LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los Gobiernos, el Congreso, la élite de los partidos y hasta el Ejército sirven de cantera al negocio del lobby

Presupuestos Generales Estado

El Congreso tumba los planes del Gobierno para incrementar el gasto en los presupuestos de 2019

El Grupo Socialista aplaude a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero

Fernando Varela

Las cosas se complican para el Gobierno. Los grupos parlamentarios de Unidos Podemos, ERC y PDeCAT y los cuatro diputados de Compromís se abstuvieron este viernes en la votación del techo de gasto y los objetivos de déficit en el Congreso. Sólo ha recibido 88 votos a favor, los 84 diputados del PSOE y cuatro del PNV, frente a 173 noes del PP (134 diputados), Ciudadanos (32), UPN (2), Bildu (2), Foro Asturias (1) y Coalición Canaria (1) y el diputado de Unidos Podemos, Diego Cañamero. Se hna abstenido un total de 86 diputados: 66 de Unidos Podemos, los cuatro de Compromís, los nueve de ERC y los siete del PDeCAT.

Durante su intervención en el debate, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha criticado este viernes la política de "trinchera" y "pataleta" que ha rechazado la senda presupuestaria del Gobierno y las abstenciones a los objetivos de déficit porque supondrá un "daño gratuito" a la ciudadanía y perpetuará el "corsé de los recortes", con un ajuste de unos 18.000 millones de euros y la pérdida de un margen de 6.000 millones de euros.

No obstante, Montero ha afirmado que el Ejecutivo configurará un proyecto presupuestario para 2019 y ha defendido que los ciudadanos tienen hoy "más motivos para confiar en este Gobierno" ya que saben que "va a ser posible la defensa de sus intereses desde el rigor, la responsabilidad y la estabilidad".

En todo caso, subrayó, el Gobierno no tiene alternativa. Sin esta senda de estabilidad, se verá obligado a aplicar la del PP. “No hay posibilidad de otra cosa”, insistió.

El grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea (67 diputados) justificó su abstención en que se trata de "un techo de gasto diseñado para conseguir el voto favorable del Partido Popular, ya que las cifras del techo de gasto impulsado por el Gobierno dejan 5.000 millones de oxígeno presupuestario por el camino". "Son unas cifras que solo miran hacia la mayoría absoluta del Partido Popular en el Senado", lamentaron. Del mismo modo actuaron los nueve diputados de Esquerra Republicana en el Congreso y los ocho del PDeCAT. Todos pidieron al Gobierno que negocie y que modifique la ley para sortear el veto del PP en el Senado.

Los socialistas sólo lograron sumar 89 votos a favor del acuerdo aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros:  los 84 diputados del PSOE y los cinco del PN. Por su parte, PP (134), Ciudadanos (32), Bildu (dos), Unión del Pueblo Navarro (2), Foro Asturias (uno) y Coalición Canaria (uno), lo hicieron en contra. En total, 172 noes.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, subió a la tribuna del Salón de Plenos para defender su propuesta de fijar los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda para las Administraciones Públicas y de cada uno de sus subsectores para el periodo 2019-2021 y el límite de gasto no financiero del Presupuesto del Estado para 2019, conocido como techo de gasto, que se eleva un 4,4%, hasta los 125.064 millones de euros, y supone el primer paso de cara a la elaboración de los Presupuestos de 2019.

El jueves el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apeló a la "responsabilidad" de los grupos parlamentarios de cara a la votación de la senda de estabilidad de este viernes, si bien aseguró que el Ejecutivo presentará en tiempo un proyecto presupuestario para 2019 con la senda que plantea o con la anterior del Gobierno de Mariano Rajoy.

La Ley de Estabilidad Presupuestaria, ley orgánica en la que se regula dicho acuerdo, establece que, en caso de que las Cortes no aprueben el techo de gasto, el Gobierno deberá volver a remitir a las Cortes un nuevo acuerdo en un plazo máximo de un mes.

Sin embargo, en ningún momento establece que su aprobación sea imprescindible para la aprobación de un proyecto de Presupuestos Generales del Estado, el cual debe ser remitido por el Gobierno a las Cortes antes del 30 de septiembre, según recoge la propia Constitución.

Podemos exige a Sánchez que suba impuestos y se enfrente a Bruselas para aprobar el techo de gasto

Podemos exige a Sánchez que suba impuestos y se enfrente a Bruselas para aprobar el techo de gasto

La senda presupuestaria del Ejecutivo socialista preveía un déficit del 1,8% para 2019, distribuido entre el Estado (0,4%), comunidades autónomas (0,3%) y la Seguridad Social (1,1%); mientras que para 2020 auguraba un desajuste del 1,1% del PIB, procedente de una décima del Estado, otra de las CCAA y nueve décimas de la Seguridad Social.

Para 2021 solo tenía previstas cuatro décimas de déficit público, en su totalidad procedentes de la Seguridad Social, ya que el resto de administraciones presentarían estabilidad presupuestaria y superávit. De hecho, las corporaciones locales registrarían, de acuerdo a la previsión del Gobierno fracasada este viernes en el Congreso, superávit en todos los ejercicios.

En cuanto a los objetivos de deuda pública, el Gobierno pronosticaba un nivel del 96,1% del PIB para 2019, y que descendiese al 94,1% en 2020 y al 91,5% en el ejercicio 2021.

Más sobre este tema
stats