La financiación de Cs

La verdad sobre la contabilidad de Ciudadanos que suspendió el Tribunal de Cuentas

El responsable del Finanzas de Ciudadanos, Carlos Cuadrado (a la izquierda), en Toledo en una comparecencia en ante los periodistas del presidente del partido, Albert Rivera.

Omisiones de movimientos de tesorería, errores en los seguimientos de saldos y pagos a acreedores, duplicidades en la contabilización de gastos. Una cantidad tal de salvedades que el Tribunal de Cuentas ha decidido que la contabilidad de Ciudadanos (Cs) “no refleja adecuadamente la situación financiera y patrimonial de la formación al cierre del ejercicio” del año 2015. Y eso que la formación de Albert Rivera tuvo ocasión de alegar y dar explicaciones al organismo encargado de fiscalizar la contabilidad y la situación financiera de los partidos españoles.

¿Qué ha pasado? Según Carlos Cuadrado, Cuadradosecretario de Finanzas de Ciudadanos, casi todo es consecuencia de “la expansión de Ciudadanos a nivel nacional, que en 2015 multiplicó por 92 su número de grupos institucionales”. Y del hecho de haber concurrido “en 14 comicios electorales, como partido único bajo el mismo CIF, sin coaliciones con otras formaciones y aumentando de forma significativa el volumen de actividad del partido”, aseguró en respuesta a las preguntas de infoLibre.

Cuadrado, que lleva más de una década al frente de las cuentas del partido de Rivera, desde los tiempos fundacionales, asegura que “la expansión nacional” les ha llevado “a implementar una estructura más potente para poder hacer frente a tan elevado volumen de trabajo”, hasta el punto de que en la actualidad, además de haber ampliado su plantilla de personal, han implantado “nuevos sistemas con el fin de mejorar y continuar mostrando la mayor transparencia posible”.

2015, el ejercicio contable por el que el Tribunal de Cuentas ha suspendido al partido de Rivera —es la única de las cuatro grandes formaciones parlamentarias que no superó el examen del órgano fiscalizador— fue, en efecto, el año del despegue electoral de Ciudadanos. Se convirtieron en pieza clave del Parlamento de Andalucía, donde el PSOE gobierna con su apoyo, conquistaron más de medio centenar de alcaldías en las elecciones municipales, accedieron por primera vez a varias asambleas autonómicas —en algunos casos de forma decisiva, como es el caso de la Comunidad de Madrid—, se convirtieron en la fuerza política no nacionalista más votada en las elecciones de Cataluña e irrumpieron por primera vez en el Congreso de los Diputados con el cuarto grupo parlamentario más numeroso de la Cámara.

infoLibre ha examinado los principales reproches que el Tribunal de Cuentas ha hecho a las cuentas de Ciudadanos en 2015, ha hablado con el responsable de finanzas del partido de Rivera y ha contrastado sus respuestas con la opinión del organismo fiscalizador del Estado y de la Sindicatura de Comptes de Catalunya. Este es el resultado: 

  Las irregularidades que denuncia el Tribunal de Cuentas

1El partido no incluyó en sus cuentas las de sus grupos institucionales en asambleas y ayuntamientos

Ciudadanos no incluyó en las cuentas anuales de 2015 la actividad económico-financiera de sus grupos parlamentarios en las Cortes Valencianas, Cortes de Castilla y León y Asamblea de Extremadura. Tampoco lo hizo con la actividad económico financiera de 574 grupos institucionales locales, entre ellos los de cinco diputaciones provinciales.

Carlos Cuadrado sostiene que entonces “la ley no obligaba a consolidar las cuentas de los grupos institucionales”. Pese a lo cual, alega, hicieron “un esfuerzo por integrar la gran mayoría y mostrar la máxima transparencia”, algo que “el Tribunal de Cuentas no valora en su informe”, lamenta el responsable de finanzas de Cs.

“Hay que recordar”, añade, “que en ese año se produce la expansión nacional de Ciudadanos, con un fuerte crecimiento, en la que pasamos de tener representación solamente en Cataluña a tenerla en casi toda España. Por eso es tan grande el esfuerzo personal y material que tuvo que hacer nuestro equipo para incluir todas las cuentas que se incluyen, aun no estando obligados por ley”.

