Entrevista a la portavoz de En Marea

Alexandra Fernández: “El PSOE está intentando esconder la nueva realidad debajo de la alfombra”

Alexandra Fernández: “El PSOE está intentando esconder la nueva realidad debajo de la alfombra”

La recién nombrada portavoz de En Marea, Alexandra Fernández (Vigo, 1988) llega puntual a su cita con infoLibre en una cafetería del Congreso de los Diputados. Parlamentaria por Pontevedra y estudiante de Arquitectura y Urbanismo, Fernández ha entrado en la Cámara baja de la mano de otros cinco compañeros tras haber conseguido superar al PSOE en las pasadas elecciones generales en Galicia, y pese a que denuncia que los socialistas forman parte de un "búnker" en el que también se encontrarían PP y Ciudadanos, asegura que son posibles los acuerdos con ellos.

Fernández no duda en criticar la falta de valentía que, a su juicio, están mostrando los socialistas. "La cuestión es realmente cuál es la voluntad del PSOE, sobre todo si sus dirigentes quieren escuchar a sus bases", asegura la diputada, que se resiste a afirmar que el derecho a decidir es una condición sine qua non para alcanzar un acuerdo con el PSOE, pero asevera que es una reivindicación "transversal". Y ella, sostiene convencida, votaría a favor de la independencia de Galicia en una eventual consulta.

PREGUNTA: ¿Qué requisitos considera En Marea irrenunciables para apoyar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno?

RESPUESTA: Nosotros el otro día, cuando nos reunimos con el rey, hablamos de la posibilidad de tenderle la mano al PSOE con una serie de condiciones que hay que dialogar, y nosotros planteamos abrir ese diálogo en base a tres ejes básicos. El primero incluye todo lo que tiene que ver con los recortes de derechos civiles que hemos vivido en la legislatura de Rajoy: queremos volver al kilómetro cero de la etapa Rajoy, y para nosotros es imprescindible hablar de la derogación de la ley mordaza, de la Lomce o de la reforma de la ley del aborto.

El segundo eje tiene que ver con los recortes y las privatizaciones: nosotros entendemos que hay que lanzar una señal clara de que se apuesta por el blindaje del Estado del bienestar, y en este sentido creemos que Galicia tiene una serie de condicionantes propios a los que hay que dar respuesta. No se puede hablar de un programa de cambio para Galicia si no se entiende esa realidad socioeconómica, que pasa, por ejemplo, por un plan de reindustrialización o por la reforma de la ley de financiación local. También tenemos que hablar de sectores estratégicos como el lácteo o el sector del cerco [un arte de pesca utilizado en las costas gallegas], que están ahora mismo llevando a cabo reivindicaciones.

El último eje básico gira en torno al momento de transición que estamos viviendo ahora mismo de cara a un proceso constituyente, en el que se abre el debate sobre la plurinacionalidad. Incluso el rey el otro día nos preguntaba por eso. Lo que no se puede hacer es obviar un debate que está abierto, y nosotros creemos que la única posibilidad, la única salida colectiva a este debate, es más democracia, y eso significa aceptar el derecho a decidir, a que la gente decida lo que quiere ser como pueblo.

P: Bien, pero estos son sus ejes. ¿Cuáles de ellos serían irrenunciables en una negociación? ¿El derecho a decidir es una línea roja?

R: Todo lo que acabamos de hablar al final tiene una transversalidad, porque nos enfrentamos a una legislatura que entendemos como de transición a un proceso constituyente. Y ese proceso tiene que ser entendido tanto en el plano nacional como en una aspiración de que la ciudadanía participe más de las instituciones. No es una cuestión de condicionantes o líneas rojas, sino de abrir un diálogo y ver hasta qué punto estaría el PSOE dispuesto a entender este nuevo escenario y a dar respuestas que impliquen mayor democracia y mayor participación, y una salida a la crisis que no deje a nadie en la cuneta. No hablamos de “este punto sí y este no”, sino que se trata de que haya voluntad real de cambio y no de maquillaje. Ese sería el condicionante: que haya muestras claras de que se quiere avanzar.

