Derecho a morir

Una asociación denuncia que niegan la sedación paliativa a una paciente con ELA

Una asociación denuncia que niegan la sedación paliativa a una paciente con ELA

D. R.

Larraitz Chamorro es una mujer guipuzcoana de 40 años que padece, desde hace doce años, Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa que actualmente le impide moverse y que le dificulta funciones tan básicas como tragar y respirar. Su hermana, Estíbaliz, describe su situación como "desesperante" y "agonizante", y por ello la propia afectada ha pedido ser sedada para poder morir sin dolor. Pero los médicos le han negado esta petición, tal y como denuncia la Asociación Derecho a Morir Dignamente, que ha pedido al Gobierno vasco que interceda.

Chamorro fue diagnosticada de ELA hace ocho años. Según explica la asociación, de la que es miembro, "esta enfermedad, incurable, irreversible y con una esperanza de vida media de 1 a 5 años, la ha convertido en una espectadora lúcida de una parálisis progresiva de todas sus funciones motoras", lo que ha llevado a la paciente a "una situación de dolor y sufrimiento insoportables". Su propia hermana la describe como "dependiente absolutamente para todo", y explica que "empiezan a fallarle también los órganos vitales".

"El diafragma no le funciona, por lo que tiene dificultades para respirar y apenas puede tragar y alimentarse como es debido", afirma la hermana de Chamorro. Pero los médicos que tratan a la enferma, señala Derecho a Morir Dignamente, no creen que sea el momento adecuado para que reciba la sedación paliativa. "Dicen que como todavía es capaz de respirar y deglutir por ella misma no van a sedarla. Que harán algo cuando ya no pueda tragar", se queja la hermana de la paciente, que asegura que Chamorro se está planteando dejar de comer para deteriorar voluntariamente su estado de salud y obligar al equipo médico a intervenir. "Pero dejar de comer es añadir un sufrimiento adicional al que ya tiene. ¿Por qué tiene que dejar de comer para que la hagan caso?", denuncia.

Por ello, Derecho a Morir Dignamente ha pedido al Gobierno vasco que intervenga para evitar que la paciente llegue al extremo de dejar de alimentarse. "Aunque tiene derecho a hacerlo, sería una opción lamentable y vergonzosa para la sociedad vasca", sostiene la asociación, que insiste en que "la única medida que puede aliviar el sufrimiento de Larraitz Chamorro es la sedación paliativa". "En las etapas avanzadas de ELA, los pacientes padecen un enorme sufrimiento que debe ser aliviado con todas las medidas terapéuticas disponibles", y eso incluye las "medidas paliativas" cuando rechazan "los tratamientos que alargan el proceso de enfermedad", plantea la asociación.

"Por desgracia, una vez más, los hechos demuestran que las leyes de muerte digna autonómicas no serán una herramienta útil para garantizar los derechos de los ciudadanos mientras el Código Penal se siga interpretando al albur de las creencias de cada profesional sanitario", concluye Derecho a Morir Dignamente. Y es que, para la asociación, "la despenalización de la eutanasia es más urgente que nunca", teniendo en cuenta que (con asistencia médica) cuenta con el apoyo del 78% de los ciudadanos en España, según una encuesta publicada por The Economist el año pasado.

Endesa revisa sus protocolos de atención a clientes vulnerables tras la denuncia en Twitter de un enfermo de ELA

Endesa revisa sus protocolos de atención a clientes vulnerables tras la denuncia en Twitter de un enfermo de ELA

Más sobre este tema
stats