Sobre los grupos locales, añade Cuadrado, “hay que recordar que la gran mayoría pertenecen a municipios de menos de 15.000 habitantes, por lo que no reciben ningún tipo de subvención y no alteran la partida de ingresos de origen público. Sí se incluyeron, pese a no estar obligados por la ley, las cuentas de los municipios más relevantes desde el punto de vista contable”, matiza.

Fuentes del Tribunal de Cuentas confirmaron a infoLibre que “en los ejercicios 2014 y 2015 las formaciones políticas no estaban obligadas legalmente a incluir en sus cuentas anuales la actividad económico-financiera en el ámbito local e institucional”. 2El informe señala numerosas salvedades relacionadas con la contabilización de fianzas y alquileres de las sedes de Ciudadanos

Ciudadanos resta importancia a este punto asegurando que los reproches “respecto a los alquileres se debían, simplemente, a una apreciación contable porque la fianza se anotó como parte del gasto del alquiler”. Cuadrado defiende que su partido estudia “cuidadosamente los informes que emite el Tribunal de Cuentas” y atiende “sus puntualizaciones contables”, cosa que, afirma, ya hicieron en el ejercicio siguiente, de 2016.

El partido de Rivera no posee ninguna sede en propiedad, todas las que tiene, hasta un total de 43, son alquiladas, precisa. Y sus fianzas “se hayan correctamente registradas contablemente”. 3La tesorería contiene numerosos errores y omisiones en el registro contable de las entradas y salidas de fondos

En este caso, Ciudadanos afirma que son “apreciaciones” que “se refieren a los grupos institucionales, cuya contabilidad se aportó voluntariamente para ser lo más transparentes posible, pese a que la ley no obligaba a hacerlo”.

Se trata, explica Cuadrado, de “cuestiones relativas a la recopilación de documentación, que ya ha sido completada y no lo estaba en el momento de remitir dicho material”. Para agilizar los procedimientos , argumenta el responsable de finanzas de Cs, su departamento “ha diseñado un protocolo interno de rendición de cuentas para los grupos institucionales donde se desarrollan específicamente los deberes y plazos de rendición de la información” para conseguir “mayor inmediatez”. 4Discordancias entre la documentación justificativa y los registros contables, omisiones de movimientos de tesorería, errores en los seguimientos de saldos y pagos a acreedores, y duplicidades en la contabilización de gastos.

Cs no niega los reproches del Tribunal de Cuentas. A modo de excusa, alega que “todas ellas se explican por la expansión de Ciudadanos a nivel nacional, que en 2015 multiplicó por 92 su número de grupos institucionales” y que “en el ejercicio 2015 nuestra formación concurrió en 14 comicios electorales, como partido único bajo el mismo CIF, sin coaliciones con otras formaciones y aumentando de forma significativa el volumen de actividad del partido”.

“La expansión nacional”, explica Cuadrado, les “llevó a implementar una estructura más potente para poder hacer frente a tan elevado volumen de trabajo, y en la actualidad además de ampliar nuestra plantilla de personal, hemos implantado nuevos sistemas con el fin de mejorar y continuar mostrando la mayor transparencia posible”, hasta el punto de que “todas las recomendaciones han quedado atendidas en el ejercicio 2016 y obran en poder del Tribunal de Cuentas”. 5No hay registro contable de las subvenciones para gastos de funcionamiento y para gastos de seguridad otorgadas por el Ministerio del Interior, de las subvenciones para gastos de funcionamiento otorgadas por la Generalitat Valenciana, de las subvenciones por los resultados obtenidos en las elecciones al Parlamento Europeo y de parte de la subvención al grupo parlamentario en Cataluña

En este punto Ciudadanos se aferra a que “los documentos oficiales de estas subvenciones se recibieron a finales de junio de 2016, cuando el ejercicio contable ya se encontraba cerrado”, lo que, según Cuadrado, “imposibilitó registrar la parte de esta subvención que corresponde al ejercicio 2015”. “El partido estimó más prudente utilizar el principio de caja [anotar sólo el dinero recibido y no los fondos concedidos]”. 6 No registraron los ingresos correspondientes a la totalidad de la asignación al grupo en la Diputación de Málaga ni parte de las asignaciones de otros grupos políticos en las diputaciones y en los ayuntamientos de capitales de provincia

En este caso Ciudadanos también alega haber utilizado el principio de caja (anotar el dinero recibido) en vez del criterio de devengo (anotar el dinero concedido). “Los grupos se constituyeron en junio de 2015 tras las elecciones locales, por lo que muchos de ellos recibieron las asignaciones económicas de la subvención a finales del ejercicio 2015 o a principios del ejercicio 2016”. “Muchos ni siquiera fueron notificados del importe exacto de la subvención otorgada para el ejercicio 2015 hasta que no la ingresaron y por este motivo Ciudadanos contabilizó estas subvenciones bajo el principio de caja, es decir, el día que las recibimos en el banco”, puntualiza Cuadrado en respuesta a las preguntas de este diario. Según Ciudadanos, la utilización del criterio de devengo en vez del criterio de caja —que el apunte contable debe hacerse el día que se asigna y no el día que se recibe— es sólo una “recomendación” del Tribunal de Cuentas.