P: Se lo pregunto de otra forma: en derechos civiles o en derechos sociales están más o menos cerca del PSOE, pero el punto donde hay más distancia es en el de la plurinacionalidad. Si se llegara a un acuerdo en derechos sociales y en derechos civiles pero no se lograra en el nuevo escenario que ustedes plantean como un escenario plurinacional, ¿podría haber un acuerdo con el PSOE?

R: Es que la cuestión de la democracia y el derecho a decidir es una cuestión transversal que incluso el PSOE en su época defendía, porque el derecho a decidir de los pueblos está incluso en las cartas internacionales. No es una cuestión de que una parte esté reclamando algo: decimos simplemente que queremos participar en la toma de decisiones. Y estamos viendo que el PSOE, a la hora de entender esa pluralidad dentro del Congreso, no está dando muestras de saber responder, sino que está paralizado y está utilizando la estrategia de intentar relegarnos a la invisibilización. Ahora lo acabamos de ver con el tema de la colocación dentro de la Cámara: es una cuestión menor, pero es un signo de hacia dónde está caminando el PSOE, que no está siendo capaz de ser valiente y aceptar esta nueva realidad, sino que está intentando esconderla debajo de la alfombra y que le moleste lo menos posible. Están creando un escenario favorable a mantener este bipartidismo a tres y que no se vea nada de lo que está cambiando, pero por más que lo quieras ocultar va a estar ahí, y lo que hace falta es diálogo para buscar salidas colectivas.

P: Si el PSOE no aceptase sus planteamientos, ¿preferirían nuevas elecciones o apoyarles a pesar de ello?

R: Nadie desea el escenario de nuevas elecciones, y la ciudadanía tampoco: votó y nos está diciendo que seamos responsables y busquemos el diálogo. Yo creo que la cuestión es realmente cuál es la voluntad del PSOE, sobre todo si sus dirigentes quieren escuchar a sus bases. Las bases del PSOE saben cuál tiene que ser el proyecto del partido, y no tiene que pasar ni por los intereses del IBEX ni por los intereses de las grandes corporaciones mediáticas o industriales, sino que tiene que pasar por las grandes necesidades de la mayoría social. Y la cúpula del PSOE debería mirar más de cara a sus votantes, porque con el proyecto que nosotros proponemos podemos llegar a muchos puntos de acuerdo.

P: ¿Hay alguna opción de que En Marea vote diferente a Podemos en una votación de investidura de Pedro Sánchez?

R: Nosotros tenemos independencia y autonomía política para tomar nuestras decisiones. En las negociaciones con el PSOE tenemos nuestros propios condicionantes, porque entendemos que si no se especifica cómo se concretan esas políticas en nuestro marco, que es Galicia, no sabemos si realmente habría cambio. Pero en líneas generales estamos abriendo los mismos espacios de diálogo, los tres ejes que planteamos son compartidos [con Podemos], y está claro que si el PSOE tiene voluntad de cambio nos lo trasladará a todos, y luego tendremos que ver qué es lo importante en lo concreto.

P: ¿Y cuáles son esas exigencias concretas que En Marea plantea al PSOE?

R: En cuanto a Galicia, creemos que es muy importante la reindustrialización, porque tenemos un problema demográfico muy grave. Galicia está sufriendo una emigración masiva y el envejecimiento de su población, y o damos respuesta inmediata a ese problema y empezamos crear empleo, o la cosa va a ir a peor.

P: ¿Conocían ustedes la oferta de Pablo Iglesias antes de que la hiciera pública? Se lo pregunto porque no hubo ningún representante de En Marea en la rueda de prensa en la que se anunció.la oferta de Pablo Iglesias

R: Nosotros compartimos el grupo con Podemos, y desde luego tenemos buenas interlocuciones con ellos, más allá de que tengamos autonomía política. Ya le transmitimos al rey cuál es nuestra posición, que va en la línea de lo que luego también le planteó Pablo Iglesias, así que no tenía sentido que apareciésemos otra vez para decir lo mismo.

