LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así funciona el doble rasero ante la corrupción: el nuevo PP cerró filas con Ayuso y el PSOE cerca a Ábalos

La situación en el PP

El 'aguirrismo' se queja del trato recibido por parte del presidente Rajoy

El 'aguirrismo' denuncia que Rajoy protege a Barberá y no a la dirigente madrileña

Forzado por la pregunta de un periodista en la rueda de prensa que concedió tras su reunión con Pedro Sánchez, Mariano Rajoy se refirió este viernes a la situación del PP de Madrid un día después de que la Guardia Civil acudiera a Génova a registrar el ordenador de Beltrán Gutiérrez. Exgerente del la formación regional, es uno de los hombres de máxima confianza de Esperanza Aguirre. El jefe de los conservadores no respondió sobre si la dirigente debería dar un paso atrás, tal y como se le había preguntado. Pero subrayó que sobre la expresidenta de la Comunidad de Madrid no pesa "ninguna acusación sobre nada". No se puede, a su entender, "condenar a la gente sin saber de qué se le acusa".

Rajoy echaba el cierre a 24 horas de declaraciones de dirigentes conservadores sobre la situación del PP de Madrid con un tono bastante más amable hacia a Aguirre que otros altos cargos de su formación. En el entorno de la presidenta se quejaban este viernes de la doble vara de medir que Génova estaba utilizando para tratar la operación Taula y la Púnica. En público, la presidenta del PP de Madrid respondió con un "hombre, cómo no" a la pregunta de si se sentía respaldada por Génova. Pero quienes la conocen vieron "mucho de ironía" en sus palabras.

"No se trata de que haya que proteger a nadie, porque Aguirre demostró que no tiene ningún impedimento a la hora de dar la cara por lo que ocurre en el partido, pero choca, como se ha visto esta semana, que Génova blinde Rita [Barberá] y marque tantas distancias con Esperanza [Aguirre]", señala una dirigente conservadora muy próxima a la expresidenta de la Comunidad de Madrid en conversación con infoLibre.

Cuando esta fuente habla del blindaje de Barberá se refiere a la decisión tomada esta misma semana por el Grupo Parlamentario Popular en el Senado de incluir a la exalcaldesa y senadora entre los vocales de la Diputación Permanente de la Cámara. Este órgano, que asume las funciones del pleno en el periodo no ordinario de sesiones, permitiría a la exregidora continuar aforada en un eventual escenario de disolución de las Cámaras por la convocatoria de elecciones.

Si en un principio la dirección nacional del PP trasladó el mensaje de que Barberá estaba sola, esta decisión en el Senado, con el visto bueno de Rajoy, lanzó el mensaje contrario.

Malestar con Cospedal

En la primera planta de Génova, 13, cuartel general de los conservadores madrileños, sostienen que, a tenor de las informaciones que se están publicando en los últimos días no se puede equiparar a Aguirre con Barberá. "La situación de ambas no es extrapolable", señala uno de los concejales de la presidenta del PP de Madrid. Por ello sentó tan mal entre los aguirristas la forma en la que María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, se refirió a la formación regional horas después de la visita de la Guardia Civil

En una entrevista concedida a 13TV, y recogida por Europa Press, la mano derecha de Rajoy en el PP sostuvo que fue ella quien cesó en 2014 como gerente del PP de Madrid a Beltrán Gutiérrez y responsabilizó al partido regional de repescarlo como empleado en su sede. "No controlo lo que haga el PP de Madrid", dijo. "Yo ahí si puedo decir que este señor deja de ser gerente", precisó, "pero la contratación particular que haga el PP de Madrid ni la controlo ni la dirijo".

Sin embargo, la secretaria general del PP admitió que fue informada de que Beltrán Gutiérrez había sido contratado por el PP madrileño dirigido por Aguirre. Preguntada por si le pareció bien la nueva contratación de Gutiérrez, Cospedal ha respondido: "Si yo le ceso como gerente, se lo puede imaginar".

Un 'aguirrismo' descabezado se enfrenta a Cifuentes por el reparto de poder en el PP de Madrid

Un 'aguirrismo' descabezado se enfrenta a Cifuentes por el reparto de poder en el PP de Madrid

Las relaciones entre Cospedal y Aguirre son tensas desde septiembre de 2012, cuando la dirigente conservadora dejó la Presidencia de la Comunidad de Madrid en manos de Ignacio González. Por aquellas fechas, la secretaria general hizo un intento de que la lideresa, como ella se definió a sí misma, diera un paso atrás en la presidencia del partido. Fue tal el enfado de Aguirre que la idea no pasó de eso, de una idea.

Los miembros del PP de Madrid molestos con la forma en la que la dirección nacional han tratado este asunto recuerdan que en los papeles de Bárcenas no hay ningún recibo de cobro hacia el PP de Madrid. Ni están en el punto de mira por una "supuesta mordida de 200.000 euros"mordida de 200.000 euros", en alusión a la causa que afecta a los conservadores de Castilla-La Mancha, presididos por María Dolores de Cospedal.

Pocas horas después, otro miembro de la dirección nacional del PP pedía "una purga" en el partido. Era el vicesecretario Sectorial, Javier Maroto. "Se lleve a quien se lleve por delante", decía en declaraciones en Radio Nacional de España cuando se le preguntaba si se estaba dirigiendo a Aguirre o a Barberá.

Más sobre este tema
stats