Sin embargo, el organismo fiscalizador ha confirmado a infoLibre que el principio de devengo “viene establecido en el Plan de Contabilidad adaptado a las formaciones políticas desde el 26 de septiembre de 2013 como un principio de aplicación obligatoria”, no como una mera “recomendación”.

Este principio, explican fuentes del Tribunal, “implica que las transacciones o hechos económicos deben registrarse cuando ocurran los gastos e ingresos que afecten al mismo, con independencia de la fecha de su pago o de su cobro, en contraposición al principio de caja”.

“Es un error muy común”, precisan las citadas fuentes. “que los partidos políticos registren las subvenciones públicas en el momento en que las mismas sean abonadas por las diferentes administraciones concedentes”. 7No declaró como gastos electorales un importe acumulado de 166.281,19 euros que corresponde a conceptos que la ley sí considera de ese modo

Ciudadanos asegura que se trata de gastos relacionados con la campaña de las elecciones al Parlament de Catalunya de 2015 que ya fueron fiscalizados por la Sindicatura de Comptes.

“La Sindicatura", alega Cuadrado, “utiliza parámetros distintos a los del Tribunal de Cuentas, hasta el punto de que habiéndole preguntado por el carácter electoral de alguno de estos gastos respondió que no tenían tal consideración”. A posteriori, “el Tribunal de Cuentas, en contra del criterio de la Sindicatura de Cuentas, dijo que sí lo eran, y ésa es la apreciación que nos hace”, explica el responsable de las finanzas de Ciudadanos, según el cual “se debería estipular más claramente qué se considera gasto electoral y qué no o, como mínimo, que organismos como la Sindicatura de Comptes y el Tribunal de Cuentas utilizaran los mismos criterios”.

Tanto el Tribunal de Cuentas como la Sindicatura contradicen las explicaciones de Ciudadanos. “Son gastos de naturaleza electoral aquellos que corresponden a los conceptos enumerados en el artículo 130 de la Ley Electoral” y “para que estos gastos sean subvencionados deben realizarse entre la fecha de la convocatoria electoral y el día de la proclamación de electos”, precisan a infoLibre fuentes del organismo fiscalizador.

Estas categorías de gastos electorales no han sido actualizadas, ni detalladas suficientemente, admiten las mismas fuentes. Por eso el Tribunal de Cuentas viene recomendando al legislativo —en los últimos informes de fiscalización de los procesos electorales— que considere la oportunidad de promover el desarrollo normativo pertinente con objeto de precisar en mayor medida los conceptos, la imputación y la justificación de los gastos electorales a los que se refiere el artículo 130 de la Ley Electoral. Entre la Sindicatura de Comptes y el Tribunal de Cuentas no hay parámetros distintos sobre lo que son gastos electorales, como alega Cs

Como ese desarrollo normativo todavía no se ha hecho, “puede ocurrir que la interpretación de algunos conceptos del citado artículo 130 por parte del Tribunal de Cuentas y de la Sindicatura de Cuentas de Cataluña sea diferente y eso lleve a admitir o no como subvencionable determinado gasto electoral”. Pero “no hay parámetros distintos porque vienen definidos en la ley. Lo que hay son dudas interpretativas sobre lo que debe o no entenderse incluido en determinados conceptos de gasto electoral”.

La Sindicatura de Comptes confirmó a infoLibre este punto. Ambas instituciones “no utilizan parámetros distintos de fiscalización sino exactamente los mismos”, precisaron fuentes del organismo de fiscalización catalán. “En el caso que nos ocupa, es la normativa que regula los procesos electorales (la Ley Electoral) y en todo caso el plan de contabilidad de los partidos políticos que ha aprobado recientemente el Tribunal de Cuentas. Y siempre y en todos los casos las normas internacionales de auditoría pública”.