P: Pero no le hablo de comparecer de nuevo, sino de estar en la misma rueda de prensa. Allí, por ejemplo, sí que estaba Xavi Domènech, pero no había ningún representante de En Marea.

R: La oferta no estaba explícitamente hablada, pero sí que íbamos hablando a lo largo de esos días de la que debía ser la línea de trabajo y por dónde empezar a tratar de promover ese Gobierno alternativo. Por eso la posición que mantuvo Podemos va completamente en la línea de lo que habíamos hablado, y quizá no tenía sentido volver a aparecer otra vez; ahora mismo, de hecho, estamos trabajando en cómo coordinar estos grupos confederales con flexibilidad.

P: Se comentó el viernes que Xavi Domènech podría aspirar a un Ministerio de la Plurinacionalidad, si al final existe. ¿En Marea aspira a alguna responsabilidad en un eventual Gobierno con el PSOE?

R: Antes que nada tenemos que hablar de cuál es el programa, las líneas que desenvolvería ese proyecto, y lo prioritario es abrir el diálogo con el PSOE. Pero en el caso de que se consiga, y nosotros esperamos que sí, habría gallegos y gallegas suficientemente preparados para participar.

P: ¿Pero no tienen ninguna idea concreta sobre algún área en la que estén especialmente interesados?

R: Ahora no es el momento de hablar de repartos de carteras, a la ciudadanía le interesa otra cosa: le importa que cuando hablemos sobre este programa hablemos de las cuestiones importantes para Galicia, más allá del reparto de carteras.

P: ¿Por qué En Marea tomó la decisión de hacer un grupo conjunto con Podemos en lugar de irse al Grupo Mixto?hacer un grupo conjunto con Podemos

R: Está claro dónde nos llevaba la opción de seguir presionando para conseguir un grupo propio: al Grupo Mixto. Y eso nos conducía a la invisibilización, y al final acababan ganando la partida los tres del búnker. Para ellos sería la opción ideal, ver que, además de como nos sitúan en la Cámara, también nos mandan al Mixto. Nosotros queremos que los votos que salieron de las urnas se vean representados en el Congreso, y la mejor opción era superar esa barrera que nos estaban tratando de poner y combinar la autonomía política con la visibilización. No tenemos ningún tipo de problemas en tejer alianzas con los compañeros con los que compartimos espacio.

P: Pero ¿no corren el riesgo de quedar invisibilizados dentro del grupo de Podemos, aunque sea mediáticamente?

R: Lo importante es trabajar en Galicia, trasladar allí lo que pasa en el Congreso, hacer trabajo con los colectivos, y es ahí donde vamos a demostrar que En Marea tiene autonomía política.

P: ¿Creen que En Marea tiene que tener un protagonismo especial dentro del grupo parlamentario en algún asunto en concreto?

R: En las negociaciones internas estamos hablando sobre estos temas, sobre la flexibilidad que hay que tener en ciertos asuntos donde algunas confluencias tienen mucho más que decir. Galicia, por ejemplo, tiene mucho que hablar en sectores estratégicos para nosotros como son la pesca o el sector lácteo: somos la primera fuerza en España y en Europa en ambos sectores.

P: ¿Cómo se van a coordinar con los compañeros de En Comú Podem para enarbolar el discurso del derecho a decidir y que éste no quede monopolizado por la confluencia catalana?

R: Hay que ir construyendo poco a poco esa agenda y fijando cuáles son las prioridades, los objetivos a lo largo de esta legislatura. Más que temor a ser invisibilizados, tenemos alegría por saber que compartimos discursos y que seremos como hermanos apoyándonos a la hora de defender la cuestión plurinacional.

P: ¿Qué votaría usted en un referéndum de independencia en Galicia?

R: [Tajantemente] Que sí.

P: ¿Qué le faltó a En Marea para conseguir ganar las elecciones generales?

