar una mejor gobernabilidad y una mayor identificación del alcalde con los electores y que el regidor sea siempre de la formación más votada y no provenga de una coalición entre "cinco que han perdido las elecciones". Sin embargo, a la luz de los datos, el número de municipios en los que la Alcaldía la ocupa un candidato que no pertenece a la lista más votada es más bien testimonial. Sólo en nueve de las 78 principales ciudades del país –las que superan los 100.000 habitantes y todas las capitales de provincia aunque tengan una población menor–, el actual alcalde no pertenece a la lista que obtuvo más respaldo en las últimas elecciones municipales, según los datos recabados por infoLibre.

En el 88,46% de los municipios (69 del total de los analizados) el actual regidor se había presentado por la lista que acaparó más apoyo. De hecho, de estas 69, en 48 el partido que gobierna lo hace con mayoría absoluta. Dentro de las que tienen gobiernos con mayoría absoluta el reparto es el siguiente: en 41 el regidor es del PP (el 85,42%), en 4 del PSOE (el 8,3%) y en otras tres las mayorías las tienen PNV, UPN y Coalición Canaria. De las 30 restantes, en 21 gobierna el partido que recabó más apoyos, aunque no los suficientes como para tener la mayoría absoluta

Los nueve municipios en los que no gobierna la lista más votada son Zaragoza, Vigo, Lugo, Ourense, Segovia, Gijón, Santa Cruz de Tenerife, Pontevedra y Telde. En los cinco primeros gobierna el PSOE, que necesitó para la investidura de sus alcaldes el apoyo de concejales de otras formaciones. En Zaragoza, el socialista Juan Alberto Belloch fue investido alcalde con los votos de IU y CHA, a pesar de que en los comicios de mayo 2011 el PP resultó ganador con 131.350 votos, 44.955 más que el PSOE. La suma del tripartito sí supera en más de 9.500 votos y un concejal al PP. En Lugo y en Ourense el PSOE recibió el apoyo del BNG para formar gobierno, a pesar de que los conservadores resultaron vencedores, aunque con un margen más estrecho respecto a la segunda lista más votada, que fue en ambos casos la de los socialistas. En Lugo el PP le sacó 3.013 sufragios de ventaja y un edil, y en Ourense 668 votos y empate en el número de representantes. 

También gobiernan los socialistas en Segovia, a pesar de que el PP resultó ganador en las municipales de 2011 por un margen muy estrecho. Obtuvo 105 votos más que el PSOE, aunque esta última formación recibió el apoyo de IU para formar gobierno. Entre los dos suman 13.589 votos (1.467 más que el PP) y el 48,81% de los apoyos. En Pontevedra también hubo un resultado ajustado en número de votos entre PP y BNG y empate en ediles, aunque son los nacionalistas gallegos los que ocupan la alcaldía tras recibir el apoyo del PSOE. Entre los dos socios suman 22.933 votos (el 52,56%), 5.689 más que los logrados por el PP. 

En Gijón, donde el PSOE ganó las elecciones, gobierna sin embargo Foro Asturias, el partido de Francisco Álvarez Cascos, al obtener el apoyo del PP para formar gobierno. Entre ambos sumaron 70.933 votos y 14 concejales (9 de Foro y 5 del PP).  Los socialistas, por su parte, obtuvieron en los últimos comicios municipales 47.583 votos, el 31,56%. 

Asimismo, Coalición Canaria gobierna en Santa Cruz de Tenerife a pesar de que en esta ciudad también fue el PP el que ganó las elecciones. Cosechó 25.407 votos, 884 más que los nacionalistas canarios, que gobiernan gracias al respaldo del PSOE. Los dos primeros empataron en número de concejales. De estas ocho ciudades, la única en la que el PP salió beneficiado con el sistema actual es Telde. En este municipio de la isla de Gran Canaria los conservadores gobiernan a pesar de que la suya no fue la lista más votada. Nueva Canarias-Centro Canario Nacionalista obtuvo en las últimas municipales 12.986 votos, 594 más que el PP, y un concejal más, si bien finalmente la conservadora María del Carmen Castellano fue investida alcaldesa con el apoyo de Ciuca y Coalición Canaria. Entre los tres suman 21.144 votos y 14 ediles. 

El PP, el mayor beneficiado 

Salvo en el caso de Telde (101.300 habitantes), los datos evidencian que el PP es el partido que resultaría más beneficiado si finalmente el Gobierno de Rajoy impulsa un cambio legislativo que instaure la elección directa de alcaldes. Y también que el más perjudicado sería el PSOE. No es de extrañar, por tanto, que el nuevo secretario general, Pedro Sánchez, anunciara el pasado domingo en el discurso de clausura del Congreso en el que fue ratificado que daría un "rotundo no" a Mariano Rajoy sobre esta propuesta. No obstante, cuando todavía era candidato, a principios de julio, Sánchez señaló que de haber elección directa tendría que ser "a dos vueltas" porque, de lo contrario, se corre el "riesgo" de que la persona que sea elegida alcalde o alcaldesa, lo sea "por un 20% de la población" y, en su opinión, es necesario que un cargo de esa responsabilidad cuente con el mayor respaldo posible.

Pero el debate sobre la elección directa de alcaldes no es nuevo. Aunque ahora lo rechazan, los socialistas sí propusieron hacer cambios en este sentido años atrás. En 2004, por ejemplo, según recogió entonces el diario El País, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció que haría cambios en la elección de alcaldes con la propuesta de que los ciudadanos votaran en dos listas: una para la composición de la corporación y otra entre los candidatos a alcalde. De estos últimos, si nadie superara el 50%, se haría una segunda vuelta con los dos más votados, en lo que era un calco del modelo presidencialista que se utiliza en la elección del presidente de Francia o Estados Unidos. Finalmente todo quedó en agua de borrajas.

Por el momento, el Gobierno de Mariano Rajoy no ha concretado cuál es la fórmula que maneja y tanto el Ejecutivo como el PP insisten en la necesidad de que cualquier cambio en la Ley Electoral no se realice en solitario, sobre todo a las puertas de unas elecciones autonómicas y municipales, que se celebrarán en mayo de 2015.

Así que el recorrido que pueda tener esta propuesta está por ver, porque ni la dirección actual del PSOE ni sus federaciones parecen dispuestas a apoyar a Rajoy en este cambio. Los socialistas gallegos –que perderían los gobiernos de Vigo, Lugo y Ourense en virtud de los últimos resultados electorales de ser ya efectiva la elección directa de alcaldes– también han expresado su oposición a esta medida, después de que el pasado lunes el PP gallego anunciara que impulsará el debate de mociones a este respecto en todos los ayuntamientos de la comunidad y una proposición no de ley en el Parlamento de Galicia que incidirá en el mismo sentido. El portavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, denunció que los conservadores están planteando "debates artificiales que significan una clara ganancia de parte". IU también ha expresado su "oposición radical" a esta propuesta que, en palabras de su coordinador federal, Cayo Lara, tiene como objetivo restringir la democracia representativa para "blindarse" ante una posible pérdida de mayorías absolutas.

----------------------------------------------

Este artículo ha sido corregido para evitar un error inicial que no incluía a Gijón entre las ciudades en las que el actual regidor no pertenece al partido que obtuvo más respaldo en las últimas municipales. 

Botella dice que Podemos no le produce “preocupación”

Botella dice que Podemos no le produce “preocupación”

Más sobre este tema
stats