En el informe de fiscalización de los gastos electorales de las elecciones al Parlament de Catalunya la Sindicatura afirma que Ciudadanos presentó “una serie de gastos que no se corresponden con la tipología de gastos electorales definida en el artículo 130 de la Ley Electoral (confección de sobres y papeletas, propaganda y publicidad, alquiler de locales, remuneraciones a personal contratado para la campaña, entre otros) y que por tanto no serían subvencionables”.

 

Carlos Cuadrado, secretario de Finanzas de Ciudadanos.

Ciudadanos explica que estos gastos se “derivaron fundamentalmente de la contratación de servicios para el transporte de afiliados a actos del partido y otros gastos corrientes de campaña” e insiste en que consultó con la Sindicatura si este gasto tenía consideración electoral: “Nos respondieron que solo tenía consideración de gasto electoral ‘el transporte de los candidatos y de las personas que prestaran servicio a la campaña”. Justo lo contrario que el Tribunal de Cuentas”, lamentan, que “sí ha considerado gasto de naturaleza electoral el desplazamiento de afiliados”.

Entre los 166.281 euros objeto de controversia, explica el responsable de Finanzas de Cs, también incluyeron, por ejemplo, “los gastos diarios de restauración”. Según la versión del partido de Rivera, la “Sindicatura niega que deban considerarse gastos electorales, aunque deriven de la campaña, y el Tribunal de Cuentas sí admite que puedan serlo”.

El problema, insiste Carlos Cuadrado, es que el artículo 130 de la Ley Electoral “utiliza conceptos amplios, lo que provoca interpretaciones diferentes” por parte del Tribunal de Cuentas y de la Sindicatura. ¿La solución? Hace falta “detallar específicamente los conceptos de dichos gastos para evitar este tipo de situaciones”, como reclama el organismo fiscalizador del Estado. 8La página web de Cs no incluye las instrucciones internas que regulan los procedimientos de contratación que exige la ley

La legislación exige que estas instrucciones se inspiren en “los principios de publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación”.

Ciudadanos asegura que el documento no podía consultarse en la web porque estaba siendo revisado y actualizado para adaptarse a la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, recientemente aprobada en el Congreso de los Diputados como transposición de la normativa europea. “Las modificaciones de estas instrucciones estaban pendientes de ser aprobadas por el órgano del partido correspondiente y se han hecho públicas una vez ratificadas como hemos hecho siempre”, explica Cuadrado.

  el debate político

El debate sobre las irregularidades en las cuentas de Ciudadanos denunciadas por el Tribunal de Cuentas seguirá vivo al menos durante las próximas semanas. El PP ha decidido dedicar dos sesiones en el Senado, la Cámara que controla con mayoría absoluta, a estudiar de forma monográfica las “falsedades” que en su opinión contienen las cuentas de Ciudadanos. Será los días 15 y 22 de febrero.

El partido de Mariano Rajoy, muy incómodo con las exigencias de Cs para que cumpla sus compromisos en materia de corrupción, intenta desde las elecciones catalanas contrarrestar las evidencias judiciales sobre sus comportamientos corruptos sembrando dudas sobre la contabilidad de otras fuerzas políticas, especialmente Podemos y Ciudadanos. En este último caso, el informe del Tribunal de Cuentas aporta material para las denuncias del PP.

En las últimas semanas, los dirigentes del PP han redoblado los ataques que están dirigiendo contra el partido 'naranja' tras su ascenso en las encuestas después de su éxito en Cataluña.

Esta será la segunda vez que Cuadrado comparezca en la comisión —la primera tuvo lugar el pasado mes de julio—.

El PSOE sitúa la ofensiva del PP contra Ciudadanos en una “guerra de las derechas”. “Están contraatacando por pedir el escaño de Pilar Barreiro. Solo así se entiende que llamen por segunda vez al extesorero de Ciudadanos que es el socio de gobierno de Rajoy y quien sostiene sus políticas”, señalaron fuentes socialistas en el Senado a Europa Press.

La comisión de investigación del Senado ha sido boicoteada por la oposición después de que el PP impulsara su creación para contrarrestar la que investiga en el Congreso la corrupción de su partido

El PP pide la dimisión de Albert Rivera por el informe del Tribunal de Cuentas sobre Ciudadanos

El PP pide la dimisión de Albert Rivera por el informe del Tribunal de Cuentas sobre Ciudadanos

Más sobre este tema
stats