R: Partimos de una realidad en la que el PP estuvo asentado durante años. Resultados como los de Ourense, donde En Marea consiguió un diputado en un lugar donde todos sabemos cuál es el modus operandi del PP, es un éxito. Pero quizá lo que faltó fue una ley electoral que no permitiese al PP y al PSOE tener esa facilidad para que nada se mueva. Muchas veces la ley electoral sirve como escudo para un posible cambio, porque no está adaptada a los nuevos tiempos. En Galicia hubo una desertización del rural, una variación demográfica a la que hay que dar respuesta, y hay que actualizar la ley electoral a la realidad que tenemos.

P: ¿Hay conversaciones abiertas para reeditar En Marea para las elecciones autonómicas de este año?

R: Se está avanzando, estamos empezando a hablar las mareas municipalistas que participan dentro de En Marea, dando pasos para tejer red junto a los concellos [ayuntamientos] que se consiguieron en las municipales. Soy completamente optimista, porque es lo que está demandando la ciudadanía.

P: En este sentido, ¿cómo convive una formación nacionalista como Anova con otras dos no nacionalistas como Podemos y EU dentro de En Marea?

R: Nosotros firmamos un acuerdo político en el que nos entendíamos todos. El objetivo es el PP, y nosotros tenemos la responsabilidad de ponernos de acuerdo y sentar las bases para que se cree este espacio. Nosotros, además, partimos de la experiencia de las mareas municipalistas, y con el roce del día a día y el trabajo diario se superan muchas barreras. La responsabilidad ahora es seguir sumando fuerzas, nunca perder de vista el objetivo, porque ahora tenemos la posibilidad de ser la candidatura que gobierne la Xunta en las próximas elecciones autonómicas.

P: Me dice que el objetivo es el PP, pero también que el PSOE pertenece a las “fuerzas del búnker”. ¿Cómo se negocia con una fuerza del búnker para echar a otra fuerza del búnker del poder?

R: La correlación de fuerzas también determina en qué medida uno es del búnker o no. Pero nosotros tendremos que hacer todo lo posible por ser la primera fuerza en Galicia. Los resultados en las generales fueron espectaculares y esta candidatura se creó en mes y medio, así que si ahora seguimos avanzando en mejorar el proceso, en que esta candidatura de En Marea dé continuidad a las mareas municipalistas… nosotros no lo entendemos como un fin, es un proceso, un camino que se va avanzando y que abre las puertas a que de verdad seamos primera fuerza en Galicia.

P: En Podemos Galicia, el secretario general ha expulsado en las últimas semanas a varios miembros de la dirección ¿Esa crisis interna puede afectar en algo a la construcción de una En Marea para las autonómicas?ha expulsado en las últimas semanas

R: Es normal que todas las organizaciones tengan sus debates, cada uno tiene unos tiempos. Pero yo creo que tenemos la responsabilidad de continuar con este proceso porque la ciudadanía lo está demandando, sería una irresponsabilidad dejar este espacio tocado y hundido. Y además, no todo Podemos opina igual, yo lo que percibo en las bases es que con el día a día se superan las diferencias y que hay voluntad de seguir apostando por esta candidatura de confluencia.

P: ¿Tienen en mente algún posible candidato para la Xunta?

R: Antes tenemos que hablar del proceso, igual que ahora no es el momento de hablar de carteras. Lo importante es que sigamos acumulando fuerzas, y entre todos seremos capaces de proponer un gran candidato o, espero, una gran candidata.

P: Ada Colau ha anunciado que va a crear un nuevo partido en Cataluña y se ha hablado de que podría dar el salto a la política autonómica o estatal. ¿A En Marea le falta una figura así de carismática?

R: Yo creo que hay diferentes tipos de liderazgos, no todos son iguales ni cumplen la misma función. Pero más allá de los liderazgos, lo que demsotraron las municipales es que lo más importante no es la persona que actúe como referente. Además, nosotros pensamos que es positivo crear nuevos liderazgos, que es positivo que gente común pase al primer plano. Y lo que importa no son tanto los liderazgos sino a quién representas y qué proyecto está detrás de ti.

Iglesias corrige al líder de Podemos en Galicia y reafirma su apuesta por En Marea en las elecciones gallegas de este año

Iglesias corrige al líder de Podemos en Galicia y reafirma su apuesta por En Marea en las elecciones gallegas de este año

Más sobre este tema
stats